Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

La Fuerza De Nuestra Atracción por MidNightFlower

[Reviews - 163]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Holitas a todos! debido a que ya cumpli 1 año publicando en eseta pagina (wiii!! que felicidad!! *W*) decidí que la mejor forma sería haciendo un desafio! +w+ asi que aqui esta!! tada~

Ee que esta es una idea bastante compleja y muy interesate para abordar, pero dare mi mayor esfuerzo para que quede entendible y que sea como un pay de limon: algo dulce, divertido y ligero (y algo descarado jeje e.e) 

Por cierto, todo esto se desarrolla apartir del cuarto libro y creo que me saltare algunas cosillas jeje (el interes de Harry por Cho *coff*coff*, el torneo delos 3 magos, etc... xD) y aqui si atraparon a Colagusano,.por tanto Sirius es libre! +W+

*Todos los personajes pertenecen a la magnifica J.K.Rowling!! yo solo los estoy robando un poquito para saciar mi venita yaoista jiji xD

Notas del capitulo:

Bueno, este es mas como un "prologo" que un capi, sin embargo, espero que este bien para su gusto (y que no me salga mucho de lo que Tsunade tenía en mente jiji) 

Sin mas que decir, A leer se ha dicho!! 

“Que delicia” murmuró Remus Lupin relamiéndose los labios casi pudiendo sentir en su boca la exquisita textura de esa piel alabastrina que emanaba dicho olor.

 

Aunque no había luna llena en el cielo negro, podía sentir palmo a palmo como sus sentidos se despertaban ansiosos, sus dientes más afilados de lo normal se clavaban sin piedad en su muñeca, sus vellos se erizaban y sus pupilas se dilataban. El lobo aullaba en su cabeza volviéndolo loco. Se sentía caliente.

 

“¿Qué hace paseando como si nada por el bosque como si nada?” se preguntó saboreándose ese embriagante aroma. Seguro algo tramaba, pero no podía importarle menos en ese momento. Se veía suculento, hermosamente fantasmal bajo los rayos de luna, con sus cabellos rubios mecidos por el suave viento, sus carnosos labios sonrosados por el frio, su estúpidamente suave cuello y hombros desnudos…

 

Apretó los ojos cubriéndose la nariz y contó hasta diez. Pensar en devorar aquel pequeño cuerpo lo excitaba; imaginarse como se sentirá poseerlo por completo…

 

“La rejodida madre que me pario, ¡soy un pervertido!” exclamó horrorizado volviendo en sí cuando el aroma se desvaneció. Suspiró pesadamente. Lo admitía, era un pervertido de lo peor, porque solamente él podía sentir aquello con tanta fuerza por un niñato… y vaya chiquillo.

 

“¿Por qué tiene que ser Malfoy?” suspiró llevándose la mano a su más que endurecida erección. ¿Era inmoral? Probablemente. ¿Iría a prisión si se sabía y perdería su trabajo? Por supuesto. Entonces, siendo un hombre racional como era ¿Por qué se dejaba ser presa de sus bajos instintos e insistía en masturbarse violentamente por uno de sus alumnos? Simple y sencillo; no podía evitarlo.

 

Desde la primera vez que percibió aquel suculento aroma, tan excepcional, dulzón especiado, con una nota de menta tras poner pie en Hogwarts nuevamente después de 16 años, logró volverse loco; nada más no se transformó en lobo en ese instante y le clavó los dientes a ese apetitoso chico rubio porque Merlín era grande.

 

Era increíble lo poderosa que podía ser la poción matalobos para atenuar aquel excitante aroma, claro que otra cosa era poder ver en clase al heredero de los Malfoy y no perderse cual idiota en esos ojos de mercurio.

 

-Joder…- sollozó moviendo su diestra más fuerte contra su hombría hasta correrse en un lamentable orgasmo que le sabia más bien frio y vacío, sin un insufrible rubio que le sonriera como solo él podía.

 

No podía quedarse ahí. No aceptaría de buenas a primeras esos insensatos sentimientos. Como si su condición no fuera de por si reprochable, ahora, babeaba por un jovencito 20 años más joven que él, no se vería bien en su expediente, ni de cerca.

 

Con un tergeo quedó como antes y atusando su cabello y bigote siguió acomodando sus cosas.

 

Por fin todo se había solucionado en el ministerio y Sirius era un hombre libre; podía irse a vivir al campo como siempre soñó, adoptar a Harry y malcriarlo como el buen padrino que era. Probablemente viviría con ellos porque estaba seguro que ellos dos viviendo por su parte se convertiría en un depósito de chatarra en menos de 2 semanas pues Sirius ni en su mejor momento fue fanático del orden y la limpieza.

 

El toque de la puerta lo sacó de su ensimismamiento y se dispuso a abrir.

 

-Remus, muchacho ¿estas ocupado?- esa voz bonachona con su banderín de “todo estará bien” hondeando al viento del director Dumbledore no le sentó bien.

 

-Claro que no Albus, ya terminé de acomodar mis cosas para dar por terminada mi estancia en Hogwarts- Sabía que su presencia no era en calidad de buenos deseos para su nueva vida, así que sin pensárselo mucho lo invitó a pasar -¿que se te ofrece?- preguntó con media sonrisa, alegrándose en parte que el viejo director no se le hubiera ocurrido llegar unos minutos atrás y ser espectador de su desafortunado pajoneo.

 

-Solamente una cosa y creo que tengo una oferta que no podrás rechazar…-

 

--------------°oOo°oOo°oOo°-------------------

 

Tras mucho viajar y poner sus prioridades en orden, de explorar los nuevos caminos de conocimiento adquirido sobre su condición licántropa y una resolución algo difusa en su mente, llegó a aquella puerta de quienes sabía, le estaban esperando.

 

-¡Hey Moony! Qué bueno verte por aquí, te vez súper bien, como si hubieras comido pastillas vomitivas- dijo sonriente Sirius recibiéndolo en la casa con tremendo abrazo rompe costillas–que no te quedes en la puerta hombre, pasa, que esta es también tu casa. Harry, pon otro plato a la mesa que Moony llegó-dijo palmeando su hombro con efusividad como en los viejos tiempos.

 

Harry se asomó por el borde de la pared para saludarle y le sonrió jubiloso corriendo  por lo que le había pedido Sirius.

 

-¿Y que ha sido de ti, Moony? ¿Por qué no  has venido luego de que te fuiste de Hogwarts? me hubiera venido bien tus sabios concejos para lidiar con semejantes muggles que son los tíos de Harry, ¡me cae, que tipos más pesados no existen!- dijo en tono de berrinche cruzado de brazos.

 

-Tenía cosas que hacer…- dijo con voz neutra. Vaya que si tenía mucho que pensar -Me sorprende que la casa este en una pieza- dijo desviando el tema, mientras examinaba con su mirada la cálida estancia de tonos beige y rojizos. Se veía integra, sin una cosa fuera de lugar, los muebles ordenados y le sorprendía que esos dos ya llevaran 1 mes de convivencia.

 

“Vaya que el tiempo vuela” pensó desabotonando su pesado abrigo.

 

-¡Oye Moony me ofendes! Obvio que soy el súper padrino al rescate y tengo todo bien puesto y sin la ayuda del bueno para nada de Kreacher- dijo orgulloso de sí mismo. Remus no pudo evitar sonreír con esa expresión tan típica de Sirius.

 

-Seguro Harry es el que se encarga de todo, porque dudo que su majestad quiera mover un dedo- aseguró medio jocoso dejado su maletín cerca de la chimenea encendida. Harry se sonrojó negando aquella afirmación que tenía más de verdad que de mentira.

 

-Remsie, te cargas un humorcito que pareciera que te comiste algún bichejo de los escregutos de cola explosiva de Hagrid. Te convendría hacerte pajas más seguido para …- hizo un movimiento exagerado con las manos como si no hallara la palabra que buscaba –descargar energía y tratar mejor a tu querido amigo- Remus rodó los ojos.

 

-Te aseguro que no es la falta de jaladas Siri- los ojos gris tormenta se iluminaron y sonrió pícaro.

 

-¡Ajá, pillín! Seguro le has estado dando vuelo a la escoba, en esta larga ausencia, mira que bien escondidito te lo tenías- ambos se sentaron en la mesa siendo seguidos por un Harry más que abochornado y muy atento –ahora cuéntaselo todo al viejo Sirius y no omitas ningún sucio detalle- dijo alzando ambas cejas.

 

-Que se te olvida que Harry está presente…- canturreó Remus negando con la cabeza.

 

-Por Harry ni te preocupes que esta tan interesado como yo, si no es que más, en saber qué es lo que escondes mi maquinita sexual- Harry rió nervioso sirviendo un poco de estofado en el tazón de Remus –aparte será por fines educativos-

 

-Claro, claro Paddy, fines educativos…- arqueó una ceja mirando a Harry quien ya no sabía dónde esconderse -Pues si tanto quieren saber, Dumbledore ha insistido en que me quede a dar clases para el próximo año...- Sirius hizo un mohín cual niño chiquito, era claro que no era lo que esperaba oír, pero Harry lanzó un chillido de júbilo y lo abrazó.

 

-¿Es enserio Remus? ¿Te vas a quedar?- la exaltación de Harry no tenía cabida y Remus solo asintió dándole una probada al humeante guiso.

 

-Va, ¿es enserio Moony? No que no querías trabajar ahí por lo que los padres dirán y que ocho cuartos, que seguro entrarían en pánico por lo del hombre lobo y demás cosas que llamas importantes pero que no les veo sentido…- dijo jugueteando con su comida.

 

-Pues al parecer Dumbledore tampoco le ve sentido- sonrió sin despegar la vista del plato –si embargo fue más que nada mi aceptación por lo que Albus me dijo, que la oferta misma de retomar mi trabajo. Aunque me encanta dar clases, tengo un asunto que atender…-  hizo una pausa para limpiar con su servilleta la comisura de su boca. Tanto Harry como Sirius estaban al borde de sus asientos queriendo saber de qué iba tanto misticismo.

 

Se aclaró la garganta antes de proseguir.

 

-Quiero cojerme a Draco Malfoy…-

 

La bomba fue soltada y todo resultó un caos. Harry comenzó a ahogarse con media papa y Sirius escupió el agua que se había echado a la boca; sin saber cómo reaccionar boqueó cual pez entre ayudando a Harry dándole unas palmaditas en la espalda y mirando a Remus de hito en hito, quien con toda la calma del mundo siguió comiendo.

 

-¿E-Es enserio?- por fin pudo articular una frase coherente, lejos de los mudos quejidos que soltó.

 

-Ehh… si, bueno… obviamente quiero hacer más que eso, pero es una cosa primordial por hacer…-

 

-Te estas yendo por las ramas Moony, mira que con tremenda revelación a Harry se le está escapando el alma por la boca-

 

-Es una cosa de hombres-lobo, Harry… es mi pareja elegida y se acabó el cuento- se sobó el cuello adolorido y Harry solo le miraba como si le hubiera salido una tercera cabeza –sé que no tiene mucho sentido, pero he investigado sobre ello y tengo todos los síntomas… tras mucho pensarlo creo que Albus tiene razón, no puedo huir de esta; es más fuerte que yo y no puedo detenerlo…-

 

-¡Pero es Draco- imbécil- Mafoy, Remus!- chilló Harry tras recuperar el aliento – ¡no puede gu-gustarte alguien como él! Ni mucho menos quererle…- se sonrojó hasta la punta de su cabello y comenzó a tartamudear –e-él no-no es bueno para t-ti…- el castaño sonrió condescendiente. Ese año que pasó de tortura en Hogwarts le dio a conocer muchas de las manías de su pequeño rubio y aunque no consideraba que fuera alguien inquerible como remarcaba Harry, si consideraba que su personalidad era bastante difícil para lidear…

 

-Descuida cachorro que esto no fue decidido por mí, Morgana que no- dijo negando con la cabeza.

 

-Venga Moony que nunca te vi como un asalta cunas, ni mucho menos por mi sobrinito pijo, tan estirado y amargosito como el tal Lucius Malfoy que parece que le metieron un palo en el culo- dijo entre risas Sirius.  A Remus se le hizo agua la boca. En solo recordar ese respingado trasero y todo lo que podría hacer con él…

 

-¿Te lo estás imaginando?- preguntó realmente divertido el de cabello rizado. Remus solo consiguió sonrojarse y desviar la mirada –Venga que pervertidillo me has salido Remsie- dijo codeándolo con gusto.

 

-Sigue sin gustarme la idea, pero… creo que si puede hacerte feliz Moony… err… deberías intentar acercarte a él para conocerse mejor… claro, si es que Lucius Malfoy no te crucia por querer meterle mano a su dragoncito- dijo imaginándose la cara épica que pondría el patriarca de los Malfoy cuando se enterara.

 

Remus se frotó el puente de su nariz. No se rendiría sin dar pelea, por mucho arguende que hiciera el rubio mayor; había tomado una decisión de aceptar a su pareja destinada y nadie podría interponerse; así que regresando a ver a sus anfitriones sonrió.

 

-Qué bueno que lo mencionas Harry, es por ello que necesito su ayuda…-

 

 

Notas finales:

jeje ¿que les parecio? ¿bien? ¿demaciado mal? ¿quemese despues de leer? jeje, si es asi, sientanse libres de decirmelo y lo borrare inmediatamente :D

les mando un beso enorme!~

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: