Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Dímelo otra vez

Autor: Marie Horson

[Reviews - 14]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

- abriste por fin los ojos – dijo una peli cobalto luego de ver como su mejor amiga cobraba conciencia luego de estar 2 meses en estado de coma.

- disculpa…pero…quién eres tú? – preguntó la mujer de los ojos rubí, quien algo nerviosa miraba a la muchacha que durante años había sido la dueña de su corazón.

Todo había ocurrido unos meses antes, cuando Shizuru aún me hacía clases para poder pasar el año. Había sido el mejor verano de mi vida, es una lástima que lo hubiese comprendido demasiado tarde.

oOo

Tenía que estar en clases todo el verano, presentar un examen por cada asignatura y de tal manera no reprobaría el año, hasta ahí todo me parecía ciertamente fácil, pero sinceramente ¿Quién iba a ser lo suficientemente paciente como para enseñarme algo que no había aprendido en casi un año entero? Hasta este último tiempo mis únicas metas eran saber la verdad sobre mi madre, y sobre estudios prácticamente no tenia idea. Iba deambulando por los pasillos de Fukka cuando llegué hasta mi habitación. Mai estaba preparando sus cosas para irse de vacaciones junto a su padre y Takumi, por lo que no podía pedirle ayuda a ella. Me senté en la cama algo desganada mientras ella se acercaba a preguntarme qué me ocurría, como era de costumbre.

- Natsuki, qué ocurre? – preguntó la colorina – te fue mal? – se acercaba para mirar la tristeza con la que su amiga miraba el horizonte

- tengo que quedarme en clases de verano y rendir unos exámenes, sino voy a reprobar – explicaba Natsuki con molestia – a quién rayos se le ocurre algo así?

- lo mismo me pregunto yo ¿a quién se le ocurre faltar todo el año y pretender que no va a reprobar? – la miraba incrédula

- bueno! Yo pensé que no sería tan terrible! – decía haciendo una rabieta de niña pequeña – además no quiero ir a esas estúpidas clases, no voy a entender nada y además… - siendo interrumpida por su amiga

- y por qué no le pides ayuda a Fujino-san? – preguntó la colorina – ella es tu amiga y no creo que tenga problemas…es verdad…se graduó y probablemente se vaya de Fukka pero eso será hasta que comiencen las clases, puede ayudarte en el verano…

- no…no quiero pedirle ayuda a ella – decía Natsuki algo nerviosa.

Desde acabo el carnaval de las Himes, con Shizuru nos habíamos visto dos veces, en el karaoke donde Mai había hecho un maratón de canciones y después en una junta entre todos, sin embargo mi exceso acercamiento con Nao y la incomodidad de nuestra conversación había hecho que ella no me volviera a llamar, no volviera a querer saber de mi. Se que estaba en la sala del centro de alumnos como siempre, posiblemente ayudando a Yukino a que todo estuviera en orden, pero algo me impedía ir y pedirle ayuda, no quería molestarla, pues lo más probable es que estuviera ocupada en sus asuntos que eran mucho más importantes que yo.

- vamos! Shizuru estaría feliz de ayudarte – insistió Mai – y además si no se lo pides tú se lo voy a pedir yo! – dijo molesta – debes hacerte responsable de tu educación, Natsuki! – la comenzó a reprender – vas a dejar esa manera tan tuya de ser y tomarás las riendas de tu vida – a lo que la peli cobalto la miraba callada con rostro de circunstancia

- si, mamá – dijo Natsuki levantándose molesta

- a dónde crees que vas?! No he terminado contigo! – decía Mai indignada

- iré a buscar a Shizuru - dijo Natsuki mirándola con miedo

- ahhh, muy bien – sonrió Mai aparentando que nada había pasado – te espero para la cena

- sí, Mai – dijo Natsuki saliendo de la habitación.

Y comencé a caminar con miedo hacia el centro estudiantil. Me conocía de memoria el lugar, siempre iba cuando necesitaba usar el notebook de Shizuru, sin embargo solía entrar por la ventana. No es la manera más ortodoxa de entrar a un lugar al cual no tienes permitida la entrada pero nada más se podía hacer. El centro de Fukka estaba prácticamente vacío, quedaban muy pocas personas y aún así yo me preguntaba por qué razón Shizuru no volvía a su casa, quiero decir, supongo que en Kyoto la vida era mucho más entretenida que en este lugar, me pregunto cómo se llevaba con sus padres, cuál era la relación que tenía con ellos, debido a que ahora que lo pienso mucho no se de ella ¿a quién engaño? No sé absolutamente nada sobre ella, y aún así la sigo considerando mi persona más especial.

La peli cobalto continuó caminando, subiendo escaleras, cruzando un campus hasta que por fin logró llegar al edificio donde se encontraba el centro estudiantil. Se quedó un par de minutos preguntándose si debía entrar o no, escuchó voces por lo que desistió sin embargo de sorpresa la puerta se abrió, dejando ver a una muchacha de cabello castaño.

- Ku…Kuga-san… - susurró Yukino

- este…ehhh…está Shizuru dentro? – preguntó de manera torpe la peli cobalto

- está ocupada…pero no creo que le moleste que pases – le sonrió cortésmente – si me permite Kuga-san, que esté bien

- que estés bien…Yukino-san… - Natsuki tragó saliva, miró para todos lados como paranoica y procedió a entrar – Shi…Shizuru… - la joven quedó mirando a la peli ocre que estaba en el escritorio de siempre arreglando unos papeles.

- Ara ara…a qué debo esta sorpresa tan grata? – preguntó Shizuru sonriéndole gentilmente como siempre, inclinando su cabeza hacia un lado, mientras volvía su vista a los papeles que intentaba llenar.

- este… - Natsuki se agarraba un brazo algo incómoda mientras se acercaba – estás muy ocupada?

- para Natsuki siempre tengo tiempo – la volvió a mirar – pero qué pasa? Natsuki se metió en algún problema que me mira así? – preguntó de divertida manera

- no! – advirtió nerviosa la peli cobalto – este… - tosió un momento para afinar la voz – quisiera saber si…este…no te gustaría ir a dar una vuelta…a…a…a los jardines?

- Natsuki me está invitando a una cita? – y tras notar el leve sonrojo de Natsuki decidió callar, pues no quería incomodar a su interlocutora.

- yo…tengo que hablarte de algo y bueno…quería hacerlo pero…no precisamente aquí – explicó la oji verde.

- claro… - la joven comenzó a acomodar unos papeles y los dejó en unas carpetas, se levantó del asiento, tomó unas llaves y a medida que Natsuki la seguía, salieron de la oficina para comenzar a caminar.

Ninguna decía algo, ella simplemente caminaba sonriendo como siempre, un par de chicas se acercaron para saludarla efusivamente y ella les devolvió cortésmente el saludo. Siempre me he preguntado como Shizuru tiene esa paciencia, yo no la tendría y mucho menos con chicas tan desagradables como ellas. Me preguntó qué me ocurría, pues miraba a esas chicas con molestia y le dije que sentía que no tenían vida, como para molestarla siempre, no sé si eso le agradó o molesto, penetrar la mirada de Shizuru no es fácil. Al cabo de unos minutos llegamos hasta el jardín, donde nos sentamos, ella me miró esperando que yo procediera, más mis múltiples suspiros le causaron gracia pues comenzó a reir.

- Debería creer que Natsuki me va a pedir matrimonio, por ese nervio con el que la siento? – preguntó Shizuru entretenida

- Shizuru! – gritó Natsuki sonrojada – claro que no…yo…yo no… - la miró incómoda y Shizuru bajó el rostro mientras miraba las flores

- lo sé…solo era una broma… - dijo Shizuru – al parecer de pésimo gusto… -

Y sentí cierto pesar en esas palabras, su rostro no era como siempre, algo en ella había cambiado totalmente y me preguntaba qué debía hacer para que fuésemos las mismas amigas de siempre, más no tenía idea…

- pues bien…verás…mi actual situación académica no es muy buena… - explicaba la peli cobalto

- Natsuki yo no puedo alterar tus calificaciones – dijo Shizuru antes de cualquier cosa

- no te quiero pedir eso! – dijo Natsuki sonrojada – quería pedirte si me podías ayudar a estudiar… - dijo mientras movía frenéticamente sus dedos – este…yo…yo sé que no gozas de todo el tiempo del mundo…pero… - la quedó mirando fijamente, haciendo que el corazón de Shizuru se encogiera ante tal propuesta.

- eso es lo que tenía tan aproblemada a mi Natsuki? – preguntó Shizuru

- sí…eso… - dijo Natsuki mirándola con temor

- claro que puedo – le sonrió – cuando Natsuki diga yo soy toda suya… - la quedó mirando fijamente

- este…pero si tienes que irte de vacaciones yo… - siendo interrumpida por la peli ocre

- pensaba ir donde mis padres, pero puedo decirles que cambié de planes – le sonrió – y con tal de pasar un tiempo con Natsuki antes de ir a la universidad, lo que sea

- muchas…muchas gracias, Shi…Shizuru – se levantó al mismo tiempo que su compañera hacía lo mismo

- Natsuki…tienes planes para ahora? – preguntó Shizuru

- es que…es que debo ir a cenar junto a Mai… - se excusó la peli cobalto

- comprendo…bueno…entonces…te espero mañana a las 3 en la biblioteca – le sonrió Shizuru para posteriormente despedirse.

Mientras ocurría aquello nunca pensé las mil veces que posteriormente desearía nunca haberla dejado ir, aquella vez y las cientas que seguirían. Yo como siempre la miraba a lo lejos, preguntándome qué pasaba por su cabeza, y si estaba bien o mal ignorar lo que había ocurrido en el carnaval. ¿debía hablar con ella sobre aquello o simplemente fingir demencia como siempre lo había hecho? En ese momento solo me pregunté mil veces si lo que estaba haciendo estaba bien, si ella debía continuar siendo su amiga, cuál era la realidad que ella vivía en Kyoto, qué era lo que realmente pasaba por su cabeza. Si supuestamente ella estaba enamorada de mi…¿Por qué razón lo estaba cuando podía estar con la mujer que quisiera? Eran dudas que posiblemente me costaría una vida lograr entender.

La peli ocre se fue a su habitación, la cual estaba totalmente ordenada, se sentó en el escritorio y lo primero que hizo fue mirar la fotografía que guardaba en su cajón, en la cual salía ella junto a Natsuki.

Solo eramos amigas, ella me lo había dicho incansablemente, y por más que lo hiciera yo era incapaz de hacerme a la idea. Desde aquel beso no había podido hacer otra cosa que pensar en ello, en cuántas veces quería abrazarte y no soltarte nunca, mas era imposible ahora…ahora y siempre pues este amor estaba prisionero dentro de mi corazón y por más que quisiera gritarlo, no podía hacer si tú no me lo permitías, debía estar eternamente oculto…aunque a estas alturas era rumor de pasillo, no podía mancillar la reputación de Natsuki con mis retorcidos sentimientos hacia ella. Cruel es el destino de haber hecho a mi Natsuki una mujer incapaz de amar a otra mujer, o peor aun, incapaz de amarme a mi como yo la amaba a ella. Solo le pedía a la vida que la protegiera, que la hiciera feliz y si podía contribuir en ello, aunque fuese muy poco, quería hacerlo, aunque fuese en un grado mínimo, quería lograrlo.

Dos amigas se encontraban cenando ramen, mientras una miraba de manera extrañada a la otra, pues se encontraba posiblemente en la luna, en la estrella hime pero definitivamente no estaba en aquella habitación.

- Natsuki no has probado mi ramen… - dijo Mai – es que acaso le falto algo? – preguntó preocupada

- no es el ramen… - dijo Natsuki mirando para otro lado

- qué ocurrió entonces? – preguntó Mai – es que acaso Fujino-san no tiene tiempo para ayudarte?

- sí…si tiene tiempo…mañana nos juntaremos a estudiar

- pero que buena noticia! – le sonrió – entonces por qué la cara de pescado? – preguntó Mai de manera graciosa

- Mai…có…cómo es cuando la gente ama? – preguntó con duda

- pero qué pregunta más ridícula – dijo Mai palmeándose la frente

- por qué? – preguntó Natsuki

- porque lo sabes! – explicó Mai

- pero cómo lo sabes? – preguntó Natsuki

- cómo sabes cuando tienes hambre? – le preguntó la colorina a la peli cobalto

- lo siento… - susurró ella

- bueno, aquí es lo mismo…y cuando ves a esa persona que te gusta es como si el estómago se apretara fuertemente y tuvieras convulsiones…

- qué horrible se debe sentir estar enamorada – dijo Natsuki

- no me digas que nunca te has enamorado! – Mai la miró de pie a cabeza

- no… - dijo ella mirando para todos lados

- es una estupidez…tal vez te rias – sonrió Mai – pero siempre pensé que amabas en secreto a Fujino-san – a lo que Natsuki se puso totalmente roja y se levantó de la mesa

- pero qué mierda dices?! – estaba totalmente indignada

- bueno..es que en el carnaval ambas murieron juntas…y bueno…no te enojes pero el otro día las chicas estaban hablando de ello…y me preguntaron si ustedes eran novias…como ambas no fueron a la última reunión y últimamente no andan juntas pensamos que algo había pasado… - explicaba la colorina

- pero qué estupideces dices! Solo somos amigas! Actuamos como amigas… - se defendía Natsuki

- bueno…si tú lo dices…pero era solo una duda…. – decía Mai – lo importante es que tú sepas que no es así, da igual lo que opine la gente…aunque Nao estará feliz… - sonrió

- Nao? Por qué Nao? – preguntó Natsuki

- no te hagas la tonta…como te mira…como actua…es obvio que le gustas… - la quedó mirando – tal vez podrían intentar algo…quiero decir…si me dices que no tienes nada con Shizuru, no habría problema…

Claro que no había problema, yo estaba sola, pero realmente porque no quería estar con alguien, me era desagradable pensar en compartir mi vida con alguien que no fuera mi lencería. Sin embargo si Mai decía que Shizuru y yo no actuábamos como amigas, entonces ¿qué eramos? ¿Es que acaso yo me estaba engañando? Esa era la principal razón por la que muchas veces me cuestionaba mis sentimientos por ella, mas a nadie se lo había comentado. No porque no confiara en Mai sino porque Shizuru decía amarme…¿y yo la amaba? Claro que no, yo no sentía ese tipo de cosas que decían las personas cuando creían estar enamoradas, yo solo pensaba en que…da igual.

oOo

Pasó el día, eran las 3 de la tarde cuando llegué a la biblioteca y ella ya se encontraba ahí. Me sonrió como de costumbre, se puso a explicarme un par cosas de matemáticas, yo hacia los ejercicios y ella me sonreía, con una mano apoyaba su cabeza y me miraba en silencio, cuando terminé el ejercicio la quedé mirando y me puse a hablarle de mi.

- Mai me dijo que Nao gusta de mi…. – y tras decir esto el silencio se hizo presente, al mismo tiempo que la peli ocre la quedaba mirando fijamente

- Ara ara…Natsuki es toda una casanovas… - susurró Shizuru mientras tomaba un lápiz y lo movía lentamente

- qué se hace en esas situaciones? – preguntó Natsuki

- bueno…eso depende de si te gusta o no – le sonrió Shizuru mientras bajaba el rostro – a Natsuki le gusta esa niña? – el miedo se apoderaba de ella, y deseaba que nadie lo notara pues debía ser cauta.

- creo que no está dentro de mis planes estar con alguien… - explicó Natsuki – pero de estar con alguien... – la miró sonrojada – me gustaría que fuera como tú… - palabras que de manera tierna como tortuosa comenzaban a resonar en la cabeza de la peli ocre.-

Notas finales:

Bueno, espero que les haya gustado este capítulo de esta nueva historia de Mai Hime, comentarios, sugerencias y demases se agradecen.

Yo tenía un fanfic llamado ¿Qué fue de ti, qué fue de mi, qué fue de nosotras?, este fanfic murió debido a que fue borrado y no tengo los archivos de respaldo. Si existiera alguien que por esas casualidades hermosas de la vida tenga en su poder la historia, le agradecería infinitamente que me contactara. Dejo mi pág de facebook "Mari Morson" para que vean las demás cosas que escribo, si es que les agrada.

Saludos

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: