Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Ataduras de pasion

Autor: lilycha10

[Reviews - 78]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

El lemon no es mi fuerte y mucho menos el hard sex. Me perdonan si no cumple sus expectativas.

Aun asi, espero les guste.

Notas del capitulo:

No estoy segura de continuarla y meterme de lleno en el drama. Por ahora, la voy a dejarla cerrada hasta nuevo aviso.

La carretera, era un rio embravecido, cuyas fuertes corrientes golpeaban el coche con fuerza y el conductor a pesar de eso, fue implacable. Arremetió contra el acelerador con fuerza e hizo buen uso de sus reflejos.

-¡Idiota, vas a matarnos!

Grito un chico rubio, de ojos azules mientras se aferraba a su asiento. La visibilidad era nula y los faros del coche, no resolvían el problema. La noche los había sorprendido, sin ser capaces de llegar a su destino a tiempo.

-No seas quejica. Me conozco estas carreteras, como la palma de mi mano.

Contrataco, el mayor de ellos, el cual no despegaba los ojos de la carretera y sonreía, cada vez que Naruto se asustaba por los truenos.

-¡Ahhhh! –Grito-¿En serio? Dime que tan larga es tu línea de la vida.

-Muy larga, te lo aseguro-rio Sasuke con sorna-. Ya estamos llegando.

-¿En que estaba pensando el cuerpo de policías, cuando te escogieron a ti para protegerme? ¡Tú me mataras antes de que Akatsuki me encuentre!

-¡Ya te dije que estaremos bien!-Grito cabreado por haberlo subestimado.

-Y para colmo, irascible-hizo un puchero y se cruzó de brazos.

-Yo tampoco soy feliz, estando aquí contigo, pero no me queda más remedio…, que aguantarme-esto lo recalco, mientras sus ojos se desviaban hasta las piernas del menor.

Naruto se había quitado sus pantalones, alegando que tenía calor y sin ninguna precaución, se había quedado semidesnudo frente a él. Sasuke no entendía, como pudo soportar aquella erección por dos horas y media, sin que ese chico lo notara. Estaba más duro que la palanca de su auto y no pudo dejar de fantasear con violar aquel mocoso tan descuidado. Él era un policía, con un sinfín de medallas y reconocimientos, que ahora colgaba en la pared; pero que sin embargo, no podía resistirse a ese maldito rubio.

Ser policía, le drenaba todo su tiempo y nunca tuvo la oportunidad de tener una relación seria. Todo cuanto había conseguido, eran relaciones que duraban lo mismo que un polvo. No se imaginaba nada más con el rubio, pero deseo poder tener algo más, que simplemente meter su polla en un sitio caliente. Deseaba tener a alguien a quien reclamar como suyo. En pocas palabras, Uchija Sasuke, policía y gay declarado, deseaba enamorarse. ¿Acaso podría intentarlo con él o al final no sería más que uno de la lista?

Naruto ya no dijo nada más y mirando al mayor de reojo, se dio cuenta de que este observaba sus piernas desnudas. Hacía rato que empezó a tener frio, pero la sola idea de mostrarle su trasero a Sasuke, para poder alcanzar su prenda le hacía sentir un calor abrazador.

“Joder, él es tan sexy. Me encanta que me mire así.”

Movió sus piernas, nervioso, y con sus palmas las frotaba para darles un mínimo de calor.

Consciente de que podía estar poniéndose en evidencia, Naruto subió sus piernas al asiento y cuando las cruzo, sus bóxer dejaron mucho más a la vista, incluida su erección. Creyó que Sasuke no sería capaz de verla con claridad debido a la oscuridad y mucho menos cuando su mano se dedicó a aliviar su dolor; pero el mayor estaba al pendiente de todo.

Casi se le salieron los ojos de sus cuencas, cuando vio a Naruto sobarse su erección mientras estaba sentado a su lado. Estaba jugando con fuego y él podría llegar a ser más peligroso que los mafiosos de Akatsuki.

El chico a su lado, no era más que un estudiante universitario, que se había encontrado en el sitio equivocado, en el momento equivocado. Vio con sus propios ojos, cómo el clan de los Akatsuki, asesinaba a un grupo de traficantes de éxtasis por vender en su territorio. Naruto fue visto mientras huía del puerto y ahora todo el clan lo andaba buscando.

Si conseguían mantenerlo a salvo, hasta el momento en que se leyeran los cargos contra ellos, la declaración de Naruto podría arruinarlos para siempre. Tal vez no podrían meterlos a todos tras las rejas, pero Akatsuki saldría del mercado de drogas permanentemente. Hasta ahora habían gozado de inmunidad, pero la soga comenzaba a apretarles el cuello y pronto correrían a esconderse como las ratas.

Desafortunadamente, se le encargo a él su cuidado y desde el primer momento en que lo vio, todos sus sentidos se activaron. Su olor, el calor que emanaba, esa inocente sensualidad y la forma en que movía su cuerpo al caminar lo estaban volviendo loco.

Afortunadamente, su tortura acabo.

-¡Hemos llegado!

Frente a ellos, se levantó una cabaña perfectamente cuidada y la cual estaba escondida del mundo.

-Es bonita- comento.

-La utilizamos siempre, para protección de testigos. No te sorprendas, si encuentras objetos personales dentro.

El auto entro en el garaje de madera y el azabache no perdió tiempo al bajarse, como si le faltara el aire.

“Libre al fin”-Respiro profundamente.

Naruto aprovecho para recuperar sus pantalones y entre alguna que otra peripecia, consiguió ponérselos nuevamente. Vio a Sasuke ir al maletero y se decidió a ayudarlo, pero su condenada erección seguía intacta. ¿Cómo iba a hacer para que no la notara?

Espero a que el mayor entrara con una maleta en cada mano y después aprovechó para hacerse cargo del resto. Se movió a toda velocidad para no ser sorprendido y cuando Sasuke volvió a pasar por su lado, se refugió detrás del equipaje.

-Viajas con más ropa que una mujer, dobe-se burló.

-Me van a tener incomunicado por tiempo indefinido y ¿crees que me iba a poner selectivo con la ropa? Dos horas y media de viaje ya fueron una tortura, no me imagino lo que será vivir contigo, teme.

-Lo mismo digo, mocoso alborotador. Aunque… yo creo que no te lo pasaste tan mal-sonrió de forma pervertida y después siguió caminando hasta el coche.

Naruto se quedó de piedra al entender las implicaciones de ese comentario. ¡Lo había visto! El muy hijo de puta se había estado recreando con sus piernas y aun por encima de eso, lo había espiado descaradamente…

-“Pensándolo mejor, yo no debí ser tan descuidado”-Sus manos no dejaban de temblar y con un intenso sonrojo entro en la pequeña casa. Detrás de él, escuchaba a Sasuke sacando el resto de las maletas y cerrando el coche, para luego ir a su encuentro.

Naruto dejo la maletas en el suelo, se dedicó a observar su alrededor y a ignorar la presencia del otro tras él. El muy cabrón se acercaba más de lo necesario y cada vez que sentía su respiración en su cuello, su entrepierna se curvaba hacia arriba con ímpetu. ¡Estaba al límite!

-¿En dónde, dormiré yo?- dijo con un intenso sonrojo.

Sasuke se pegó más a él.

-Solo tenemos una litera, así que tú decides- le susurró al oído con voz lenta y seductora-. ¿Arriba o abajo?

Un intenso calor, bajo por toda la espalda de Naruto, hasta acabar en su trasero, lo cual le dio la respuesta a esa pregunta. La expectativa, consiguió que su virgen entrada, palpitara de deseo, pero por una vez, el rubio quiso darle aprobar de su propia medicina. Intentando disimular su inseguridad, se atrevió a provocarlo aún más.

-No estoy seguro- dio un paso atrás y su retaguardia choco “accidentalmente”, con la erección de Sasuke. Eso los hizo gemir- ¿Acaso te da igual?

El mayor no respondió, sino que disfrutaba de los contoneos del rubio sobre su polla y ya se imaginaba sometiéndolo y penetrándolo hasta romperlo. ¡Joder, no recordaba la última vez que se había excitado tanto!

Agarro las caderas de Naruto y pegándolo más a él, empezó a darle pequeñas embestidas por encima de la ropa, para que notara su estado. Este dio un pequeño gemido, al sentirlo y su ano se abría y cerraba, desesperado por sentirlo.

-Creo que ya tenemos claro quien dormirá debajo, dobe.

-No te lo pondré tan fácil- entrecerró los ojos, nublados por el deseo-. Pero aun así, te reto a demostrármelo.

Sasuke lo obligo a voltearse a la fuerza y se consagró a conquistar esa boquita, que fingía poner resistencia. Al parecer Naruto había deducido, su fetiche por las violaciones y estaba dispuesto a complacerlo. Con una mano en la cintura y la otra agarrando sus cabellos con fuerza, lo obligo a abrir la boca a mordidas y cuando tuvo permiso para entrar, lo exploro a fondo. Recorría el interior de sus dientes, sometía la lengua del contrario para que lo obedeciera y la moviera a su antojo. Sin importar cuanto lo intentara, Naruto no podía competir con su experiencia y sus brazos se aferraban a la espalda del mayor, besándolo con ansias y restregando sus erecciones como podía. Nunca se había sentido tan necesitado y ninguno de los novios que tuvo anteriormente, consiguió tenerlo de esta forma tan dócil.

-Ahh, Sasuke, Ahhhhhh- gimió cuando este lo agarro de su trasero y lo levanto en vilo.

-¿Qué fácil eres de manipular, zorrita?- dijo golpeando su erección con la contraria.

En lugar de ofenderse, Naruto se apoyó en sus hombros y asegurándose de tener su trasero bien pegado al pene de su nuevo amante, comenzó a cabalgarlo. Se frotaba de arriba abajo, gemía sin control y casi sintió llegar al orgasmo, cuando el azabache lo empotro contra la chimenea.

Sus bocas volvieron a encontrarse y se devoraron con hambre. La ropa empezaba a estorbar y en medio de besos, caricias y mordidas, consiguieron llegar desnudos a la litera. Ya deseaban estrenarla y Naruto se encontraba tan ansioso, que sin necesidad de pedírselo, Sasuke ya lo tenía deseoso y con las piernas abiertas. Se alejó de el para observar su obra y se dio cuenta, de que con unas pocas caricias lo había convertido en un demonio de ojos rojos.

El chico se acariciaba el pecho con brusquedad, elevaba las caderas como si estuviera llamándolo y se retorcía sobre las sabanas buscando alivio. Lamia sus labios hambriento, mientras observaba la polla erguida de Sasuke y en seguida empezó a tocar el suyo.

-¡Ven aquí hijo de puta y métemela de una vez!- gruño rabioso.

Se levantó de un salto y poniéndose en cuatro frente a él, se la metió en su boca. Sin usar sus manos, la recorría de la base hasta la punta, en donde mordía sin mucho cuidado. Movía sus labios, como si probara el helado más dulce y el agarre del mayor en su pelo, marcándole el ritmo lo enloquecía. Cerró la boca sobre el glande y empezó a succionar y a tragar las gotas de pre-semen que actuaban como un afrodisiaco.

-Métetelo hasta la garganta, zorrita- le decía a la vez que embestía sin contemplaciones.

El aludido hizo lo que le pidió y de una sola vez, se la trago hasta que paso de largo su campanilla. Una vez allí, hizo lo impensable y con cuidado de no morder, empezó a tragar creando presión sobre el miembro. El mayor sentía las contracciones sobre su pene- sobre todo en el glande- y la sensación fue demasiado fuerte para él. Unas cuantas embestidas más y ya estaba en su límite.

-Ahhhhhh- se corrió directo en su garganta y la sacó para que el rubio pudiera respirar- ¿estás bien, dobe?

Este trago todo cuanto quedo en su boca e incorporándose, arrastro al mayor a la cama.

-Estoy de maravilla, teme.

Se puso a cuatro patas sobre él y eso definitivamente, le recordó a una bestia hambrienta. Naruto no paraba de besarlo, marcarlo con sus dientes, arañarlo, lamerlo y dominarlo. Apenas dejo que el mayor hiciera mucho y eso lo obligo a usar la fuerza. Lo agarró del cuello y lo acostó boca abajo, para empezar a prepararlo.

La fierecilla, había estado esperando ser tocado de esta manera y ahora se comportaba como si finalmente, lo hubieran sacado de la jaula.

-Ah, Sasuke, por favor,….ah métemela de una vez- rogaba con lágrimas en los ojos y el vaho causado por el calor de los dos.

-¿Qué quieres que te meta, dobe? –le dio un fuerte azote en el culo.

El rubio grito del gusto.

-¡Aahhh! Tu polla, métemela por el culo y ROMPEME CON FUERZA.

El policía a cargo, no se esperó una demanda tan directa y sucia como aquella y aprovechando el consentimiento, le incrustó dos dedos sin usar lubricación.

-¡Ahhhhhhhhhh, duele joder!

-¿No es lo que querías?

-¡Eres un bruto!- seguía provocándolo- Me escuece, bastardo.

-Y tu una perra, que necesita que le ensenen modales. ¡Empina el culo, Naruto!

Empezó a bombear con sus dedos y el  chiquillo bajo el, ya empezaba a cogerle gusto al dolor mezclado con placer. Chillaba con la lengua fuera, los ojos en blanco una expresión de dicha que no se le borraba a pesar de los azotes en sus nalgas.

-¡Mas…, te necesito a ti, Sasuke! –rogaba.

Sus paredes interiores, aprisionaba los dedos del mayor y palpitaba a su alrededor. Empezó a empalarse el mismo con desesperación.

-¿Que estás dispuesto a hacer, para conseguirla?

-¡Lo que sea, ahhhhhh mmmmmm…, los que tú me pidas! AHhhhhhhh~ UCHIHA

Grito al sentir como mordía su nuca, como lo harían las bestias a su pareja.

-Di que eres mío- ahora movía tres dedos dentro del chico y ya podía alcanzar su próstata.

-¡Soy tuyo…, ahhhhhh! ¡Dios, eres el mejor!- Dejo caer su cabeza sobre el colchón y se abrió las nalgas para que las falanges llegaran más adentro.

-Que eres mi perra- saco los dedos y con su miembro empezó a manosear la entrada de Naruto.

-¡Soy tu perra, Joder! ¡Le arrancare la piel a tiras al hijo de puta que se atreva a mirarte, pero métemela de una vez!

En un arrebato de locura, Sasuke lo agarro del pelo- tirándolo con fuerza- y levantándolo de la cama, haló de el por toda la casa. Entre gritos lastimeros del menor, lo llevo nuevamente al oscuro garaje y lo dejo caer sobre el asfalto, bajo la lluvia. El rubio levanto los ojos aturdido y algo temeroso.

-¡Ponte en cuatro, ahora!

Obedeció inmediatamente  y apenas puso las manos en la calle, Sasuke lo penetro de una estocada.

-Ahhhhhhhh, Sasukeeeeeeeeeeeee!

No estaba seguro de si fue un grito de dolor o de placer, pero estaba seguro de que no debía detenerse. Desde el principio las embestidas fueron fuertes y rápidas, reflejando la desesperación que sentían los dos. Se movían sin descanso y disfrutando el contraste, del calor de sus cuerpos con el frio de la lluvia. Tener sexo desenfrenado, en medio de la calle, sin pudor y sin cortar sus gritos los ponía a cien. Las gotas de sangre no fueron visibles, pero a Naruto le encantaba que lo tomaran con rudeza. Que abusaran de él, lo azotaran y lo tomaran a la intemperie.

-Más rápido- sus gritos apenas eran escuchados en medio de la tormenta que los cubría- ahhhh, mmmmmm…, así Sasuke, házmelo así de rico ahhhhhhh

El mayor lo agarro por las caderas y aumento la velocidad más aun, cuando le encontró el punto que lo hacía gritar con perra en celo. Naruto habría sus piernas cada vez más, hasta el punto de quedarse acostado sobre el asfalto y su rugosidad sobre el miembro, lo estaba llevando al límite.

-¡Me corro…..ahhhhhhhhhhh~ Joderrrrrrrrrrrr!

Dejo que su semilla cayera sobre el barro y su cuerpo se desplomo sobre este. Mientras Sasuke seguía embistiendo dentro de la muñeca sin voluntad y unas estocadas más bastaron para que alcanzara el climax

-Ahhhhh…., me voy a correr dentro de ti ahhhhhhhhh~!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Se dejó caer sobre él y rodando un poco, consiguió tenerlo entre sus brazos. Se abrazaron con brazos y piernas, disfrutando de su primer baño juntos y de la inusual satisfacción, de estar desnudos y al aire libre. Era totalmente nuevo para los dos.

-No me imagine, que mi primera vez seria así-dijo mientras lo besaba.

-Yo no me imagine, que sería capaz de algo así- lo abrazo por la cintura-. Perdona, me comporte como un animal.

-Yo no he dicho que no me gustara, teme- sonrió zorrunamente- Fue lo mejor que me han hecho, en la vida.

-Me alegro, porque ya le estoy cogiendo el gusto a tener mascota-lo azoto.

Naruto gimió levemente.

-Déjame descansar, imbécil. Estoy agotado.

-No te atrevas a darme órdenes, usuratonkashi.

Sasuke se incorporó y llevándolo en brazos, se adentró en la cabaña. Se bañaron con agua caliente, se secaron a fondo y en medio de besos dulces y caricias subidas de tono, se quedaron dormidos en el sofá.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Notas finales:

DIGANME QUE LES PARECIO.

LA CONTINUO, SI O NO? Espero que les haya gustado y recibir sus reviews muy pronto.

Con amor, Lilycha10

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: