Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Let Me Fly por Beitha KangChoi

[Reviews - 19]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Hola a todos por aqui, ¿Me extrañaron?

Yo a ustedes mucho. Bueno aqui voy con otras de mis ideas dramáticas.

Espero que les guste mucho y.. bueno... a leer.

Gracias los quiero n.n

Notas del capitulo:

Emm pues... :c Odiaran a Aron :c

Y... Amaran a JR(?)

Bueno... tal vez al revez ._.

Bueno ya lean :3

Aron arremetía contra Minhyun con mucha ferocidad. El más alto se sentía que se desmayaría en cualquier momento y solo se agarraba las sabanas con fuerza, Aron siempre era delicado con él, lo trataba como si fuera de cristal, pero durante el tiempo de noviazgo que tenían, las cosas habían cambiado drásticamente.

Aron llego al clímax llenando con su esencia al más alto, y este último se vino en la mano del que dominaba la situación. El de menor estatura beso el hombro del contrario, y se recostó a su lado abrazándolo contra su pecho. No, las cosas con Aron ya no eran las mismas, con el pasar del tiempo, su comportamiento se fue volviendo controlador y celoso de cualquier cosa.

Minhyun quería que el antiguo Aron fuera el que lo besara, el que lo abrazara, el que le hiciera el amor.

Aquel no era Aron.

Sintió como la respiración del contrario se hacía más lenta y tranquila, supo que se había quedado dormido. Aquello eran buenas noticias para el más alto. Como pudo se separo de Aron y se puso unos blue-jeans, se dirigió hacia la ventana del departamento que compartía con Kwak desde hace más de 3 años. 3 malditos años de los que se arrepiente y se seguirá arrepintiendo por el resto de su vida. Se había alejado de su familia, de su hogar. Su familia no permitía aquella situación, porque Minhyun, era menor de edad y el otro mayor. La familia Hwang se había olvidado de que tenía un hijo.

Apoyo ambas manos en el cristal frio, afuera llovía y… de alguna forma lo hacía sentir bien; se sentía enjaulado y sin escapatoria. No quiero esta vida, ya no puedo seguir con Aron. Sin que el castaño lo notara, delgadas lágrimas resbalaban por sus pómulos, sus manos se cerraron en fuertes puños y los sollozos se hicieron presentes en él.

Nunca seré feliz al lado de Aron, necesito terminar con esto de una buena vez.

¿Qué te sucede, Min?– su cuerpo tembló levemente, se seco las lagrimas como pudo y giro a verlo con una sonrisa.

Nada, solo… miraba la lluvia– mintió. No era la primera vez que lo hacía, ya era costumbre. Aron se acerco y rodeo su cintura apegándolo hacia él, lo miro a los ojos y le dio un casto beso en los labios.

¿Quieres decirme algo?– el castaño negó con la cabeza y bajo la mirada. –que te parece si salimos a dar un paseo, se que te gusta la lluvia– le sonrió y ambos se prepararon para salir.

Este es el momento que estabas esperando Minhyun, no lo eches a perder, pensaba.

Ambos salieron ya con la respectiva ropa y tomados de la mano, solo se podía ver a la gente correr de aquí para allá con los enormes paraguas. Ambos se dirigieron a un parque casi sin nada de gente gracias a la reciente lluvia. Minhyun lidiaba con comportamiento que tenía Aron cuando se enojaba o le daba sus arranques de celos; solo una vez el mayor golpeo a Minhyun en el rostro, y este último no hizo nada. Tenía miedo que a causa de una tonta pelea, alguno de los dos terminara muerto.

Minhyun, estas distraído, ¿Qué te sucede? dímelo– y ahí estaba una vez más la voz imperativa de Aron, siempre tratando de dominar todo el espacio que rodeaba al menor. Era ese tipo de mi amor al que estaba acostumbrado a dar, Hwang le pertenecía en cuerpo y alma hasta el último suspiro que dieran ambos. Un amor enfermizo en donde solo sufre Minhyun, muchas personas le decían lo mismo, pero no creía eso, Min era feliz a su lado, según él.

¿Cu-cuanto tiempo hemos estado juntos?– decía algo nervioso. El mayor sonrió y abrazo a Minhyun fuertemente por la cintura.

Cinco grandiosos años a tu lado, Min– besó la mejilla del menor.

¿Fueron felices para ti?

Aquello ni se debe de preguntar, pero si, fueron los mejores de mi vida, para ti también lo fue ¿cierto?– empezó a temblar ligeramente y Aron lo atribuyó al frio del clima.

Aron, te quiero con toda mi alma, pero– se separó del de gafas y se posiciono frente a él mordiéndose levemente el labio inferior –algo no va bien en esta relación

No, Minhyun, TODO va excelente, una relación feliznecesito que entienda sin que llegue a la violencia.

Ciento que hay algo que le falta a nuestra relación… algo para que sea realmente feliz y para averiguarlo, necesito… que nos demos un tiempo– la expresión de Aron se endureció.

No

Aron…

¿Piensas que soy idiota? Te quieres alejar de mí para irte con el imbécil de la última vez

¡Te lo he dicho millones de veces que solo era un amigo de la secundaria!– casi gritó el más alto, las personas que pasaban parecía que no le daba importancia a la reciente pelea que ya daba inicio.

Entonces… dime porque te quieres irnecesito ese maldito tiempo para alejarme de tus jodidos celos que no hacen más que alejarme cada vez mas de ti. Quiero ese tiempo para alejarme de ti y poder sentirme libre. Sí, que bien se sentiría decir eso.

Por favor, Aron, necesito ese tiempo. M-mi madre esta algo enferma y mi prima ya no puede cuidarla tiene que volver a Japón– las mentiras se convirtieron en su refugio, esa era la única forma para alejarse de él.

Ayer hable con tu madre, y está muy bien de salud, tanto, que me maldijo, Minnie– dijo esto último con ironía.

Necesito ese tiempo, si me lo quieres dar o no, es tu problema– Minhyun se arriesgo a decir eso y no sabría cual sería la reacción del otro.

Te lo he dicho muchas veces Minhyun nunca te alejaras de mi– el más alto sonrió y pensó que sería el momento para decirle.

Quiero terminar contigo, Aron, ya no puedo seguir con esto, me siento encerrado a tu lado y tus malditos celos hacen que esta relación no funcione, quiero sentirme libre y a tu lado no ciento eso. Esta relación no tiene futuro, tenemos que… terminar con esto– el caer de la lluvia en la acera era lo único que acompañaba ese silencioso momento, Minhyun bajo la cabeza y cerró los ojos, sintió como su corazón se aligeraba y solo con decir la verdad, lo que sentía en ese instante.

Pero un fuerte golpe impacto en su mandíbula, rompiéndole el labio inferior; el golpe fue potente por lo que el más alto cayó al suelo, y el borde de la banqueta que estaba detrás de él golpeo su espalda. Sus labios se fruncieron por el dolor de ambos golpes.

¿Así es como me pagas todos estos años? Te amo Minhyun, pero me obligas a hacer cosas que no quiero, si tengo que encerrarte en el departamento, lo hare

E-eso es exactamente lo q-que me al-aleja más de ti, Aron– hablaba con dificultad por el corte en el labio. El de gafas se arrodillo ante el más alto y le tomo por el mentón.

Que se te quede bien grabado, Minhyun; cuando aceptaste ser mi novio, me convertí en tu dueño. Me perteneces en cuerpo y alma; nunca te dejaré libre– le dio un pequeño beso en los labios, pero fue cuando el alto se armo de valor y empujo al contrario y salió corriendo. Aron perseguía a Minhyun por las calles gritando su nombre y una que otra amenaza.

Nunca más regresare a tu lado, Aron, eres un bastardo y siempre lo fuiste, me cegué cuando vi tu mascara. Yo no le pertenezco a nadie, no tengo dueño y tú no serás el dueño de mi corazón. ¡NUNCA!

Sus pensamientos eran acompañados por lágrimas que se combinaban con la lluvia y que en momentos como estos, vaya que ayudaba a confundir a la gente. Fue cuando la respiración le faltaba y se sentó en el suelo, no sabía bien donde estaba, pero si era lejos de Aron, entonces era un buen lugar. Su cabello estaba completamente mojado al igual que su rostro y gotas resbalaban por su sien al igual que por su cuello, haciendo que su espalda se mojara.

Se lo he dicho. Esta vez no me acobarde. Pero… ¿Qué sigue ahora?– abrazó sus rodillas y escondió el rostro entre estos. No sabía con exactitud cuánto tiempo se había quedado en esa posición, pero le daba seguridad y tiempo para pensar en lo que haría.

Tengo miedo– fue lo único que pudo salir de sus labios después de varios minutos, o tal vez horas.

Escuchaba la lluvia caer, pero sobre él, la lluvia se detuvo.

Empezó a levantar lentamente la cabeza y temía encontrarse con Aron, pero su vista un tanto borrosa le impedía identificar a la persona que estaba frente a él. Pestañeo un par de veces para aclarar su vista y fue cuando lo vio, era un chico de cabello castaño un tanto oscuro, y con una fabulosa sonrisa dibujada en su rostro. Quisiera poder sonreír como él.

Nunca pensé ver al gran Hwang Minhyun en esa posición– sonrió aun más mostrando una fila de brillantes dientes blancos.

¿T-te conozco?– empezó a tiritar por el frio ambiente.

Kim Jonghyun, fui tu compañero en la secundaria y estudio en el mismo instituto que tú– Minhyun no comprendía muy bien. El que sostenía el paraguas suspiro resignado. –JR– dijo y Minhyun supo quién era. Kim JR era el chico más popular de su instituto, pero aquella fama nunca se le subió a la cabeza, demostraba humildad; encargado del club de boxeo y excelente contrincante ante Kang BaekHo. Como envidiaba la relación que sus dos amigos -BaekHo y Ren- tenían, problemas no faltaban, pero… siempre lo solucionaban de la manera más simple y sin llegar a los golpes. Que envidia ciento.

Trato de levantarse pero un fuerte dolor en su espalda se lo impidió.

Demonios– dijo tocando su espalda por encima del impermeable ya húmedo.

Te debes de haber dado un buen golpe. Déjame ayudarte– coloco el paraguas a un lado y ayudo a incorporarse a Minhyun. JR pasó su brazo por la estrecha cintura de Min, y este coloco su brazo en el hombro del contrario. –Mi departamento no está lejos– cogió el paraguas empezaron a caminar en silencio. Minhyun no había dicho nada más y se dejo llevar por Jonghyun, cada determinado tiempo giraba para verlo, pero el dolor en su espalda hacia que pusiera una mueca en su rostro.

Sentía su cuerpo cada vez más pesado por lo que se apoyo al pecho del contrario y JR acogía con determinación la cintura de Min.

Ya llegamos– haciendo milagros, JR logro sacar sus llaves del departamento. En el ascensor Minhyun casi cae, pero gracias al agarre de Jonghyun, Min se mantuvo en pie. Empujo la puerta con el paraguas y lo dejo a un lado. Recostó a Hwang en el sillón y este automáticamente se quedo dormido. JR se preocupo ya que el impermeable estaba húmedo y eso podría provocar un resfriado en el más alto. Se lo tengo que quitar rápido.

Por algún motivo JR se sentía asustado, nervioso y… feliz. Él se había enamorado cuando lo vio por primera vez en la secundaria, tiempo después cuando lo encontró en el Instituto quiso acercársele mas y tratar de ser algo más que un conocido o amigo; pero todas sus esperanzas se fueron al basurero cuando supo que Minhyun estaba ya con alguien, y que era mayor que él. Los meses transcurrieron y fue cuando vio a Hwang con un ligero corte en el labio que seguramente fue a causa de un fuerte golpe, y estaba visto que el único sospechoso era su pareja: Aron Kwak. Desde ese día, quiso hacerse amigo de él pero… su novio había quedado más que claro cuando golpeo a un chico en el patio; según el agredido, solo había acompañado a Min a su casa, y este como forma de agradecimiento le había dado un beso en la mejilla. El novio celoso se entero y decidió darle un escarmiento al que tuvo el atrevimiento de tocar solo lo que le pertenecía a él.

¡Y QUE LES QUEDE BIEN CLARO! ¡HWANG MINHYUN SOLO ME PERTENECE A MI Y SI ALGUIEN OSA TOCARLO O SI QUIERA MIRARLO, LO QUE LE SUCEDIÓ A ÉL SERÁ POCO A COMPARACIÓN DE LO QUE LE HARÉ A QUIEN ME DESOBEDEZCA!– Jonghyun se sintió impotente al saber que Minhyun era controlado por un ser como ese.

Celos.

Odio.

Posesión.

Era en lo único que pensaba Aron cuando se referían a Minhyun.

Y ahora que tenia a Minhyun en su departamento y podría cuidar de él, quererlo, que se deje amar como realmente él se lo merece, tenía miedo de que ese loco obsesionado regresara por él, por SU Minhyun que se lo llevara y que nunca más volviera a saber de él.

Eso era; Kim Jonghyun tenía miedo. Miedo de perder a la persona que quiere.

Pero había unas preguntas que siempre se planteaba ¿Por qué Minhyun seguía con alguien tan bastardo como Aron? ¿Qué lo detenía de poder ser libre? ¿Por qué Aron tuvo que poner sus ojos en alguien tan cálido e inocente como Minhyun? ¿Por qué Minhyun se dejo engañar por el lobo con piel de oveja? Porque…

***

Ya eran pasadas las 8 de la noche y Minhyun no aparecía por el departamento que compartía con Aron; el mayor estaba peor que león enjaulado. Perdería el control en cualquier momento y si veía a Min ingresar por aquella puerta, lo único que se ganaría seria golpes y gritos por parte de Kwak. Puso las manos contra el frio vidrio de la ventana y detuvo su vista en los autos que pasaban por aquella transitada calle; todo el mundo pensaba que él era un maldito salvaje que solo quería a Minhyun por su cuerpo y aquella inocencia que lo rodeaba, y… en parte era cierto. Pero él lo amaba, lo amaba con aquel tipo de amor posesivo. Aquel día en el que el menor decidió entregarse al mayor por voluntad propia había cavado su propia tumba, el mayor solo pensaba en que aquella fue una muestra de amor innato. Pasando las semanas Aron se dio cuenta que hasta sus propios amigos miraban a Min con ojos libidinosos, y más de una vez pudo escuchar que hacían apuestas con respecto a pasar una noche con él. Y las chicas no se quedaban atrás con aquellas apuestas, estaban cada vez más interesadas en Minhyun, según ellas, era ese tipo de chico romántico y sexy que “necesitaban” Eso. Solo fue aquello lo que le llevo a tales extremos de querer encerrarlo en la propia casa del menor, que no saliera para que nadie pudiera verlo, solo él. Aron pensaba que lo protegía todos esos años, pero no hizo más que cortarle las alas a Minhyun para que nunca pudiera volar. Más de una vez, el pequeño quiso acabar con aquella relación cosa que no le gusto a Aron.

Hwang Minhyun, es mío. Me pertenece– con cada respiración, empañaba la ventana. Estaba sumamente preocupado, tal vez… no había sido buena idea el de dejarlo ir, el de no seguirlo, tal vez él había cumplido su palabra de abandonarlo. Apretó los puños con fuerza ante la idea. Cogió su móvil y llamo a Minhyun hasta el cansancio. ¿Cuántas veces lo llamo? ¿Unas 20 ó 48 veces? No lo sabía ya había perdido la cuenta cuando paso de las quince llamadas. “Tal vez ya este con otro, entregándose a él” gruño con fuerza ante aquella idea. Volvió a llamar pero esta vez informaba que el móvil estaba apagado, quiso rastrear su móvil pero era inútil la maldita tormenta estaba interfiriendo con todos sus planes.

No soportaba que Minhyun estuviera fuera de casa, sin protección alguna. O que se haya ido a refugiar donde uno de sus estúpidos amiguitos. No le gustaba como ellos miraban a SU Min, no le gustaba como el mundo lo miraba.

Lo primero que miro en él fue aquella dulzura, esa inocencia que pocas veces se podía encontrar en un chico como los que buscaba Aron. Sabía muy bien que había tenido sexo con bastantes niños ingenuos que solo buscaban aquello. No. Aron no buscaba algo usado, buscaba algo nuevo que solo él pudiera tocar y besar cada noche para su gusto. Y fue cuando lo vio, aquellos ojos delineados que le daban una apariencia más femenina que de costumbre, sabía que él era el indicado para lo que él tenía pensado. Comenzó con aquella formalidad de Dongsaeng-Hyung, pero se fue convirtiendo en una amistad peligrosa para el menor sin saber en qué se metía.

***

JR escucho que sonaba el móvil del menor, cogió el aparato y la pantalla reflejaba el nombre de Aron. No contesto y lo dejo a un lado, pero se equivoco y continuo insistiendo haciendo que Min se despertara. Quería destruir el aparato como si fuera aquella la solución para sacar de su camino a Aron. Solo opto por apagarlo, eso bastaría.

El cuerpo de Minhyun empezaba a temblar por el frio que sentía. Tal vez continuaba en la calle y moriría de hipotermia, prefería aquello que volver una vez más con Aron. Prefería la muerte.

Ha-Hace frio…fr-rio– el alto se abrazo a si mismo haciéndose bolita en el sofá tanto como podía.

Tengo que quitarte la camiseta, Minhyun, así que ayúdame– el mencionado abrió lentamente los ojos, pero estos le pesaban y dolían, ya no sabía en donde estaba y aquella voz se le hacía débilmente conocida. Se incorporo como pudo y le quitaron aquella camiseta que estaba húmeda. Y rápidamente lo envolvió en una toalla. Sintió que una mano tibia en su frente lo reconfortaba.

¡Estas ardiendo en fiebre!– anuncio y solo cerró los ojos volviendo a recostarse en el sofá. Tembló por miedo y el frio que sentía. Tal vez Aron lo había vendido a uno de esos amigos suyos para que hiciera lo que fuera con él, para que supiera que Aron era su único dueño y que haría con él lo que quisiera.

Agárrate fuerte– dijo JR y lo cargo en su espalda, por otro lado Minhyun se aferro a él como si su vida dependiera de aquel abrazo. Las lágrimas salieron sin poder detenerse, el miedo lo consumía. El mayor siguió subiendo los escalones hasta llegar a su habitación. Lo recostó en la cama y era momento de quitarle aquellos pantalones que estaban en las mismas condiciones que la camiseta y el impermeable.

Min entreabrió los ojos algo con algo de dolor y preocupado por lo que ahora ese chico le fuera a hacer, pero hasta el momento le había tratado bien, no lo había tocado, prefería aquello que estar con Aron. Se quito los zapatos y calcetines, coloco sus manos en el botón de su pantalón. JR miraba todo eso algo impresionado. ¿Qué trataba de hacer el más alto?

Te daré mi cuerpo a cambio… d-de que no me lleves con A-Aron– dijo temblando y abriendo el cierre del dicho pantalón, resbalo por sus blancas y delgadas piernas bien formadas. JR no había reaccionado ante lo que le había dicho y lo que estaba viendo. Minhyun se estaba entregando a él, pero… aquella no era la forma en la que quería que fuera. El más alto lo jalo de la mano e hizo que se colocara encima de él.

Min…

No dejes q-que Aron me lleve con él. Te dar-ré mi cuerpo a cambio– susurro aun temblando por la fiebre. JR solo pudo cerrar los ojos y darle un delicado beso en la frente. Él no se aprovecharía de Min en el estado en el que estaba, Min tendrá que estar completamente en sus cinco sentidos si quisiera que algo sucediera. Él no era Aron.

No dejare que él te vuelva a tocar, pero solo quiero algo a cambio, y no es tu cuerpo. Solo quiero que duermas un poco, descansa, yo cuidare de ti– JR se preocupo de que la fiebre bajara, lográndolo a duras penas ya que el más alto estaba con 39° de temperatura. Una vez que noto que Min estaba profundamente dormido. Decidió dejarlo descansar, pero alguien jalaba de su brazo. Min aun permanecía con los ojos cerrados o entre abiertos. Hubo un silencio incomodo para el castaño de ojos rasgados, paso saliva y hablo.

No te vayas, quédate conmigo. Aun tengo frío– dijo de forma susurrante ya que su garganta dolía un poco.

Te traeré otra manta si deseas

No. Te quiero a ti– JR no supo que responder  y solo pudo hacerle caso, se quito los zapatos y se juntó al menor abrazándolo por la cintura. Luego de unos minutos el más alto se removió quedando frente a frente con el mayor. JR estaba fascinado con aquella vista. Aquellos ojos rasgados y esos labios que siempre deseo tocar y probar. Miro a su reloj y ya eran las 11:43pm. Minhyun se acerco más a su fuente de calor, ocultando su rostro en el pecho del contrario y colocando una de sus piernas en medio de las de Jonghyun. El mencionado último poco después se quedo dormido abrazando fuertemente al menor.

Los rayos de un brillante sol se colaron entre las cortinas haciendo que Min abriera poco a poco los ojos, intento levantarse, pero un peso se lo impidió, era Aron, el menor estaba seguro que Aron lo había encontrado y ahora lo mataría a golpes, nunca lo dejaría salir. Con una sola mano, aquella persona cogió ambas muñecas de Minhyun, asustándolo aun más.

¡Suéltame, por favor, Aron, Prometo que ya nunca más me escaparé!– las lagrimas ya salían sin poder detenerse. Acaso… ¿lo violaría? Cerró los ojos con fuerza y lo único que pudo sentir fue algo helado en su espalda y luego que algo era pegado en su espalda haciendo que soltara un jadeo.

Tranquilo Min, perdón si te asuste– aquella no era la voz de Aron. No lo había encontrado, no estaban en su departamento, aquello fue un gran peso quitado de encima. Sus muñecas fueron liberadas y se giro con algo de dolor en la espalda. Era un chico castaño que claramente reflejaba una sonrisa reluciente.

¿Qué hago aquí? ¿Quién eres?– fue lo único que pudo articular Minhyun ya que no le quitaba los ojos de encima al dichoso chico.

Pues estabas en un parque, ardías en fiebre y al parecer caíste ya que te duele la espalda y tienes un muy feo moretón ahí atrás. Soy JR– Minhyun se incorporo quedando anclado gracias a sus manos. Estaba muy cerca al mayor, solo los separaba unos centímetros.

Gracias–  dijo y abrazo al mayor rodeando su cuello con sus blanquecinos brazos. –gracias por no dejar que Aron me encuentre, y por cuidarme

Así que fue Aron el culpable de lo que te paso en la espalda y en el labio– afirmo totalmente enojado por la actitud de ese imbécil –es un maldito bastardo– susurro. ¿Cómo Aron podría lastimar aquel ser que emanaba dulzura y amor? ¿Cómo podría lastimar aquella piel tan suave y delicada? ¿Qué carajo tendría Aron en la cabeza para lastimar a la persona que “supuestamente” ama?

No quiero hablar de él– Min cerró los ojos e imagino a Aron golpeándolo y hasta violándolo hasta hacerlo sangrar. Las lágrimas salían e hizo más fuerte el abrazo soltando unos gimoteos.

Tengo miedo, JR. Me deje engañar por él– el mencionado paso sus brazos por la cintura de él, tratando de no tocar la zona de la espalda malherida. Kim JR podría ir y romperle la cara a Aron por todos esos años en los que golpeo o forzó a Min a algo que no quería, pero no podía perder la compostura. No. Él no era Aron, ya lo había dicho. Lo que más le había sorprendido tal vez, fue de que lo llamara JR con tanta familiaridad, como si hubieran sido amigos de toda la vida, Jonghyun sintió un calorcito en su pecho, lo que hizo que sonriera débilmente.

No dejaré que ese imbécil te vuelva a tocar, así que tranquilo. Y si sucede algo…

–…“yo con los guantes y BaekHo con la Katana– el de ojos rasgados se separo del castaño bajando la mirada y cubriéndose más con las mantas y sábanas.

Como…

Siempre te escucho decir aquello en el Instituto, te observo, a los lejos, pero lo hago– confeso algo tímido. ¿Cómo no se podría dar cuenta del gran Kim JR? Siempre lo observaba y aunque el mayor no se diera cuenta, lo hacía casi siempre y sobre todo cuando tenían algunas clases juntos. Pero cuando se entero de que Aron había golpeado a aquel chico, no quería que nadie más saliera lastimado por lo que se alejo de todos, se aisló del propio Instituto.

Así que tú eras ese “fantasma” que decía Ren sentía en la espalda– sonrió de manera propia. Así que mi amor es casi correspondido a fin de cuentas, mi pequeño Minhyun.

No lo volveré hacer. Fue solo que, te admiro por tu forma de ser. Cada problema que tienes, lo tratas de adaptar a tu estilo de vida sin que dañe lo que eres tú, en cambio yo, fui un cobarde por todos estos años, escondiéndome y refugiándome en mi propia coraza, pero a fin de cuentas, solo Aron logró pasar a base de… golpes, gritos…– bajo la cabeza abrazando las sábanas con fuerza a su pecho. Aunque tratara, nunca podría olvidarlo, lo había marcado de maneras que odia.

Se odiaba a sí mismo por creer en aquellas mentiras.

Se odiaba por haberse entregado tan ingenuamente.

Se odiaba por ser… Minhyun.

JR le tomo del mentón haciendo que lo mire a los ojos. Solo pudo ver miedo, pánico, tristeza y una profunda desesperación por querer desaparecer. Aquel no era es chico tierno que conocía el cual observaba sin que este se diera cuenta. Aron había robado aquella dulzura y encanto del menor, dejándolo solo con dolor, odio, miedo. El castaño le tomo por los costados de la cara y miro profundamente a los ojos de Minhyun y vio un pequeño destello de esperanza. Ahí estaba Minhyun, rodeado de oscuridad, solo esperando un milagro para poder salir a la luz. Jonghyun sonrió.

¿Por qué te escondes, Hwang Minhyun?– dijo en un tono tranquilo, sorprendiendo al otro.

¿Eh?– el mayor sonrió bajando la cabeza y dejando de tocar el rostro del menor.

Minhyun, quiere salir, pero no lo dejas. Deja que vea la luz y vuele– el mencionado cerró los ojos queriendo poder imaginar una vida mejor, pero apenas cerró los ojos, los recuerdos con Aron lo atormentaban, haciendo que se mordiera el labio inferior para evitar llorar nuevamente.

Quiero que vuele, que desplegué sus alas, pero… no puedo. Él le cortó las alas para que ya no volara nunca más

No. Aron solo le quito las esperanzas, de poder volar. Pero tú tienes la decisión de poder hacerlo volar. Tú decides si quieres continuar con las alas rotas o volar libre– Minhyun dirigió su mirada al que estaba frente a él y lo vio con una sonrisa en los labios y con los ojos cerrados. El viento ondeaba las cortinas color marfil y el sol que entraba por estas daba en lleno al mayor, que ante los ojos de Minhyun, se asemejaba a un bello ángel que apareció para poderlo ayudar. Tomo las manos de él y las entrelazo con las suyas; coloco su mentón en el hombro del castaño y cerró los ojos.

Solo quiero volar…– susurro casi inaudible.

Déjame…ayudarte a poder volar, Minhyun– el mayor  se separo y lo vio a los ojos. Para Minhyun era difícil poder volver a confiar de nuevo. Confió en Aron y ahora está en esta situación. El que no arriesga no gana, Minhyun, ¿Te arriesgaras? Su subconsciente estaba teniendo una batalla interna en la que cualquiera podría salir vencedor.

Co-Confiare en ti, JR– aquellas palabras alegraron al contrario de sobremanera. En ese pequeño tiempo, ayudaría a poder volver a confiar en la gente al menor. Que confíe con los ojos cerrados en él. Que confíe nuevamente en el amor y que no le vuelva a tener miedo de enamorarse.

Notas finales:

;-; Me dejan RW?

¡Los amo!

Espero actualizar pronto!!

Solo si dejan RW!!

n.n

Adiós!!

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: