Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Eternity por sugar_flamita

[Reviews - 11]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

He decidio reestrenar eéste fanfic, espero que les guste.

Like:

https://www.facebook.com/pages/Mint-Flame/679552032057245

Notas del capitulo:

Bueno, éste fic ya lo había estrenado, sólo espero que tenga éxito y lo disfruten ^^

Una eternidad es mucho para algunos...para otros son apenas unos segundos inalcanzables que se esfuman más rápido de lo que alcanzas a percibir...

Hay muchas cosas que no me gustan: el chocolate, el amarillo, las risas fingidas, los orgasmos fingidos, las lágrimas falsas, las personas hipócritas, las personas lamehuevos, las personas pendejas, las personas sabelotodo, las personas raras, las personas en general, las chicas demasiado gordas, las chicas flacas, las que huelen mal, las fresas, las hippies, en general todas las chicas, la lectura por moda, las personas religiosas y etc. Etc.

En resumen, odio todo lo que no tenga que ver conmigo... A veces pienso que soy un humano en un mundo lleno de ratas... La mayoría de personas que conozco me dan asco...incluyendo a mis fans, no sé, me desespera verlas gritando cada vez que me ven... Sé que sin ellas no viviría pero es la pura verdad.

Mi vida es tediosa, es la vida de un famoso rico, coge con quien quiera, se besa con la que sea aunque sea repugnante...

Digo que el amor no existe porque es cierto, existe la pendejada que es diferente...

Muchas de mis fans creen que el amor existe por las canciones que canto, pero lo que no saben es que los que escriben son una bola de pendejetes que se la jalan viendo porno a la una de la madrugada para que su madre no los regañe.

A veces he pensado en terminar con mi vida pero pienso que ni la muerte merece tener al único ser humano que piensa...

¿¿La muerte?? Já, me da mucha risa que las personas le tengan tanto miedo a algo imaginario, y que encima lo representen como si fuera una deidad...

Por mí la muerte puede chuparme las gónadas...

Subí a mi Mercedes de lujo, acababa de despedir a mi chofer y les había dicho a mis sirvientes que no contrataran a nadie más.

-Que tenga buen día señor Kim.

-Ajá.

Nunca le he deseado suerte a nadie porque simplemente no es mi estilo... Ni tampoco dar las gracias.

Iba en camino para un fan-meeting antes de mi concierto en Seúl. Solo sería aguantar a demasiadas Gritonas, decirles que amo Seúl y listo, ¡fans para la eternidad!

Carajo.

***

Llegue al edificio donde sería el fanmeeting, ya me esperaba una gran multitud y varios guardias de seguridad.

Sonreí falsamente, como siempre... Las fans gritaron emocionadas. Yo caminé hacia la puerta para hacer éste martirio más rápido y soportable.

Al llegar donde me esperaban las fans que habían pagado más dinero sólo para conocerme (la mejor inversión en sus vidas) las preguntas comenzaron.

-Jjong!! ¿Qué piensas acerca de la chica que se suicidó diciendo que tú la habías rechazado?- y empezamos con la misma historia.

-Ciertamente me da muchísima tristeza aquella situación, porque ahora seguramente luciré como la persona más cruel del mundo- se escucharon las intervenciones de algunas fans- pero en definitiva no puedo dejar que usen mi nombre en esa manera... Sí la rechacé pero lo hice de la manera más caballerosa que pude.

*FLASHBACK*

-Jonghyun te amo.- tenía cara de desesperada, causaba lástima.

-Lo sé, ¿casi todo el mundo me ama no ves?- solté una pequeña carcajada mientras me servía un trago de vodka.

-No... Yo te amo en realidad... Y quiero que-

-¡¿Quieres qué?!

-¡¡¡Quiero que cambies!!!

Me tapé la boca para no soltar la carcajada que me había provocado tan estúpido comentario.

-¿Cambiar?...really? ¿No se te ocurrió un drama mejor?

-¡¡¡Te ayudaré a cambiar...incluso si me toma hasta el día de mi muerte lograrlo!!!!

-seré sincero contigo- No...me...agradas, ¿hemos terminado, ok? ¿Lo entiendes o te lo explico con manzanas?

La chica bajó la cabeza y se fue.

Después me enteré que la muy estúpida se había suicidado y que había puesto en su última carta que esperaba que su suicidio me cambiara.

...

Pobre chica imbécil.

*END OF FLASHBACK*

-¿¿Te gustaría hacer un dueto con alguien más??

-No es mi estilo- todos son unos incompetentes...no he visto hasta ahora a alguien que sea mejor que yo cantando. Simplemente son malos por naturaleza y ya.

-Qué les dices a tus fans?

-¡¡Las amo!!- las odio. Dejen de gritar por lo menos una vez en su vida.

Después de escuchar los gritos me retiré con una gran sonrisa en mi rostro.

Idiotas.

Estoy harto de ésta sociedad incompetente que no sabe llevar un ritmo de vida sano.

Caminé hacia mi auto escuchando los gritos de las fans. Cuando llegué a mi auto noté que había alguien recargado en él. Era un chico con gafas obscuras, toda su ropa era negra, medía por lo menos 1.85 y era muy delgado.

-Lo lamento amigo, no doy autógrafos...- dije con una voz fría- así que muévete.

El chico se carcajeó.

-¿No me agradas, ok? ¿Lo entiendes o te lo explico con manzanas?

Me quede helado... Tenía que ser una coincidencia.

Recordaba esas palabras más que nadie, tal vez la zorra se las dijo, no, era imposible, justo después de salir de mi casa fue cuando se mató la estúpida.

Al quitarse las gafas sentí unas ganas horribles de salir corriendo.

Sus ojos estaban completamente negros, parecía que no tenía más que dos agujeros negros en donde se supone que irían los globos oculares.

-La muerte viene por ti - seguido de estas palabras sus labios se pegan a los míos y yo no soy capaz de protestar. Siento que no puedo mover ninguna parte de mi cuerpo a voluntad. Los brazos me tiemblan y no puedo hacer nada.

Siento un líquido espeso recorrer toda mi boca... Un líquido sabor a óxido.

Cuando soy capaz de reaccionar, noto que no hay nadie al frente de mí. Se escuchan gritos de mis fans, pero no gritos normales... Gritos de horror.

Tengo sangre escurriendo por mi boca hasta mi abdomen. Pero no sangre con saliva, solamente sangre.

Veo personas intentándome ayudar. Me subo a mi auto y acelero hasta irme de ahí.

***

Fui con el doctor, no tenía nada, no tenía algo en el estómago ni en la garganta ni en la boca, nada podía explicar aquella hemorragia, y lo peor, la sangre era de 10 personas diferentes...

El doctor me envió a casa con unas medicinas para el estómago... Por primera vez en mi vida no dejaba de temblar.

Veía una y otra vez en las noticias cómo había sido todo.

Sólo se veía como de repente comencé a escupir sangre... Pero yo estaba más que seguro que alguien me había besado.

Tomé unos calmantes y me relaje un poco intentando ordenar las ideas de mi cabeza.

La imagen de su rostro permanecía en mi mente, ¿quién o qué me había hecho esto?

Todo mi cuerpo estaba demasiado frío, tenía miedo, no sabía qué hacer.

*EVERYBODY HATES ME, BUT YOU LOVE ME AND I LOVE YOU~~~*

Al escuchar mi teléfono sonar contesté temblorosamente, engrosé la voz y me calmé, tal vez todo había sido una estúpida ilusión y había explicación para esto... tanto convivir con gente me puso idiota a mí también.

-Estoy oyendo.

-Jjong, contestas anormalmente, no hagas eso que me espantas ~~

-¿Qué quieres Onew?

-Quería saber cómo estás... ya sabes por lo que pasó en la tarde creí que era algo grave...

-No es nada- tomé un cuchillo para cortar una rebanada de pan.

-¿Cómo que no es nada? Jonghyun, ¡¡¡escupiste sangre!!!

Partí el pan con un poco de esfuerzo. Parecía estar duro.

-Estos imbéciles...

-¿Qué?

-Mis sirvientes me dejaron un pan duro.

-Comételo, princesa. 

-Bueno, para ¿qué carajos me hablaste?- dije dándole un mordisco a mi pan... no sólo se sentía duro... se sentía gelatinoso y húmedo.

-Vamos a tomarnos un trago- al separar el pan de mi boca, logré ver un brazo... era mi brazo, le acababa de dar un mordisco a mi brazo, borbotones de sangre salían del agujero que mi mordida había dejado, y por el borde de donde lo había cortado-necesitas tranquilizarte.

Corrí al baño a vomitar, deje caer mi teléfono, vi el brazo que acababa de ser cortado, incluso tenía gusanos. Esos animales horrendos se retorcían subiéndose a mi cara.

-O-Onew...- vi una persona vestida de negro al final del pasillo, medía casi 2 metros, no se le veía la cara, sólo dos manos huesudas, al caminar dejaba un rastro de sangre por todo el corredor. Arrastraba una guadaña. El ruido de la fricción entre el fierro y el piso de mi casa me hacía temblar.

Cerré los ojos. Arrojé el brazo.

Sentía como los gusanos invadían todo mi cuerpo. Se metían en mi boca y en mis ojos, Salían por todos lados, unos incluso atravesaban mi piel. Tenía ganas de morir. Comencé a gritar.

-¡JONGHYUN! ¿ESTÁS AHÍ?

Abrí los ojos.

Vi un pan aplastado en un lado del baño. Miré mis dos brazos. Los dos estaban intactos.

-VOY A LLAMAR A LA POLICÍA, JONGHYUN.

Tomé mi teléfono temblando de miedo.

-Aquí estoy...- baje la cadena del baño- Onew... ¿qué acabas de escuchar?

-Sólo te escuché a ti vomitar y gritar, ¿qué acaba de pasar?

Él no escucho el arrastre de la guadaña ni el seseo de los gusanos.

Me limpie el sudor de la frente.

-Vamos a tomar, por favor. Adiós.

-Bueno, te veo en el bar de siempre...-colgué el teléfono.

***

Llegué al bar y encontré a Onew en el lugar de siempre. 

-Hey, ¿Qué te pasó amargado?

-No estoy de humor.

-uy, bueno.

Me senté al frente de Onew. Cuando el camarero vino le pedimos dos vodkas.

Al traerlos no me duró ni 3 segundos...

-Oye, con calma- Onew se quedó con los ojos abiertos.

-Quiero emborracharme, me tendrás que llevar a casa- le dije después de pedir el segundo.

-No soy tu chófer, la última vez que me puse borracho me mandaste con un taxista que casi me viola.

-Bien que te gustó.- Me trajeron el segundo trago, al darle el primer sorbo me di cuenta de que había alguien sentada en la silla que estaba detrás de Onew.

-¡Me metió la mano en el pantalón! ¿Sabes lo que es eso?

Me levanté de la silla sin decirle nada a Onew.

Caminé hasta donde estaba la chica.

Traía gafas de sol.

Al verle la cara me quedé en shock.

Era mi ex-novia... La que se había suicidado.

Me miró a los ojos.

-siéntate Jjong.

-Tú estás muerta.

Ella río sarcásticamente.

Subió sus brazos a la mesa. Estaban llenos de heridas abiertas y sangre.

-Dije, siéntate, Jjong.

Mis piernas se debilitaron, no podía hacer nada para huir.

-¿Por qué me haces esto? ¿Por qué te rechacé? ¿Por qué? Yo no te mande a que te mataras…- mi voz temblaba.

-Yo no hago nada... Es la muerte la que te quiere...ésta vez sí eres su centro de atención…- no lograba comprender nada.

- ¿Por qué ahora?

De nuevo soltó una risita sarcástica. Se retiró las gafas, sus párpados estaban cocidos con un hilo negro.

Aun así sentía que sus pupilas se clavaban directo en las mías cómo dos clavos de fierro oxidado. Un frío aterrador recorrió mi espalda.

Se levantó de la silla y me acorraló contra la pared.

-Porque él quiere que tu destino sea el infierno...

-¡NO!

¿¡¿Qué demonios estaba pasando conmigo?!?

Onew llegó corriendo. Ella había desaparecido. No había ni un maldito rastro de ella.

-¿¿QUÉ CARAJOS TE PASO??

Cerré los ojos conteniendo el miedo que sentía. Sólo yo veía todo.

Al abrir los ojos había varias cosas arrastrándose en el suelo, al principio sólo las vi como manchas rojas, pedazos de carne.

Al mirarlos mejor vi que eran personas desolladas. El miedo invadió mi alma. Mis piernas comenzaron a temblar.

-¿¿ONEW NO LOS VES??

Onew volteó a ver, regresó su mirada a mí.

-¿Ver qué? Jonghyun, estás borracho...

Empujé a Onew y salí corriendo del bar, las personas que se arrastraban en el piso jalaban mis pies haciendo que mi huida fuera casi imposible. Susurraban un nombre, el mío.

-¡¡¡SUELTENME!!!!

Corrí hasta mi auto y al subirme aceleré a más no poder.

-Carajo, carajo, carajo- las lágrimas de miedo rodaron por mis mejillas.

Tenía que calmarme y buscar una explicación a todo.

-No me digas que... me tienes miedo- escuché una grave voz a mi lado.

Al voltear a mirar al asiento del copiloto, todo pasó tan rápido.

Fueron apenas unos segundos en los que vi su sonrisa de dientes blancos y malévolos, los dientes tenían forma de pico, no había más que dos huecos negros en lujar de sus ojos, su piel era completamente pálida, más de lo normal.

Pedí auxilio. Mi auto volcó.

Al dar vueltas y más vueltas dentro de mi auto, sentí un objeto incrustado en mi abdomen.

Cuando el auto se encontraba ya en el suelo salí a rastras de él, un gran vidrio del espejo del auto estaba enterrado en mi abdomen. No quiero morir, no ahora.

-A-Ayuda...- nadie me escucharía, estábamos en una autopista muy desolada. El espectro de túnica negra que había visto desde el primer día se materializó al frente de mí.

-¿Ahora piensas que la muerte no te merece?- me tomó por la barbilla, de nuevo sonrió dejando brillar sus blancos dientes.

-No...quiero...morir...

-Te burlaste de mí...tienes que pagar- al extender su mano, vi una alargada uña que se asemejaba a una cuchilla, la sentí entrar a mi garganta lentamente, el dolor no se comparaba con ningún otro, comencé a escupir sangre, todo comenzó a nublarse.

Intenté decir algo, de mi garganta no salía ningún sonido.

No quiero... ¡NO QUIERO!

-Haré...lo que sea... déjame...vivir.

Al escuchar éstas palabras sacó su uña de mi garganta. Comenzó a ahorcarme con la mano.

-¿Qué tanto es una eternidad para ti?

Su mano hacía presión en mi cuello, sentí como la sangre se me quedaba estancada en la cabeza.

-Una eternidad...- me soltó, caí al suelo, el piso comenzó a temblar- eso es lo que quiero... una eternidad con él.

...

 

Notas finales:

Si les gusto denle like:

https://www.facebook.com/pages/Mint-Flame/679552032057245

agreguenme:

https://www.facebook.com/gisselle.kruzpe.5

y dejen review, es gratis x33

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: