Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Diario de una Fujoshi Desesperada

Autor: Mino kaze

[Reviews - 68]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

¿Qué puedo decir? No es el primer yaoi que escribo, sin embargo, es, por decirlo de alguna manera, los primero de este genero que publico.

Es solo una idea sin sentido, espero que les guste.

01/09/2014 Lunes.

Querido diario: ¡Es la primera vez que te digo así y lo odio! Suena demasiado cursi para mi gusto, por lo pronto, lo dejare pasar y me concentrare en el tema principal. Mi nombre, Emily. Soy una chica de cabello negro que apenas y llega a la mitad de mi espalda, mis ojos con cafés, mi color de piel es claro y mi estatura es más o menos 1.67 Cm, Cualquiera que me viera diría que soy una persona normal, salgo como cualquier otra, estudio, y aunque solo tengo cuatro amigos soy feliz así. Pero guardo un secreto dentro de mí, uno que haría caer mi imagen perfecta y destrozarla en mil pedazos: ¡Soy una adicta a los temas Yaoi! No recuerdo como o cuando paso, pero en un abrir y cerrar de ojos me vi esclavizada en los animes y mangas de este género, en las historias que otras personas escribían y en mi sueño oculto de vivir por lo menos la experiencia de ver algo parecido frente a mis ojos.

Y aquí es donde comienza la historia que le da razón de ser a este, tal vez el mejor diario que una persona alguna vez en su vida pudiera escribir.

No llegue a planificar el giro inesperado que darían mis acciones al estar en el lugar equivocado en el momento equivocado. ¿O será que estaba el momento correcto, en el lugar correcto? Tal vez no me estoy explicando bien, tratare de resumir el inicio de todo. Mi mejor amigo es un chico, un chico que todos tacharían de extraño al primer momento de verle, no era atlético, era bajo para ser un chico, de hecho, apenas llegaba al 1.75 Cm, era muy pálido, y sus ojos eran cafés de un tono muy oscuro, que eran opacados por sus gafas de un horrible azul eléctrico, su cabello más o menos largo, negro como el carbón, su sonrisa no era la mejor, y ni que decir de su tono de voz. Su forma de vestir dejaba mucho que desear, camisas siempre de manga larga, de colores claros, siempre usaba jeans, lo cual no sería tan malo si todos no fueran anchos, pero al menos, utilizaba zapatillas como cualquier chico normal. Su personalidad, en cambio, no contrastaba mucho con su físico, era agradable, gracioso e incluso, dispuesto a dar todo por los demás, aunque los demás no hicieran nada por él. Sus gustos eran otras cosas radicales, era un completo adicto a los videojuegos, era un “Gamer” por decirlo de alguna manera, era un “Friki” y un “Otaku”, aunque solo viera esos animes donde los personajes se mataban a golpes y todo era batallas cada dos por tres, y para rematar, era capitán del equipo matemático, físico y químico del colegio. En efecto, mi mejor amigo estaba en la parte más baja de la escala de popularidad, a veces dudaba que estuviera en ella. Aun así, yo le quería como si fuera parte de mi familia, pues Eric siempre estaba a mi lado.

Y como si fuera por arte de magia, la mismísima contraparte de mi mejor amigo es la segunda parte de mi historia. No podía ser nada menos que Zack, el chico más deseado de toda mi institución. No era para menos, su físico era lo que más mantenía, era capitán del equipo de tenis, suficiente para tener un cuerpo de infarto, su cabello ondeaba con el viento, incluso cuando era inexistente, sus ojos eran de una tonalidad ámbar, y su piel dorada brillaba con el sol, era alto, 1.84 Cm como mínimo, y su estilo era siempre el más elegante del lugar, gracias a su novia, que era como él, su contraparte femenina, y como toque clásico, su personalidad arrogante, narcisista e ignorante. Sus actividades casi no variaban, de lo social, saliendo casi todas las noches y publicándolo en todas las redes sociales, pasa a lo físico, del gimnasio al tenis, todo el mismo día. No había intercambiado muchas palabras con él, hablaba lo necesario, lo que conocía de él era por los demás.

¿Dije que tenía novia? Tal vez eso llegue a ser un problema más adelante.

Y ahora sí, aclarados todos los temas principales, podría dar comienzo a la primer pagina de mi diario. Estaba caminando por un pasillo desolado de mi institución, cosa rara, pues aunque yo era la líder del club de música, no solía salir tan tarde, casi seis de la tarde. Por mi cabeza paso una idea, si Eric seguía en una de sus charlas de “Geek” con sus compañeros podía acompañarme a casa. Pase por su salón, sin embargo no le había visto, lo que me extraño pues un capitán nunca se iba antes que el resto de sus integrantes. No le di importancia, camine directo a las escaleras, solo para escuchar a dos personas hablando en la parte baja. Decidí bajar más lento y con un espejo que saque de uno de mis bolsillos mirar quien se encontraba ahí.

Nunca creí que llevar esa cosa que me parecía símbolo de vanidad me serviría algún día. Por este podía ver a Eric, quien estaba contra una pared, pues Zack estaba cerca de él, casi encima por decirlo de alguna manera, reteniéndole con toda la ventaja en estatura que le llevaba, además de una raqueta de tenis que tenía en su brazo izquierdo. Él era zurdo, si no mal recordaba, y Eric diestro. Que novedad, otra contradicción entre ellos.

Lo primero que paso por mi mente era que Eric estaba siendo víctima de los chicos importantes de la institución, como solía serlo dos o tres veces a la semana, lo cual me hacia enojar. ¡Zack no por ser como era le daba derecho a aprovecharse de los demás! El muy idiota se lo vería conmigo y mi guitarra eléctrica diez veces más grande que su insignificante raqueta. Y cuando estaba a punto de salir de mi escondite para partirle el cráneo escuche las dos palabras que me dejaron sin aliento.

–Me gustas.

Había salido de los labios de Zack casi en un susurro, dejando atónito a mi mejor amigo como a mí. ¿Qué digo? Yo estaría a pocos segundos de sufrir un ataque al corazón mientras que él sufriría un colapso nervioso. Y sin dar tiempo a ninguno de los dos de reaccionar, se alejo como si nada para seguir entrenando su condenado deporte. ¿Cómo había sido capaz de dar tal revelación e irse como si nada?

¡Era casi como decir que la rosa de Guadalupe, los extraterrestres, los Mayas, o cualquier entidad desconocida para mi hubiera concedido mi deseo de vivir algo Yaoi y mi mejor amigo no hacía nada! Yo quería que se besaran e hicieran infinidad de cosas indebidas para menores de edad ahí mismo.

Y en la noche, cuando le pregunte por teléfono a Eric si había sucedido alguna novedad, el muy desgraciado me mintió al decirme que todo había transcurrido como cualquier día normal.

No le culpaba, en ese instante las cosas podían salirse de control. Por un lado, mi amigo era heterosexual (Digo yo, porque la verdad nunca he hablado de ese tema con él. Aunque no me parece gay, si hablo con sinceridad) Lo cual, me desanimaba un poco, pues las posibilidades de que sucediera algo interesante eran casi nulas, y por el otro lado… ¡La institución enloquecería si se hacía pública la noticia de que el mayor ídolo masculino del lugar se había vuelto gay, y peor aún, se había enamorado de el hombre más patético de la institución!

Después de todo, no por nada consideraban a Zack como el Chuck Norris más cercano que podía llegar a existir.

En ese momento entendí varias cosas: La primera, si quería que ese romance floreciera, todo estaba en mis manos. La segunda, si a Zack le gustaba Eric, había esperanza de lograr algo. Y la tercera, ¡Era la situación más extraña que alguna vez viviría en mi vida!

Y no me malentiendan, se que sueno como una exagerada, pero no todos los días ves al chico más lindo de la institución con alguien como Eric, y si, no sabía si era un cliché o no, pero juro que encontrare las razones por las cuales a Zack le gusta mi mejor amigo, hare dudar de su sexualidad a este ultimo y también, mantendré en secreto la situación, todo al mismo tiempo.

Solo falta ver como avanza la relación de esos dos, y si no, tendría que hacer de alguna especie de cupido ninja.

Ahora, solo falta ver como seguiría escribiendo en este cuaderno, aun sigo dudando de comenzar con ese “Querido diario…”

Notas finales:

Estaba aburrida (? no se si les guste o no, pero aqui esta.

Debido a que es un diario, publicaria mas o menos seguido, tal vez cambie la forma en que lo escriba, no se, vere con el tiempo.

¡Nos vemos el siguiente capitulo, adios!

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: