Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Dead or Alive por carina_mew12

[Reviews - 108]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

One Piece y Todos sus personajes pertenecen a Eiichiro Oda-sama

Este fanfic sólo puedes encontrarlo por esta cuenta y publicado en esta página, si lo ves en otro lado, DENUNCIA

Este fanfic no tiene otro motivo más que entretener

De fan para fans

Notas del capitulo:

Hola a todos/as!!

Ya me vine a meter a un nuevo problema xD pero no me podía sacar la idea de la cabeza y tenía que escribirla y compartirla. Bueno, como se habrán dado cuenta en el resumen, esta pareja trata de una pareja algo inusual pero que, en mi humilde opinión, es muy sexy, Law y Ace... igual el fic estará lleno de parejas poco comunes, así que espero que sean tolerantes con mis ideas

sin mas que decir, los dejo con el primer capi, es algo corto, pero es la introducción solamente.... nos vemos abajo!!

1. Cuando no todo sucede como se planea Part. 1

Podía escuchar el fuerte vitoreo de la gente de afuera, disfrutando el enfermizo juego en el que él, y muchos otros con su misma condición, estaban obligados a ser partícipes. Tan solo suspiró cansado de aquella situación y siguió leyendo el viejo y desgastado libro que tenía, su único objeto personal que le dejaron conservar además de su nondachi; después de todo, un peleador necesita un arma.

Trafalgar Law llevaba ya dos largos años en ese coliseo, obligado a pelear con otros “como él”. Había visto a muchos ir y venir en aquel lúgubre lugar, muchos ni siquiera aguantaban el primer día; terminaban suicidándose o dejándose matar... cualquier cosa era mejor que estar ahí. Su celda constaba de tan sólo una habitación cuadrada de tres paredes con una cuarta cara de rejas, en donde podía ver no sólo el pasillo, sino las celdas que tenía enfrente. Todo el lugar estaba forrado en kairouseki, desde el techo hasta el piso, apenas y lograba moverse ahí. Dentro de la celda tan sólo tenía un colchón sucio al ras del suelo, un inodoro y un lavabo.  Aun así, Law procuraba mantener ese lugar en orden, al contrario de su antiguo vecino, que literalmente se ahogaba en su porquería.

Al escuchar que el escándalo de afuera comenzaba a desaparecer, supo que la función había terminado; solo quedaba limpiar, retirar los cadáveres y la sangre de la arena de pelea, atender a los heridos y luego los guardias bajarían a darles de comer. No era que la comida fuera buena, pero al menos cubría lo básico en su alimentación. Mas su ligera calma se vio interrumpida cuando comenzaron a escucharse pasos y gritos en el corredor. Curioso, el pelinegro se asomó por arriba de su libro para ver qué ocurría

- ¡¡suéltenme maldita sea!!- gritaba desesperada una voz

- deja de luchar chico, no vas a salir de aquí a menos que sea muerto- tras escucharse unas risas, al fin pudo ver lo que pasaba… varios guardias llevaban a un joven arrastrando dentro de una red de kairouseki

- oh, otro más- dijo con simpleza el moreno antes de regresar a su lectura. Law escuchó los insultos y golpes antes de que el nuevo peleador fuera sometido y encerrado en su celda, la cual estaba frente a la del moreno. Ese lugar había permanecido vacío desde hace un par de días, cuando su ocupante murió a manos de otro competidor.

No le pareció demasiado importante ver al otro o interesarse al menos en lo que hacía… hasta que volvió a hacer ruido. Levantó de nuevo la mirada y no pudo evitar reír con burla al ver a aquel joven de cabello negro y rostro lleno de pecas golpear su fornido cuerpo contra las barras de la celda. Sin duda era fuerte, no muchos podían levantarse al tener kairouseki como piso; pero ese pecoso no sólo podía ponerse en pie, sino que golpeaba las rejas tan fuerte que temblaban.

- tks… joder…- escuchó al otro quejarse mientras respiraba con dificultad. Seguramente se acababa de dar cuenta que esa celda no era ordinaria

- déjalo chico, es inútil. Es kairouseki puro, no podrás salir sólo con fuerza bruta- le dijo más que nada porque el ruido era molesto y no le dejaba leer, aunque ese libro lo tenía aprendido con puntos y comas

- ¿en dónde estoy?- preguntó el otro mientras, exhausto, se sentaba en el piso

- oh, así que no sabes ni siquiera en qué lío te has metido. Bueno, estás en uno de los coliseos, el lugar favorito de entretenimiento de los tenryuubito… en este lugar, obligan a los usuarios a pelear a muerte para ganar su libertad, ¿no te parece entretenido?

- es una estupidez

- estoy de acuerdo contigo, pero los que estamos abajo no tenemos derecho a reclamar nada; las decisiones las toman los de arriba… aquellos hipócritas que esconden una masacre tras la fachada de una competencia…- mas al ir hablando, notó que el otro comenzaba a cerrar los ojos- ¿te estoy aburriendo?

- me siento débil

- sube al colchón. No es mucho, pero ayuda a reducir un poco los efectos del kairouseki

- tengo que salir de aquí- murmuraba mientras subía a la cama tal y como el moreno le había dicho

- es un deseo demasiado vago y lejano. No podrás salir de aquí nunca… al menos no de la forma en que la estabas haciendo

- ¿entonces cómo?

- sólo lee las reglas. Están arriba de ti

- ¿reglas?- el pecoso levantó la vista, mirando una hoja pegada en la pared junto a él. Debido a la oscuridad, no podía leer mucho, así que se acercó un poco más…

“Reglas del Coliseo

Primera etapa: Novatos

° Una vez que estás dentro del coliseo, debes pelear contra el contrincante que se te imponga hasta que uno de los dos sea incapaz de pelear. Tus victorias irán contabilizándose para que puedas ir ascendiendo.

° Si pierdes una vez, tus victorias acumuladas se perderán y tendrás que empezar de cero. Si pierdes tres veces consecutivas, serás catalogado como recurso de bajo nivel y serás subastado para servir a los Teenryubito. En caso de no  ser comprado, serás ejecutado.

° Si sufres algún daño físico o psicológico que te impida pelear, se te considerará inservible y serás ejecutado.

° Cuando acumules 25 victorias seguidas, puedes retar a uno de los peleadores de nivel 2 (Supernovas). Si ganas el encuentro, tienes derecho a ocupar su lugar en el segundo nivel.

° Al acumular 50 victorias, puedes elegir entre tres opciones: 1) seguir peleando en el coliseo en la segunda etapa; 2) convertirte en cazador de otros usuarios,  o 3) formar parte de la guardia de coliseo

Segunda etapa: Supernovas

° Al ingresar al segundo nivel, se te concede el título de supernova. En esta etapa, puedes elegir a tu contrincante, a excepción de los novatos que te desafíen.

° Matar  al enemigo es una obligación. En caso de no poder matar al enemigo por cualquier motivo, ambos peleadores serán ejecutados.

° Si sufres algún daño físico o psicológico que te impida pelear, serás ejecutado.

° Una vez acumules 50 victorias, serás puesto en libertad

Reglas Adicionales

° Cualquiera que no acate las reglas será ejecutado.

° La comida, aseo, servicios médicos y otras necesidades básicas, podrás ganarlas una vez que obtengas tus primeras tres victorias, sean consecutivas o no

° Una vez a la semana se les permite a los participantes ver una pelea

° Cualquier intento de escape, ya sea como causante o partícipe, se castigará con la ejecución

¡¡SUERTE!!”

- y algo que no está escrito es que… puedes obtener casi cualquier cosa si sobornas correctamente a los guardias…- añadió el moreno

- ¿sobornarlos? Ni siquiera me dejaron conservar el par de dulces que llevaba conmigo, ¿con qué se supone que voy a sobornarlos?

- es cuestión de ser… creativo

- no tengo tiempo para estar perdiendo aquí, tengo que encontrar a Luffy…- murmuró mientras su vista analizaba la habitación completa- ¿sabes a dónde llevan a otros usuarios?

-…- el nombre le llamó la atención, además, lo pronunciaba con cariño- si la persona que buscas también es usuario, puede que se encuentre en éste o en otro coliseo… si es menor catorce años, lo llevaron directamente a la casa de subastas

- debe estar en uno de los coliseos entonces- meditaba el pecoso mientras se mordía el labio inferior- ¿sabes cómo salir de aquí?

- ya te he dicho las maneras. O ganas el juego, o mueres en el intento. Aunque algunos logran escapar, los capturan y ejecutan frente al mayor número de personas posible

- Luffy…- suspiró antes de intentar aflojar la reja con fuertes golpes, tenía que salir de ahí lo más pronto posible a como diera lugar.

Harto de ser espectador de la necedad de su nuevo vecino, el moreno alzó su libro y centró toda su atención en leerlo, ya se cansaría de intentarlo como muchos lo habían hecho antes. Pero lo que Law predijo ocurrió más pronto de lo esperado; después de unos minutos, el pecoso dejó de hacer ruido al fin, dejándole un momento perfecto para leer. Después de un rato, tuvo que dejar su lectura; sus ojos dolían de estar forzando a sus ojos a leer con tan poco luz, así que se estiró completamente antes de girar sobre su colchón, quedando de frente a la pared, quedándose dormido en poco tiempo.

***************************

Pasaron algunas horas, muy cortas para el gusto del moreno, cuando los guardias bajaron para darles algo de comer.

Tan sólo les alimentaban una vez, cuando las peleas del día se terminaban; eran siete comidas diferentes a la semana, pero no por eso dejaban de ser comida para animales. Nadie podía objetar, así que todos se limitaban a comerlo, al menos así no tendrían el estómago tan vacío. La bandeja de comida pasaba por una pequeña rendija oculta entre las barras de enfrente, la mantenían cerrada hasta la hora de comer. Law se desperezó un poco y fue por su comida, una sopa fría, media pieza de pan y un simple vaso de agua. Estaba por comer el primer bocado cuando un grito le interrumpió

- ¡¡no está!!- gritó de pronto uno de los guardias, dejando caer la bandeja que llevaba en sus manos- ¡¡el chico que recién trajeron hoy no está!!

Aquellas palabras llamaron de nuevo la curiosidad de Law; y al analizar la celda, efectivamente se notaba vacía. Otro par de guardias se acercó, y presas del pánico, abrieron la celda… grave error. El pecoso, quien se había trepado a la esquina superior de la habitación junto a la puerta y se había sostenido ahí con la fuerza de sus extremidades, les cayó encima y comenzó a golpearles tan fuerte como podía dentro de esa habitación. No logró dejarlos inconscientes, pero los aturdió lo suficiente como para salir de ahí.

Law le miró desaparecer por el pasillo… hasta que, segundos después, regresó disparado hacia atrás, golpeándose fuertemente contra la pared del fondo del pasillo. Unos pasos firmes se escucharon junto con el estruendoso golpe, y de pronto, un hombre alto y fornido, de gafas oscuras, cabello platinado peinado hacia atrás y dos puros jugueteando entre sus labios, apareció en el pasillo.

- ¿no crees que has sido muy duro con el nuevo, Cazador Blanco~ya?- habló el moreno con burla en sus palabras mientras intentaba ver qué había sido del pobre pecoso

- conoces las reglas, Trafalgar. En este lugar no hay excepciones- se acercó al inconsciente muchacho y lo levantó con un brazo para luego arrojarlo dentro de su celda y asegurarla completamente. Los otros guardias huyeron despavoridos antes de recibir los gritos de su jefe

- ¿ni siquiera para mí, Smo~ya?- pronunció travieso antes de pasar su mano entre las rejas y sujetar el abrigo del otro con una mano, no sólo obligándole a quedarse, sino también obligándole a regresar unos cuantos pasos- que malo eres…

- no tengo tiempo para jugar contigo, debo reparar la pared

- bien, al menos déjame curar al chico. No puede recibir atención médica aun, ¿cierto?

- ¿por qué te interesa el nuevo?

- ¿esos son celos Smo~ya?- sonríe- no creo que a tus jefes les guste que hayas matado a su nueva adquisición de un golpe…

- no está muerto, y aunque lo estuviera, sé que no les importaría… y definitivamente no vas a curarlo…

- oh, pero qué amargado estás hoy, más de lo normal… el estrés no es bueno Smo-ya… ¿por qué no entras y… te ayudo a relajarte un poco?

**************************

- joder…- aun apretando los ojos, el pecoso se llevó una mano a la cabeza, intentando soportar el dolor que le atacaba; el golpe de aquel sujeto había sido más fuerte de lo que había pensado, quizá por el efecto del kairouseki…

Lentamente fue abriendo  los ojos, aunque todavía veía algo borroso. Tan sólo distinguía un par de siluetas a través de las rejas de la celda; no había mucho, solo otro conjunto de rejas, resguardando la celda de enfrente, justo donde estaba el chico de piel tostada con el que había hablado antes… pero algo no estaba bien con su vista, distinguía dos siluetas… dos siluetas en la misma celda… al afinar su mirada no pudo hacer más que abrir la quijada tanto como podía, pues ante sus ojos tenía nada más y nada menos que al pelinegro de la celda de enfrente chupándosela sin recato alguno al hombre que acababa de darle una paliza…

Continued…

Notas finales:

y hasta aquí el pequeño capitulo introductorio. Ojalá les haya gustado, espero sus opiniones sinceras

gracias por tomarse la molestia de leer este nuevo proyecto

nos vemos, si ustedes quieren, en el siguiente capitulo

matta ne~

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: