Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Tarde...

Autor: yue_kori

[Reviews - 77]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Los invito a leer este fic lleno de amor y drama inspirado en la canción de Ricardo Arjona " Sin daños a terceros." Espero les guste.

Parejas:

Kagakuro.

Aoki.

Murohimu.

Midotaka. (mención)

Akafuri.

 

Los personajes que uso son propiedad de Fujimeki Tadatoshi y los uso sin fines de lucro.

Notas del capitulo:

Este es mi primer fic y espero que les guste, es un romanticismo algo triste pero tendra un buen final o eso creo.

 

Los personajes aqui mencionados son propiedad de Fujimaki Tadatoshi, yo solo los uso sin fines de lucro.

Capítulo 1 (versión Kuroko)

Era una mañana normal para el peli celeste a pesar de ese sueño, ¿cuantos años hacía ya de eso? Ese pasado invaluable pero al mismo tiempo tan doloroso para él.
Flash back
Después de haber ganado la Winter Cup Kuroko había logrado reunir el valor para confesar sus sentimientos a su luz Kagami Taiga, si esa persona que lo había apoyado en los momentos más difíciles y obscuros, alumbrando para él ese camino obscuro, y no solo eso también con su ayuda había recuperado a sus compañeros de la generación de los milagros. Esa tarde como en la mayoría después del entrenamiento fueron a comprar hamburguesas y un batido de vainilla el favorito de Kuroko, era ahora o nunca.
-Kagami tengo algo…*respiro profundamente* tengo... algo que decirte.
Su voz era suave pero firme.
Kagami por su parte se quedó perplejo, era raro que Kuroko empezara una conversación sobre todo con ese tono tan serio, tenía que ser algo realmente importante para causar toda esa seriedad en él.
-¿Que pasa Kuroko?
-Kagami-kun yo... Tu... Tu... me gustas.
Esa última parte fue apenas audible, y justo en aquel momento un rojo carmesí se apoderó de aquella blanca cara que era como de porcelana.
Kagami se quedó, por un momento en un estado de shock del cual salió al ver como la cara de su sombra se tornaba roja. El silencio pareció eterno, Kagami solo lo veía.
- Se lo que vas a decir y estoy preparado para eso, *suspiro* sé que lo que quiero es algo imposible, pero sólo quería que lo supieras.
Kuroko había imaginado esa escena una y otra vez y siempre era el mismo resultado, el declarándosele a Kagami y este quedándose callado para luego rechazarlo cortésmente, era algo que esa sombra ya estaba "preparada" a escuchar. 
Kuroko solo dio media vuelta para poder alejarse del lugar, ese silencio lo mataba, y si bien el imaginaba lo que seguía y a pesar de estar "listo" para el rechazo, aún no podía escuchar esas demoledoras palabras, no aún.
En ese momento solo sintió un jalón que lo hizo chocar contra un pecho firme, Kuroko quedo en shock por un momento ya que no entendía lo que estaba pasando.
-Kagami-kun?
-Kuroko tú a mí también me gustas.
Se escuchó esa frase con una voz firme y segura, estaba de espaldas y eso impedía ver su cara pero lo había escuchado, Kagami correspondía sus sentimientos y lo abrazaba con tanto cariño, sentía una extraña calidez proveniente de esos brazos, por sus ojos caían algunas lágrimas de felicidad, era inmensamente feliz.
De un momento a otro Kagami volteo a su sombra y quedo asombrado por lo que vio si bien caían lágrimas de los ojos celestes se pudo dar cuenta que eran de felicidad ya que Kuroko tenía una sonrisa hermosa y un ligero tinte carmín en sus mejillas, si, esa cara lo había enamorado aún más, en su cara una sonrisa se dibujó, de esas que te quitan el aliento pues era feliz, se agachó un poco para quedar a la altura de su sombra que limpiaba sus lágrimas con las mangas de su chamarra, sonrió y suavemente llamo a su sombra diciendo su nombre.
-Kuroko.
El mencionado al escuchar su nombre alzó la mirada para encontrase con la sorpresa de que sus labios fueron robados de una dulce manera y de alguna forma inesperada, con gusto correspondió el beso, y en el depósito todos los sentimientos guardados por tanto tiempo, acaso podía haber una situación más perfecta.
Algunos meses pasaron de aquella confesión, sus sempais ya se habían dado cuenta y les habían dado su apoyo incondicional, algunos de los integrantes de la generación de los milagros habían armado un revuelo al enterarse de la noticia

Flash back

-Kurokocchi, ¿por qué Kagamicchi y no yo?!!!
Lloraba Kise mientras abrazaba a Kuroko de una manera posesiva, si bien Kagami sabía cómo era el rubio no podía evitar sentir un poco de celos y molestia ante su comentario él pensaba.
-(Que tiene el que no tenga yo, soy mejor que el en muchos aspectos, además...)
-Deja de abrazar así a mi Kuroko.
En el momento en el que intentó separar a Kise de su peli celeste sintió un aura malvada a sus espaldas y una mano agarrándole del hombro, lentamente giró su cabeza para encontrase a la antigua luz de su sombra, unos ojos azul fuerte y una cara de pocos amigos fue lo que encontró.
-Oí Kise, ¿qué es lo que dices? No te olvides de que soy tu novio, pero… es verdad Tetsu no pudiste conseguir algo mejor.
Su mirada se relajó un poco al voltear a ver a su antigua sombra y su actual novio, si bien no le molestaba el comportamiento del rubio (ya estaba acostumbrado) aquel comentario le había dolido un poco, pero mientras meditaba eso una voz lo saco de sus pensamientos.
-Kise-kun sueltamente por favor me estas ahogando.
Decía el celeste con su ya normal cara de póker.
-Aomine-kun no menosprecies a Kagami-kun, él es un excelente novio para mí.
Por una micra de segundo su póker face desapareció dejando ver una sonrisa que reflejaba felicidad y amor.
*Suspiro por parte de Aomine*-Está bien Tetsu, pero si te hace algo solo dinos, estamos aquí para apoyarte en cualquier cosa. Y tú...
Dijo mientras miraba a los ojos de Kagami.
-Si llegas a lastimar a Tetsu de laguna manera no te lo perdonare y te las veras con migo.
Por un momento el pelirrojo temió por su seguridad, pero rápidamente recobro su compostura.
-Qué poca fe me tienes, no tienes de que preocuparte, atesorare a Kuroko sin importar que.
El rubio soltó por fin al peli celeste dejándole un tierno beso en la mejilla.
-Kurokocchi, sabes que cuentas con nosotros y tu Kagamicchi si le haces algo también te la veras con migo.
El pelirrojo solo asintió, sabía que ellos querían a Kuroko y esa era su extraña manera de desearles suerte.
-Aomine-kun, Kise-kun gracias, en verdad apreció sus palabras.
El tiempo había pasado ya llevaban 3 años de relación y si bien eran felices, últimamente algo preocupaba a Kagami y el celeste al ser muy perceptivo se dio cuenta, pero su luz no quería hablar de ello lo cual lo molestaba pues sentía que no tenía confianza en él. Un día aprovechando su poca presencia siguió a Kagami, pues últimamente le había cancelado varios compromisos y ese día era igual, habían quedado de verse en la estación para ir al cine, pero de último momento el pelirrojo le canceló a su sombra diciendo que le había surgido algo, el celeste se había hartado de sus pretextos y se decidió a seguirlo.
Fue a la casa del pelirrojo para poder seguirlo cuando este saliera de su casa, y así fue, el pelirrojo salió de su casa bien arreglado, lo cual desconcertó un poco a Kuroko, camino en dirección a la zona comercial cerca de su apartamento y entro a un restaurante, pidió una mesa y se sentó. 
Kuroko por su parte se había quedado afuera del restaurante ya que afortunadamente para él, la mesa que su luz había escogido quedaba en la ventana y podía apreciar todo, pero nada lo hubiera preparado para lo que vería a continuación...
Kuroko se sentó en una jardinera cercana que tenía muy buena vista hacia el restaurante, espero unos 5 minutos hasta que vio como Kagami se levantaba de su mes para recibir a alguien, por un momento pensó que era Tatsuya o tal vez Alex, pues el tigre tenía la misma sonrisa que cuando los veía a ellos, pero no era así... Vio como una hermosa mujer de aproximadamente 20 años se acercaba a su novio, ella era de tez blanca no tanto como la de él, una cabellera ondulada color castaño claro adornada con un moño, un vestido que asentaba su figura, era simplemente hermosa, y ella se acercaba a Kagami de una manera muy cariñosa y este le correspondía, y de repente sintió como su mundo se hacía pedazos, la muchacha besaba a su novio de una manera muy apasionada y este no hacía ni el mínimo intento por detenerla.
Maldición como pudo ser tan ciego, eran felices pero de un tiempo para acá su luz se portaba distante, ya no lo besaba como antes, ya no hacían el amor como antes, como como era posible que no se hubiera dado cuenta, diablos ahí estaba su respuesta, su luz, su amor, su novio tenía a alguien más.
De alguna manera logro sacar su celular y marcar al número del que aún era su novio, por unos breves instantes logro calmarse y estar en un estado neutral mientras esperaba a que contestara.
-Kagami-kun, disculpa la llamada, sé que dijiste que estabas ocupado pero... crees que nos podamos ver en la noche.
-Lo siento Kuroko pero este no es un buen momento.
-Ya veo, *suspiro* si no es mucha molestia me podría decir que estás haciendo ahora?
En ese momento por alguna razón y mientras decía su respuesta sintió la necesidad de voltear hacia la ventana.
-En este momento estoy cerca de mi casa, yo...
Justo en ese instante sus ojos se posaron en unos ojos celestes llenos de lágrimas.
-Lo sé, creo que esto es el fin de nuestra relación...
-Kuroko yo...
-No, no digas nada, yo... te amo, gracias, *llorando* gracias por todo este tipo juntos... adiós.
El peli celeste dio media vuelta y sin mirar atrás empezó a caminar con la cabeza gacha, en ese momento como apreciaba su falta de presencia, ese don de volverse invisible, ya que en ese momento era lo que necesitaba desaparecer de ese mundo para poder encontrar sentido a su existencia.

Notas finales:

Espero que les haya gustado y si gustan dejar su RW lo agradecere mucho, sin mas hasta pronto.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: