Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

El Pasado Aún Puede Arreglarse

Autor: Fernandasnapeblack

[Reviews - 102]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Bienvenidos a este fic que esta en proceso de creacion, intentare actualizar lo antes posible, los capitulos primeros del 1-7 estan siendo editados porque un amigo me hizo ver algunos errores y ademas necesito retomar vuelo con la historia, ya que mi usb fallecio, llevandose todo mi progreso con el. 

Su cuerpo no reaccionaba ante lo que acababa de suceder; no tenía sino apenas unos segundos que acababa de ver morir al hombre al que quería como a un padre. Ahora estaba clavado en el suelo viendo la neblina por la que el cuerpo de Sirius había desaparecido, la ira lo recorrió de pies a cabeza, un nudo se instalo en su garganta y sintió su magia desplegarse a todas partes, peligrosa, agresiva, dura, asesina.

Incluso la pelea entre mortifagos y la orden del fénix se detuvo y todos giraron a verlo, esa cantidad de poder no era normal; su primer impulso fue correr hacia el arco y así lo hizo, si iba a ver a toda su familia morir el moriría también y se dejaría de esa farsa; sorpresivamente fue Lucius Malfoy en persona quien lo detuvo, interponiéndose en su camino, abrazándolo con fuerza segundos antes de que llegara Remus y lo abrazara por la espalda para retenerlo, lucho contra ellos ciego de dolor, pero ninguno de los dos le soltaba, gritaba, o al menos eso creía el, pero no estaba seguro, no era del todo consiente de las acciones de su cuerpo en ese momento.

-          Llévatelo, amor…no deberían estar aquí- esas palabras hicieron que Harry saliera del trance en que se encontraba y viera a ambos durante segundos que parecían eternos.

Logró zafarse confundido, alejándose de ellos y giro a buscar a Bellatrix con la mirada, necesitaba encontrarla, el sabia que la mujer no estaba tan loca como aparentaba… cuando la encontró vio que en sus ojos había una lucha que Harry conocía muy bien, una lucha entré la locura y la cordura, como si su cerebro no estuviera del todo consciente de lo que acababa de hacer; avanzo hacia ella furioso, su magia había creado un escudo, todo aquel que quería acercarse a él era repelido.

Pudo ver perfectamente cuando la locura gano la pelea interior de Bellatrix y no le sorprendió la torcida sonrisa que salió de ella segundos después.

-       ¡YO MATE A SIRIUS BLACK! ¡YO MATE A SIRIUS BLACK!- la mujer salió corriendo y riendo, brincando en toda su demencia, haciéndolo enfurecer.

Saco su varita con rapidez y apunto hacia Bellatrix que estaba justo en su campo de visión; le tomo un par de respiraciones controlar su humor y apuntar con maestría.

-       Crucio- susurro viendo como el rayo rojo impactaba contra la espalda de la mujer, que empezó a retorcerse bajo la maldición.

Sintió un bienestar crecer en su pecho y sin embargo se sentía tan mal, no corto la maldición, imprimiendo todos esos sentimientos tan contradictorios que lo hacían sentirse fuerte, poderoso. Desde que había llegado al mundo mágico habían reprimido esa parte de él, lo habían aterrorizado para que ni siquiera pensara en ella y el poder sacarla le daba un placer que no se había imaginado antes.

-       Se siente bien ¿no?- pregunto una voz a sus espaldas, una sedosa voz que lo sorprendió, sin embargo mantuvo la maldición-¿sabes por qué? Porque no eres un mago de luz Harry…eres un mago gris, un mago con tonalidades casi negras y brillos casi blancos, déjate embargar por tu magia Harry, solo así podrás liberar tu potencial…

Esa voz era tan conocida, y sin embargo no podía decir a quien pertenecía, solo sabía que le hacía sentirse bien, protegido, sostuvo la maldición un poco mas hasta que las llamas verdes de una chimenea refulgieron, y vio al viejo director salir de ellas.

-       Harry…mi muchacho…- su voz era firme pero calmada, seguramente tan estudiada y entrenada que era casi natural, lo cual lo hizo sacar una punzada de odio-

A la mente de Harry acudieron varias memorias que Sirius le había dejado ver en secreto, aquellas en donde Dumbledore manejaba gente para sus propios fines, incluso la muerte de sus padres y el encierro de Sirius eran parte de su retorcido y absurdo plan, los Weasley y Hermione, todo, salvo quizá, la tortura que vivió a manos de sus parientes…o al menos no toda la tortura.

Miro fieramente a Dumbledore y lo apunto con la varita sin miramientos, dejando que Bellatrix se arrastrara hasta una chimenea para desaparecer, ya tendría oportunidad de cobrarse.

-       Aléjate anciano…no dejare que juegues mas con mi vida- su voz salió más firme de lo que había pensado e incluso había sonado amenazante.

Algo en los azules ojos del viejo cambio, su mirada ya no era la de un abuelo protector si no la de un hombre molesto, el menor pudo sostenerle la mirada, sin bajar la varita, no le daría la oportunidad de tomarlo por sorpresa, no esta vez.

-       Escúchame muy bien Harry- dijo con una voz seca e incluso pastosa- si no quieres que todos tus amiguitos y tu novio Malfoy salgan muertos será mejor que vuelvas a ser el idiota de siempre…

El chico solo pudo contener su respiración, sabia de su relación con el peli-plateado, no podía arriesgarlo, pero ceder no era una opción.

-       ¿Tan poco mago es como para amenazarme en lugar de enfrentarme? contesto burlón desafiando con la mirada al mayor.

-       Te necesito mocoso y no voy a dejar que tu rebeldía arruine mis planes, hice bien en matar al imbécil de Sirius, por su culpa tu descubriste la verdad- alzo la varita- tendré que borrar tu memoria…

Harry sintió de nuevo la ira invadirlo, ese estúpido anciano había matado a su padrino, un rayo azul salió de la varita de Dumbledore y Harry esperaba poder esquivarlo, se había distraído unos segundos; de pronto un humo negro lo cubrió protegiéndolo. Cuando el humo se desvaneció el ojiverde pudo ver a un hombre de unos 40 años parado a su lado, elegantemente vestido, con sus mismos cabellos azabaches y unos intensos ojos rojos que miraba con desprecio a Dumbledore.

-       No ha sido muy sensato de tu parte aparecerte esta noche Tom… ¿Acaso crees que recuperaras lo que perdiste?- a Harry le impresiono la voz burlona del anciano.

-       Si no lo hago al menos me vengare de ti por habérmelo quitado todo anciano…- dijo el hombre antes de sacar elegantemente su varita-

Harry no entendía nada, ¿Quién era aquel hombre? ¿Por qué lo había defendido? Era la voz que le habia hablado hacia solo unos segundos, pero no dejo su posición de ataque, no terminaba de confiar en el ojirojo que ni siquiera lo había mirado.

-       James no era para ti Tom, el debió ser mío desde un principio…

¿James? ¿Su padre? Miro a Dumbledore fijamente esperando una respuesta.

-       Nunca se habría fijado en ti Albus… ¿no lo comprendes? Ni siquiera arrebatándolo de mi lado lo tuviste al tuyo, tuviste que unirlo a esa asquerosa impura.

El ojiverde frunció el ceño, no le agradaba que hablaran así de su madre.

-       Oh y justo cuando estaba por tener un hijo tuyo Tom…

-       El bebé nació muerto…- el dolor en su voz era palpable y Harry tuvo el inexplicable impulso de abrazarlo-

-       El "bebé" esta a tu lado Tom…míralo, tiene tus ojos- se burlo Dumbledore-

El hombre volteo a verlo y se quedo sorprendido unos segundos, Harry lo miro también ¿De qué iba todo eso? Pudo ver de reojo como Dumbledore iba a atacar por la espalda a aquel hombre y lo ataco con un "Depulso" antes de que pudiera hacer cualquier otra cosa, el hechizo pego directo en el anciano que no lo esperaba pero que milagrosamente había logrado mantenerse de pie.

-       No tengo idea de que hablan- dijo molesto, apartándose unos pasos de ambos adultos-pero se esto, no me detendré a averiguarlo; mi nombre es Harry James Potter Evans, hijo de James Potter y Lily Evans, que murieron a manos de Lord Voldemort por salvarme creyendo en las estúpidas palabras de un vejete loco- escupió con odio- El mismo loco que hizo de mi vida un infierno durante toda ella, haciéndome enemigo de un imbécil mestizo que busca una perfección que él nunca tendrá- la magia se acumulaba de nuevo en el chico, ambos adultos estaban al pendiente de todas sus reacciones- Pero no dejare que hagan más daño ninguno de los dos ni que sigan manejando mi vida a su antojo- los ojos del chico se habían tornado dorados y se habia elevado unos centímetros del suelo.

Dumbledore le ataco con una maldición asesina y Tom lo protegió con su magia, justo cuando la de Harry se disparaba.

Las tres magias se juntaron de pronto y una brillante luz blanca los cegó por segundos, Harry sintió como sus fuerzas lo abandonaban y la obscuridad se apoderaba de él, lo último que escucho fue una mezcla de voces gritando su nombre.

 

Notas finales:

Nos veremos pronto 

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: