Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

DEATH CHESS

Autor: Toko-chan

[Reviews - 35]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

¡Buenos días! Os traigo un nuevo fanfic, esta vez de Death Note. Se que tengo otros sin acabar pero... bueno estoy pensando en continuar Higanbana de The Gazette puesto que le tenia mucho cariño a este, pero si lo hago será más tarde. De momento no me puedo sacar esta idea con nuestros queridos L y Light de la cabeza, así que me esforzaré en llevarla a cabo.

Publicaré en principio un cap cada 2 semanas, a no ser que adelante mucho el fic o algo. Y dicho esto... ¡Espero que os guste! :D

Notas del capitulo:

El primero más que el primer capítulo se trata del prólogo, así que es muy corto, pro luego ya aumentaran considerablemente su longitud, dont worry para las que os gusten los capítulos largos.

Aviso que contiene SPOILERS.

Disclaimer: Ni Death Note ni los personajes de esta serie me pertenecen, son propiedad de Tsugumi Ōba y Takeshi Obata.

Prólogo

 

Las paredes desgastadas parecían encogerse a su alrededor, intentando atraparle, someterle, marcar una victoria en las anotaciones del juego.

Pero no era así.

Una sonrisa pugnaba por salir a flote, mas quedó ahogada por la entereza y el aplomo de los que hacía gala el muchacho. Un poco más… Tenía que aguantar un poco más, permanecer estoico. Se mantenía con la cabeza gacha, hombros bajos, el flequillo castaño cayendo como una cortina de agua sobre su frente. Era él y el silencio. Y cámaras y micrófonos.

- Light - el aludido ni se inmutó ante la voz proyectada a través de los altavoces - Solo ha pasado una semana pero se te ve bastante desgastado… ¿te encuentras bien?

¿Que si se encontraba bien? Ese L se creía que lo tenía todo de su parte, que iluso. Se encontraría perfectamente si había llegado hasta allí, en cuanto lograra su anhelado propósito de enviarle a un profundo e indeleble letargo. L moriría en sus manos y nadie podría impedirlo, solo era cuestión de tiempo.

Tras lo que parecieron unos eternos segundos y con el fulgor de la determinación refulgiendo en su mirada, sin prisas alzó la cabeza. Ojos serenos como el hielo ocultando un fuego violento y caótico se clavaron en los barrotes de la celda. El momento había llegado.

- Sí, no es una situación en la que pueda mostrar demasiada entereza - hizo una pausa y rió para sus adentros - pero este orgullo inútil… ¡lo abandono!

Y fue como un chispazo. Apenas vio como Ryuk se levantaba mientras hacía tronar sus articulaciones, o como una sonrisa siniestra de vibración rojiza distorsionaba sus ya de por sí horrendas facciones, tan solo se limitó a escuchar su “hasta luego” guasón. Sí, porque eso es lo que es, Ryuk, un hasta luego. Pronto todas las piezas encajarían en su sitio de nuevo.

Muy pronto…

Light abrió los ojos desmesuradamente, parpadeó confuso y atónito y volteó de un lado a otro tratando de hacer desaparecer lo que veía. ¿Una celda? ¿Dónde estaba? Sacudió la cabeza percibiendo la incipiente inquietud callejeando por sus entrañas. ¿Pero qué demonios estoy haciendo yo aquí? Aquello no podía estar pasando, debía ponerle remedio de una forma u otra, ¿en que momento se le había ocurrido…?

- Ryuuzaki - llamó al detective fijando la vista en la cámara por la que éste lo observaba - se que fui yo quien propuso el encierro, no te culpo de nada, pero acabo de darme cuenta ahora mismo ¡esto es completamente inútil! Porque yo no soy Kira, tienes que...

En otra habitación decorada acogedoramente, Ryuuzaki y los miembros del cuartel de investigaciones - con exclusión del jefe Yagami - se encontraban a kilómetros de lo que el significado de la palabra “atónito” podía representar. El famoso detective frotó sus pies descalzos entre ellos, pensativo, y sus orbes negras que en algún punto se habían agrandado por la sorpresa, se entrecerraron con recelo.

- No, dijimos que no te soltaríamos hasta que estuviésemos seguros de si eras o no Kira. Pasara lo que pasara y dijeras lo que dijeras - dijo, categórico.

Su mente procesaba todo lo que estaba sucediendo a una velocidad insólita, remolinos de escenas, pensamientos y sucesos se enmarañaban unos con otros, entremezclándose como ovejas de un rebaño al sentirse amenazadas por la bestia. Nada tenía sentido cuando para él estaba todo muy claro, Light era Kira y Misa el segundo Kira, todas las piezas encajaban tal cual puzzle y ahora sin embargo… A Light le ocurría lo mismo que a la chica anteriormente, ¿puro teatro? No, era más que eso…

- Oye, Ryuuzaki, tienes que escucharme - volvió a insistir el japonés; matices de desesperación patentes en su voz - Te aseguro que yo no estoy mintiendo, lo juro. ¡Yo no soy Kira!

Sonaba sincero. Y genuino. Más que nunca.

- Ryuuzaki, ¿qué está pasando? - se alteró Matsuda - No parece el mismo.

- Pero no podemos soltarle ahora, los crímenes se han detenido desde que Light ha sido arrestado. Si estos no se reanudan tendremos que dar por resuelto el caso. - dijo Aizawa, circunspecto.

Una sensación de mal augurio acometió a L. Aquello no era bueno, algo se le estaba yendo de las manos, algo importante y él no podía ni debía permitirse ese lujo. Se llevó el pulgar a la boca de forma inconsciente. Resultaba casi como si a ambos sospechosos les hubieran arrebatado su carácter e instaurado otro en su lugar, ¿o era que el poder de Kira les había poseído de alguna forma e incitado a cometer los asesinatos? ¿Sería eso posible?

- ¡Mierda! ¿Porque a mi? - se lamentaba Light, cabizbajo. Su aspecto lucía mucho más desmadejado que minutos atrás.

¿Qué mosca te ha picado… Light?

Notas finales:

¡Y eso es todo! Siento que sea tan corto >.< Pero al siguiente ya habrá mas. Espero comentarios, amigas, motivan al personal xD

Nos leemos ~

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: