Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Iron man: La llegada de Hulk

Autor: Kaulitz

[Reviews - 38]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

¡Mi resumen es horrible, lo sé! Pero quería subir luego y no lo pense demasiado, lo siento si no les gusta :3 

Por cierto, recuerden que Tony es un niño, pero no lo sera por mucho tiempo, pues lo importante de este fanfic es cuando nace Hulk lml así que creceran de forma... un poco rapida.

 

Diganme de cualquier error que vean.

 

 

Espero que les guste, las amo y los amo a todos~

Notas del capitulo:

¡Holaaa! Aquí veremos y recordaremos la pequeña reunion que tuvieron Loki y Tony en mi fanfic "Thor: El comienzo" pero narrado desde Tony...

 

*Lean Thor: El comienzo antes de leer esta parte. Pero como saben, yo no mando en sus vidas, si quieren leer al reves, son libres de hacerlo.

 

¡Gracias!

Capítulo 1.

 

Estaba triste. Su padre nuevamente lo había regañado. Así que enfadado, le grito a su padre una grosería que había aprendido en la televisión y corrió, corrió hasta que se cansó, corrió hasta que no pudo aguantar las ganas de llorar. Se sentó bajo un gran árbol, y allí se acurruco.

—Hola —dijo un niño sentándose junto a él.

—Vete —respondió el pequeño Anthony sin mirarlo.

—¿Qué te pasa? —El chiquillo no entendía que no quería hablar—. Sí estás triste, puedo ayudarte —dijo. Anthony levanto la mira.

—¿Cómo? —preguntó desconfiado.

—Hago magia —respondió el niño sonriendo. Anthony quería bufar, pero sabía que sería de mala educación—. Mamá dijo que no llamara la atención de la gente, pero aquí solo estas tú. No le digas a nadie que te conté, por favor —Le pidió. Anthony negó con la cabeza.

—Muéstrame —pidió limpiando su nariz con la manga de su camiseta.

—¿Tienes frio? —preguntó el chiquillo al ver a Anthony tiritar. Asintió en respuesta—. Bien, mira —dijo el pequeño niño mientras alzaba un brazo, en segundos su mano comenzó a emitir un brillo verde. Anthony no podía salir de la sorpresa, en la mano del niño se encontraba una chaqueta verde—. Esta chaqueta es especial —aseguró—, porque crecerá a medida que tú lo haces también, y nunca se dañara porque está hecha de magia.

—¡Genial! —exclamó Anthony asombrado cuando le tendió la chaqueta.

—¿Ahora estás mejor? —preguntó el niño inocentemente. El pequeño Anthony asintió sonriendo.

—Sí, gracias —respondió educadamente.

—¿Qué te pasó? —preguntó el pequeño curiosamente.

—Mis padres son fastidiosos —respondió Anthony frunciendo el ceño—. Mi padre me exige muchas cosas que yo no sé hacer, y si lo hago mal me castiga. ¡Y mamá no le dice nada! —reclamó.

—Mis padres eran así —dijo el niño—. Padre era muy estricto, y se enojaba cuando hacía algo mal; así que comencé a hacer las cosas bien, y ahora me quiere mucho —dijo riendo—. Soy un héroe —confesó.

—¿En serio? —preguntó Anthony asombrado—. ¡Haces magia, y eres un héroe!

—Sí —aseguró sonriendo—. Pero no habría hecho nada si no fuera por Thor —expresó—. Te prestaría mi Thor para que tengas suerte, pero no está conmigo ahora—agregó tristemente—. Pero puedo darte un consejo para que todo mejore.

—¿Un consejo? —preguntó Anthony sin comprender—. ¿Cuál?

—Para que tus padres te reconozcan, debes hacer lo que tú ames, y hazlo bien. —afirmó el niño completamente seguro.

—Pero mis padres quieren que haga cosas que no sé hacer, no me gusta vestir de traje y poner cara tierna para que mi padre tenga más accionistas en su compañía; ¡yo quiero crear cosas con mis manos! ¡Quiero inventar cosas que salven a la gente! —exclamó Anthony frunciendo el ceño.

—A mí me pasaba lo mismo, nadie creía que yo podía ser un héroe y me obligaban a pelear cuerpo a cuerpo; y para eso soy fatal —Anthony miro divertido a su nuevo amigo—. Pero seguí insistiendo, y trabajando duro para que todos me reconocieran, y supieran lo que valgo. Debes hacer lo mismo, jamás estarás satisfecho si haces lo que otros esperan de ti; debes seguir a tu corazón —Le aconsejo mientras le sonreía.

—¿Eres un héroe, un mago y ayudas a arreglar problemas ajenos? —preguntó Anthony completamente ilusionado—. ¿Quieres ser mi amigo?

—¡Sí! —respondió entusiasta—. Soy un genio, ¿verdad? Tengo la solución de todos los problemas del mundo.

—Gracias —respondió Anthony sonriendo.

—Por cierto, soy Loki, dios de las travesuras —dijo el niño riendo riendo—. Soy de Asgard —apunto hacia el cielo.

—Yo soy Anthony —dijo sonriendo—. Soy millonario, y de la tierra —agregó dándole la mano.

—Bueno, Tony —dijo Loki levantándose.

—No me digas Tony, me llamo Anthony —reclamó.

—Pero eres mi amigo, ¿no? —preguntó Loki frunciendo el ceño. Anthony asintió dudoso—. ¡Entonces te puedo decir Tony! —exclamó feliz—. Los amigos pueden llamarse de manera amistosa —explicó. Anthony asintió comprendiendo—. Tony —Rio—, debo irme porque mi madre me regañara, espero que tengas suerte con tus padres, no dejes que te afecte —dijo tendiéndole su mano. Anthony la tomo para levantarse.

—Gracias, Loki —dijo Anthony—. Espero que tu madre no te regañe.

—No te preocupes, no lo hará —dijo Loki acercándose a su oído—. No puede resistir esta cara —agregó mientras ponía una cara que intentaba ser ridículamente tierna. Anthony comenzó a reír.

—Espero que nos veamos algún día —dijo Anthony como despedida.

—Yo igual —asintió Loki comenzando a caminar de vuelta al hotel.

Anthony miro a su nuevo amigo perderse entre los arboles; ahora tenía una nueva misión: Hacer que su padre se sienta orgulloso, y seguir su corazón. Pero más importante entre ambos; claramente era su corazón.

***

El pequeño Tony reía. Había escapado nuevamente de Obadiah, la persona que su padre se afanaba en llamar asistente; para él no era más que una niñera. Una muy mala niñera. Estaba en el mismo parque donde conoció a Loki, su amigo. Tony se aferró a su pequeña chaqueta verde, recordando con cariño a su amigo. Ha investigado, así que ya sabe que su amigo es en realidad un Dios mitológico, como él mismo había dicho; lo que hace que para Toni, todo sea mucho más interesante.

Camina hasta sentarse en un banco desocupado, pensativo; todo lo que ha intentado para hacer a su padre orgulloso no ha dado ningún fruto, seguía siendo igual de estricto. Eso le enojaba, le daba la sensación de que no era lo suficientemente bueno para ser su hijo, como si solo fuera una persona que le quitaba parte de su valioso tiempo. Tony ha estado analizándolo con su pequeña mente de niño, y ha llegado a la conclusión de que si quiere ser reconocido por su padre; deberá comenzar a inventar, cosa que le apasiona, sin solicitar la ayuda de su padre ni pedir prestado un laboratorio. Y para eso, Tony ya ha comenzado a acomodar su habitación, con el fin de convertirla en un pequeño estudio para sus inventos y experimentos; con los debidos cuidados que un mini laboratorio debe tener.

Tony pensó detenidamente; Loki había dicho que tenía a Thor, su hermano, según lo que decían sus investigaciones. Thor le ayudaba y estaba con él en todo momento.

Tony sabe que no puede pedir un hermano, en primer lugar, sería muy pequeño y no podría estar con él en todo momento; y en segundo, Tony está completamente seguro de que su padre no querrá otro niño molestándolo, ya que según él, está muy ocupado buscando a su amigo perdido.

A Tony ya no le importa, está seguro de que cuando su laboratorio esté terminado y pueda crear algo con sus propias manos, su padre querrá pasar tiempo con él, y lo felicitará, y lo abrazara más, y jugará con él. Tony lo sabe, Tony está seguro.

Tony levanto la cabeza al tiempo en que veía a un niño correr mientras reía. Parecía ser feliz. Tony recordó todas las veces que su padre le dijo que no corriese, que no gritará, que estuviera tranquilo. De repente, Tony tuvo ganas de correr junto al niño, de reír junto a él, de desordenarse junto a él, de jugar con él. Decidido, se levantó del asiento y corrió hacía el pequeño niño que feliz, corría por el parque.

Notas finales:

Espero que les guste, ya tengo varios capítulos escritos, y espero estar subiendo el siguiente en unos dos o tres días.

 

Gracias~

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: