Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

My Baby Shower

Autor: Beitha KangChoi

[Reviews - 3]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

SeungRi miraba aquel sobre de buen tamaño de color marfil con toques en dorado y plateado, se daba una ligera idea de lo que podría ser ya que la invitación que se hallaba dentro del sobre, se hacía lucir por el contraste de color que hacían ambos juntos. Mientras soltaba un suspiro giró ésta para notar que su nombre de encontraba escrita a mano con una caligrafía impecable y sumamente hermosa. “Para: Lee SeungRi.” Con solo leer aquello supo que fue el mismo JiYong el que había escrito aquello, era de los pocos que siempre le decía SeungRi para no confundirlo con su novio, SeungHyun.

 

Volvió a girar el sobre mientras abría este y sacaba una bonita invitación color azul muy recatada como para ser la invitación de un Baby shower. Claramente que empezó a leer todo aquello que había inscrito en la dichosa invitación; lo más importante de todo era: Sería en Dolce Vita, el sábado a las 7:30PM y que le tocaba llevar algo de vestir para el bebé, no especificaba nada más por lo que comenzó a girar la tarjeta sobre el escritorio de su habitación donde estaba sentado.

 

A pesar de lo que se decía de él, SeungRi prefería estar metido en su computadora, buscando más información sobre Producción y música, o en su defecto buscar en internet los nuevos tomos de sus mangas favoritos, navegar en la red, hablar con sus amigos de Estados Unidos y Japón; en pocas palabras no era tanto de salir, y si lo hacía era por pura necesidad, ya sea por abastecer el refrigerador o ir a clases, todo desde hace unos tres meses atrás. Las fiestas de un momento a otro le parecieron casi aburridas, era casi como si le faltara algo en la vida, algo que no sabía que era pero que cuando lo descubriera podría ser el chico más feliz del mundo, o por lo menos SeungRi lo pensaba así.

 

Cuando se disponía a prepararse algo de comer su celular comenzó a sonar, por lo que lloró e hizo un berrinche internamente sabiendo quien podría ser. Cogió el celular y aceptó la llamada llevándosela a la altura de la oreja.

 

– ¿Hola? – su voz tembló solo un poco.

 

–SeungRi, pequeño panda, ¿Ya viste la invitación para el Baby Shawer? ¿Qué te pareció? ¿Muy seria para una tarjeta de invitación a la celebración del pronto nacimiento de mi bebé?– SeungRi sonrió inmediatamente a tal emoción. Su hyung no cambiaría, era de esos serios pero tenía su momento y todo ello se le había subido por el bebé, ahora su hyung resplandecía de forma única por aquel bebé que pronto llegaría para la familia Choi y Kwon.

 

– ¿Adivino si digo que fue SeungHyun hyung el que escogió los colores? – pronto salió de su habitación para ir directo a la cocina, en el primer piso, donde se prepararía algo de comer ya que su apetito estaba por las nubes en ese momento.

 

–Lo escogimos ambos pero el sobre de las invitaciones si las eligió él, dijo que era casi como si tuvieran un tipo secreto en medio de aquellos colores y que las dimensiones que tenía aquel sobre junto a los colores eran exactos, o algo así. – SeungRi soltó una fuerte carcajada a  lo escuchado por JiYong, estaba claro que por algo era Arquitecto y uno de los mejores; dentro de la industria era llamado TOP ya que había ayudado en los diseños de grandes construcciones en Japón, Estados Unidos, Corea del Sur e Inglaterra. Era el más solicitado hoy en día. Por su parte JiYong trabajaba como diseñador de modas, dueño de su propia empresa, teniendo su propia marca “G-Dragon” en lo más alto de los estándares, fue muy curioso que ambos se llegaran a conocer pero tenían en común las proporciones y el arte, uno en edificios y el otro en lo que utilizan las personas.

 

–Ahora sé que no me tengo que casar con un arquitecto o sería capaz de medir todos los sobres del mundo para una simple invitación. – El panda comenzó a untar un poco de mantequilla de maní sobre aquel pan de molde mientras continuaba hablando con su hyung.

 

–Será todo un perfeccionista, detallista y obsesionado en eso, pero lo amo, SeungRi. –

 

–Y lo sé hyung. –

 

–Hey, vendrás al Baby Shawer, ¿verdad?– Seungri dio un mordisco a su sándwich pensando un poco en lo que diría para escapar de ello, sabiendo que no tenía muchas posibilidades de hacerlo.

 

–Sabes que hace más de tres meses mi forma de vivir ha cambiado hyung, ya no soy de los que anda en fiestas, mujeres, hombres y esas cosas, recién me di cuenta que quiero concentrarme en mi carrera, aunque siento que algo me falta, creí que dejando todo el vicio ese vacío se iba a llenar pero no…– el menor dio un gran mordisco pensativo.

 

–Quizás lo que te falta es enamorarte de verdad y poder sentar cabeza de una vez, panda. – el mencionado pasó lo que tenía en la boca para después soltar en alto lo que quería decir.

 

– ¡Tengo solo 22 años, hyung, no planees casarme cuando soy tan joven!–

 

– ¿Me estás diciendo viejo por sentar cabeza? ¡Yo tengo 23 años, maknae atrevido!–

 

–No grites, no le hará bien al bebé. –

 

–Él necesita de su tío favorito, tienes que venir, SeungRi, por favor, prometo que solo será una hora luego de eso si deseas te puedes retirar, pero ve, por favor, ¿Si?– el maknae soltó un suspiro dejando su sándwich sobre aquel plato mientras se recargaba en el espaldar de la silla.

 

–Sabes que no soy de los que andan en fiestas familiares, me sentiré incómodo, pero si prometes que solo será una hora y si luego de eso me siento aburrido o con ganas de salir de ahí urgente me dejaras ir, entonces iré. – JiYong soltó una risa armónica al escucharle, y concretaron planes para el menor fue sin ningún problema y se divirtiera en esa fiesta familiar.

 

***

 

Luego de estar buscando por días algo ideal para su sobrino no nato encontró algo que de seguro le gustaría a JiYong, terminó comprando un juego completo de ropa para recién nacido en color blanco con toques azules, otro que era de cuerpo entero con diseños de panditas en toda la prenda y por ultimo una pijama cuando tuviera por lo menos unos seis a nueve meses que era técnicamente como un disfraz de panda en miniatura, hasta la capucha tenía las orejas y la cara de un panda y solo de bonus una sonaja en forma de pandita.

 

Frente a él vio la entrada de Dolce Vita y no le impresionó que fuera muy elegante y sobretodo costosa, teniendo a un hijo que era diseñador de modas más que solicitado y que este tuviera como novio a un famoso arquitecto, la edificación en serio tenía que ser perfecta. SeungRi tuvo que entregarle aquella tarjeta a uno de los dos guardaespaldas que custodiaban aquel lugar, al parecer muchos se querían colar en una reunión enteramente familiar. Como decía… arquitecto conocido y más que solicitado en el mundo y diseñador famoso…

 

Cuando por fin ingreso se dirigió de inmediato al lugar donde sería toda la concentración, era un salón de buen tamaño donde había mesas circulares, adornos de bebé en azul y blanco, brillo y precisión en todo, por un momento SeungRi se preocupó por su pobre sobrino, ¿Qué clase de padres tendría?

 

–Tío SeungRi no dejará que tus padres sean tan crueles contigo como para que te hagan un perfeccionista, renegón, y obsesionado, bebé, lo prometo. – pronto vio a sus dos hyung recibiendo a los invitados, todos eran familia y algunos pocos amigos de la pareja, sabía bien que la seguridad en todos los exteriores no era juego cuando escuchó que habían algunos fans de la pareja que habían intentado entrar por la fuerza y otros casi habían logrado entrar.

 

Caminó aquellos pasos hacia la pareja que se mostraba feliz por recibir a las personas que compartirían ese momento con ellos. Cuando llegó su turno después de los amigos de trabajo de SeungHyun, JiYong de inmediato abrazó al menor totalmente feliz de verlo ahí, saludo al novio de este quien le revolvió el cabello ya que TOP lo veía como un niño aún y técnicamente lo era por su forma de comportarse, aunque en su vida social no era tan niño como había escuchado, pero aún era muy joven y estaba claro que había cambiado mucho en el tiempo que no lo vio.

 

Luego de que todos los invitados, que eran cerca de cincuenta personas, estuvieran sentados y cómodos todo dio inicio, no podía ocultar SeungRi de que se divirtió de forma única, sobre todo cuando de un momento a otro comenzaron a proyectar imágenes de la pareja cuando eran niños y que tenían fotos ambos juntos siéndolo. SeungRi hasta le pareció romántico que luego de años se volvieran a encontrar, enamorar y ahora estuvieran cerca de tener un hijo, quizás demasiado romántico como para que fuera verdad.

 

El MC de aquella reunión era Kang DaeSung, amigo de TOP, y también arquitecto. Era bastante ameno todo, sin menospreciar los deliciosos bocadillos que se le daban a cada instante y champaña, hasta dieron chocolates rellenos. Sin duda SeungRi se divertía, y comía a la vez. Pronto notó como alguien se sentaba a sentaba a su lado por lo cual giró la cabeza en automático y notó a un chico con cabello mohicano negro, camisa blanca con las mangas hasta los antebrazos, pantalón negro ajustado en los lugares precisos, no estaba elegante, sino era una vestimenta que daba bien para un momento tan familiar como ese.

 

–Disculpa ¿Me puedo sentar? La mesa de al lado está llena. – SeungRi notó aquella ligera sonrisa en los labios de aquel chico que le hizo tomar bastante aire para soltarlo de golpe, no negaba que era bastante atractivo pero su rostro gritaba “Buen chico” en esa hermosa sonrisa. El maknae solo asintió con la cabeza girando nuevamente hacia el frente donde estaba aquella gran pantalla, que enfocaba a ambos chicos, sabía que estaban preguntándole algunas cosas a las madres de ambos, por lo que las personas soltaban risas ante las respuestas que daban, avergonzando a la joven pareja de padres.

 

Seungri miró de reojo al chico que estaba sentado a su lado y notó que sonreía mirando a las respuestas que daban las madres, pronto lo vio comer de los bocadillos que ofrecían sin inmutarse o algo, era casi como si nadie lo viera y solo fuera él; no pudo reprimir una risa un tanto más oculta por lo que aquel chico giró mirándole mientras dejaba de masticar aquel aperitivo salado.

 

– ¿Pasa algo?– preguntó pasando lo que tenía en la boca.

 

–Comes como si nadie estuviera a tu lado o mirándote, casi como si estuvieras en casa. – el aludido bajó un poco la cabeza sonriendo.

 

–No soy de venir a este tipo de fiestas, mi hermano me mandó en su representación. ¡Oh! No me he presentado, Dong YoungBae. –

 

–Lee SeungHyun. – pronto el rostro de YoungBae mostró incredulidad. –Por eso me gusta que me digan SeungRi para no confundir a nadie. ¿Y por qué no vino tu hermano?– el moreno volvió a llevar un aperitivo esta vez dulce a su boca, degustándola, cosa que SeungRi hizo también sin inmutarse en que aquel chico le diría algo.

 

–Le tocó trabajo extra aparte de que su vuelo de Londres de atrasó más de 3 horas, es compañero de SeungHyun. ¿Y tú qué relación tienes con la pareja de padres?–

 

–Amigo del chico Dragón. Así que soy el tío que salvará a su sobrino cuando éste quiera. Lo engreiré tanto que me odiarán. – La charla con YoungBae fue tan amena que SeungRi nunca se percató que pasó más de una hora hablando solo con él hasta que DaeSung a través del micrófono pidió la atención de todos, el panda a regañadientes accedió mirando a su hyung recostado, notándose esa curva en su cuerpo que era todo ahora para el rubio y su novio pelinegro. Según Kang, GD probaría que podía comunicarse con su  bebé, pronto SeungHyun le colocó un delgado libro de cuentos para niños que le habían dado para que contara alguna cuando su bebé naciera, cosa que hizo reír a muchos ya que su voz al ser tan profunda quizás asustara al bebé y no lo dejaría dormir.

 

–Tabi-ah, es papá Ji. ¿Estás despierto?– SeungRi se quedó viendo aquello por la pantalla que mostraba el vientre de JiYong y como este se movió un poco, causando a admiración de muchos, el maknae mantuvo toda su atención en ello, el solo hecho que Tabi -como SeungHyun y JiYong llamaban a su bebé desde que supieron su sexo- les respondiera con movimientos era tan tierno y también dejaba una extraña sensación en su abdomen y corazón, sonreía sin darse cuenta, pero YoungBae miraba aquellas sonrisas y esa mirada totalmente brillante que le hacía sonreír también, no negaba que SeungRi era muy atractivo, pero quizás las palabras adecuadas eran “Lindo y tierno”. De que si le gustaba aquel niño, pues era claro que si, le gustaba, era gracioso, atento y estaba algo loco pero ¿Qué era la vida sin un poco de locura? Ese niño era muy encantador a sus ojos. En esa corta hora que consiguieron hablar pudieron casi hablar de todo lo que se podía hablar a lo largo de cinco citas seguidas. Después de aquella fiesta estaba más que seguro que invitaría a salir a SeungRi, de esa forma podría conocerlo un poco más.

 

–Tabi-ah es papá, las abuelas y abuelos están aquí junto con muchos tíos y primos, ¿Quieres conocerlos ya?– SeungHyun intentaba entablar una conversación siempre que podía con su pequeño hijo, le gustaba acariciar el vientre de su novio hasta quedarse dormido y sentir como Tabi le pateaba justo en la mejilla. Por la gran pantalla notaron dos claros golpes y como es que sobresalía del vientre de JiYong asombrando a muchos y haciendo que otros soltaran lágrimas, uno de ellos fue SeungRi; quizás era eso lo que le faltaba a su vida, quizás ya no le interesaban las fiestas y diversión sin control, quizás quería eso… tener una familia, cuidar de alguien, tener un bebé. Sentar cabeza, como le dijo su hyung, era lo que necesitaba, ahora lo sabía.

 

Unos suaves dedos se pasearon por la mejilla del menor, girando bruscamente el cuello notando que YoungBae le limpiaba las lágrimas que había soltado en ese momento; suave, esa era la descripción para la piel de aquel niño que había cautivado a YoungBae de un momento a otro y todo en menos de una hora. SeungRi era único en su especie, estaba seguro de eso.

 

***

 

Después de aquel día, la relación entre YoungBae y SeungRi se amplió más, el menor descubrió que su hyung era coreógrafo profesional y que había trabajado con varios artistas de Estados Unidos, Japón, China, Corea del Sur y del Reino Unido, a parte que una compañía lo había cogido bajo su cuidado para que pronto sacara un primer mini álbum titulado “Rise”; ese chico tenía una encantadora voz. Pero a pesar de que el menor tuviera que viajar a diversas partes del mundo para especializarse más, nunca dejó de perder contacto con TaeYang, siempre era un mensaje o una llamada, pero ese año, habían sido ya más de 4 meses que no se comunicaban. SeungRi ahora ejercía como productor musical tras largos 3 años de haber estado perfeccionando cosas y estuviera viajando. Su amor por la música había hecho que las cosas fueran más rápidas y entretenidas. Casualmente YG Entertaiment había estado siguiendo el rastro de aquel niño, que a sus ya 25 años había sacado al mercado grandes éxitos en Japón que habían llegado a toda Asía y parte al mercado extranjero; las ventas eran siempre las primeras en ese país, casi tenía un don para la producción musical. Yang lo quería en su empresa y lo quería para que estuviera al tanto de disco de TaeYang, que muchas de sus fans ya esperaban con desespero.

 

¿Se había enamorado de TaeYang? SeungRi estaba seguro que sí, lo había hecho, pero la diferencia de horarios, el tiempo de ambos no dejaba que se comunicaran adecuadamente, tenía esa necesidad de decirle que si estaba enamorado de él, tal y como YoungBae le dijo en una de esas muchas conversaciones telefónicas, y esa fue la última vez que escuchó su voz, después de eso solo veía reportajes de él en la TV donde anunciaba su pronto disco y que lo apoyaran como lo habían hecho por casi ya tres años de espera.

 

– ¿El  disco de…TaeYang? – SeungRi estaba algo asombrado por lo que le estaba pidiendo el Sr. Yang en persona, ser el productor de aquel disco, de la persona de la cual estaba enamorada.

 

–He visto el trabajo que haces con la música, SeungRi, siempre están esas canciones en el top uno de cualquier ranking. Y deseo eso para el disco de Taeyang, solo es cuestión de algunos ajustes y estará todo, YG Entertainment te necesita, TaeYang te necesita para su lanzamiento al mercado de la música. – ¿Cómo negarse a aquellas palabras? SeungRi terminó por aceptar tras casi 45 minutos de plática. Ayudaría a que el disco de YoungBae sea el número uno. Estaba seguro de eso.

 

***

 

Cuando lo vio en la sala de grabaciones viendo algunas cosas con relación a las canciones, el corazón le empezó a latir con fuerza, estaba igual de guapo, aun con el mismo look, pero se veía tan varonil serio y concentrado, el menor cerró la puerta tras de sí mismo y contuvo la respiración para no hacer ruido, no quería hablar aún con el mencionado que estaba del otro lado de la cabina con los audífonos en el cuello y hojas de papel en la mano, saludó de forma cortes a la persona que estaba sentada al tanto del sonido y demás, saludó al manager del moreno y se sentó a un lado de este, iniciando una plática profesional.

 

Pronto Taeyang elevó el rostro para comenzar a grabar y vio a la persona que estaba sentada al lado de su manager, se le quedó viendo por un instante, hasta que la canción que había escrito pensando solamente en aquel chico de ojeras y de sonrisa brillante, “Eyes, Nose, Lips” sonó y comenzó a grabar, siempre mirando a los ojos de aquel panda tierno que le miraba sin decir nada, y justo cuando llegó aquella parte donde técnicamente gritaba “Saranghae, Saranghae”, miró más intensamente al menor quien solo sonrió de solo saber que el tiempo no había borrado lo que el moreno sentía por él, eso le hizo más que feliz, apenas le dijeron que aquello había salido más que excelente, TaeYang salió y fue directo al menor al cual abrazó por la cintura con fuerza y no dudando mucho besó aquellos labios tiernos, siendo rápidamente correspondido, el panda colocó sus brazos alrededor del cuello del menor abrazándolo con fuerza mientras seguía aquel beso.

 

SeungRi se sentía feliz, más que feliz, ni si quiera tuvo que decir con palabras que lo amaba, lo demostró en aquel beso y lágrimas, lo amó desde esa sola hora en la cual hablaron en el Baby Shower de su hyung. Porque le entendía sus locuras, porque tampoco le importaba que le vieran, porque también lo amó desde ese momento sin darse cuenta de que era amor.

 

***

 

Aquel disco fue un rotundo éxito, la canción que YoungBae había escrito había hecho suspirar a más de una fan que había estado esperando por él, lo curioso había sido que la grabación de ese MV pidió que saliera SeungRi junto con una chica SOLO para que no fue tan obvio todo; pequeños extractos donde se le viera los ojos, sonrisa, cuerpo pero casi de forma tenue, que todo mundo casi de forma encubierta, supiera que estaba enamorado y que la persona que le inspiraba estaba ahí, en la canción que había escrito; aunque la canción tuviera una letra algo triste, reflejaba su cobardía de no decirle que se había enamorado del panda en aquella décima primera cita que tuvieron, donde luego de esa SeungRi se fue de Corea y no volvieron a verse en tres años. Es casi como no lo hubiera cuidado y que le perdonara por eso.

 

–No pensé que hacer un MV fuera tan cansado. El solo verte practicar me cansa. – habló el panda con un pequeño puchero en labios mientras bebía un poco de agua embotellada que le había dado TaeYang quien estaba sentado a su lado.

 

–Lo es, pandita, pero es un precio por el que estoy dispuesto a pagar y más si es que tú me acompañas en esto. Las canciones, absolutamente todas son un éxito, en verdad que tienes magia para la música. – TaeYang le rodeo los hombros y se acercó dándole un beso en la frente para después darle uno en los labios, siempre se sentían suaves, cálidos y cuando los mordía era un deleite, daban ganas de más, mucho más.

 

Ese sería el primer San Valentín que pasarían juntos como novios, solo que sería en plena gira por Asia, donde daría algunas entrevistas promocionando su reciente mini álbum y que ya otro estaba en proceso; se reuniría con fans hablaría un poco de su trabajo y también se divertiría. Aunque en la mente de YoungBae solo estaba la prioridad de darle a SeungRi un excelente día, donde tendría que lucirse con aquel niño de sonrisa brillante; ¿Si YG se había molestado por el descaro de YoungBae de decirle que estaba en una relación con SeungRi? Estaba claro que si, aquel productor musical era oro y no quería que una relación arruinara los planes de éxito para el solista pero le daría el beneficio de la duda a esa reciente relación que ya cumpliría 4 meses juntos.

 

Los medios solo hablaban del talento de TaeYang, su hoja de vida y de lo curioso de su MV “Eyes, Nose, Lips”. Algunos afirmaban que la mujer era la novia del moreno, otros que la pareja que aparecía lo eran en verdad y que eran trainees de la YG, y otros más acertados aunque no lo creyeran era que aquel tierno chico era la pareja de SOL, ya que muchas veces se les había visto juntos, sobre todo cuando YG Family dio un tour con todos sus artistas y SeungRi estuvo ahí acompañando a su novio, mirándole y escuchándole cantar con tanto sentimiento; ¿Por qué aquel moreno tenía que ser tan atractivo y desbordante de sensualidad exótica? ¿Era pecado violarle con la mirada a la distancia frente a miles de fans que le miraban también? Pero siempre que le entraban celos inexplicables, respiraba y contaba hasta diez, recordándose que todo ese candente cuerpo le pertenecía y era solo suyo.

 

Y que lo sería para siempre, según ambos.

 

–Ya son las 10:34PM. Quizás… el trabajo no le deje ni celebrar San Valentín hoy. – miraba la cena que había preparado para ambos con la cabeza inclinada hacia un lado. –Mejor iré a dormir. – con algo de tristeza se dispuso a colocar la comida en el refrigerador bien tapado, quizás el mayor quisiera comerlo cuando llegara, o mejor lo tiraba todo a la basura para darle una lección al moreno que no le había llamado en todo el día, hasta JiYong le llamó para que hablara un momento con su pequeño Tabi, el cual ya estaba por cumplir los 4 años de edad, era un pequeño muy cariñoso y encantador, Choi SeungYong era la rara y encantadora mezcla de aquellos dos chicos.

 

Pronto se encontró en medio de aquellas sábanas mirando hacia el techo hasta que decidió cerrar los ojos para querer descansar, comprendía a YoungBae en el trabajo, pero también tenían una vida como pareja que a veces abandonaban; estar enamorado en medio del mundo del kpop era difícil.

 

Unos suaves besos recorrieron su cuello descubierto, pasando hasta su clavícula, donde succionó un poco haciendo que SeungRi jadeara en medio de su sueño, YoungBae sonrió de lado, sabía bien que el libido de su novio era alto en sueños, a pesar de que no lo había tocado en esos cuatro meses de relación, siempre lo respetaría y sería lo primero; un libido alto contagia a cualquiera y Sol estaba por quemarse del solo desear querer tocar más esa piel. SeungRi entreabrió los ojos y vio el rostro de su novio, fue cuando se giró de nuevo intentando dormir de nuevo, estaba enojado, seguro serían más de las 2 de la mañana, su primer San Valentín se había ido.

 

–SeungRi, perdón por la demora, pero mi manager pidió que me quedara para hablar algunos puntos de mi primer concierto en solitario. – YoungBae comenzó a repartir besos por todo su cuello, abrazando su pequeña cintura con fuerza, estando aún detrás de él. –Pandita…–

 

–Te estuve esperando desde las ocho, YoungBae. –

 

–Y me escapé antes de que terminara la dichosa reunión mi amor, además… aún es San Valentin, son las 11:21PM. –

 

–Entonces hay que dormir que mañana tienes que despertar temprano. Buenas noches. – el menor se cubrió por completo con las sabanas hasta el cuello cerrando los ojos, el moreno sonrió, adoraba cuando su panda se ponía en modo renegón, siempre seguía siendo muy tierno, se incorporó de la cama y rodeó esta hasta quedar frente a un “dormido” SeungRi, aún se le podía ver el puchero que estaba colocando en ese momento, los ojos de YoungBae mostraron líneas curvas por la sonrisa que dio, ese era tu mayor encanto, aquellos ojos que hacían un Eyes Smile perfecto y tierno. Pronto tuvo al pequeño de ambos en sus brazos cargándolo sin ningún problema a pesar de los reclamos de éste porque lo bajara ya que no le gustaba tanto que le cargaran, desde que JiYong le dijo que cuidara de su peso porque el amor solía hacer que subieras de peso de un momento a otro; uno siempre tenía que estar atractivo para su pareja según su hyung, esas solas palabras le acomplejaron un poco con que pesara demasiado como para ser cargado por su novio.

 

Le llevó hasta el  pequeño balcón que había en su habitación y le abrazó por la espalda sonriendo aún.

 

–N o te enojes conmigo, panda, sabes que te amo y dije que pasaríamos juntos hoy, así que así será, aparte de que tu regalo te está esperando. – SeungRi giró un poco el rostro mirando a su novio quien le besó la mejilla. – ¿Quieres tu regalo?– negaría si le dijera a aquel monumento de hombre que no, adoraba las sorpresas y más si es que eran de su novio, por lo que pronto asintió con la cabeza. –Bien… dame solo un minuto. – el aludido sacó el celular de su bolsillo trasero marcando rápidamente para después solo decir “Si, ya pueden hacer magia.” El pequeño panda no comprendió por lo que arrugó el entrecejo.

 

–Si vas a mandar a secuestrarme, déjame decirte que no tienes que decirlo frente a mí, solo se hace sin preguntar al secuestrado. – se burló de él ya que le pareció algo curioso aquellas palabras, mientras giraba dándole un suave beso en los labios.

 

–Feliz San Valentín, amor. – pronto se escucharon explosiones a lo lejos pero aquellos fuegos artificiales se miraban en todo su esplendor desde donde estaban. SeungRi adoraba los fuegos artificiales, siempre le parecieron tan románticos y sobretodo que despertaba esa nostalgia cuando estaba fuera de su hogar, de Corea. Una frase se vio de un momento a otro en el cielo nocturno, “Aunque pasen años, siempre seremos tu y yo. Y&S”. Pequeñas lágrimas corrían por las mejillas de Ri observando esa frase que despertaba en él ese sentimiento de regocijo en su corazón, estar enamorado era tan sublime, y más si se era correspondido con la misma intensidad. Pronto salió del lugar para ingresar a la habitación y coger su móvil comenzando a sacar fotos de aquello en el cielo, tenía que tenerlo de recuerdo, recordar que aquel San Valentín lo pasó con la persona que amaba. Tomó fotos de todo ángulo, cosa que divirtió a YoungBae, quien solo le miraba mientras le abrazaba por detrás de la cintura.

 

En el cielo se dibujo con los fuegos artificiales la cara de un panda y tras otro estallido un imponente sol le rodeó por completo.

 

–Sólo para que seas que siempre estarás en mi corazón, no importando el horario, distancia o el trabajo, SeungRi, eres todo lo que necesito y siempre voy a necesitar. – el mencionado se quedó mirando aquel dibujo en el cielo hasta que desapareció por completo, terminando así con el regalo del menor quien giró inmediatamente para abrazarle con fuerza por el cuello mientras sorbía un poco su nariz. Ese regalo había sido más que hermoso, había combinado todas sus cosas favoritas.

 

–Te amo, YoungBae, te amo y siempre recuérdalo y si no es así, yo me encargaré de que siempre lo recuerdes. – antes de que el moreno quisiera reclamar los labios carnosos de su novio, éste se alejó con una sonrisa mientras de espaldas entraba a la habitación y se dirigía hasta el armario de dónde sacó una pequeña bolsa entregándosela al moreno quien la tomó con una ligera sonrisa ya que no sabía que podía encontrar dentro de esa bolsa de regalo la cual tenía pandas y corazones por todo lado.

 

Siempre al estilo de SeungRi.

 

Cuando metió la mano pudo sentir una pequeña caja cuadrada la cual sacó mirando que hasta el papel de regalo era de pandas.

 

–Tú sí que planeas estar en mi vida a como dé lugar, amor. –

 

–Siempre te voy a recordar que tendrás a un travieso panda donde sea que vayas. – YoungBae rompió el aquel papel de regalo que le había encantado y a continuación abría aquella caja mostrando otra más pequeña dentro de color negro, cuando logró tener solo la pequeña caja negra en sus manos la abrió mostrando un anillo de plata con piedras preciosas, si distinguía bien… ¿Acaso eso no era Oro Negro? Vio que al lado de esta había una hendidura donde debería de estar otro anillo.

 

– ¿Aquí no falta algo?– preguntó divertido.

 

–Aquí está. – SeungRi elevó su mano derecha mostrando en su dedo anular un anillo idéntico con la única diferencia que el suyo tenía oro blanco. TaeYang inmediatamente sacó su anillo y se lo colocó en el mismo dedo, mirando lo bien que quedaba en él, ese anillo gritaba sofisticación, estilo y amor. El moreno tomó una foto de ambas manos juntas luciendo los anillos de pareja que SeungRi había comprado y mandado a diseñar solo para ellos dos.

 

–Amor… quiero verte con el anillo puesto. – el menor le miró sin comprender bien a lo que se refería su hyung por lo que le miró algo incrédulo y sonrió pensando que era una broma de su novio.

 

–Pero… ya lo tengo puesto, babo. – acercó el anillo para que lo viera más de cerca haciéndose el gracioso.

 

–Yo me refiero… a que solo tengas el anillo puesto. – SeungRi le sonrió bajando un poco la mirada. Pero dado que aquel hombre era el ideal para él no lo dudo, estaba temeroso ya que sería la primera vez que este de forma tan intima con su novio. De un momento a otro se vio desnudo frente a aquel hombre desbordante de sensualidad, el moreno lo miró, cada parte de su cuerpo era precioso, cada rincón de este merecía ser besado y venerado por tal belleza; y fue que lo hizo, aquella noche lo hizo, veneró el cuerpo de SeungRi, besando cada parte de este y siendo uno solo en medio de caricias por aquellos blancos muslos, aquel vientre plano y esos pezones que habían sido la debilidad de SeungRi. Hicieron el amor de forma ruda y a la vez tierna, su virilidad se enterró en el menor una y otra vez haciendo que ambos cuerpos soltaran gemidos de placer, la espalda del mayor estaba adornada por marcas rojas provocadas por los dedos y uñas de un panda que estaba totalmente nublado por la pasión que desbordaban en ese momento.

 

Besos húmedos donde en medio de uno ambos terminaron, uno en medio de ambos y el otro dentro del menor, pero habiendo solo un condón de por medio, había sido solo el inicio de buenas noticias a largo plazo.

 

***

 

–Sólo lo hicimos UNA, solo UNA vez sin un maldito condón de por medio y viene a pasar esto, hyung, voy a morir. Lo haré y dejaré viudo a YoungBae antes de casarnos. – JiYong miraba a su maknae moverse de un lado a otro con una caja de prueba de embarazo, el menor tenía miedo de hacérsela y que diera positivo, no podría decirle a Bae que sería probablemente padre cuando estaba en lo alto de su carrera y que sus responsabilidades incrementaran, estaban ambos bien trabajando arduamente para comprar una casa solo para ellos dos, después de tres años de relación y en una noche después de haber bebido demasiado olvidaron un maldito condón, solo una vez. Una única vez. Después de eso SeungRi comenzó a sentir mal, su apetito había disminuido a menos de que fueran frutas frescas o chocolate, las comidas habían resultado ser su kriptonita, ni bien olía algo tenía nauseas. Y ni que decir del cansancio, pronto llegó a la idea de que quizás esa noche había traído consecuencias.

 

–Tampoco es que un niño les va a arruinar sus planes, SeungRi, ya tienes 28 años, ya estás en edad de tener hijos y ni que hablar de Bae, los treinta lo está consumiendo aunque creo que resultó como mi SeungHyun, mismo vino, el tiempo solo lo pone mejor y más bueno. – el meno soltó una fuerte carcajada a lo escuchado, por lo menos debía de relajarse un poco.

 

–Me haré la prueba, hyung, ve a coordinar con las demás maquilladoras y staff lo que usaran en el concierto, hace diez minutos te estaban buscando ya que Tabi te estaba buscando. – el pequeño niño estaba creciendo rodeado de conciertos, cámaras y demás, a veces le intimidaba todo eso pero comprendía que era el trabajo de sus padres. SeungHyun terminó yendo también ya que luego del incidente en uno de los conciertos de la YG Family con el escenario, querían que TOP viera todo ese asunto junto al demás personal, y siendo este un perfeccionista, daba trabajo extra a los encargados incluyendo a DaeSung que había accedido a ir con TOP solo porque necesitaba alguien totalmente capacitado a su lado. Y Tabi… ese niño solo se divertía corriendo de habitación en habitación, visitando a todos sus tíos en especial a SeungRi y TaeYang.

 

Después de realizarse la prueba de embarazo, SeungRi se acercó al borde de aquella mesa donde la había dejado por más de treinta minutos, esperando a estar preparado mentalmente para verla.

 

–Bien SeungRi, puedes hacerlo, no es anda de otro mundo. Si lo estás, tendrás que enfrentarlo como el hombre que eres y si no, prometerás hacerle la vasectomía a Bae para no tener paros cardiacos cada vez que se olviden de usar condón. Bien… ahí voy. – el panda se paró del sofá mientras se dirigía a dicha mesa aún con miedo casi como si fuera una granada que explotaría en cualquier momento. Y el alma se le fue del cuerpo en un abrir y cerrar de ojos, su temperatura decayó en picada al ver aquellas dos rayas rojas. –Estoy muerto. – cogió la prueba de embarazo y terminó cayendo en el sofá con su antebrazo cubriéndole los ojos. –Bien muerto. –

 

El bullicio de fans se escuchaba claro mientras todos los artistas se la YG estaban ya listos, y era turno de TaeYang salir al escenario, SeungRi le esperaba justo en la entrada del elevador donde el moreno estaría. Movía su anillo haciéndolo rodar en el eje de su dedo anular algo ansioso. ¿Cómo se lo diría? ¿Y si le decía que no sería conveniente tener un bebé ahora? ¿Y si le decía que la carrera de ambos estaba en la cima, y que un bebé no cuadraba bien en sus planes? Tenía miedo. Vio al moreno acercarse a toda prisa mientras se colocaba en  el elevador sonriente, pidió su beso de la buena suerte y besó el anillo de SeungRi junto al suyo, era como su ritual de buena suerte antes de subir a un escenario.

 

SeungRi miraba desde uno de los palcos con guardaespaldas a los lados como su novio se entregaba a aquel concierto, a su lado estaban JiYong, Tabi, SeungHyun y DaeSung el cual estaba más que entretenido jugando con el niño y el lighstick de TaeYang, dentro de su bolsillo estaba la prueba de embarazo y a bastantes metros de distancia estaban las fans quienes gritaban y coreaban las canciones de su novio.

 

– ¿Me escuchará desde aquí si es que grito?–

 

–No lo creo SeungRi, hay demasiado ruido. – contestó DaeSung a la pregunta del menor y fue cuando éste se paró y con las manos rodeando su boca a modo de megáfono empezó a gritar.

 

– ¡YoungBae-ah! ¡Me sentía mal hace varios días, ¿Lo recuerdas?! ¡YoungBae-ah!– el menor sacó la prueba de embarazo elevándola en el aire sonriendo mientras las lágrimas amenazaban con salir de un momento a otro, las cuatro personas presentes miraron al menor con atención. – ¡SERÁS PAPÁ, AMOR! ¡DIO POSITIVO!– SeungRi de la nada empezó a llorar apretando la prueba de embarazo en la mano, la pareja de padres se paró sorprendida por lo que el maknae dijo, DaeSung se levantó con el niño en brazos quien sostenía su lightstick. – ¡OH ES QUE NUESTRO BEBÉ NO ESTABA EN TUS PLANES! ¡¿LO AMARAS?! Porque yo ya lo amo, YoungBae, ya lo amo. ¡POR FAVOR…TAMBIÉN AMALO COMO YO LO HAGO! Y ¡PERDÓN! Perdón. – JiYong de inmediato lo abrazó sonriendo, su pequeño amigo ahora sería padre.

 

En ese momento TaeYang besó su anillo y lo elevó al cielo mientras todas las fans gritaban enloquecidas por aquella gran presentación.

 

–Espero que estén pasando bien este momento, todos los artistas de YG nos hemos esforzado para traerles este concierto, y trabajaremos más duro por ustedes. La siguiente canción va dedicada a las parejas que vinieron hoy al concierto, aunque en sí, todos tenemos esa persona especial en nuestras vidas. ¡Scream! Eyes, Nose, Lips. – toda aquella ola de personas con lightsticks se movió y gritó, aquella era una versión acústica que había preparado en especial para SeungRi. –Ri. – susurró y comenzó a sonar el piano y prosiguió a comenzando a cantar. Esa canción gritaba el nombre del panda por donde se pudiera escuchar. En ocasiones comenzó a besar su anillo bajando la cabeza, era un claro recuerdo que tendría que siempre esforzarse por ambos, por sacar siempre adelante un amor que aún estaba parciamente oculto a los medios; siempre había rumores de que ambos eran pareja o que estaban saliendo, YoungBae nunca decía nada del tema, solo decía que su productor musical era un profesional en lo que hacía, y era verdad. El sonido de violines de fondo hicieron que TaeYang se incorporara de donde estaba sentado y señalara justo donde sabía que sus amigos y su novio estaban sentados.

 

***

 

El decirle a YoungBae la noticia fue casi un dolor de cabeza para el pequeño panda quien no pudo más y solo terminó mostrándole la prueba de embarazo mientras ocultaba sus manos en los bolsillos delanteros, espero la respuesta de su novio, quien solo la miro y notó esas dos líneas rojas verticales. Su corazón palpitó con fuerza para después mirar al menor quien estaba con cara de asustado, si le decía que un bebé no estaba por el momento en sus planes, el corazón de SeungRi se destruiría.

 

– ¿Por eso te sentías mal? ¿Un bebé?–

 

–Supongo que eso pasa cuando no se utiliza un tonto preservativo solo por una vez. Fue solo una vez. – YoungBae aún no mostraba alguna respuesta a lo sucedido. –Tienes que decirme que piensas, Bae, me estas matando de la ansiedad. – SeungRi miró a su novio mientras se frotaba las manos entrelazándolas y sintiéndolas húmedas por el sudor.

 

–Es que… estoy aún en shock… Un bebé es mucha responsabilidad, Ri. No sé si estoy preparado mentalmente para esto. – Mientras el moreno miraba nuevamente la prueba de embarazo, el menor de ambos sentía como si ese fuera un universo paralelo, donde no pertenecía, soltó una risa nerviosa ante lo escuchado, en pocas palabras le había dicho que no quería hijos.

 

–Bien… si no lo estas y yo tampoco… entonces me haré cargo yo solo. – SeungRi le arrebató la prueba de embarazo asintiendo reiteradas veces no sabiendo que más hacer. –Yo tampoco estoy preparado, YoungBae, pero es un bebé, él no pidió venir al mundo, fue nuestra responsabilidad, y si no te sientes listo, entonces lo haré solo, aprenderé a ser padre junto con mi bebé, ambos creceremos. No te preocupes por nada. Buenas noches. –  SeungRi salió de aquella habitación conteniendo las lágrimas que amenazaban con salir y que finalmente salieron mientras caminaba por el pasillo hasta el ascensor. Guardó la prueba de embarazo en su bolsillo mientras presionaba un solo botón para bajar lo más rápido posible, pronto escuchó que le llamaban siendo TaeYang el dueño de aquella voz, Ri sin inmutarse se adentró al ascensor sin hacer o decir nada mientras veía  como el moreno se acercaba gritando su nombre, llorando aún más. Pero no alcanzó a abrir las puertas y por la frustración terminó golpeándolas.

 

Desde ese día ambos no volvieron a verse, pasando cerca de tres meses. SeungRi ignoraba aquellas llamadas, era su orgullo lo que no le hacía coger el celular y responder a aquellas llamadas y mensajes, estaba aún herido por las palabras de su ex novio.

 

SeungHyun miraba como sus dos amigos se habían distanciado de esa forma, tan de repente y a causa de algo que debería de haberlos unido. Esa tarde fue con Tabi en brazos ya que la niñera no pudo cuidarlo ese día por motivos familiares muy urgentes y JiYong estaría trabajando hasta tarde ese día. Cuando vio a su amigo al abrir este la puerta lo notó inmediatamente con mal aspecto, casi como si no durmiera nada y se alimentara poco, la preocupación le estaba consumiendo de a poco. A los pocos minutos comenzaron a entablar conversación mientras veían a Tabi jugar con los juguetes que trajo para distraerse, con casi 7 años de edad, era un niño muy apuesto, viva imagen de ambos padres.

 

– ¿Cómo está él?–

 

–Pensé que lo veías en la empresa. –

 

–Escuché que lleva todo el trabajo a su departamento y que solo va en ocasiones a dar los últimos detalles, que casualmente es mi disco el que está haciendo. –

 

– ¿A qué le temes, YoungBae? Es un bebé, el de ambos. – YoungBae posó su mirada en SeungYong que jugaba con unas figuras de acción.

 

–No me siento listo, hyung. No sé si haré un buen trabajo. – el mayor soltó una carcajada a lo escuchado, lo cual era una simple escusa.

 

– ¿Piensas que yo lo estuve? Me hubieras visto los primeros meses, era un total desastre, JiYong se encargaba casi de todo y me sentía mal por no ayudarlo, fue cuando dejé por más de seis meses de trabajar y comencé a hacerlo en casa, de alguna u otra forma ayudaba a Ji que estaba estresado, pero míralo, Tabi está bien, es un niño sano y que pronto cumplirá siete años. ¿Qué más podría pedir? Estoy con el chico que amo y soy feliz. – YoungBae soltó un suspiro revolviéndose el cabello de tanto pensar. Nadie nacía sabiendo todo de cómo ser un excelente padre o el niño venía con un manual de instrucciones bajo el brazo, se crecía junto con el niño y se aprendía de la misma forma.

 

–Papá, muéstrale al tío YoungBae la foto de mi primo. – Tabi se paró mientras hurgaba en los bolsillos del saco de su padre haciéndole de paso cosquillas, una vez consiguió la foto o mejor dicho la ecografía, SeungHyun agarró a su hijo sentándole en sus piernas mientras le besaba la mejilla haciéndole también reír.

 

–JiYong me la dio para que vieras la primera foto de tu hijo, es un niño. Felicidades. – el corazón de YoungBae saltó de la anda al ver aquello, era una imagen tradicional en blanco y negro y vio aquel bultito blanco que poco a poco se iba formando, era su hijo, su bebé, según le dijo su hyung, casi ya era del tamaño de la palma de su mano, ello le dejó una extraña sensación.

 

–Nadie nace sabiendo cómo ser un padre, YoungBae, nadie. Ni el más capacitado lo sabe. Disfruta a tu hijo y reconquista a SeungRi, para tener un bebé se necesita dos y solo él está tomando la responsabilidad a pesar de que solo tiene 28 y tú 30 años, no lo dejes solo, ahora es cuando más te necesita. Tabi, hora de irnos, despídete del tío YoungBae. – el niño comenzó a recoger todos sus juguetes y luego dio un abrazo al moreno con fuerza.

 

–Serás buen papá, tío. Cuida mucho de mi tío Ri y de mi primo, y si no puedes, yo te ayudaré. – Bae se quedó sólo sonriendo al niño hasta que ambos dejaron su departamento y él se quedó toda la noche mirando la imagen de su hijo, tocándola e imaginando si es que ya se podía mover en el vientre de SeungRi, quería cantarle, y también abrazarle. Se sentía devastado y pidió al viento que le llevara sus disculpas al panda.

 

En el transcurrir de la semana YoungBae se encargó de dejarle todos los días una rosa roja en el lugar de trabajo de SeungRi, junto a una frase que él mismo escribía, que sería parte de su siguiente canción y álbum. Pero el exceso de trabajo estaba pasándole factura al panda quien sentía dolores constantes en sus pies y sobretodo abdomen el cual ya se notaba un poco peor no resaltaba tanto, con una camisa holgada nadie se daba cuenta. Pronto se vio gritando de dolor y de un momento a otro era cargado por unos fuertes brazos mientras iba recostado en una camioneta sobre las piernas de YoungBae quien lo miraba preocupado, y que para intentar apaciguar el dolor colocó su mano sobre el abdomen del menor notándolo duro, lo que hizo que se preocupara aún más.

 

En sala de emergencia pronto se lo llevaron en una camilla y YoungBae no pudo hacer más que esperar hasta que el doctor salió y pidió entrar a un familiar, SeungHyun empujó a YoungBae mientras se mantenía esperando junto a JiYong.

 

–Amenaza de aborto, señor Lee. – el menor soltó un suspiro acariciando su vientre. –Tiene que tener en extremo cuidado, ¿Qué parentesco tiene con el paciente?– la pregunta del doctor rápidamente fue contestada justo por a persona a la cual se estaba dirigiendo.

 

–Su novio, padre del bebé. –

 

–Entonces sabrá que el señor Lee tendrá que estar en reposo absoluto, ello incluye nada de trabajo forzado y sobretodo alimentarse bien, procure darle tiempo para el cuidado de ambos, señor…–

 

–Dong, Dong YoungBae. –

 

–Su prioridad debe de ser su hijo y novio. –

 

A pesar de que SeungRi no quería, terminó volviendo al departamento que ambos compartían hace tres meses atrás, YoungBae ni si quiera le dejaba caminar, siempre le cargaba para todo lado, el moreno intentaba ser de ayuda y sobretodo cuidar de su novio, porque él nunca dejó de amar a SeungRi y tampoco estuvo de acuerdo con terminar su relación. El orgullo herido del menor no le dejaba perdonarle, pero fue cuestión de semanas para que poco a poco se fuera doblegando, le permitía a YoungBae acariciar su vientre hasta quedarse dormido, cantarle aquella canción que escribió pensando en su único amor. Y no olvidaba darle una rosa cada día que pasaba junto con una frase. El corazón de aquel pequeño panda poco a poco se iba ablandando, volviendo a aquella calidez que le embargaba cuando solo estaba con su Bae.

 

A TaeYang le costó muy duro reconquistar a su querido panda, días y noches de ser tan romántico como su glucosa se lo permitía, caballeroso y sobretodo sobreprotector con las dos personas más importantes de su vida. Cuatro meses le costó, y es que Lee no se la dejaría fácil, y menos teniendo al hijo de ambos dentro, siendo solo él quien le daba amor cuando su bebé se lo pedía, pero ahora eran dos quienes daban mimos a su pequeño pandita solar.

 

Nuevamente estaba una rosa ahí y fue JiYong quien la encontró leyendo el contenido: “No puedo evitar sonreír al verte Te dije cientos de veces Eres el amor de mi vida.”

 

–Que profundo. – argumentó dándole aquella rosa a su amigo quien estaba sentado en el sofá comiendo una tostada con huevos y kétchup, su nueva delicia.

 

–Lo hace desde hace más de cuatro meses y a pesar de que lo he perdonado no lo deja de hacer. Es muy romántico. – el mayor sonrió ante ellos, estaba ahora más feliz de ver a sus dos amigos juntos y siendo felices, aunque era ahora YoungBae quien estaba atestado de trabajo y siempre llegaba cansado de YG, solo dormía entre dos o máximo tres horas por día.

 

–Lo es. Pero ahora lo más importante para que ambos puedan descansar es… ¡Tener un Baby Shower!– SeungRi enrojeció de inmediato de solo recordar como conoció a YoungBae, tan fuera de serie, tan original, y a la vez tan loco. No era un típico lugar para conocerse y enamorarse pero… así es como comenzaba su historia, en un Baby Shower. Sería una buena historia para contarle a su pequeño pandita solar.

 

–No creo que YoungBae tenga tiempo, está más que atestado con tanto trabajo. Mejor… que sea para el primer cumpleaños de Catoonie o creo que mejor es Toonie-ah. –

 

– ¿Catoonie? ¿Qué es eso?–

 

– ¡Hyung! Así le digo a mi bebé, con las últimas imágenes en cuatro dimensiones que sacamos con Bae, notamos en una que estaba sonriendo y que lo hacía igual que su papá, pero tiene mis labios lo que le hace parecerse a un verdadero dibujo animado, de ahí Cartoon, pero sin la R y el IE para que suene más lindo. – el mayor soltó una risa ante lo que había escuchado, su amigo estaba más que loco.

 

–Bien déjame decirle a YoungBae, SeungHyun y DaeSung para que se reparen para el gran día. No te preocupes, pandita yo me encargo de todo, y solo por mi hermoso sobrino… Toonie-ah. Así suena mejor. –

 

Después de todo JiYong si se encargó de todo, habló con los tres hombres y les dijo que sería más que adecuado para que la próxima pareja de padres pudiera descansar por lo menos una semana ya que se venía el nacimiento de su primer sobrino.

 

JiYong dijo que sería en Dolce Vita, obviamente un sábado a las 7:30PM, a pesar de que por otro lado SeungRi le decía si es que tendría tiempo para hacerlo, sin duda su novio dijo que sacaría tiempo de donde no lo hubiere pero estaría ahí y que sería también algo genial si el CEO de la YG estuviera presente.

 

El día del Baby Shower, SeungRi estaba algo nervioso, era casi como volver a ese punto en su vida donde todo cambio y para bien, con sus altas y bajas pero ahí estaba, esperando un bebé junto a la persona que más amaba. Toda la velada fue entretenida, como siempre DaeSung se ofreció a ser el MC en aquella pequeña reunión, la cual la ocupaban mas amigos que familia. Los padres de ambos chicos estaban presentes, pero las más emocionadas eran sin duda las futuras abuelas, cada vez que veía fotos de Toonie-ah creciendo y viéndose saludable no podían retener las lágrimas.

 

Entre risas y demás fue que terminaron la velada, con tanto regalos por abrir y otros ya demasiado visibles como para no adivinar lo que era en realidad, pero tendrían una semana solo para ellos tres, y luego YoungBae volvería a trabajar para sacar su nuevo álbum.

 

Una semana donde solo terminaron riendo y viendo cómo es que aquel pequeño bebé se movía entre ellos cada vez que intentaban besarse o hasta tener más que intimidad, pero siempre terminaban por terminar lo que habían empezado, era casi como volver a explorar sus cuerpos por primera vez, solo que en esta ocasión Bae tuvo que ser más cuidadoso a pesar de que Ri le decía más de una vez que no sucedería nada.

 

Las video llamadas que tenían ambos solo se daban cuando YoungBae se terminaba trabajando hasta tarde y había probabilidades de que no durmiera en casa, un buenas noches amor, era lo que ambos siempre necesitaban.

 

Pero el día más importante de la vida de Toonie-ah había llegado, por fin conocería a sus padres, por fin sabría quien era esa persona que siempre terminaba cantándole hasta que se dormía, o quién era quien le brindaba ese lugar tan acogedor del cual no quería salir.

 

Las manos de Youngbae sudaban como nunca mientras SeungHyun solo apretaba su hombro con fuerza, una forma de decirle que estaba ahí para él, el cual pronto se uniría a las filas de los padres primerizos. Estuvo cerca de 9 horas esperando, ya que al parecer el bebé estaba en una posición algo complicada, la cesaría sería peligrosa si hacían algo mal, por lo cual estaban haciendo de todo para que el bebé se posicionara de forma vertical.

 

Cerca de la 1:00AM, Toonie-ah se hizo notar con el primer grito de vida, cosa que hizo que Bae se incorporara rápidamente  desesperado por ver cómo estaban ambos, sus dos chicos. Después de algunos minutos el doctor salió sonriendo acercándose a aquel que estaba más blanco que una hoja suponiendo de inmediato que aquel era el padre del niño y pareja del chico terminado más que exhausto por los dolores y la espera de que el bebé se acomodara de forma vertical.

 

–Felicidades señor Dong, tiene un niño con buena salud, y su novio está en buenas condiciones, fue más que fuerte en todas las horas de espera, solo se encuentra descansando ahora después de la operación, podrá verlo cuando despierte, ahora si quiere conocer a su hijo, será mejor que me siga. – el doctor le mostró una sonrisa y con una ligera inclinación de cabeza, YoungBae le siguió mientras sus amigos hicieron lo mismo, pero estos no pasaron dentro del área de recién nacidos sino que se quedaron de aquel cristal tan amplio como la propia habitación, el padre fue el único que entró y fue conducido de inmediato a los cuneros donde le dijeron que mirara al bebé que estaba frente a él en una incubadora.

 

YoungBae derramó lágrimas enseguida al ver a su hijo, era tan hermoso, pequeño y hermoso, tal y como lo eres su novio.

 

–Toonie-ah soy papá. Hola. – tomó la mano de su bebé con un solo dedo el cual de inmediato apretó mientras seguía durmiendo y sonrió de forma inconsciente, haciendo que llorara aún más, la enfermera sacó al niño y se lo colocó en los brazos del padre primerizo, casi y tenía miedo de que su bebé se le cayera, pronto se acercó hasta aquel gran ventanal y giró para que sus amigos pudieran ver al bebé, JiYong no pudo dejar de llorar al verlo, le recordaba tanto a su pequeño Tabi, y Toonie-ah era tan tierno, en su carita estaba reflejada la dulzura.

 

Luego de que pasara todo un día, SeungRi recién estaba despertando de aquel cansado día, aún se sentía exhausto y a pesar de que no podía moverse mucho, hizo un esfuerzo para recargarse en la almohada soltando un suspiro, después de diez minutos despierto, escuchó como abrían a puerta y vio a YoungBae entrar con un pequeño bultito en brazos, SeungRi extendió los brazos para abrazarlo, quería tener a su bebé y así lo hizo, ese contacto fue el que creó el lazo entre padre e hijo.

 

–Dong SunRi. ¿Qué te parece el nombre?–

 

–Creo que suena como mi nombre pero… es hermoso. Él lo es. – SeungRi no dejaba de mirar a su hijo y fue cuando notó como YoungBae colocaba una cajita roja de terciopelo cerca de la mano de Toonie.

 

–Hemos pasado por mucho, altos y bajos pero hemos podido salir adelante, míranos ahora, siendo padres, teniendo a este hermoso bebé que es y será todo para mí; lo cuidaré como si cuidara de ti y de mi a la vez. SeungRi, nunca creí que podría conocerte en un Baby Shower, está lejos de lo común para enamorarse a primera vista pero… – soltó una risa algo nerviosa haciendo que el menor también riera de forma un poco más silenciosa ya que no quería levantar a su bebé. –…Así nos pasó y podría repetirlo una y otra vez y no me arrepentiría de haber tomado ese asiento a tu lado… ahora te pido solo una cosa, Lee SeungHyun, ¿Dejarías que tomara siempre ese asiento a tu lado? ¿Me dejaras amarte siempre? Y… ¿Me darías el honor de casarte conmigo?– SeungRi estaba hasta las lágrimas y aumentaron estas cuando YoungBae abrió la pequeña cajita mostrando un hermoso anillo de oro y algunos toques con piedras preciosas entre ellas diamantes y oro negro.

 

El menor asintió muchas veces soltándose a llorar mientras sujetaba con más fuerza a su hijo mientras YoungBae le colocaba aquel anillo en el dedo anular de su mano izquierda, pero pronto notó que aquel estuche era para dos anillos.

 

– ¿El otro anillo, amor?– el moreno sonrió mostrando aquel eyes smile característico de él. Y elevó la mano izquierda mostrándole que el anillo ya estaba ahí a lo  cual SeungRi Sonrió.

 

–Aquí está. – SeungRi se acercó mientras besaba los labios de su prometido de forma suave y pausada, sintiendo el sabor salado y dulce de los labios de aquel pequeño panda. Era el inicio de una nueva vida y el final de una vieja vida dejada atrás. Eran el claro complemente del otro, y pese a los problemas que pudieron haber tenido, salieron adelante, de eso se trataba una relación y pronto el inicio de un matrimonio.

Notas finales:

Espero les guste. :')

Totalmente inspirada en que ;;; Amo el BaeRi y pues... no lo sé, me arriesgué con un MPREG. Auqnue no salió 100% como yo quería.

Gracias a las canciones pasivas que escuché y a las de TaeYang para poder sacar este Fic.

:'v Inspirada en que también fui a una de esas fiestecillas :'v no soy muy partidaria de eso, a menos que hagan sufrir al padre, ahi si que voy con gusto UwUr y claro, voy solo por la comida(???)

No veremos pronto en otro fic, a la misma hora y por el mismo canal?(

¡TSC al poder!

¡Panditerroristas al poder!

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: