Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Amor Insospechable

Autor: YuliChan

[Reviews - 7]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Si, e llegado a terminar el capitulo ^^ me alegra saber que hay gente que lo leyo aunque no recibi ningun review pero eso no me importa, lo que mas me importa es saber que alguien lo leyo por lo menos.

Bueno, como no recibi ninguna peticion,este capitulo lo hice de otra forma pero de ahi, si alguien lo desea, todavia hay posibilidad.

Sin mas que decir les dejo este capitulo que lo hice lo mas largo posible para que asi no se queden con las ganas hasta dentro de una o dos semanas.

Espero les guste!

Había comenzado un nuevo día en la Academia de la Verdadera Cruz, los alumnos se despertaban para así asistir a sus clases correspondientes de ese día, el cual era un viernes y  a cualquiera  (incluyendo a su servidora) lo ponía de buenos ánimos puesto que era el último día de la semana y ya podrían descansar de la escuela y los deberes, bueno si les mandaban tarea ya era otra cosa, pero deben admitir que es relajante no ir a clase por al menos dos días.

Entre un tumulto de jóvenes que recorrían los pasillos, se encontraba una chica sentada contra la pared junto a una expendedora de gaseosas. Esta misteriosa joven tenía un cabello largo y negro, atado en una coleta medio dispareja. Traía gafas de color rojo así como vestía una corbata de tonos rojizos mezclados con verdes oscuros y una camisa por debajo de este, Típico uniforme escolar, así que no debemos dejar pasar que traía una falda negra con calzas del mismo color que le llegaban hasta las rodillas.

Muchas personas la miraron por un momento pero la pasaron por alto, era común ver de vez en cuando a una estudiante sentada en un rincón pensando o haciendo quien sabe qué, pero nadie adivinaba sobre el que hacia ella allí si después de todo no era de esa escuela.

Si nos fijáramos un poco más, veríamos que esta chica tenía entre manos un cuaderno negro en el que parecía escribir sus ideas ¿Acaso esta joven era reportera? O ¿Escritora?

-Dios, ya no tengo más ideas… y eso que lo deje a medias- pensó la abrumada peli-negra quien se rascaba su cabeza en señal de desacuerdo con su trabajo.-Bueno, creo que mejor…- Dio un vistazo por sus alrededores, dándose cuenta de que el lugar se veía diferente de donde estaba antes.-¿eh?...-

-¡EEEEHHHH!-

………………………………………………………………

Saliendo de ese panorama extremadamente extraño, en otros lugar menos habitado y que al parecer nadie se atrevía a ir, nos encontramos con un edificio embrujado digo abandonado en el que, En este mismo momento, un peli-negro recién se estaba levantando con los últimos rayos del sol, digo últimos porque ya no era tan de mañana.

-¡¡¡Ahhh!!! ¡Me quede Dormido!- exclamo histérico y se puede decir  enojado ya que de ahí en más salió corriendo en busca del “causante” de que no se despertara temprano queriendo decirle todas las malicias que se le pasaban, en el momento, por la mente.

Cuando por fin lo encontró en los pasillos de la residencia mientras este se lavaba la cara en el lavabo instalado frente a las escaleras, se detuvo bruscamente antes de que terminara chocando con su mellizo.

-¿eh? Nii-san ¿Pasa algo?- pregunto de lo más tranquilo mientras se sacaba la toalla de la cara para así mirarlo. Palabras como estas no podían hacer sentir mejor al joven de cabellos oscuros, no era el momento para estar hablando como si nada pasara.

-¡¡¡ ¿Por qué demonios no me despertaste?!!!- Reprocho con el ceño fruncido, el mayor llamado Rin.

El menor, conocido ya como Yukio, se coloco sus gafas y suspiro levemente antes de responderle.-Lo intente varias veces pero no logre despertarte, tienes el sueño muy pesado nii-san- aclaro con leve resignación, no era fácil para él hacer eso todos los días y menos si cierta persona no se lo agradece después.

-…- no se atrevió a contestarle ¿Qué podía decirle? Si él tenía razón, siempre tenía razón en todo.-… la próxima vez, al menos has un intento más- se volteo y lavo la cara con el agua de la regadera tratando de relajarse con el agua fría, terminado eso, se acomodo bien el uniforme y cuando tocaba ponerse la corbata, la cual traía consigo para amarrársela después, pareció dudar por unos segundos sobre las acciones que ejercía sobre el ya mencionado anteriormente. Esto puso pensativo al otro gemelo quien no evito verle, supuso primero que tal vez solo estaba nervioso pero eso se desvaneció cuando lo vio “pelear” con el pobre trozo de tela.

-¿Qué pasa?- pregunto fingiendo sorpresa, él ya sabía lo que le pasaba pero quería jugar un poco.

-ahmm, no,  nada…- volteo un tanto nervioso mientras peleaba con aquello que le fastidiaba y además que le hacía ver inútil frente a su hermano.

Por un momento el menor solo lo miro con cierto aire pensativo, pero luego de tenerlo en claro comenzó reírse levemente ¿No sería divertido hacerlo?

-¿eh? ¿Qué haces Yukio?-

-Te voy a ayudar…- tomo con sus dos manos las extensiones de la corbata acomodándolas y encajando cada parte por debajo del cuello de la camisa, no era difícil para él y eso lo dejo en claro cuando hizo el nudo especial perfectamente, impresionando enormemente  al mayor que tenía un ligero tinte carmesí en sus mejillas por la situación un tanto vergonzosa, después de todo su padre no era el único que lo sabía hacer.- Listo nii-san, no era tan difícil- exclamo regalándole una de sus conocidas sonrisas las cuales, curiosamente, solo se las brindaba a él.

-…- se le quedo mirando por escasos segundos.- y-yo no te pedí que lo hicieras- se dio media vuelta y se alejo dejando a su hermano solo. Aunque sea un gracias habría bastado luego de haberle ayudado pero él le conocía y sabía que no era de expresarse mucho.

No demoro en irse también, tenía muchas cosas que hacer después de todo.

Si solo supiera que hacer, lo haría….

º.º.º.ºº.º.º.º

Unas campanas comenzaron a sonar con fuerza, alertando así a todo estudiante de que debía ir en los próximos segundos a su aula si no quería quedarse afuera por media hora como castigo.

Debido al movimiento de las personas por los pasillos, nadie se percato de una pobre joven que era casi pisada por esos apurados jóvenes que ni siquiera le prestaban atención.

Ya cuando por fin pudo salir de entre esa gente escondiéndose detrás de una de las puertas que alcanzo a abrir, se relajo con los ojos cerrados para luego abrirlos y encontrarse con una hermosa sala llena de estanterías con libros, no podía ser más hermosa la vista, era como un sueño.

¿Qué? ¿No les conté que le gusta leer?

-Waoo, ni en mi escuela hay una biblioteca así de inmensa- se abrió paso adentrándose a aquel lugar sin dejar alguna cosa sin observar.

Cuando se adentro nuevamente pero, por los angostos pasillos que contenían las estanterías con libros, comenzó a ojear cada título así como abrirlos y leer un poco de su contenido. Así pasó un poco más de dos horas en las, que sentada en una de las mesas, comenzó a leer y acumular palabras para así entender cada frase que leía, olvidando así todo su alrededor y la sorpresa que se llevo en anteriores momentos.

Tal vez sea por eso que, una media hora después, una presencia se metió por la ventana dando un pequeño salto. Miro desde donde estaba a la joven que seguía leyendo como si nada ocurriera, este sorprendido por el parecido que tenia con otra chica que hace menos de 24hs había visto, se acerco sigiloso hasta quedar justo atrás de la silla en el que estaba sentada.

-¿Qué haces aquí?- exclamo aquella voz monótona pidiendo la atención de la joven.

-…-No dijo nada, y eso era debido a la atrapante historia que se consiguió…

-Oye… ¿Acaso eres sorda?- insinuó la misma voz de hace poco pero sin cambiar el tono.

-…- siguió sin escuchar…

 Paso unos minutos antes de que aquel, ya un tanto molesto, se acercara un poco más a aquella que le ignoraba, la tomo del hombro y la giro para que así le viera. No le resulto difícil pero se gano un pequeño empujón que resulto por reflejo de la misma que luego le miro con asombro ¿Qué cosa la acababa de tocar? O mejor dicho ¿Quién?

No todo es un sueño después de todo…

*Flashback*

-¿Ya me vas a decir?- pregunto el de cabellos verdes a aquel que consideraba, por extraño que parezca, su “hermano menor”.

Dado su ignorancia acerca de la vida del otro, era difícil saber si en realidad le caía o no bien, se veía imposible  mantener una charla como esta debido a que no tuvo una buena impresión del “joven” demonio, y como no va a ser así si lo primero que haces es atacar a su hermano, pero no era su culpa, si no la de ese director que por quien sabe porque, le ínsito a pelear.

 Por otra parte estaba Yukio, quien agradecido por el silencio que le brindo al dejar de hacer ruido con ese dulce, también estaba dudando puesto que en realidad no quería decirle nada.

-…- resoplo por lo bajo intentando buscar las palabras adecuadas para describir aquello que le molestaba desde hace un tiempo.- Debes de saber antes que para mí esto que diré no se lo dije a nadie más…- Miro de reojo al demonio de ojos gatunos, este sin más solo se digno en asentir levemente.- bien… escucha…- maldita sea la suerte de él, no podía ser más incomodo decirle algo tan penoso.- Yo pienso en mi hermano de forma diferente, cosa que tal vez te pase a ti. La única diferencia es que lo mío fue pasajero y lo tuyo aun sigue en pie.- Palabras mejor pronunciadas no se encontraban en otros lugares, ese joven humano si sabia acomodar cada frase necesaria, incluso para casos así.

Aunque, no todos comprendieron del todo, en este momento hubo una excepción, alguien no capto el mensaje y ese alguien era Amaimon.

-…Creo que lo que quieres decir es que amas a tu hermano en secreto…- Bueno, tal vez tenía razón.- y que eres un cobarde porque ya te rendiste…-retiro lo dicho.

-¿Eh?- miro con sorpresa a aquel individuo de extravagantes vestimentas oscuras, lo raro es que tenía algo de razón, era un cobarde en ese sentido.- N-No soy un cobarde…- pero esta clase de cosas no se pueden revelar así como así, no hay que bajar la guardia.- ¿Qué no entiendes el sentido de las cosas? Esto que digo esta mas que mal visto por la gente de hoy en día- explico.

Mas razón no podía tener ese chico de orbes castaños y ojos del color azul verdoso, por algo no se gano un titulo de exorcista y mejor alumno, casos así como el suyo son más que censurados considerándolos un Tabú, algo que no se puede decir al aire sin ser visto como un sátiro.

En todo caso, esta situación por el momento no lo ameritaba, solo hablaban de cosas que tenían que ver. Amaimon sabe el sentido de esa palabra, “Incesto” era lo que describimos como una relación entre familia, más que nada tenía aun más sentido si en el estaban los hermanos o los primos como protagonistas de ese amor prohibido.

Pero, no solo se encontraba el “Incesto” como foco de luz en esa relación, también estaba la palabra “Homosexualidad” resonando por los lados, y claro, no podía empeorar más la situación el que ellos sean hombres y sientan amor por otro del mismo género. Esto volvía a Yukio un tanto agobiado, no solo tenía que preocuparse de los estudios y demás, sino también el de asegurarse de no caer en la tentación de la lujuria que asechaba a cada rato en la habitación que compartían ambos hermanos, y que uno de ellos sea tan inocente que ni cuenta se da de las acciones que comete frente al otro que por dios, ya no sabia donde meterse para ocultar sus intenciones y acallar al demonio que lo quería poseer (ósea… el demonio del sexo e.e, pobre yukio jaja).

Lo bueno de todo esto es que el menor de los okumura sabía controlarse en ciertas ocasiones. Era simple, se alejaba de él y chau fantasía, aunque luego lleve a interrogatorios y acosos por parte de su gemelo pero le valía, con tal de ya no estar todo el tiempo queriendo tirarse a su hermano, todo estaba bien.

Bueno, tal vez para Yukio todo estaba controlado pero no nos olvidemos del novato, el que no sabe absolutamente nada sobre autocontrol, si, me refiero a aquel que le miraba fijo y sumamente aburrido.

-…dime… y si está prohibido ¿no lo crees mejor?-

-¿eh?- exclamo estupefacto ante aquello que comento el peli-verde.- ¿A qué te refieres con eso?- .

-¿Qué? ¿Nunca sentiste ese deseo de romper las reglas?...- pregunto incitando al otro a pensar mejor lo que dijo.

-Si… bueno no, yo no rompo las reglas como puedes ver…- se acomodo sus lentes como de costumbre.- Además yo sé cuando algo está mal así como cuando algo está bien.-indico.

Aunque ahora demuestre que no sería capaz de tales cosas, en situaciones anteriores se veía lo contrario, ya incluso de pequeño pensaba cosas perversas las cuales quería ejecutar sobre su pobre hermano que ni idea de lo que pasaba.

Mas inocente no puede ser que en una ocasión le permitió a su hermanito que le diera un disque abrazo como señal de buenos entendimientos entre ambos, Abrazo que se hizo un poco mas incomodo ya que el menor palpaba cada zona con sus manos, incluso llego a tocarle la parte trasera sobresaltando a su hermano quien se aparto un poco mostrando sonrojo ¿Quién diría que Yukio llegaría a eso? Pues Amaimon creía lo contrario.

-… que aburrido…-expreso con disgusto, pensó que al menos era un poquito más divertido que aquel de las flamas azules…¡Error! Ni se imagina lo que hay detrás de esa mascara que ni los Celos podrían sacársela… un momento… y esa palabra  ¿donde la habrá escuchado?- ohh…-  este se veía buen momento para usarla y así divertirse un poco con aquel que se creía santo.- Y si yo le hiciera “eso” a tu hermano… ¿Qué harías?-

Un pensamiento paso como si fuera una bala que no llego a esquivar ¿acaso sabia su pasado?

-… pensé que “eso” lo querías hacer con tu hermano…- evadió la pregunta, era mejor cambiar de tema o terminaría por perder la razón mientras le atinaba con la pistola.

-Sí pero ahora me parece más divertida esa idea…-una perversa sonrisa se reflejo en su rostro, ¿que cosas pensaría hacerle al pobre de Rin? Quizás eso les alegraría el día a las fangirls que esperan con ansias un encuentro como este, pero como la autora se guarda lo mejor para los buenos momentos, habrá que esperar a que el cuatro ojos se decida rápido porque sino su, aun virgen, nii-san será arrebatado de su lado.

-Oye…- algo le interrumpió, fue un sonido, un sonido de cosas cayéndose. Los dos voltearon a mirar lo que creían, había provocado ese sonido escandaloso.

-Creo que alguien nos estaba observando…- exclamo el peli-verde con la misma mirada característica que conocían muchos/as, y debo aclarar que esta vez la autora no los acosaba, al menos no tan cerca, tenía su propio escondite en los arbustos.

En efecto, parece ser que alguien los llego a observar por detrás de unos botes de basura que, por mala acción o azares del destino, hizo caer haciendo tremendo escándalo. Para su suerte ellos solo lo escucharon, pero que digo suerte, en este momento era todo menos eso.

-Eto… g-gomene, no era mi intención molestarlos…- explico temerosa aquella joven de pelo atado y ropas casuales, parecía una chica común y corriente.

Si lo pensáramos bien, ella no hizo nada, o bueno nada malo a excepción de estar fisgoneando por donde no la llaman. No había por qué culparla, esa chica tal vez se intereso por la escena y quiso ver si algo “interesante” pasaría entre ellos dos… como toda fujoshi que se esconde para poder visualizar de cerca cada detalle.

Yukio por otro lado pensaba lo anterior mencionado, ella no hizo nada y punto.

-no te preocupes no es…-  Se Escucho un grito que se detuvo en seco segundos después, al divisar mejor sus alrededores buscando a la chica se sorprendió, no estaba por ningún lado así como no estaba el peli verde a su costado… lo habían dejado y se fueron o… ¿había otra cosa entre manos?

*Fin del Flashback*

La situación no se pudo haber hecho más incómoda, esta joven logro recordar con solo verlo lo que había hecho la anterior noche, no, no era su culpa sino de su sentido de la orientación y además de su curiosidad, la curiosidad de saber si vería por primera vez a una pareja expresar su amor a escondidas y quien sabe… hacer “esas” cosas allí.

-ahh, t-tu… e-emm- balbuceo sin sentido, no sabía que decirle.

-ohh, entonces tú eras la del ruido…- se acerco mucho mas haciendo que la de anteojos se pusiera de colores, si, era muy tímida ante los hombres.

-L-lo siento…- se disculpo intentando zafarse del agarre por acción del otro.- enserio no era mi intención… yo solo…- ya ni sabía por dónde empezar ¿Qué le diría? ¿Qué todo era por querer verlos besarse? Mejor muerta antes que terminar asesinada por aquel de ojos verdes.

Este peli-verde la soltó sin más y se sentó en cuclillas para quedar a su altura, por alguna razón mostro interés en ella olvidando el motivo anterior, esta chica tal vez le serviría de algo.

-¿Cómo te llamas?- pregunto sorprendiendo a la peli-negra.

-a-ah yo… me llamo…- en cuanto se lo iba a decir, un montón de recuerdos saltaron por su mente, eran borrosos pero en alguno de ellos llego a ver cómo es que había llegado a esa escuela, algo que la hizo estremecer y sin saber, cayó de rodillas de la silla.

-¿Y ahora qué te pasa?- pregunto el indiferente oji-verde que la miro con curiosidad.- ¿Acaso te produzco miedo?-.

-¡e-eh!, n-no es eso, solo que… nose que me paso- pensó brevemente la situación y decidió que lo mejor era aclarar el asunto-… ¿s-sabes quién es el director de este lugar? Necesito verlo…- se levanto con un poco de dificultad mientras se lo decía.

- ¿umm? ¿Quieres ver a Aniue?-  expreso un nuevo interés en aquella frágil joven ¿Qué quería con él? Algo más que simple curiosidad se deposito dentro del demonio de ojos gatunos que sin más se puso a pensar que era eso que lo molestaba, era en verdad muy abrumador, algo que pensó solo sentían los humanos… quizás sería esa palabra, llamada “Celos”.

Notas finales:

Yo: Yujuuu!! actualize uno de mis fanfics por fin!!

Alma: y que hay de los videos? ¡Quiero videos!

Yukio: pero no deberias de estudiar por lo menos, tienes deberes que hacer... y tu tambien Alma-san.

Alma: Tu no eres mi Mamá asi que no tienes por que decirme que hacer... decile eso a tu novia y no a mi.

Yukio: ¿C-Como que novia?

Yo: Ya parennn!! dejen de estar diciendo esas cosas, que no veen que trato de cerrar decentemente esta nota?

Amaimon: y ademas ella es mia no de ustedes... *La acorrala con su brazo*

Alma/Yukio: ¡¿Quee?!

Yo: *Apenada* Espero dejen reviews que yo me encargare de responderles... ¡Ya dejame Amaimon! *Se logra soltar y correr seguida por los otros tres*

 

Bye bye y hasta otra :)

 

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: