Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Honey x Bee

Autor: Karenlauren

[Reviews - 11]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Renuncio a los derechos de personaje e historia. 

Notas del capitulo:

Hola! 

Hace mucho que no colgaba pero he estado falta de inspiración así que trataré de terminar el fic, este es una daptación así que no es precisamente igual a la historia y le agregaré un final propio.

Sasuke es...

Sasuke es dulce...

Sasuke es tierno...

Sasuke es... peligroso...

 

De alguna manera, me topé con este “Sasuke de verano”y no fue un encuentro precisamente agradable...

- ¡Me tenéis que pagar en efectivo! – dije colocando una mano en la cadera para demostrar mi enfado mientras con la otra sujetaba hábilmente una bandeja con sus bebidas. – Este hotel solo acepta efectivo para pago por las consumiciones en la piscina.

- Nadie nos dijo eso... – dijo un chico de pelo catsaño y ojos color miel.

- Si no pagáis esto me despedirán... – hice un gesto a la desesperada y le puse ojitos de cachorrito, claramente era mentira que iban a despedirme si no pagaban por eso pero si que me cargarían a mi sus bebidas y no estaba en mis planes pagarles a estos tipos ricos la comida. – Así que porfis, solo esta vez...

- Si no hay otra opción... – dijo el Chico soltando un suspiro de resignación mientras por dentro saltava de alegria, ¡conseguido! – Voy a ir a mi habitación a cogerlo...

- Gracias, eso me ayu....

- No te molestes, Kiba.

- ¿Sasuke? – dijo el mencionado pidiéndole que se explicara.

- Nos has hecho esperar mucho tiempo y además... ¿qué hay con esa actitud? – su rostro frío me hizo bajar un escalofrío por la espalda... llàstima que nunca escuchaba a mi instinto – Me molesta.

Rápidamnte se abalanço sobre la targeta con mi nombre sin quitar esa absurda sonrisa burlona de su rostro y leyó mi nombre.

- Así que Naruto Uzumaki, ¿uh? – me puso el pie detrás de los míos y me empujó – Deberías tenir cuidado cuando caminas al lado de la piscina...

- ¿¡Eh?! – grité asustado mientras caía de culo sobre el suelo de la piscina, estaba al borde. Ese imbécil casi me tira al agua.

- Podrías resbalar y caer... – Esa fue la gota que colmó el vaso.

Él me miró civertido mientras recogía el estropicio y daba gracias que no se había roto ningún vaso... me hubiera costado todo el verano pagar uno solo de ellos.

- ¡Oye! – le grité mientras se iban, él se giró. – Ei, tu pendiente es un símbolo de la Escuela Houjou, ¿verdad?

- Sabes muchas cosas...

- Eso es por qué he oído rumores... – le interrumpí con mi sonrisa para clientes... especiales, mientras trataba de mantener la calma. - ...de la pandilla de ricos que anda por ahi!

Esta vez no me contuve y le tiré toda el agua de la piscina que había en los vasos, él me miró entre sorprendido e incrédulo.

- ¡Vosotros sois tal y como dicen los rumores! ¡Sois de lo peor, me pone enfermo saber que vamos a la misma escuela!

- ¡Wow! – dijo un chico con expresión juguetona al ver mis actos. Cuando se recuperó del susto, ese tal Sasuke... ahora mojado de pies a cabeza, me cogió de la cintura y me cargó como a un saco de patatas.

- ¡Oye! ¡Suéltame! – me quejé forcejeando ante su firme agarre, me llevó hasta dentro del hotel ignorando mis quejas y vi que ibamos hacia una habitación, así que intenté con más fuerza “convercerle” para que me soltara - ¡Maldita sea... Suéltame! ¿Qué coño haces? ¿A dónde me llevas?

Él me dio una palmadita en el trasero, claramente divertido.

- Una mujer no debería decir palabrotas. – Me indigne ante esas palabras.

- ¡No soy una mujer, soy un hombre!

- Cállate de una vez, voy a por el dinero para pagarte. – Vi cómo entrábamos a su habitación y no pude evitar protestar.

- ¡Espera! No hace falta que entre... puedo coger el dinero des de la puerta.

Entonces vi la cama...

Maldita sea, tuve el peor presentimiento des de que vi a ese tipo.

- Tu... – empezó pero volví a interrumpirle.

- ¡Bájame! – estaba empezando a entrar en pánico.

- Querías hacerlo correctamente, ¿no? – dijo con su sonrisa de superioridad. - ¿No decías que querías que te bajara? ¿No querías que te desnudara? – Oí el “click” del sujetador que Hinata me dejaba para trabajar... el jefe al ver que era bastante parecido a una mujer decidió aprovechar eso y me obligava a travestirme, pero Bueno, tampoco podia decir nada... me subió un 20% el sueldo.

- ¡PARA! – grité asustado.

- Entonces... Date prisa y sal de encima mío. -  Miré a mi alrededor y comprové que, efectivamente, él estaba estirado en la cama y yo encima suyo... ¿cómo habíamos llegado a esa posición? - ¿No quieres ducharte?

- ¿huh? – dije quedándome de piedra mientras sujetaba un cojín a modo de escudo.

- No puedes ir de vuelta al trabajo oliendo así... o... ¿prefieres que juegue un poco más contigo? – pasó el dedo índice por mi pecho mientras parava entre los falsos pechos – Dándome una vista tan buena...

- ¡Y una mierda! – dije apartándole de un manotazo corriendo al interior del baño mientras él me tirava una toalla a la cara. Entonces me acordé, me asomé por la puerta y dije - ¡Hey!

Él se giró para verme mientras marcava un número al teléfono.

- ¡Gracias por dejarme usar la ducha! – esta fue la primera vez que le sonreí cómo haría con un amigo, me sentia agradecido... a lo major no era tan malo... - ¡Eso es todo!

Volví a dentro sin llegar a oir sus palabras.

- Que chica más extraña... ha sido un tiempo des de que.... parece que ella es immune al bullying.

Mientras, en la ducha, Naruto pensava exactamente lo mismo de Sasuke.

Es un tipo extraño... no se si es bueno o malo... me abrazó muy fuerte cuando me cargó en su espalda pero... ¿Y si lo hizo para que nadie viera mi suje? No, no puede ser... de todos modos, he de volver al trabajo.

Apagué el agua y me estaba secando cuando le vi a él.

Estaba detrás de mi.

- ¿¡Pero qué?! – volví a abrir el agua y le apunté cómo si fuera Dorothy y pudiera deshacerle con agua. - ¿Cuál es tu problema? ¡Pervertido!

- No es “Tú” – dijo mientras se acercaba y con su cuerpo atrapaba el mío... estaba entre él y la pared... lo peor es que no podia escapar. – Es “Sasuke”, Sasuke Uchiha... No lo olvides Naruto...

Me quedé mirándole cómo si fuera de otro planeta.

- Así que es verda que eres hombre...

-¡Ah! – sentí cómo con su pierna presionaba mi entrepierna. - ¿Quién querría recordar tu nombre? ¡Umph!

- ¿Sabes? Antes, cuando me tiraste el vaso de agua... Fue la primera vez en mi vida que me sentí tan humillado. – Sentí cómo su mano viajaba lentamente hasta mi trasero con suavidad, acariciándolo. Me removí incomodo entre sus brazos. – Aún si me meto contigu no me sentiria satisfecho... ¿crees que hago esto por lo de la piscina? Joder, no.

Su cabeza se puso en el hueco de mi hombro... encajando perfectamente... Y dándole libre acceso a mi lóbulo que mordisqueó mientras su llengua se colaba en mi oído simulando penetraciones.

- Yo siempre devuelvo el daño multiplicado... – Sus palabras y gestos causaron que me estremeciera mientras me sonrojaba brutalmente.

Paró su ataque a mi punto sensible y me quitó el pendiente que llevaba, un recuerdo de mi madre. No podia respirar bien... había mucho vapor en el aire y estaba muy excitado.

Oí un click, eso significava que me había puesto otro pendiente pero...

... Me mareaba... todo... Nada... daba vueltas...

Él me miró y pareció cómo si una sirena hubiera cantado por primera vez. Hechizado puso sus dedos en mi boca e intento besarme pero reaccioné a tiempo. Le pegué una bufetada y pregunté enfadado:

- ¿Qué coño haces? – anonado le saqué a rastras del baño, casi cerré la puerta pero puso su pié, interrumpiéndome. - ¡Sal de aquí PERVERTIDO!

- ¡Recuerda esto, cuando empiece el segundo semetre te voy a devolver esto diez veces más fuerte! – Sin quererlo ni beberlo la situación se volvió cómica. Él intentando entrar y yo intentado sacar-lo, ambos gritándonos como descosidos. - ¡Niño estúpido!

- ¡Ojalá no te vuelva a ver en mi vida! – Ambos dejamo ir la puerta  ala vez – P-E-R-V-E-R-T-I-D-O

Y se la cerré en las narices.

Esperé un rato y, al salir, comprové que ya no estuviera.

Tenía que volver al trabajo, me puse ràpidament el uniforme y volví a ponerme ese molesto suje.

Y entonces me di cuenta.

No me había dado el dinero para las bebidas...

Sentí mi uniforme muy suave... y no olía a piscina...

- ¡El dinero! – Exclamé al revisar mis bolsillos.

A lo mejor tiene más sentido común del que pensé... y me ha lavado el uniforme.

Fui al espejo del armario a recoger mi rubio pelo, que me llegaba hasta la espalda, en una apresurada coleta alta.

Y lo vi.

Me había puesto un pendiente de... no podia ser... Tenía que ser un error, definitivamente. Traté de quitármelo pero era imposible...  mierda, mierda, mierda...

Tendría que ir a ver a Kabuto, era el único que podia ayudarme. 

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: