Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Harry Riddle Snape por Anle Ruma

[Reviews - 234]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Espero que les guste n.n

Notas del capitulo:

Espero que les guste

31 de octubre: Halloween

 

Cubierto por una capa, aquel hombre, mira desde el umbral de aquella habitación la escena que se mostraba.

 

Un capa que conocía perfectamente tirada en el centro, junto a este el cuerpo de una mujer de cabellos rojos, quien en el pasado llamo amiga y en una cuna un pequeño de un año llorando.

 

Con pasos temerosos se acerco donde la capa, misma que tomo entre sus manos, debajo de aquella prenda se encontraba una varita, que fue tomada por el dejando la capa en el suelo.

 

Era claro que algo extraño había sucedido en aquel lugar.

 

El llanto del pequeño le hizo mirarle, se levanto para tomarlo entre sus brazos y acunarlo

 

--Ya mi niño, ya paso, todo estará bien de ahora en adelante—susurro mientras los arrullaba con ternura, mas el sonido de pisadas en la parte de abajo le hizo mirar la puerta y el pequeño que se aferraba a el, su mirada oscura miro la puerta y al niño.

 

Sabia que si hacia un movimiento en falso el sacrificio de él seria en vano, abrazo con fuerza, pero sin lastimar al pequeño había tomado una decisión que le dolía demasiado

 

--Lo lamento tanto mi amor, perdóname, buscare la forma de que estemos juntos, te lo prometo.

 

Con dolor dejo al pequeño en su cuna y salio de aquel lugar sin que nadie supiera que estaba ahí.

 

Desde las sombras vio como llegaba un segundo hombre, quien hablaba con el primero y después ambos tomaban caminos distintos.

 

Observo el cielo oscuro donde había desaparecido su mayor tesoro.

 

Ante la llegada de curiosos por la explosión que se había dado el decidió irse…

 

Mientras tanto la mayoría de la comunidad mágica festejaba la caída del mayor hechicero oscuro, aquel cuyo nombre era temido.

 

Un pequeño era dejado en plena noche a una familia que no le cuidaría, que lo odiarían, dormía sin saber que varios brindaban en su nombre, mientras que alguien lloraba por no estar con el.

 

 

La oscuridad reinante en aquella lúgubre casa, era la compañía perfecta para el, hacia un año atrás su mayor sueño se había fracturado y por algunas horas había sido feliz, tendría lo que siempre había deseado de niño, mas como el antiguo dueño de esa casa le dijo alguna vez, los sueños no se cumplen y el suyo había sido destruido por completo.

 

Sus brazos habían estado llenos por unos instantes, unos preciosos instantes, pero de nuevo estaban vacíos y no sabia cuanto tardaría en volver a llenarlos, en ese momento esperaba el calido abrazo por la espalda de él mismo que le decía que estaría todo bien, que su niño estaría junto a ellos… mas el abrazo no llego, no había ya nadie con el.

 

Se encontraba solo

 

Sentado en aquella cama, dejo sus lágrimas caer, con la varita de su pareja en manos y con el recuerdo de una promesa no cumplida

 

“Pronto estaremos juntos, como lo que somos una familia”

 

*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/*/

13 años después. Hogwarts.

 

En ese momento se llevaba a cabo, después de mucho tiempo cancelado, el torneo de los tres magos, una competencia amistosa entre tres escuelas mágicas. Siendo  Hogwarts, la escuela anfitriona y Beauxbatons y Durmstrangs, la invitadas.

 

En dicha competición se escoge un alumno de cada escuela que es conocido como campeón; la campeona de Beauxbatons es Fleur Delacour, de Durmstrangs Viktor Krum y por Hogwarts Cedric Diggory.

 

No obstante alguien había logrado confundir al cáliz, aquel objeto mágico que elegía a los participantes de dicha competencia, siendo que en vez de ser tres campeones fueran cuatro, sin pedirlo ni desearlo Hogwarts obtuvo un segundo campeón: Harry Potter.

 

Ya habían pasado por las dos primeras pruebas, la primera fue la evasión de un dragón para poder obtener un huevo dorado que tenia la clave de la segunda. La segunda lo mas importante para los campeones fue secuestrado y en una hora tenían bajar a las profundidades de aquel lago para poder salvarlo.

 

Aquel día era la prueba final, la que elegiría al nuevo campeón del torneo, hasta ahora lo que se sabia era que seria en el interior de un laberinto.

 

*/*/*/*/*/*/*/*/*

 

Harry Potter se encontraba en su mesa desayunando, aquel día era al fin la ultima prueba, mientras platicaba con su inseparable amigo Ron, no pudo evitar mirar a la mesa de profesores, con la extraña esperanza de encontrarse con esa mirada… y así fue, aquella mirada que le intrigaba.

 

Una mirada de color ónix, que mientras hubiera público mostraba frialdad y odio, pero que cuando solo se encontraban ellas y nadie más, mostraba preocupación y cariño, para después regresar a su habitual mirada de indiferencia.

 

El contacto duro hasta que su compañero le llamo, así continuo hablando de lo que haría en la clase de historia, al ser un campeón los exámenes le estaban cancelados, por lo que leía hechizos de defensa o ataque…o simplemente cerraba los ojos recordando aquellas dos voces que le transmitían calidez y promesas de una familia. Pero por mas que intentaba identificar las voces, ya que no concordaban con la de los grito de sus recuerdos provocados por los dementores, aquellas voces de hombres, que susurraban palabras de cariño no lograba  identificarlas.

 

Cuando estaba a punto de irse a su clase a ensimismarse en aquellas calidas frases fue llamado a la habitación lateral del comedor, misma a la que había entrado cuando lo involucraron en aquel torneo, entrando con algo de nerviosismo ya que le habían indicado que ahí estaban los familiares de los campeones, el sabia que su familia los Durlsey, misma con quien era obligado a pasar el verano nunca se presentaría ahí, ni aunque le digieran que había muerto; pero no, en aquella sala se encontraba aquella familia que lo había adoptado los Weasley, pero aunque agradecía el gesto no podía evitar sentir algo de envidia al ver aquella familia junta y de nuevo aquellos susurros provenientes desde el inicio de año le llegaban.

 

*-*-*-*-*-*-*-*-*-

 

Mientras en los pasillos camino a las mazmorras, se encontraba Severus Snape, el terrible profesor de pociones, odiado por mucho y admirado por pocos, cuya vestimenta negra le había hecho ganar el apodo de murciélago, se dirigía a su clase para el examen de aquel día, por fin la ultima prueba había llegado y el podría respirar tranquilo, odiaba ese año, había puesto a Harry Potter en mas peligros que los años anteriores, con un suspiro ingreso a su aula, ahí se encontró con un pergamino que contenía un sencillo mensaje y una moneda.

 

Intrigado se acerco a tomar dicho mensaje, donde las simples palabras le hicieron saber que la esperanza renacida se haría realidad, ahora entendía la primera nota que le había llegado, aquella con el nombre de un ritual y del cual habían encontrado dos variantes pero tenia que ser cuidadoso, evitar que alguien supiera sus movimientos, si todo salía como se había planeado, su familia, aquella de la cual fue separado de forma cruel, se reuniría por fin.

 

/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-

 

La noche ha caído por fin, todos están reunidos en el estadio de quidditch donde se encontraba un laberinto, atravesar aquel lugar repleto de trampas y obstáculos, para llegar al centro donde se encontraba el trofeo.

 

Severus miraba desde lejos, el sonido del cañón indicaba la entrada de los primeros lugares, los dos campeones de Hogwarts y con ambos chicos dentro se dirigió a la entrada de Hogwarts para que el trasladador lo llevara al lugar indicado.

 

El jalon en el estomago le hizo cerrar los ojos para después abrirlos y encontrarse en un cementerio.

 

Camino entre las tumbas esperando encontrar algo que le indique el lugar indicado y así fue… en medio de un pequeño espacio rodeado por algunas tumbas se encontraba un caldero enorme con la capacidad de tener dentro a un hombre sentado.

 

Se mantuvo entre la sombras esperando  a que él llegara.

 

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

 

Harry miraba el lugar sorprendido, después de reponerse a la terrible sensación de los trasladadores, era el cementerio de sus sueños, aquellos que se repetían desde hacia un mes, pero la presencia de aquel caldero en ese lugar no le gustaba para nada.

 

--Cedric saca tu varita—exclamo a su compañero que lo miro confundido, pero el estaba alerta y mas al ver que en una de las tumbas se hallaba el apellido de aquel hombre que le había hecho su vida un infierno—hazlo…ahhh

 

Entonces Cedric lo hizo al ver como Harry caía sujetándose la frente; así que saco la varita para poder defenderse y defender a su compañero. Harry pudo ver de reojo como un hombre encapuchado aparecía y lanzaba el terrible rayo verde a su compañero que caía. Después fue amarrado a una estatua cerca de aquella tumba…

 

Ahí observo con una extraña mezcla de miedo y ansiedad lo que sucedía, como aquel desconocido que al caerle la capa reconoció como el traidor a sus padres. El dolor provocado por su cicatriz era insoportable y debido a eso gritaba hasta que colagusano lo amordazo.

 

Date prisa

 

Se escucho por todo el cementerio provocando un escalofrío a los presentes y Colagusano se apresuro a poner el extraño bulto que llevaba en brazos en el interior del caldero, ahí Harry logro divisar como algo parecido a un feto caía al agua y comenzó a sentir pánico…no podía ser…eso no podía suceder.

 

Mientras en las sombras el otro invitado aguantaba la respiración ante las acciones de aquel hombre…el ritual había comenzado

 

Colagusano comenzó a hablar, mientras levantaba su varita, debido al temblor que se podía apreciar en su voz era fácil saber que este estaba completamente aterrorizado

 

--¡Hueso del padre, otorgado sin saberlo, renovaras a tu hijo!

 

Exclamo, así la superficie de la tumba de los Ryddle se requebrajo y de ella salio un fino polvo blanco que fue dirigido al caldero, donde el agua que había en su interior se agito y lanzaba chispas a todos lados y se volvía de un color azul.

 

Un sollozo se escucho y Harry dirigió su mirada a aquel hombre, quien temblaba y sacaba de su ropa una daga plateada, cuya hoja era larga y brillante, su voz se quebró y de forma intermitente comenzó con la siguiente parte del ritual…

 

--¡Carne…del vasallo…voluntariamente ofrecida…revivirás a tu señor!

 

Harry aparto rápidamente la mirada y deseo poder taparse los oídos ante el grito que aquel hombre lanzo, debido a que el hombre se había cortado su mano izquierda.

 

El chico mantuvo la mirada apartada, para evitar ver como aquel sujeto lanzaba su propia mano a aquella poción. Los gemidos del hombre se escucharon cerca de el y al abrir los ojos se encontró con el hombre cerca de él.

 

--¡Sangre…!

--¡DETENTE!

 

Aquella orden se escucho y el susurro de la capa sobre el pasto acercándose.

 

La mirada de ambos se dirigió a la sombra que se acercaban, la palidez de colagusano se hizo mayor, al ver quien se acercaba.

 

Harry había visto a los mortifagos debido a lo sucedido en el campeonato de quidditch, hombres de capas negras con mascaras blancas, pero el hombre que se acercaba, no parecía ser un mortifagos, aunque no estaba seguro debido al comportamiento de la antigua mascota de Ron, este llevaba una capa de color negra con bordes dorados y en la mascara era de color plata con algunos detalles verdes.

 

El desconocido saco su varita y detuvo el sangrado de aquel sujeto, Colagusano mantuvo la mirada baja ante dicho acto y sostuvo la daga en lo alto, el tenia derecho a hacer eso.

Al estar frente a frente, Harry logro distinguir un par de ónix mirándolo con preocupación, cariño y sin entender el por que, sentía que le pedían confianza. Sintió como sus ataduras se aflojaban y como el desconocido tomaba una de sus manos con cuidado y tomaba la daga que un cabizbajo colagusano ofrecía. Con la punta de la daga hizo un fina línea en la palma de la mano del ojiverde, sacando así una gota de sangre

 

--Sangre…del hijo bienamado….resucitaras a tu padre

 

Susurro haciendo que Harry lo mirara sorprendido, pero el desconocido ya se alejaba llevando con él la gota de sangre para dejarla caer en el caldero.

 

Así después de hacer la última parte del ritual, se alejo hasta estar cerca de Harry.

 

El chico sintió que era completamente liberado y alzar la mirada al hombre de la máscara plateada, este pego sus labios a su frente donde susurro un pequeño hechizo haciendo que el dolor de la cicatriz que se estaba volviendo insoportable desapareciera por completo, después rodeo sus hombros con su brazo y ambos miraron el caldero.

 

El caldero comenzó a hervir y ha lanzar chispas, de colores, hasta que saco una pequeña explosión.

 

Una figura se alzo del interior del caldero, que en un movimiento de su mano hizo desaparecer dicho objeto.

 

--Llévasela—susurro aquel desconocido para Harry, mientras sacaba una varita

--S…si señor

 

Exclamo mientras tomaba con su mano la varita y se la llevaba al hombre que estaba haciéndose un reconocimiento.

 

--Amo…

 

Susurro Colagusano mostrando la varita, así el hombre volteo, provocando que Harry retrocediera un poco, la apariencia del recién nacido, un hombre de tez muy pálida, ojos de color rojo y en vez de nariz un par de ranuras similares a las de las serpientes, esa era la apariencia actual de Lord Voldermot

 

--No te preocupes…no te hará daño mientras este aquí

 

Harry lo miro y al ver de nuevo aquellos pozos negros infundiéndole valor asintió manteniéndose a un lado del desconocido.

 

--Oh…mi preciada varita—susurro mirando y al tomarla sintió de nuevo el poder de aquel objeto dándole la bienvenida como en el pasado, con una sonrisa hizo un simple movimiento y el hombre que le había entregado su preciada posesión cayo inconciente—debería matarlo, pero aun es necesario

 

Exclama mirando a los otros dos, mientras se acerca y con cada paso que da la apariencia que le causo miedo a Harry desaparece dejando ver aun hombre de entre los treinta y cinco y los cincuenta años, cabello castaño corto, ojos color café, tez blanca, quien se acercaba a ellos era Tom Ryddle.

 

--Después de tanto tiempo, por fin—exclama al estar a unos cuantos pasos—déjame verte, déjame quitarte la mascara Severus

 

Dijo mientras tomaba con sus manos aquella mascara y dejaba al descubierto el rostro de su mas fiel mortifagos, el rostro del profesor de pociones de Harry se mostró.

 

--Mi hermoso Severus

--Siempre diciendo mentiras mi lord

--¿Lord? Sabes que en esta apariencia ese titulo no debe ser usado—exclamo Tom mientras acariciaba la mejilla de Severus quien al tacto recargaba su rostro, todo ante la mirada sorprendida de Harry—los extrañe tanto

 

Harry estaba confundido por lo que sucedía en ese lugar y mas cuando se vio envuelto en un abrazo con aquellos dos hombre, noto como Severus Snape escondía su rostro en el pecho del hombre que había asesinado a sus padres, mientras presionaba sin lastimarlo su hombro, mientras que Tom lo había abrazado y abrazaba a su profesor, sin ser conciente de sus acciones solo de lo que sentía alzo sus propios brazos y se aferro a las túnicas de aquellos dos.

 

Perdido…siempre se había sentido así…había noches en las que se sentía como un niño perdido…y sin querer entender en ese momento, en el abrazo de esos dos hombre que lo “odiaban” sentía que por fin había sido encontrado…que había llegado por fin a su casa.

 

Tom se separa de ellos, beso la frente de Severus y la coronilla de Harry, la mirada que este le mandaba era de orgullo

 

--Tenemos mucho que hablar, mentiras que destruir, lamentablemente el tiempo no es lo que tenemos ahora—exclamo mirándolos---ambos volverán a Hogwarts—dijo separándose de ellos y caminar en dirección de Cedric y la copa—ambos deben volver al colegio y asegurarse de que no sepan de mi retorno

--¿Cómo haremos eso si colagusano mato a Cedric?—exclamo molesto Harry

--No lo mato, logre desmayarlo antes, solo esta inconsciente, pero aun así el estuvo despierto y vio el caldero—rectifico Severus

--Ya me encargo de eso—exclamo Tom acercándose al chico y después de unos movimientos de varita y susurros—listo, regresaran al interior del laberinto, será tu decisión como termine Harry, ahora bien, iremos por ti después de que inicie el verano, manténganse alejados de Moody, el es un aliado mío

--¿Quién es en realidad?—pregunto Severus

--Barty Jr. —respondió—no te separes del viejo Harry y Severus mantente en perfil bajo, nadie sabe la verdad, aun tenemos espías y debemos actuar con precaución

--Estaremos bien, ¿Qué harás?

--Me iré a otro lado a reunirme con el circulo interno, poco a poco iré a deshacerme de los traidores, pero debemos ser cuidadosos, no perdamos tiempo váyanse ya

 

Dijo mientras besaba la frente de Harry su mano fue guiada a Cedric quien estaba inconsciente y le dio el trofeo, ambos jóvenes desaparecieron.

 

--Solo unos días mas y estaremos por fin los tres juntos—susurro Tom en los labios de Severus

--Creo que podré soportarlo

 

Y con ese susurro un casto beso apareció y Severus regreso al castillo.

 

Tom Ryddle desapareció dejando en su lugar a Voldemort, quien despertó a Colagusano y le ordeno limpiar el lugar…

 

El cementerio volvió a quedar en silencio y solo las tumbas fueron testigos e aquel extraño reencuentro.

 

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-

 

Severus regreso justo a tiempo para ver como el laberinto caía dejando ver a los dos miembros de Hogwarts como los campeones del torneo…

 

Después de aquel evento, Harry había estado evitando a Severus y a Moody, pero no había mencionado el cementerio, aunque sus amigos lo notaban extraño no preguntaban nada.

 

Severus sabia que el comportamiento de Harry era normal, así que no se preocupaba, se mantenía alejado de Moody y evitaba que este se encontrara solo con Harry, Dumbledore no sospechaba nada, todo estaba bien.

 

El último día de clases, Severus se las arreglo para encontrarse con Harry

 

--Sr. Potter

--¿Qué quiere?—pregunto a la defensiva

--Necesito hablar con usted

--Hable

--Como sabe el lord y yo iremos por usted dentro de un par de días para que este al pendiente y

--¡Ni siquiera se le ocurra!—exclamo mirándolo con furia—no quiero tener nada que ver con ustedes, ni siquiera se le ocurra ir por mi, si lo hacen le diré a todos que Voldemort regreso y que usted trabaja para ellos

 

Dice para salir corriendo y alejarse del hombre…

Notas finales:

Espero subir pronto

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: