Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Ayudándote a superar tu claustrofobia

Autor: 1827kratSN

[Reviews - 47]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Este pequeño fic salió de mi imaginación, mejor dicho de mis peores pesadillas jajajajaa

 

En un principio era un one shot pero decidí expandirlo, espero que sepan disfrutarlo

 

 PD: Historia que está siendo reeditada, pero mantendrá la narración inicial 

Notas del capitulo:

Los personajes no me pertenecen, pero si lo fueran harían yaoi siempre XD

Un joven castaño con ojos color chocolate se paseaba de un lado al otro en su departamento, aparentemente desesperado. La razón era simple, se había quedado dormido, sus primeras clases en la universidad estaban a punto de empezar y él seguía en su hogar tratando de vestirse lo más rápido posible después de haber tomado una ducha. ¿Tan mala suerte tenía? claro que sí o al menos eso pensaba él. Despistado era la única palabra que lograba definirlo bien, aunque en la actualidad había mejorado un poco debido al “entrenamiento” que le brindaba su tío, Reborn, pero eso era otra historia

 

—Demonios – sus maldiciones adornaban el silencio en el departamento después de haber tropezado y caído, pero en ese momento no estaba para preocuparse por eso, tenía que salir disparado si quería por lo menos alcanzar la mitad de su clase de literatura

 

Al vivir en el sexto piso del edificio departamental se veía en la “horrible” necesidad de usar el elevador en circunstancias desesperadas como ésta. Presionó el botón para que el dichoso aparato abriera sus puertas, pero nada. La espera se hizo eterna y mientras tanto terminaba de asegurarse de estar bien vestido, de repente las puertas se abrieron y entró sin observar si estaba acompañado o no. Con desesperación presionó el botón de planta baja, respirando pues al menos ya estaba en el ascensor. Cuando el horrible aparato empezó a descender logró respirar calmadamente o al menos lo intentó, fue solo entonces que reconoció un aura atemorizante a su lado. De reojo observó a un hombre alto de buena presencia, cabello negro y ojos azulados casi metálicos, de inmediato lo reconoció… era su vecino. Saltó del susto y sonrió nervioso

 

—Bu—buenos días, Hibari—san… — mencionó avergonzado por su falta de tacto ante aquel hombre

—hmm…— contestó o algo así. El más alto le lanzó una mirada seria logrando que el pobre castaño se tensara y sintiera un escalofrío recorrerle el cuerpo – buenos días, Sawada

 

El castaño, llamado Tsunayoshi mejor conocido como Tsuna, se limitó a observar la pantallita que mostraba el piso en que se encontraba. Deseaba salir corriendo de ahí, aquel hombre era aterrador. De pronto y como si el destino lo odiara sintió un pequeño jaleo en el ascensor, luego simplemente sintió que el desplazamiento se detuvo. Vanamente intentó presionar el botón un par de veces sin obtener respuesta

 

— ¿por qué me pasa esto ahora? – Susurraba el más bajo mientras se agarraba los cabellos con desesperación – no lograré llegar – se lamentaba dramáticamente, de pronto recordó su celular y al intentar buscarlo, de nueva cuenta su mala suerte se hizo presente “NO ESTÁ” gritaba su subconsciente

—oye… — habló el más alto asustando al pequeño que se limitó a apoyarse en uno de los rincones – por más que intentes no funcionará

—¿eh? – esas palabras… ¿acaso estaba tratando de asustarlo más?

—es una falla técnica – explicaba sin prisa – seguramente pronto lo arreglarán

—¿t—tardarán mucho? –sus palabras sonaban temblorosas

—no pasará de unos veinte minutos como máximo – el azabache le restó importancia y apoyó su espalda a una de las paredes del aparato, odiaba la sensación de estar enjaulado, pero no podía hacer nada por el momento

—no… no puede ser – hablaba nervioso el castaño mientras apretaba la maleta que traía consigo – no soportaré tanto tiempo – podía sentir su respiración empezar a acelerarse, eso era malo, muy malo

—no llegarás a tiempo ni, aunque salieras en este preciso momento – comentó el mayor mientras observaba al desesperado castaño

—¿a qué se refiere? – preguntó intrigado ante las palabras del mayor. Era la primera vez que intercambiaban más que un saludo desde que se conocieron, si mal no recordaba… desde que se mudó

—a tu universidad – respondió con tranquilidad – por eso estás tan ansioso – terminó de explicar

—…— el castaño se había quedado aturdido un instante “¿Acaso está burlándose o está tratando de animarme?”, pero de inmediato ese absurdo pensamiento se esfumó y lo invadió el miedo – etto… n—no es por e—eso

—¿entonces? – de cierto modo ese pequeño joven le atraía de manera especial, desde que lo conoció no dudó en compararlo con un conejito indefenso

—Hi—hibari—san… ¿Acaso sa—sabe qué es… la claustrofobia? – mencionó mientras trataba de regular su respiración

—acaso…— ahora entendía el extraño comportamiento del castaño

—DIOS… NO AGUANTARÉ ESTAR ENCERRADO TANTO TIEMPO – gritó desesperado mientras trataba de nueva cuenta de presionar los botones del espantoso ascensor. La vida lo odiaba, justo ese día que no había madrugado para tomar las escaleras y el maldito ascensor se dañaba. Estaba empezando a desesperarse de a poco “esto es malo, muy malo” se repetía mentalmente

—cálmate – el solo observar la desesperación del castaño estaba haciéndolo enojar rápidamente, pero el menor lo ignoró y siguió diciendo palabras inentendibles mientras presionaba los botones con rapidez – DIJE QUE TE CALMES, HERBÍVORO – ordenó levantando su voz y logrando que el menor se girara para verlo asustado

—lo…lo siento – se disculpó, pero no lograba calmarse para nada, es más ahora estaba aún peor, su respiración acelerada, cuerpo tembloroso, estaba empezando a entrar en pánico – pero… no me siento… bien

—pronto arreglarán el desperfecto, para eso está la seguridad en el edificio – habló mientras observaba al menor temblar ligeramente

—NO PUEDO – gritó desesperado – tengo que salir de aquí… pronto – de pronto sintió que se sofocaba y su cabeza le daba vueltas, tuvo que apoyarse en una de las paredes para no caerse –me… asfixiaré

—oye… Sawada – en un impulso se acercó para verificar el estado del más joven, nada bueno –respira tranquilamente – el menor se limitaba a negar con la cabeza y pequeñas lágrimas escapaban de sus orbes chocolate

—no pue…— sus palabras quedaron a la mitad. Sin avisar el mayor lo estaba besando… ¡BESANDO! todo el mundo se detuvo entonces. Ahora Tsuna solo estaba confundido y rojo hasta sus orejas, aquel azabache se separó de inmediato, admirándolo con tranquilidad – Hi—hibari—san… ¿qué está haciendo?

—ayudando a que te calmes – sonrió de medio lado mientras veía el lindo sonrojo del menor –ahora ya estas respirando – se burló

—¿eh?... – era verdad, se le había olvidado el pánico reciente, pero… ahora ¡estaba completamente avergonzado! – pe—pero de esa forma

—creo que necesitas otra cosa en qué pensar –susurró acercándose. Levantó el mentón del más joven y de nueva cuenta le robó un beso un poco más demandante, el menor se limitó a buscar apoyo en la pared más cercana, ¿qué más podía hacer?

 

 

Un pequeño clic hizo que de nueva cuenta el ascensor empezara a moverse y el mayor depósito un último roce antes de separarse y erguirse disfrutando de la confusión de su acompañante que lo miraba sin saber que decir. Las puertas se abrieron mostrando la planta baja, el azabache salió como si nada, mientras el otro se mantenía en la misma posición

 

—¿Acaso no vas a salir? – eso bastó para sacar al castaño de su ensoñación y fue divertido verlo casi correr para salir del aparato mientras recobraba la compostura

—yo… que… pero…— no podía articular una frase coherente, el rubor aún se mantenía presente y al encontrarse con los orbes metálicos éste aumentó, obligándolo a girar su rostro “¿Qué acaba de pasar?” se preguntaba el castaño

—llegarás tarde – mencionó el azabache dispuesto a marcharse, pero antes de hacerlo se giró para admirar al más pequeño y susurrar cerca de su oído – si necesitas ayuda para superar tu claustrofobia, solo dímelo

 

El castaño se tensó ante el escalofrió que le recorrió el cuerpo, no uno de terror como antes, ahora era algo…. Diferente

 

Continuará… 

Notas finales:

Mi peor miedo es quedarme encerrada en un asensor y ustedes?

Bueno este pequeño fic lo acabo de escribir y espero que lo hayan disfrutado tanto como yo al escribirlo

 

Los quiere 1827kratSN !!!!

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: