Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Amor Vs Cordura por Hachimitsu No Miko

[Reviews - 4]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Espero les guste, nunca antes había hecho un fic de ellos.

 

Hunter x hunter no me pertenece; es propiedad de Yoshihiro Togashi.

-¡Ah, maldición! Me enfurezco cada vez que pienso en él ¡Ese maldito Leorio...!- se quejaba en su casa un chico rubio, apretando los puños -Es el mayor error que he cometido en toda mi vida... Leorio Paladiknight... Eres realmente irritante-

Tras decir esto se dirigió a la puerta -Vas a pagar por eso-

*Flashback*

Era de noche, había pasado mucho desde la última vez que se vieron y volverían a reunirse al día siguiente, él debería estar emocionado por eso, pero Kurapika estaba en su cama, en silencio, tranquilamente recostado, incluso podría decirse que... aburrido -Ahh- suspiró -No se si quiero verlos en este momento, además Leorio me pidió que fuera por él al aeropuerto, realmente no quisiera verlo, no quiero estar a solas con él-

A Kurapika le daba miedo estar con él porque se sentía nervioso e incómodo con su presencia y no entendía el porque... (o no quería entenderlo) -Leorio...-

Al día siguiente...

-¿Eh? ¿Cuando me quedé dormido? ¿Que... hora es?- se preguntó al despertar -¡No puede ser! Ya es muy tarde- dijo, mirando el reloj -¡Sino me doy prisa no llegaré a tiempo con Leorio!- exclamó y en sólo cinco minutos ya se había levantado de la cama, se había bañado, vestido, cepillado los dientes y estaba corriendo hacia el aeropuerto (Al parecer Kurapika le hace la competencia a Killua en cuanto a velocidad).

-Me pregunto que debería hacer cuando lo vea... Sólo debo actuar normal, como siempre- decía para si mismo mientras corría, estaba tan concentrado en sus pensamientos que no se dio cuenta que había alguien más corriendo en dirección contraria, iba a gran velocidad, así que no tuvo tiempo para detenerse y chocó contra él. Ambos cayeron al suelo y "el sujeto misterioso" quedó sobre el rubio y con sus labios sobre los suyos, los dos se miraron fijamente por unos segundos, sin saber que hacer -¡¿Kurapika?!- preguntó sorprendido y alejándose rápidamente -¿Leorio?- preguntó también -Me alegra verte, creí que no vendrías, por eso decidí...- -Espera... ¿Que acabas de... hacer?- -¿Huh? ¿Que hice...? Mmm, yo... creo que...- trataba de recordar -...Te bese- se dio cuenta al fin, se veía asustado, mientras Kurapika se estaba enojando -Sí, eso hiciste- le dijo, sus ojos se volvieron rojos, pero ese rojo brillante no era nada comparado con el rubor en sus mejillas -¡Oye, espera!-

Leorio sabía que  si veía esos ojos sólo podía significar una cosa... tendría serios problemas

-¡Alto! Fue sólo un accidente, yo no quise...- decía, tratando de calmarlo...

Demasiado tarde, las cadenas ya estaban en sus manos y Kurapika corría tras él, agitándolas furiosamente

-¡Ahhhh!- gritaba el perseguido, cuando de pronto vio un callejón donde podría esconderse y así lo hizo, se escondió, rezando para que el Kuruta no lo encontrara y lo matara, o algo peor... (Puede haber cosas peores que la muerte)

-¿Donde te metiste?... ¡Deja de esconderte y sal de una vez!- -¿De verdad cree que voy a salir? Ni loco lo haría- pensaba Leorio

-Se está acercando ¿Que hago?-

Cuando los pasos de Kurapika se escuchaban peligrosamente cerca, Leorio decidió hacer lo único que se le venía a la mente en ese momento

-Te encontré, ahora discúl...-

"Inesperadamente" Leorio lo volvió a besar, pero fue muy rápido, lo suficiente para lograr escapar antes de que el rubio reaccionara

-¿Eh?- -¡Lo siento!-

El cobarde doctor corrió de prisa hasta perderse de vista y Kurapika se quedó de pie, sin saber que hacer

-Tú... ¡Estas muerto!-

Volvió a perseguirlo, aunque sin saber donde podría estar, ya que lo había perdido

-¿Que diablos le pasa? Le dije que fue sólo un... Espera, ese segundo beso sí se lo di consiente-

Y finalmente, el lindo y atemorizante rubio lo había encontrado y estaba muy cerca de atraparlo

-¡Oh, no! ¡Dame un respiro!!-

En casa de Kurapika...

-¡Maldición! Lo perdí ¿A donde pudo haber ido? Necesito encontrarlo y... y... y...-

Era inútil, no podía quitar de su mente esos besos que le había dado Leorio "No fue nada romántico, deja de pensar en eso" se repetía una y otra vez

-Él no me gusta ¡No puede gustarme! Es una estupidez-

En otra habitación de esa misma casa alguien escuchaba su diatriba

-Me pregunto que haría Kurapika si descubriera que estoy aquí-

(Una aclaración: Kurapika, al tener mucha prisa y salir corriendo hacia el aeropuerto se había olvidado de cerrar la puerta, por eso pudo entrar Leorio).

*Fin de flashback*

El furioso rubio había salido de la casa, para continuar buscando al moreno.

-Sí que es histérico... En cualquier caso, debo darme prisa y salir de aquí-

Minutos después de que Kurapika se había ido, Leorio se acercó a la puerta para irse, pero en cuanto la abrió se encontró con los inoportunos amigos faltantes; Gon y Killua

-¿Leorio? ¿Que haces aquí?- preguntó el de ojos cafés -¿Gon, Killua? ¿Que hacen aquí?- les preguntó, nervioso

-¿Lo olvidaste? Íbamos a vernos aquí hoy- dijo el peliblanco

-¿Por que te ves tan nervioso? ¿Y donde esta Kurapika?- lo interrogó el pelinegro -Ehhh... yo...-

Ese nerviosismo de Leorio hizo que Killua sospechara (Y pensara mal)

-¿Acaso pasó algo entre ustedes?

El hecho de que Leorio comenzara a sudar y a sonrojarse, dibujó en el rostro de Killua una sonrisa de triunfo

-Lo sabía- le dijo, creyendo que sí había pasado algo... (Bueno, algo más que un par de besos "accidentales")

-N-no... te equivocas, no...-

-¿Pasar algo? ¿A que te refieres, Killua?- le preguntó inocentemente Gon, pero el albino sólo reía y miraba sospechosamente al otro

-Nada, Gon... sólo que nuestros amigos se nos adelantaron- respondió al fin -¿Se nos adelantaron? ¿De que hablas?- continuaba preguntando, todavía mas confundido

-¡Nosotros no hicimos nada! Bueno... N-no, quiero decir...- -Hahaha! Vamos, estas...-

-¡Leorio!!-

Sí, Kurapika había llegado y no parecía muy feliz que digamos

-¡Ah, Kurapika! ¿Donde...?-

-Ahora no, Gon... Tengo algo que... "discutir" con Leorio- le dijo, acercándose lentamente al pobre doctor, que temblaba de miedo, aún con las cadenas en sus manos y sus ojos enrojecidos

-Oigan, al menos deberían esperar a que nos vayamos, no?-

Ese comentario de Killua hizo desaparecer las cadenas y el rojo de sus ojos pasó a sus mejillas

-¿Que?- preguntó el rubio

-E-es que Killua cree que nosotros...- intentó explicar Leorio

-Sí, se a lo que se refiere- lo interrumpió, enojado

Kurapika podría fingir enojo cuanto quisiera, pero cualquiera se daría cuenta de lo que sentía de verdad (O no?)

-¡Vamos! ¿Alguien puede explicarme que está ocurriendo?- suplicó Gon

Los otros solamente se miraron sin decir nada, hasta que el más valiente de los chicos se compadeció del pelinegro y le contó lo que él entendía

-Ellos están enamorados y no quieren admitirlo- le dijo

-¡¿Que?!- preguntaron al unísono -¿Eso es cierto?- preguntó Gon

-P-por supuesto q-que no- negaba el Kuruta -¿No? D-digo ¡Claro que no!-

Después de algunas horas de preguntas incómodas y respuestas nada sinceras, los dos más chicos se fueron, dejando a los otros solos.

-Kurapika...- comenzó a decir Leorio

-Vuelve a besarme y te mato- lo interrumpió

-¿Besarte? ¿Por que crees que iba a hacer eso?-

Kurapika se quedó como piedra, sabía que no debió haber dicho eso, sus mejillas retomaron ese lindo color carmesí

-Y-yo... ¡No me refería a eso, idiota!... Pero ya me besaste dos veces ¿Lo olvidaste?-

-Ah, eso, yo... lo siento- se disculpó, eso sorprendió al Kuruta

-Olvidalo... No necesitas disculparte- le dijo serio y sin mirarlo a los ojos

-Entonces... ¿Puedo volver a hacerlo?- le preguntó riendo

Y como ya era habitual, el rostro de Kurapika enrojeció de nuevo

-¡Por supuesto que...!-

La sonrisa de Leorio lo ponía nervioso, por más que lo negara, él sabía bien que sí quería que lo volviera a besar, sin embargo debía conservar su orgullo

(Él se sentía frustrado y avergonzado por haberse enamorado de Leorio)

-...Haz lo que quieras, no me interesa- le dijo, con el tono más indiferente posible

-Bien...-

Leorio se inclinó sobre él y lo volvió a besar, esta vez de verdad, estando consiente de ello y Kurapika lo aceptó

-¿Por que demonios me gusta este sujeto? Es tan...- pensaba el rubio

-...tan Leorio- concluyó con una sonrisa

Notas finales:

Gracias por leer! Y por favor, si dejan reviews se los agradecería mucho

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: