Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Training a bad dog

Autor: Kuroyuki

[Reviews - 48]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Titulo: Training a bad dog.

Parejas: CasxDean.

Personajes: Sam, Kevin. 

Rating: k+

Disclaimer: Los personajes de supernatural pertenecen a Eric Kripke.

Género: Romance, Humor. 

Notas del fic: Esta historia es por petición de Gabriel, espero que te guste :D

Inumimi: características caninas en humanos, como cola, orejas y colmillos.

Resumen: Los perros malos debían ser adiestrados para cambiar su comportamiento, y eso era precisamente lo que Kevin planeaba hacer con Dean, después de que el rubio termina sacándolo de quicio. Sam aprovecha la oportunidad para divertirse a costa de su hermano y Castiel descubre una apasionante curiosidad por los perros. 

Capitulo 1

 

Crimen y castigo.

 

Kevin paseó su mirada por todos los libros que estaban tirados en el suelo y luego se detuvo en el estante que permanecía inclinado sobre otro en un ángulo de sesenta grados. Un marcado tic comenzó en su ojo derecho cuando escuchó esa voz tan familiar y molesta.

 

-Ups… Jajajaja… te juro que fue un accidente, Kevin.

-¿Qué mierda hiciste, Dean?- siseó apretando los puños- ¡¿Tienes idea de cuánto tiempo invertimos con Sam para ordenar todos estos libros por orden alfabético después de leerlos?!

-No lo sé, supongo que bastantes horas- respondió descuidadamente- Pero olvida eso, chico nerd y mira lo que encontré- hizo girar el balón de futbol en su dedo índice- Es todo un hallazgo aquí ¿Verdad? Estaba en una de las habitaciones- silbó sonriendo- Quien diría que los hombres de letras también se divertían.

-Dean Winchester- siseó chirreando los dientes.

-Vamos a jugar, Kevin, será divertido- el profeta le lanzó una mirada asesina.

-Hey chicos… ¿Qué demonios ocurrió aquí?- preguntó Sam acercándose desconcertado.

-El idiota de tu hermano tiró todo por estar jugando con su pelotita nueva- respondió el menor enfadado.

-Maldición Dean, ¿Tienes idea de cuánto tiempo invertimos arreglando esto?

-Ya, ya, Kevin ya me contó el drama de sus vidas- dijo aburrido- Como sea, iré a jugar afuera, así no tengo que oír sus lloriqueos, cuando terminen de limpiar esto vengan conmigo.

 

El profeta observó incrédulo como el Winchester mayor se marchaba con su juguete nuevo y sonriendo como un niño. Se giró hacia el desastre que ese idiota había dejado atrás. Cuando ordenó esos estantes con la ayuda de Sam, les tomó casi un mes clasificar todos los libros y que ahora se encontraran desparramados por el suelo, lo enfurecía.

 

-Ese idiota- bufó el más alto frunciendo el ceño- Esta mierda nos tomará todo el día.

-Ya estoy harto.

-¿Eh?

-Ya me cansé de que Dean siempre esté arruinando lo que hacemos, ¡Y para colmo ni siquiera arregla su desastre!

-Kevin.

-Hay que darle una lección.

-¿Se te ocurre algo?- preguntó interesado.

-Oh sí- respondió sonriendo con maldad- Los perros malos deben ser adiestrados- se rio bajito- Y yo me encargaré personalmente de eso.

 

Se marchó por el pasillo para ir a la habitación contigua a la mazmorra y tomar algunas cosas de las diferentes repisas. Hace unos días había leído un interesante hechizo en uno de los libros y ya sabía cuál sería el castigo perfecto para ese rubio idiota, y de paso, le enseñaría un poco de modales. Preparó todo con sumo cuidado antes de ir a la cocina para tomar una cerveza y verter el brebaje que preparó. Sonrió ampliamente mientras caminaba por el pasillo hacia la entrada del bunker.

 

-Kevin- lo detuvo Sam acercándose con unos libros en la mano- ¿A dónde vas?

-A darle esto a Dean, estoy seguro que debe tener sed.

-Oye… sobre lo que dijiste hace un rato.

-No te preocupes, aún no he llegado al punto en que quiero matarlo.

-Menos mal- suspiró aliviado el mayor- Cuando termines con tu pequeña venganza, ayúdame a ordenar esto.

-Claro.

 

Se dirigió hacia la salida y se quedó mirando unos segundos la curiosa escena del rubio jugando a la pelota con Castiel. Jamás había pensado que vería a un ángel jugando futbol pero parece que tampoco tenía talento para esa actividad humana.

 

-¡Cas!- gritó Dean frunciendo el ceño- Te dije que no usaras tu superfuerza para patearla.

-Lo siento- se disculpó sin entender la razón de la reprimenda.

-Ve a buscar el balón- el moreno asintió y desapareció.

-No seas tan duro con él- dijo Kevin acercándose- Seguramente no viene con un botón para apagar su lado angelical.

-Sería una buena idea que lo tuviera- el rubio lo miró unos segundos- ¿Vienes a jugar también?

-No, te traje esto- le entregó la cerveza- Pensé que tendrías sed.

-Gracias Kevin, creí que aún estarías molesto por lo de los libros.

-Para nada, los accidentes ocurren ¿Verdad?- preguntó fingiendo inocencia.

-Así es, me alegra que lo tomaras tan bien porque pasé por tu habitación y tuve un “accidente” con la pelota.

-¡¿QUEEEE?!-gritó apretando los puños y luego respiró profundo para calmarse- Quiero decir… ¿Qué hacías en mi cuarto?

-Fui a buscarte ahí primero pero no estabas.

-Ah...- apretó los puños- Bébetelo todo…

-Gracias Kevin- el profeta se dio la vuelta-Y si vuelves a venir, podrías traer unos emparedados, me muero de hambre.

 

Había leído en el libro que bastaría con un sorbo para que el hechizo diera resultado pero a él no le bastaría con volverlo loco al ser capaz de entender el idioma de los animales gracias al pelo de perro que agregó, así que fuera lo que fuera la advertencia en la página que no consiguió traducir, Dean se lo tendría bien merecido, ya que había decidido que el mejor castigo que podía darle, era usarlo como rata de laboratorio para probar todos los hechizos que llamaron su atención de diversos libros, después de todo ¿Qué es lo peor que podría pasar? 

Notas finales:

Gracias por leer! :D

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: