Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

No pago mis cuentas con amor

Autor: mariangel chan

[Reviews - 283]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Holisss es mi primer fanfic yaoi espero que les gustes y se rian un poquito con las locuras que van a vivir estos peronajes. cualquier opinion me la dicen por favor... se les quiere..

Notas del capitulo:

Hola!! ¿Como estan? espero que muy bien..

 

BUeno estoy muy feliz de haber terminado esta historia..

 

Les recomiendo volver a leer los primeros cap que estan Re-editado.

 

Paz y Besos Mariangel :)

Luego de que la familia Uzumaki  se mudara a Japón por motivos siguientes; Minato Namikaze le habían ofrecido el puesto de vicepresidencia en las empresas Sharingan ya que las relacion de este hermoso rubio de ojos azules con el presidente Fugaku Uchiha eran extremadamente estrechas, se conocían desde la primaria. Minato y Fugaku eran los mejores amigos desde que tenían 9 años prácticamente eran hermanos pero por razones de estudio Minato a la edad de 17 años se fue a Francia donde conoció a una hermosa pelirrojita de nombre Kushina Uzumaki donde nació Deidara y Naruto Uzumaki.

 

Luego de tantos años vivir en Francia a Minato no le estaba yendo muy bien en su trabajo y la economía de la familia iba decayendo, contacto al mayor de los Uchiha ,dándole la solución de una mejor vida si se mudaban a Japón y así lo cumplió… primero dándole un lugar donde vivir.

 

Deidara Uzumaki: Es el mayor de los hijos en la familia, con 21 años de edad era reconocido en toda Francia por sus grandes esculturas de arte, hechas de arcilla. Junto a su amigo Sasori que realizaba figuras humanas con madera. Excelente estudiante y graduado de la preparatoria con honores, cuando su familia decayó busco un empleo de tiempo completo para aportar dinero, causando así que abandonara sus estudios de medicina. Se le describe como una persona atractiva, amable, sociable, colaboradora y perseverante. Sus cabellos rubios largos, sus ojos azules como el mar y su piel morena lo hace muy irresistible para las chicas y algunos chicos.

 

Naruto Uzumaki: El menor de la familia, con 16 años de edad llevaba la vida típica de un adolescente, escuela, salida con sus amigos y algunas rabietas, sus notas eran regulares pero lo suficiente para mantener orgullosos a sus padres, desde pequeño vio clases de piano donde cautivaba con sus melodías todas la noches en un centro nocturno de alta clase conocido como “El pequeño pianista de parís”. Se le describe como una persona atractiva, alegre, ruidosa, amable y sociable. Sus cabellos rubios alborotados con una forma extraña de puntas hacia arriba, sus ojos azules como zafiro, sus tres marquitas al lado de cada mejilla y su piel morena lo hacían irresistible para las chicas y muy molesto para algunos chicos.

 

-¿Qué les parece su nuevo hogar?- canturreaba un Namikaze que mantenía una sonrisa tan grande como la de un payaso.

 

 

-Mientras la familia no pase crisis económicas, está muy bien- afirmo el mayor de los hijos que estaba sentado en la mesa, probando los deliciosos panqueques de su amorosa madre.

 

-NARUTO UZUMAKI… BAJA TU TRASERO EN ESTE INSTANTE O NO QUERRAS VER A TU MADRE MOLESTA-  “Amorosa nuestra madre” pensó Deidara.

 

-Ya voy, ya voy- bajo corriendo las escaleras y sentándose en la mesa, Kushina lo reto con la mirada causando que este se estremeciera un poco, tenían que admitir que su madre daba un poco de miedo en las mañanas, por eso era mejor no molestarla. La Uzumaki le entrego el desayuno y luego se sentó para disgustar el suyo.

 

-¿Cómo te preparas para tu primer día de escuela Naruto?- creando un bufido del mencionado.

 

-Hijo sé que es difícil cambiar de escuela y también de país pero es para mejorar a la familia- decía su padre.

 

-Lo sé Oto-san, pero es que no me emociona mucho la idea de ser el chico nuevo-

 

-Solo se tu hijo, como sueles ser siempre. Causas una gran primera impresión a todas la personas- terminaba el desayuno su madre.

 

-Por cierto Deidara, Fugaku me recomendó una universidad, espero que te llame la atención- le entrego un folleto con toda la información de dicha universidad donde el mayor no podía creerlo, iba a comenzar nuevamente sus estudios.

 

-No Oto-san- tiro el folleto sobre la mesa donde sus padres se sorprendieron por la actitud de su hijo  - ¿Donde está el formulario de inscripción?-

 

-Me asustaste por un minuto hijo- el pelilargo se levanto de su puesto, se acerco a sus padres donde deposito un tierno beso. De repente Minato se levanto sobresaltado.

 

-Voy a llegar tarde el primer día de trabajo y aun no he dejado a Naruto- grito mientras trataba de realizar un nudo a su corbata.

 

-Tranquilo, yo lo llevo- el Namikaze le agradeció, y sin antes darle un beso a su querida esposa y desearle mucho éxito a su hijo menor, salió como un cañón a su primer día en las empresas Sharingan como el vicepresidente. Naruto termino de vestirse con el uniforme de la prestigiosa escuela, su padrino se había encargado  de inscribirlo.

 

-Detesto estas escuelas Oni-chan, solo hay niñatos que se creen superiores y niñas creídas-

 

-Vamos Naru anímate ¿Y si resulta todo lo contrario de lo que imaginas?- consolaba Deidara que estaba de un humor de soles por la gran noticia que había recibido en el desayuno.

 

Luego de que los dos rubios bajaran y se despidieran de su madre, emprendieron camino a la prestigiosa Konoha conocida en todo Japón por preparar a sus estudiantes muy bien y por sus excelentes instalaciones.

 

-¿Por qué siempre tienes que hacer que Oka-san te grite en las mañanas?- el de las marquitas subió los hombros como si no supiera la respuesta.

 

-Sabes, escuche una vez, que cuando estaban recién casados Oto-san hizo que se enojara y paso 3 días en coma-

 

-No inventes-

 

-En serio lo escuche del propio Namikaze- luego de algunos minutos caminando, “porque para mayor suerte de ellos la escuela quedaba cerca” de repente se encontraron con las grandes puertas de madera, una iníciales grabadas en color dorado  daban entrada a la escuela. Cabe mencionar el extenso jardín de flores que recorría el lugar… se visualizaban a todos los jóvenes entrar con sus caros uniformes y extravagantes olores a perfume caro.

 

-No, Oni-chan fue justo como me lo imagine-

 

-Recuerda lo que dijo Oka-san… se tu mismo y causa una gran buena impresión… ¡Que todos queden sorprendidos!- le dio una palmada en la espalda causando que casi se cayera –Suerte en tu primer día Naru- lo despidió y se marcho por donde llego.

 

Podríamos decir que este fue el comienzo del peor día de Naruto Uzumaki…

  

                         ------------------

 

-¿No se alegran porque su padrino este aquí?-dijo un señor de cabellos negros y expresión dura, presidente de las empresas Sharingan.

 

-Porque debo alegrarme por una persona que nunca he visto- sin perder expresión y delicadeza el menor de los Uchiha se encontraba colocando mermelada a su pan tostado.

 

-Ototo recuerda que lo hemos visto en fotos y algunas veces llamo, pero tú estabas pequeño, recuerdo que te alegrabas mucho cuando sabias que Minato-sama llamaba-se limpiaba la boca con extremada delicadeza.

 

-Bueno ahora lo verán mas, tomara la vicepresidencia y la familia Uzumaki vendrán cuando quieran… les pediré un favor- ambos hermanos levantaron la mirada –Sean amables con los hijos de su padrino- ambos asintieron con la cabeza, pero sabían perfectamente que resultaría un poco difícil esa petición, pero cualquier cosa que pidiera Oto-san se cumpliría.

 

Itachi Uchiha: Hijo mayor de la familia, con 21 años de edad reconocido en Japón por ser el heredero de la presidencia de las más importantes empresa del país, graduado de preparatoria con honores, el apellido Uchiha debía ser perfecto nunca debía ser manchado y por esta razón Itachi había recibido la mejor educación. Cursaba el 2 semestre de administración de empresas en la prestigiosa universidad Akatsuki. Se le describe como una persona atractiva, reservada, fría, inteligente y sigilosa. Sus cabellos largos negros amarrados en una coleta baja, sus ojos que hipnotizan como la noche y su piel tan clara, lo hacían totalmente violable.

 

Sasuke Uchiha: Hijo menor de la familia, con 16 años de edad, obviamente reconocido por el simple hecho de su apellido, participa como modelo en las publicidades de la empresa familiar, excelentes e impecables notas, estudiante de la prestigiosa escuela de Konoha y presidente del instituto. Sin embargo nuestro pequeño azabache tiene un secreto que ni su propio hermano sabe. Se le describe como una persona atractiva, inteligente, fría, reservada, soñadora, orgullosa y un poco engreído. Sus cabellos tan oscuros como el carbón tiene una forma extrañas de puntas hacia atrás, sus ojos tan oscuros y penetrantes que pueden ver tu alma y su piel tan clara que hace que todo el colegio suspire por él.

 

-Oto-san, no es por ser grosero pero ¿No es caridad lo que estamos haciendo con esa familia?-

 

-Sasuke son como tu familia, así que todo lo que pertenece a la familia Uchiha también es de la familia Uzumaki-

 

-Oto-san se que Minato- sama es tu mejor amigo casi tu hermano pero…-

 

-Pero nada Itachi, desde ahora en adelante seremos como una sola familia así que sean educados y amigables-

 

-Escuchen a su padre, hijos, tuve la oportunidad de conocer a la familia Uzumaki años atrás y me atrevo a decir que es fabulosa, muy amorosa, respetuosa y sobre todo unida- dijo Mikoto que llevaba todo el rato callada en la mesa mientras desayunaban, luego de unos minutos, los choferes entraron informando que las limosinas ya estaban listas.

 

Los 3 Uchihas salieron muy bien vestidos, arreglados y perfumados de la mansión, el mayor de ellos se monto en una limosina negra y larga sin antes despedirse de su esposa e hijos… y los hermanos se montaron en la segunda que era igualmente de larga pero blanca.

 

-Me imagino la clase de hijos que tendrán- dijo para sí, el menor azabache mientras miraba por la ventanilla se percato que fue escuchado por su hermano.

 

-Ototo aun no los conocemos, recuerda que son los hijos de nuestro padrino-

 

-Pero Nii-san a costa de nuestro dinero es que ellos están viviendo mejor, sabes lo que es tomar la vicepresidencia, Oto-san nunca le había cedido ese puesto a nadie ni siquiera al tío Madara y viene un completo desconocido…-

 

-Sasuke esa persona es importante para Oto-san son como hermanos… ¿puedes entenderlo?-

 

-Itachi en estos momentos ni tu lo comprendes- el mencionado bajo su mirada y se rio.

 

-Tienes razón yo tampoco lo comprendo, porque ninguno de los dos sabe lo que es tener un amigo pero cuando eso pase podremos comprender a Oto-san- la limosina se detuvo dejando ver unas grandes puertas de madera en ella grabadas las iníciales de Konoha en dorado.

 

-Buenos días Ototo- solo dio un asentimiento de cabeza y se bajo de la limosina tan reluciente como nunca, la limosina arranco y Sasuke comenzó a caminar a paso lento por el jardín de aquella prestigiosa escuela.

 

                        -------------------

 

Mientras tanto un rubio con sus cabellos revoltosos corría como loco por los pasillos en busca del salón 2-2. Primero se había perdido apenas entro en aquel lugar y no supo cómo, pero en un abrir y cerrar de ojos se encontraba en el baño de niñas, luego volvió a los jardines de Konoha, como era lunes tocaba a los rociadores encenderse temprano para regar el césped y como el pequeño Uzumaki tenía suerte paso justamente cuando lo rociadores expulsaron chorros de agua, mojando todo su nuevo uniforme.

 

-Noooo, ¿Por qué a mí? Era nuevo-se lamento.

 

-Creo que estas perdido ¿cierto?- una voz casi angelical resonó en los oídos de Naruto, cuando volteo para ver de quien pertenecía tan dulce voz, se encontró con una chica de piel blanca, cabellos negros azulados y unos grandes ojos que reflejaban la nieve, el mismo debía admitir que esa chica era extremadamente linda.

 

-Si lo estoy… soy nuevo, soy Naruto Uzumaki- le dedico esa calidad sonrisa que solo él podía hacer, aunque nació en París Minato se propuso que sus hijos aprendieran el idioma de su país natal. Por esta misma razón que Naruto y Deidara dominaban a la perfección el japonés.

 

-Yo…yo… soy… Hinata… Hinata Hyuga- la chica se sonrojo hasta los pies cuando semejante moreno, y encima todo empapado, lo hacía ver súper sexy, además de aquella sonrisa para morirse.

 

-¿Me puedes ayudar a buscar mi casillero?-

 

-cla…cla…ro- y así fue como ambos terminaron buscando su casillero, lo encontraron en menos de 5 minutos pero por motivos personales Hinata se tuvo que ir dejando al pobre de Naruto, solo en medio de aquellos pasillos que se estaban vacios porque la campana ya había sonado.

 

Y eso fue lo que paso para que el pobre rubio corriera de pasillo en pasillo, mojado de la cabeza a los pies y súper desorientado, esto no podía ser mejor. Cuando  cruzo en la esquina de uno de los pasillos observo que un chico caminaba a paso lento…

 

-¡Oye!… ¡oye tu!- pero el chico de cabellos negros lo ignoro y siguió su camino–Oye por favor ayúdame, soy nuevo y estoy perdido- pero aun así Sasuke lo siguió ignorando, eso simplemente no era su problema. El rubio ya un poco desesperando comenzó a correr hacia el chico y no se dio cuenta que en el centro de todo el pasillo había un cartel que informaba que el piso estaba resbaloso.

 

-Oye presta atención chico con cabellos de gallo- Sasuke un poco histérico volteo para dar la cara a la molestia.

 

-¿Que quieres?- pero mientras Naruto corría y ya casi llegando al chico se resbalo y le cayó encima al pobre azabache que ya estaba rojo de la ira. Por un momento Naruto levanto su rostro quedado a pocos centímetros de Sasuke, ambos se miraban de una forma inexplicable.

 

Naruto en ese momento se encontraba confundido porque su corazón comenzó a latir ferozmente y se encontró con una variedad de sentimientos al poder observar aquellos ojos ónix… por otra parte Sasuke miraba con admiración aquellos ojos tan azules como el mar, lo hicieron perder por un segundo para luego darse cuenta de la embarazosa situación y volver a la realidad.

 

-¿¡No te vas a levantar!?- el rubio sacudió su cabeza hacia los lados como si quisiera salir de un trance y rápidamente se levanto.

 

-Yo…yo lo siento mucho… no quise-

 

-No quiero disculpas maldito, mira como me dejaste-

 

-Oye cálmate ya pedí disculpas… además tu me ignorabas- de repente de una puerta que estaba a escasos metros salió un señor con cara de amanecido.

 

-Que es todo este alboroto- los miro y poso su mirada en Naruto.

 

-Usted debe ser el estudiante nuevo- dio un leve si con la cabeza – lamento decirle Sr. Uchiha que por todo este alboroto y las malas palabras tendrá que ir a dirección-

 

-Yo… ¿Pero porque? si el cayo sobre mi Kakashi- sensei-

 

-Al igual que usted Sr. Uzumaki sé que es nuevo en este lugar pero debe respetar las reglas pase lo que pase- con esto el peliblanco cerró la puerta y si las miradas matasen el pobre de nuestro rubio ya estaría hecho picaditos y enterrado a 150 metros bajo tierra. El azabache que no quería perder su compostura ignoro a la persona que estaba a su lado y comenzó a caminar hacia la oficina de la directora.

 

El rubio que no le quedo de otra comenzó a perseguir los pasos del azabache. Sin embargo ambos estaban tan confundidos y enojados que no se habían dado cuenta de los apellidos que se habían mencionado…

         “Y así era como Naruto Uzumaki daba grandes primeras impresiones…”

                       -------------------------

 

Mientras los menores de las familias se encontraban en la oficina de una temible directora. Un pelirrubio largo y con un ojo tapado, le entregaban unos papeles de ingreso para la universidad de Akatsuki.

 

-Sr. Uzumaki por sus notas y porque su padrino es Fugaku Uchiha usted podrá asistir mañana a clases-

 

-¿En serio?- aunque a Deidara le molestara la idea de entrar en una universidad por tener un vínculo con alguien que no conocía, y no por sus propios esfuerzos, esto le alegraba un montón, por fin comenzaría a estudiar.

 

-Bueno eso es todo, solo firme aquí y tome su horario- el pelilargo tomo el papel, firmo y le agradeció a la directora. Apenas salió de la oficina saco su móvil y marco el número de su padre.

 

-¿Sucede algo hijo?- pregunto un preocupado Minato.

 

-Oto-San lo siento interrumpirte en tu trabajo pero era para informarte que ya ingrese a la universidad- el Namikaze tuvo que dar unas cuantas respiraciones para aguantar su emoción y no dar un show en la oficina.

 

-¿Tan rápido? Ni siquiera esperaste que te ayudara-

 

-Lo siento, la emoción me venció, además tener de padrino a Fugaku-sama es una ventaja en este país-

 

-¿Les dijiste?-

 

-No, por alguna extraña razón ellos ya sabían-

 

-Bueno te felicito Deidara hablamos en la casa-

 

-Hasta luego- la llamada se corto, el pobre hermano mayor se encontraba todo un vuelto lio de tantos papeles y que trataba de poderlos llevar todos en sus dos brazos, no se percato que venían unas escaleras.

 

Bueno se podrán imaginar, coloco el pie pensado que era el pasillo, y cayo, todos los papeles se esparcieron entre el 3 y 2 piso y el daba vueltas por la escalera que fuera sido más grave si Itachi no fuera estado subiendo las mismas escaleras y Deidara impactara con él. Y se vio como Itachi se golpeo la espalda con la pared y Deidara se golpeo con el pecho del Uchiha. Pasaron algunos minutos para que ambos pudieran levantarse. El rubio fue el primero… y se quedo anonadado por aquellos ojos tan oscuros, su corazón se acelero y se puso nervioso, itachi abrió sus ojos y levanto su cabeza encontrándose con un cielo profundo, pudo sentir cierta simpatía por aquella persona que lo miraba como nadie lo había mirado, pero de repente salió de un trance y se sentía verdaderamente molesto.

 

-Lo…lo…siento tanto… yo…-

 

-¡Cállate!- le grito el azabache levantándose, sacudiéndose la ropa y recogiendo su maletín – ¿Eres imbécil o qué?-

 

-Oye yo lo siento mucho… no estaba viendo yo…-

 

-Claro que no estabas viendo pedazo de idiota… fíjate por dónde vas, porque la próxima vez no saldrás vivo- y con esto siguió subiendo las escaleras aguantando el dolor que ahorita sentía en la espalda… el rubio en ese momento sentías ganas de llorar y como pudo recogió los papeles y se marcho.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: