Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

una oportunidad por vampirezaemo

[Reviews - 28]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

espero que sea de su agrado

Notas del capitulo:

Naruto es propiedad de Masashi Kishimoto.

Esta es una historia yaoi, si no te guste éste género será mejor que no lo leas. Es un naruto/itachi

Es mi primer fic, así que espero que les guste ^^

1. Una confesión inesperada.

Era un día soleado de primavera, el canto de los pájaros alegraba un poco el ambiente y se podía percibir la tranquilidad que reinaba en todo el lugar. La guerra de shinobis había terminado hacía tiempo atrás y ahora todos se encontraban disfrutando de una vida pacífica en lo que cabía decir. Itachi y Sasuke vivían fueras de Konoha, en una pequeña casa oculta en medio del bosque; a veces iban al pueblo solo para abastecer la despensa, pero la mayoría de las veces preferían ir a cazar al bosque. La única persona que aún seguía frecuentándolos era Naruto, que cuando no estaba entrenando o haciendo alguna misión, se escabullía hacia la casa de los ahora, únicos Uchiha, para verlos y poder pasar un tiempo con ellos. Esa tarde había terminado temprano con su misión, la cual había sido muy aburrida para el rubio y dejando el informe con la hokage, se alejó hacia el bosque hasta llegar a dónde vivían sus amigos. Vio sentado en la puerta de la casa a Itachi, recargado en una de las vigas del porche y sonriendo mientras leía una carta. Naruto sonrió al verlo y se dirigió hasta él.

-Hola Itachi- lo saludó, vio la mirada y sonrisa del mayor de los Uchiha depositarse en él, Naruto sintió mariposas en el estómago.

-Qué bueno es verte de nuevo Naruto –le indicó que se sentará con él- pensé que habías dicho que hoy tenías una misión.

-Y la tuve!- sonrió viendo como el viento jugaba con el largo cabello lacio del chico recogido en una coleta, sus ojos sonrientes enmarcados por unas largas y espesas pestañas hacían más hermosos los ojos del Uchiha; Naruto sonrió torpemente- terminé temprano la misión y quise venir a verlos, dattebayo!

-Me alegro que lo hicieras- dijo y se lamió los labios provocando mil cosas, sin saber, en el rubio- acabo de preparar la cena, espero que te quedes a comer con nosotros.

-No necesitas preguntármelo, sabes que me encanta cómo cocinas! –Itachi sonrió y volvió a depositar la mirada en la carta pues aún no terminaba de leerla, volvió a dibujarse en su boca una sonrisa divertida la cual ocultó con su mano, en un movimiento tan antojable que Naruto sintó que la sangre le hirvió al ver cómo Itachi estaba divertido y quién sabe quien sería el causante de la radiante felicidad del Uchiha; Naruto torció la boca celoso- ¿quién te mandó esa carta?

-Kisame- le respondió, pero su sonrisa se borró rápidamente cuando vio cómo Naruto le arrebató la carta y se puso a leerla.

Itachi-san:

Viviendo de vuelta en la aldea de la niebla, ¿sabes cuántas veces me he sentido aburrido? Exactamente, los mismos días desde que llegue. Aunque he de decirte que rápidamente me volvieron a alistar entre las filas de ninjas en la aldea, qué rápido se les olvido el odio que me tenían... ¿notas cómo la gente puede ser hipócrita solo para conseguir sus propios fines, Itachi-san? Pero aunque me moleste, ahora tengo otras prioridades, soy padre de dos pequeños y mi mujer es la mejor cocinera de toda la villa, ¿a que he tenido suerte al fin, no crees? Este mundo podría estar lleno de mentiras, pero al menos ahora sé que la mayoría de las personas tratan de vivir una verdad, su verdad, y la mía, mi familia.

Al que he visto más seguido es al pobre de Sasori, el trágico marionetista esta insoportablemente estresado; ¿sabías que comparte relación con Deidara? Sabrás que ahora el rubio hiperactivo lo amenaza con explotarlo si no lo hace llegar a sentir un orgasmo? Ese par me vuelve loco, pero me divierte en estos días. Espero que tú te encuentres bien y que también te sonría el destino cómo a mí.

Tu amigo Kisame.

Naruto se puso de todos colores al ver que esa carta no tenía nada que ver con lo que él pensaba, se la entregó de vuelta todo apenado a un molesto Itachi, quien lo miraba ofendido por lo que había hecho –lo siento Itachan… pensé que Kisame… bueno… tu sabes…

-No tienes que explicarme nada Naruto- dijo y se paró yendo hacia la puerta de la casa, Naruto nunca había visto tan molesto a Itachi, sintió que el pecho se le contrajo- hay cosas que son privadas y que me gustaría mantenerlas así, pero entiendo perfectamente que aún dudes de nosotros… -Naruto sintió que el corazón se le paralizo- Sasuke no tarda en volver, la invitación a cenar sigue en pie, tu sabes sí te quieres quedar...- dijo e iba a dejarlo solo afuera cuando la voz del rubio lo detuvo en la puerta.

-No es eso que piensas –le dijo, Itachi volteó encontrándose a Naruto con los puños cerrados y una mirada desesperada, el pelinegro se extraño de verlo así- yo… -Naruto bajó la vista al piso y se mordió los labios, le era muy difícil el confesarle lo que sentía, pero era necesario pues no quería que Itachi pensara mal de él, de que no confiaba en ellos- yo... estaba c-celoso porque... estoy enamorado de ti, dattebayo!

Itachi se quedó mudo parado en la puerta, no se esperaba esa confesión repentina de Naruto, en sí, nunca le había pasado algo así por la cabeza. Cerró los ojos y totalmente serio, levantó la vista hacia Naruto, quien al ver la mirada fría del Uchiha, sintió que se le había roto el corazón- Primero madura Naruto, eres un niño para mí- le dijo y entró a la casa sin darse cuenta que había quebrado las ilusiones del rubio. Naruto apretó los puños y se tragó las ganas de llorar, sentía que no era justo lo que le pasaba, y dando media vuelta se sentó de nuevo en el porche, aún con las palabras de Itachi rondándole en la cabeza. Y éste sentimiento no era algo nuevo, la verdad era que Naruto cada vez que iba a visitar al par de hermanos, más se iba dando cuenta de que Itachi era muy bonito; con un cabello largo y suave, un rostro que no le envidiaba nada a la más hermosa de las mujeres, y unos ojos por los que Naruto podría volverse loco. Suspiró, sí tan solo le correspondiera, pero claro, cómo alguien como Itachi podría tomarlo en cuenta a él, que a veces se portaba como un completo idiota? Bueno, pero es que así lo traía el Uchiha realmente. Naruto suspiró entristecido y se quedó viendo sus zapatos y pensando en lo que había sucedido, se sentía el ser más infeliz de todo Konoha… bueno, de todo el mundo.

Ya el sol comenzaba a ocultarse cuando Sasuke llegaba a su casa, vio a Naruto sentado afuera en el porche, pensó que lo estaba esperando y se dio prisa en llegar hasta donde él, apenas lo hizo y le sonrió.

-Pensé que estabas de misión Naruto… -le platicó pero al ver el rostro de Naruto le cambio la sonrisa a una mirada de preocupación, era la mirada más triste que hubiera visto jamás- ¿estás bien?

-Sí Sasuke- sonrió fingidamente y el pelinegro pudo notar que esa sonrisa reflejaba otra cosa realmente- te estaba esperando pero creo que será mejor que me vaya, tengo unas cosas que hacer!

-P-pero… no te quedarás a cenar? –le preguntó confundido.

-No, dale las gracias a Itachi por mi pero tengo que hacer otras cosas, de veras –le sonrió y se puso de pie para irse- vengo después Sasuke!

-Naruto… -lo detuvo de la muñeca evitando el que se alejara más- pensé que confiabas en mí… dime que ocurre.

Naruto se quedó mirando a Sasuke y suspiró, bajó la mirada y sonrió tristemente mientras dirigía la vista hacia el cielo, pensativo –sabes Sasuke? He tratado de cumplir las cosas que mis padres me aconsejaron… me he alimentado de cosas más provechosas y ya no de tanto ramen –Sasuke sonrió al escuchar eso- he dormido lo suficiente, tengo muchos amigos… el amigo que se fue dejándome mucho dolor, ha regresado ahora convertido en mi hermano –dijo sonriéndole al pelinegro quien le devolvió la sonrisa- en lo único que no he podido cumplir, es en lo del amor…

-Naruto…

-¿Porqué los Uchiha son así? -esa pregunta extrañó al pelinegro.

-¿Así cómo?

-Son como burbujas de jabón; las ves y deseas atraparlas con tus manos, pero cuando las tocas –se afligió- desaparecen…

-Naruto –Sasuke comprendió el sentir del chico, era algo parecido a un sentimiento de vacío, trato de animarlo- tú has sido el único que ha seguido intentando alcanzar esas burbujas de jabón; y no te has rendido… -Sasuke suspiró- en cierta forma agradezco y admiro la amistad que nos has demostrado y estoy tratando de corresponderla de igual forma; pero también sé que es imposible el que los demás dejen de despreciarnos; y lo entiendo. Antes estaba cegado por el odio y el dolor, pero ahora reconozco que siempre detrás de cada terrible batalla, ha estado un Uchiha… por eso entiendo el que los demás nos odien y…

-No es verdad Sasuke, -lo interrumpió molesto- hablas de los Uchiha cómo si todos ustedes fueran los malos de la historia; no dejes que tus pensamientos turben tu corazón, sé perfectamente quien fue el responsable de todo lo que sucedió; y no fueron "el clan Uchiha", solo fue uno, Madara; él fue el único responsable… no tu ni Itachi… ustedes solo fueron usados por él.

-Naruto- Sasuke sonrió complacido al escuchar al rubio- quizás tengas razón, pero por el simple hecho de ser un Uchiha, ya somos los posibles villanos de la historia, lo quieras creer o no.

-No es justo…

-No Naruto, es necesario… por el bien de Konoha y la armonía de su gente… crees tú que vivirían tranquilos teniendo entre ellos a un akatsuki pupilo de Madara y a un aprendiz de Orochimaru que también intentó destruir la villa? –Naruto guardo silencio y apretó los puños- por eso, te agradezco tu amistad y trato de corresponderla de la misma manera, dobe- Naruto levantó la vista al oír el clásico insulto que le dijo el Uchiha, sintió encogerse el corazón al ver su sonrisa.

-Yo haré que las cosas cambien y que Konoha extienda los lazos de unión con los Uchiha nuevamente, dattebayo! –dijo viendo a Sasuke totalmente decidido y se alejo corriendo.

-Naruto! –le gritó, pero el rubio ya se había perdido entre los árboles; Sasuke sintió una mano sobre su hombro, volteo viendo a Itachi; observando también hacia donde se había ido Naruto.

-Déjalo hermano…

-Itachi.

-Quizás Naruto sea el único que pueda traer realmente la paz a nuestro pasado tormentoso; y tal vez, lavar la sangre que ha manchado durante tanto tiempo nuestro apellido, –Sasuke se mordió los labios.

-Hermano, ¿porqué estaba Naruto afligido cuando llegué? –vio como Itachi miró hacia otra parte- ¿hablaste con él?

-Fueron cosas sin importancia Sasuke, entra a la casa, la cena se enfría.

Naruto llegó a su casa, ya la noche había caído y realmente había agradecido el no encontrarse con alguno de sus amigos, deseaba estar solo. Se sentó en el pequeño sillón de la sala, y entrelazó los dedos; se sentía realmente abatido. Le dolía la situación de los Uchiha, pero también le dolía las palabras que le había dicho Itachi; Naruto realmente lo amaba, a Sasuke lo veía como un hermano… siempre luchó por él, por salvarle del odio en el que estaba prisionero, sabía que en su corazón, Sasuke era cómo él, una persona viviendo en soledad, compartiendo cama con la misma monotonía y los mismos pensamientos que fueron carcomiéndole la cabeza hasta hacerlo enfermar de rencor. Naruto siempre quiso a Sasuke, lo amaba pero fraternalmente, haría lo imposible por ayudarle y hacerlo que regresara al buen camino y al fin lo había logrado, sin embargo, con Itachi fue algo totalmente diferente y fue tornándose en algo más sólido y profundo a medida que lo iba conociendo más, Naruto comenzó a sentir algo en su corazón, algo que lo impulsaba a hacer cosas inimaginables, a hacerlo sentir feliz sin ninguna razón en particular, ese sentimiento que tenía cada vez que pensaba en Itachi y en el tener una posible relación con él, lo hacía sentir invencible. Deseaba con todas sus fuerzas que Itachi le correspondiera, pero ahora todo había sido inútil, el chico ni siquiera pensaba en él como un hombre… posiblemente lo veía con cara de mocoso. Naruto suspiró abatido, se mordió los labios y pensó en sus padres –Madre, me hubiera gustado que estuvieras aquí para que me pudieras explicar con todo el tiempo que necesitabas acerca de lo del amor... soy un fracaso en eso... –se limpió los ojos- desearía que estuvieras aquí… no sé qué hacer… -sollozó- no sé que tengo que hacer… -Naruto se permitió desahogar su afligido corazón que le dolía terriblemente al sentir la herida del rechazo, la casa estaba en completa oscuridad, solo la luz de la luna entraba a través de la ventana, y en esa habitación tan solitaria, solo se escuchaba el llanto del rubio.

Pasaron un par de semanas, las cuales se fueron convirtiendo en todo un mes en el que Naruto no había ido de nuevo a visitar a los Uchiha. Sasuke, sentado fuera de su casa, observaba hacia el bosque, que era el lugar por donde siempre llegaba el rubio, para ver si lograba verlo; pero todo le resultaba inútil. Suspiró, desde que había acabado la guerra, sus lazos con Konoha estaban más que rotos; prefería vivir al lado de su hermano y entre los dos entrenar cada día para convertirse en los mejores. Ya su motivación se había vuelto en una muy diferente a la que tenía antes, ya el deseo de venganza se había esfumado de su corazón y el estar viviendo una vida al lado de su hermano mayor, le resultaba en días tranquilos, días que le recordaban cuando aún vivía con su familia completa. La única cosa que estaba extrañando ahora y que le resultaba por demás extraña, era el no haber visto a Naruto durante todo un mes, y es que no pasaban ni cuatro días cuando el rubio iba y los visitaba terminándose toda la comida que Itachi cocinaba y quedándose hasta altas horas de la noche junto a ellos, conversando del pasado y planeando un futuro. Sasuke se estrujó las manos, volvió a levantar la vista hacia el bosque.

-No va a venir hermano- la voz de Itachi lo sobresaltó.

-Él nunca nos ha dejado solos, Itachi... con lo idiota que es estoy seguro de que algo le ha ocurrido, no puedo dejar de pensar en eso.

-No le ha ocurrido nada -dijo Itachi con la mirada serena y mirando hacia el cielo- Naruto está bien.

-Entonces porqué no ha venido?

-Quizás es mejor así, Sasuke- le respondió. Itachi estaba más que convencido en que lo que Naruto deseaba era una locura, aparte de que veía a Naruto como si fuera un niño, una relación con él solo le acarrearía problemas al rubio e Itachi no estaba dispuesto a serle un estorbo al chico en su deseo de llegar a ser hokage; estaba seguro de que las personas le darían la espalda a Naruto solo con saber que él sería su pareja. Pero Sasuke no estaba del todo contento con la simple respuesta que le había dado su hermano, el sabía que algo le había sucedido a Naruto, más al recordar ese último día en que lo había visto y que se veía muy triste, vio como su hermano entró de nuevo a la casa, suspiró, él mismo se iba a encargar de investigar qué diablos estaba pasando.

Notas finales:

Ese fue el primer capítulo, espero que alguien lo haya leído y de ser así que le haya gustado también... Tal vez me equivoque en algunas cosas, pero en sí esta historia va así... bueno ustedes me entienden; entonces, nos leemos luego! ^^

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: