Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Un sueño ¿Es solo un sueño?

Autor: Kuroyuki

[Reviews - 4]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Título: Un sueño ¿Es solo un sueño?

Pareja: CasxDean.

Personajes secundarios: Sam, Djinn, Zacarías, Anna, Hester,  Uriel.

Rating: K

Capítulos: 1

Género: Drama, Romance.

Disclaimer: Los personajes de supernatural pertenecen a Eric Kripke.

Resumen: Durante una cacería, Castiel cae víctima de un Djinn y queda en un profundo sueño. Dean y Sam tienen que capturar al responsable de lo ocurrido antes de que sea muy tarde. Mientras tanto, el ángel es obligado a confrontar todo lo que produce en él cierto cazador de ojos esmeraldas.

-¡Caaassss!- el rubio fue corriendo a su lado y alcanzó a sostener el cuerpo del mayor que se desplomó después de que el Djinn tocara su brazo derecho- ¡Cas! ¡Cas despierta!

 

Mantuvo sujeto al mayor mientras miraba a su alrededor, esperando el regreso de su hermano que ocurrió a los segundos.

 

-¿Y el Djinn?

-Escapó- respondió acercándose-Voy a ir tras él, lleva a Cas al motel.

-Sí, te alcanzaré en cuanto pueda.

 

El rubio tomó en brazos al ángel para luego dirigirse hacia el impala, recostándolo en los asientos traseros y se apresuró en conducir de regreso al cuarto. Tenían  que capturar a esa criatura cuando antes o el moreno se quedaría en mundo de ensueño para siempre y él no iba a permitirlo. Se apresuró en entrar a Castiel para recostarlo en su cama, se aseguró de colocar protección en caso de que algo pudiera ocurrir y fue hacia el mayor cuando lo escuchó gruñir.

 

-Cas- tomó su mano despacio- Resiste por favor, vamos a atrapar a ese bastardo y te pondrás bien- Lo miró fijamente- Te doy mi palabra, sé fuerte.

 

Marcó el número de su hermano y en cuanto este le dijo que se dirigían hacia el sur por el bosque, condujo a toda prisa para alcanzarlos. Se iba a asegurar personalmente de acabar con esa cosa por atreverse a lastimar a su amigo.

“”””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””

 

Castiel miró a su alrededor desconcertado, lo último que recordaba era estar persiguiendo a ese Djinn pero lo demás era confuso y ahora se encontraba afuera del motel de turno.

 

-¿Dean? ¿Sam?- los llamó extrañado- ¿Chicos?

-Los Winchester, siempre se trata de los Winchester contigo.

-¿Zacarías?- preguntó confuso- ¿Qué haces aquí?

-Eran un buen soldado, Castiel y hubieras llegado lejos, te lo digo yo que sé reconocerá un buen ángel cuando lo veo- negó despacio- Pero claro, tenías que ayudar a ese mono idiota que persigues como un perrito faldero. Arruinaste todo, Castiel, tú obsesión por ayudar a ese humano lo arruinó todo.

-¿De qué hablas? ¿Y cómo es que estás aquí?

-Hay una forma de arreglarlo, Castiel, todavía estás a tiempo de repararlo- hizo aparecer un cuchillo- Si ese humano desaparece, tú volverás en tus cabales y serás el buen soldado que jamás debiste dejar de ser.

 

El mayor iba muy en serio con su amenaza pero el moreno no iba a permitir que lastimaran a su protegido, no después de todo lo que habían pasado juntos. La lucha fue difícil pero consiguió atravesar el pecho de su superior con el cuchillo.

 

-¿No lo entiendes, Castiel?- susurró antes de sonreír un poco- Ese humano es tu debilidad… y terminarás muriendo por su causa…

 

Zacarías desapareció dejándolo solo afuera del motel. Poco a poco comenzó a entender lo que ocurría y una imagen vino a su cabeza, ese Djinn lo había tomado con la guardia baja y terminó quedando bajo su hechizo, en ese mundo de ensueño.

 

-Tengo que despertar- dijo mirando a su alrededor.

-¿Tanta prisa tienes por marcharte?- observó a la rubia.

-Hester.

-Te lo dije en ese momento, Castiel, el solo tacto de ese humano corrompe y es justo lo que te ha ocurrido, mírate, no hay una parte del buen soldado que solías ser, no te reconozco, ¿Quién eres?

 

El moreno empuñó el cuchillo molesto. Es cierto que ya no quedaban rastros del antiguo Castiel, ahora era un nuevo ángel, que conocía los sentimientos humanos, sus tristezas, sus alegrías, conocía la amistad y lo que era tener una verdadera familia pero por sobre todo conocía el libre albedrio y la libertad, las cuales aprendió junto al rubio.

 

-Aún no es tarde para que cambies, Castiel, aún no es tarde para que regrese el buen soldado que solías ser- hizo aparecer un cuchillo en su mano- Por favor recapacita y no sigas hundiéndote aún más por culpa de ese sucio humano.

-No hables así de Dean, él me ha enseñado muchas cosas, ya no soy el mismo de antes pero me gusta mucho más lo que ahora soy.

-¡Es veneno, Castiel! ¡¿No te das cuenta que ese humano es veneno?!

-No es cierto, y no voy a permitir que lastimes a Dean.

-¿Estás dispuesto a morir por él?- el moreno entrecerró los ojos.

-Las veces que sea necesario.

-Eres un idiota.

 

Hester no perdió el tiempo en atacarlo pero la determinación del moreno era fuerte y acabó con ella antes de que fuera capaz de acercarse al cuarto. Una parte de él sabía que todo era un sueño pero el miedo que sentía ante la posibilidad de perder a Dean por no ser capaz de protegerlo, era muy real.

 

-Lo siento, hermana- el cuerpo se desvaneció en sus brazos.

-¿Este eres tú, Castiel? ¿Este es el camino que escogerás? ¿Vas a matar a tus hermanos con tal de salvar a ese humano que solo te ve como un sirviente?

-Rachel.

-¿No te das cuenta de la verdad? Ese idiota solo te llama cuando quiere algo, cuando necesita algo, no se preocupa por ti, no seas ingenuo.

-Eso no es cierto- respondió serio.

-¿Entonces dónde está? Mírate, te quedarás aquí por siempre, morirás aquí y a él no le importa.

-¡Mentira!

-Abre los ojos, Castiel, a Dean Winchester no le importas, solo te usaré como un juguete y cuando te estropees, te tirará a la basura para buscar uno nuevo.

-¡Cállate!

 

Apareció frente a la rubia para atravesarla con su espada por el pecho. Él sabía que esas palabras no eran ciertas, después de todo lo que habían pasado juntos, era imposible que solo fuera un objeto para Dean, que solo fuera un instrumento para conseguir un propósito.

 

-Pobre idiota, es hora de romper tu burbujita y traerte a la realidad.

-Uriel…

-A Dean Winchester no le interesas, eres un juguete reemplazable, ¿crees que está haciendo para ayudarte? ¡Claro que no! Seguramente debe estar feliz porque al fin se librará de un lastre como tú.

-Eso no es cierto…

-Siempre has sido muy ingenuo, hermano.

-¡Cállate!

-Acepta la realidad, Castiel, no vales algo para Dean Winchester, para él, eres desechable.

-¡Eso no es cierto!- lo apuñaló molesto- ¡Nosotros somos familia! ¡Somos amigos! ¡Somos camaradas!- continuó apuñalándolo-¡Yo soy especial para Dean y él para mí!

-Lo sé- susurró Uriel desplomándose en sus brazos- Desde un comienzo… lo escogiste a él por sobre el cielo… desde un comienzo… ese humano ha sido todo para ti…

-Uriel…

-Él es… muy importante para ti…- el mayor desapareció.

 

Claro que Dean era importante, después de todo se volvió su familia al igual que Sam… no, nunca fue de la misma forma con ambos hermanos, el rubio siempre fue más especial para él. Desde un comienzo sintió esa extraña confianza que se fue refirmando con el tiempo y ahora era capaz de hacer cualquier cosa con tal de apoyarlo.

 

-Cualquier… cosa…- susurró desconcertado- Yo… por Dean…

-Así es, eres capaz de cualquier cosa por él.

-Anna…- empuñó su cuchillo- Si intentas lastimarlo de nuevo…

-No estoy aquí para pelear, Castiel, yo lo sabía, Dean es especial para ti- sonrió un poco- La segunda vez que nos encontramos lo noté, no eras el mismo soldado, ya no era el mismo ángel que solo recibía órdenes, comenzaste a cuestionarte porque Dean te dio el valor de hacerlo, porque no tenías que fingir ser perfecto y puro con él… yo lo entiendo… es lo mismo que vi en él la primera vez que lo conocí.

-Anna…

-Mírate ahora, Castiel, el antiguo tú jamás hubiera llegada hasta acá y un simple humano, te transformó completamente, un simple humano te enseñó lo que era realmente importante.

-Él no es un humano más- dijo Zacarías apareciendo junto a la pelirroja- Es tú humano, ya no es tu misión, es tú elección.

-Él no te corrompió- continuó Hester apareciendo frente a él- Te liberó  y abrió tus ojos para comprender nuestra verdadera misión, aquella todos olvidamos…

-Tú no encogiste cielo o infierno- habló Uriel- Tú escogiste a ese humano, tú escogiste a Dean Winchester por sobre todo lo demás.

 

Castiel estaba muy confundido con todo lo que decían sus hermanos y hermanas. Es cierto que el rubio lo había cambiado en muchos sentidos pero ahora se daba cuenta que ni él sabía el verdadero impacto que tenía en su vida.

 

-Dudas, eso es lo que siempre ha instado Dean en ti- dijo Anna con una pequeña sonrisa- Y debes aclararlas por tu cuenta- indicó el cuarto de motel tras él- El veneno del Djinn te muestra tus anhelos, tus deseos, tus sueños, ¿Quieres saber cuál es el tuyo, Cas? Está tras esa puerta.

-Aunque claro- continuo Hester- Tú siempre has sabido que es.

-Inconscientemente lo escogías, regresabas a él- dijo Zacarías- Aquello que sueñas más que cualquier otra cosa.

-Está tras la puerta- finalizó Uriel- Y aquí eres libre de tenerlo, aquí puedes tenerlo para siempre.

 

El moreno caminó hacia la habitación y la abrió expectante descubriendo que su protegido se encontraba dormido sobre la cama mientras roncaba ligeramente, ¿Cuántas veces había hecho una pausa para contemplar esa escena? Muchas veces más de las que estaba dispuesto a admitir. Se acercó en silencio para sentarse al borde y acarició ese rostro con suavidad.

 

-Dean… tú eres mi sueño… mi deseo es…- el rubio se movió un poco sobre la cama antes de sonreír de aquella manera que pocas veces pudo apreciar, una sonrisa sincera.

-Hola Cas…

-Mi sueño…- abrazó al rubio con fuerza-Este es mi sueño…

-Quédate conmigo, Cas, ya es tiempo de descansar.

-Dean…

-Ya has hecho suficiente, ahora descansa y quédate conmigo.

-Dean…

 

Sus ojos comenzaron a cerrarse pero entonces una voz comenzó a susurrar en su cabeza, haciendo cada vez más fuerte y llamándolo con insistencia. Su sueño, su deseo y su anhelo era estar con Dean, y quería quedarse con él pero…

-Cas.

-No eres real…

-Cas no.

-El Dean que yo quiero… no permitiría que me rindiera de esta forma… el Dean que admiro no diría esas palabras… Dean… tú no eres el Dean que yo quiero… lo siento…

 

Antes de que pudiera decir algo, lo apuñaló con su espada en el abdomen y lo abrazó con fuerza. Le dolía demasiado hacer eso pero no era real, era una ilusión creada por el Djinn, era un sueño… solo un sueño del que debía despertar…

“”””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””

 

El ángel abrió los ojos despacio y parpadeó varias veces hasta que consiguió reconocer la silueta que permanecía tomando su mano.

 

-Cas.

-Dean…-se incorporó quedando sentado y reconoció el cuarto del motel- El Djinn.

-Muerto- dijo Sam acercándose- Por fin despiertas, nos tenías muy preocupado y Dean no dejaba de llamarte.

-¿Qué…?

-Pensé que te perdíamos, angelito- afirmó su protegido con una pequeña sonrisa- Hola Cas…

-Dean.

 

El sueño en que estuvo encerrado por culpa de ese genio, seguía rondando por su cabeza con fuerza. Cada una de las palabras que dijeron sus hermanos y hermanas eran ciertas. Su mayor sueño era…

 

-¿Cas?- lo llamó el rubio curioso- ¿Estás bien?

-Ahora sí.

-Iré a traer la cena, regreso pronto- dijo Sam dirigiéndose a la puerta.

-No olvides mi tarta.

-Entendido.

 

Castiel observó al rubio fijamente, un sueño ¿Era solo un sueño? No, claro que no, esa era su decisión y él ya había tomado una. Sin mediar palabras sostuvo al menor por el brazo y lo jaló a su lado, dándole un pequeño beso en los labios.

 

-¡Cas!- gritó avergonzado antes de cubrirse la boca- ¿Qué demonios haces…?

-Algo que soñaba hace mucho tiempo.

-Cas…

-Ahora lo entiendo, los sueños, pueden dejar de ser sueños.

-¿De qué hablas?

-El deseo que te concede el Djinn en sueños, puedo hacerlo realidad si yo quiero.

-Cas…

 

-¿Sabes cuál era el mío, Dean?

-¿Cuál…?- preguntó expectante.

-Este.

 

El ángel esbozó una sonrisa antes de tomarlo por la nuca con una mano y darle un apasionado beso que al cabo de unos segundos fue correspondido por el menor. Sabía que las intenciones del Djinn no eran ayudarlo pero sin querer lo hizo y estaba agradecido de haber aclarado todo lo que producía su protegido en él.

Notas finales:

Gracias por leer, Saludos! :D

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: