Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Haciendo irlandesitos.

Autor: nezalxuchitl

[Reviews - 43]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Como algunos de mis lectores (si todavia quedan) saben, con de epoca quiero decir que la historia esta ubicada en otro periodo historico, pero con mas libertad artistica que rigurosidad historica, sin que esto llegue a extremos como decir que lord vizconde almirante Nelson murio rechazando a la Armada Invencible (murio pidiendo besar a su segundo).

La historia tiene mpreg, es de donceles y varones pero... ¿que creen? yo prefiero el termino "turra" en vez de doncel. Tambien hay algunos tratamientos en femenino, nada que una comprension gramatical promedio no pueda procesar pero que bien pueden ofender a alguien y hacer que se marche de mi historia, sin que ni a ninguno de los dos nos quede el corazon destrozado.

Luego de tanto preliminar, adelante, bienvenidos.

Notas del capitulo:

"¡La boda, la boda, tenemos una boda!" - El cadaver de la novia.

Nota: Brian, el nombre irlandes, se pronuncia brí-an, por favor. No me lo lean como el brayan, el de los memes.

Las montañas, bajas y contorneadas, del oeste de Irlanda. El paisaje, hermoso como la novia que bajaba de la carreta. Habian tallado la madera rustica, asi como las piedras azuladas del camino a la iglesia, una pequeña versión de una catedral medieval; un gran techo triangular de madera, apoyado sobre gruesos muros no demasiado altos, solo la fachada, con el dintel llegando tan alto como podía y el único, colorido, vitral representando a Miguel.

Bajo el arco ojival de la entrada aguardaba el hermano de la novia, un irlandés mazizo y mas rubio que pelirrojo. Se dirigio a la carreta, con el paso seguro y el gesto no tanto.

Su papa, otro irlandés mazizo y mas gordo, ya lo habia cargado y puesto en pie; la mama le alisaba el vestido, ostentoso, con mas tela de la que podía pagar la familia, pero muy necesaria.

-No ha llegado. – le dijo Brian a Brendan, y luego miro a su hermano.

Domhnall abrió mucho los ojos.

-¿¡Como que no ha llegado?! – rugio el papá.

-Anoche lo vieron bebiendo con Paddy, Burton y Wilde.

-¿Y están?

-Paddy, de cuerpo presente. – señalo al comatoso al que una cabra de los monjes le comia el pelo en pleno atrio.

El arco estaba primorosamente decorado con ramas y flores blancas, asediado por muchas cabras que eran mas o menos repelidas por dos monaguillos con incensarios.

No tenían que preguntar que hora era, porque el sol caia perpendicular sobre sus cabezas. El mediodía, la hora de la boda.

La iglesia estaba llena con los parroquianos de kilómetros a la redonda, que venían de lugares tan lejanos como la isla de Valentia y que esperaban impacientes por una misa que tenia horas de retraso respecto a su hora habitual, y que no querían esperar mas.

-De haber sabido me quedo en casa. – dijo la mama, a quien no le gustaba salir.

-¡Mary! – la reprendio su esposo – Mas le vale a ese bastardo llegar.

-Si… - el hermano pego en la palma con el puño – Debimos haberlo amarrado. – nadie iba a dejar a su hermana vestida y alborotada.

-Gwaine me ama, llegara… - expreso con mas confianza que certidumbre Domhnall.

El velo, largo y esponjoso, de la misma tela ostentosa que daba volumen al vestido, protegia apenas su cuello de los rayos del sol. Otra capa de tela asi de fina, pero mas suave, cubria su cuello, hombros y brazos. Al frente, un escote muy recatado, una abertura estrecha iba de lo alto de su cuello hasta unos cinco centímetros por debajo de las clavículas. Una banda ancha, satinada, cubria desde su cintura hasta donde era recatado, envolviéndolo por debajo de los brazos y volviéndose un poco mas bajo en la espalda.

La falda se abria grande, como la corola de una flor, con capas y capas de tul.

Era una novia hermosa, y sola, afuera de la iglesia. Solo las cabras, y Paddy, no tenían prisa en que llegara el novio.

-Donde estará ese bastardo… - mascullo el papa en tanto el hermano solo se ponía ceñudo.

El también habia creido que Gwaine amaba a su hermano turra y se presentaría a la boda.

El padre salio por el pórtico decorado.

-¿Qué sucede, hijos mios?

-El novio, se ha retrasado, padre.

El sacerdote, un joven navarro, de pelo castaño, asintió con cara angustiada.

No estaba seguro de haber entendido bien el gaélico.

-Pax vobiscum. – los bendijo y regreso dentro, haciendo gemir a Domhnall.

-Voy a buscar a ese cabron. – se arranco Brian.

Pero ni en la taberna, el mercado, la destilería, es mas, ni siquiera en su casa lo pudo encontrar. Lo busco por todo el pueblo, lo que no le llevo mas de quince minutos, y regreso, solo para encontrar a Domhnall enrojecido por el calor.

-Nada. – dijo con rabia a su padre, mirando luego a su hermana. La quería mucho. Sentia tanto rabia como dolor, dolor como el que estaría padeciendo Domhnall, plantado a las puertas de la iglesia, vestido de un blanco que simbolizaba lo que ya no tenia.

La falta tenia que ser reparada por ambos y no pasaría nada. Hasta a broma se habia tomado que Gwaine y su hermano se hubieran comido la torta antes de la fiesta, pero ahora veía lo que ponía los pelos de punta a su papa y que lo habia hecho mostrarse tan serio, tan serio como nunca ante un cohibido Dom.

Se asomo al fresco interior de la iglesia. La gente volteaba y cuchicheaba, el padre leia su folletín recargado en el altar. La alfombra de petalos se marchitaba, y de las niñas pequeñas de la familia, vestiditas como en el mes de mayo, algunas ya dormitaban.

-¡Ese cabron! – mascullo, pegando un puñetazo a la puerta.

Sobandose la mano, regreso a donde su hermano enrojecia.

-¡Voy a matarlo! – pateo una cabra, que cayo balante sobre Paddy.

-¿Y si se ha muerto?! – pregunto angustiado Domhnall.

-¡Que muerto! Es un vivo, y bien vivo, el hijo de su puta madre.

-¡Papa! No digas groserías delante de la iglesia.

-Ese cabron deshonro a Domhnall y se ha fugado. – el papa parecía a punto de llorar – Y no contento con haberlo hecho todavía organiza una boda, para que todo mundo se entere, o sospeche, y lo deja plantado en el altar.

-Ya, ya esposito. – le daba palmaditas la mama, que mas bien se veía incomoda por el calor bajo su sombrero de pajita con un lazo.

Domhnall se acerco a Paddy y lo sacudió hasta que volvió en si.

-¿Dónde esta Gwaine? ¿Qué le paso?

-Gwaine wein wine… - tarareo con voz pastosa.

-¡Gwaine! ¿Dónde esta mi novio?

De Paddy no parecía que fuera a conseguirse nada y los curiosos estaban acercándose a la puerta.

Un santurron avinagrado le fue a pedir al padre:

-Padre, ¿puede empezar la misa, por favor?

-Espera hijo, a que llegue el novio.

-Pero es que el novio no va a llegar.

-Igual espera otro poquito. – dijo, chupándose los dedos para dar vuelta a la hoja y leer quien ganaba la carrera de beduinos por Angelina de Gravillac.

Con mala cara el otro se fue a sentar. La mayoría de los familiares y amigos de la familia mostraban cara triste, angustiada. Brendan habia cocinado todas sus famosas recetas y, si no habia boda, mucho se temian que no hubiera banquete.

Su hermano lo hizo alzarse y lo abrazo.

-Algo le ha pasado Brian, el nunca me hubiera dejado asi. Nos amamos.

Por lo que a el respectaba, mas le valia a ese maldito estar muerto, porque si no iba a ponerlo en ese estado de un modo que no le iba a gustar nada.

El papa avanzo solitario por entre las dos hileras de bancas de la iglesia.

-Padre, diga la misa, por favor. Ya después celebraremos la boda.

-Espera hijo, todavía puede llegar, a lo mejor esta leyendo la ultima entrega de… quiero decir – separo por fin los ojos de las paginas – todavía puede llegar.

Brendan ya quería que se fueran. Domhnall habia comenzado a llorar y a los chimosos de la redonda se les salían los ojos.

-Diga la misa, por favor.

Regreso, a paso decidido, cargando con su preciosa hija y hechandola a la carreta. Brian se fue con ella, consolándola sentado sobre el vestido que ya no importaba.

Mary se quedo a oir misa, y al terminar respondio las preguntas de la gente lo mejor que pudo.

-No, no se porque Gwaine no se ha presentado… si, Brendan hizo dos puercos asados… no, ¿Por qué los vamos a desperdiciar? Vengan a casa y se llevan su hatillo…

 

 

Continuara....

 

Notas finales:

¡Si, era el padre otaku de El fantasma de la abadia! Solo que por cuestiones de ajuste paso de ser fan del manga y anime a fan del folletin, que es lo que habia.

Bueno, es una historia loquilla, no demasiado seria, y de final feliz que me salio porque la seria y triste con Domhnall no me salia >.< tengo las 13 paginas mas hermosas que haya escrito de esa otra, pero hasta ahi. Este relato crei que tendria unas ochenta hojas, pero me las lleve en la primer parte, que ya esta acabada. Asi que incluso si se me corta la inspiracion, ya tienen un final provisional y una segunda parte prometida.

Ya he hablado mucho, cualquier duda, pregunta, comentario, adelante. Gracias por leer y por tolerar mis sinonimos (turras!!!)

Kiitos!

 

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: