Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

MAID

Autor: Karenlauren

[Reviews - 1]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

RENUNCIO A DERECHOS DE AUTOR Y PERSONAJES!

Mire a mi alrededor harto de contemplar siempre la misma mugrosa habitación estudio donde sensei trabajaba...
Acaso no conocía el término ORDEN? O LIMPIAR? O tan siquiera sacar la basura!!!!
Con un suspiro de resignación me levanté y recogí todo lo que había tirado por ahí en medio y lo puse con movimientos ágiles en una bolsa de basura.
- veo que tienes tiempo para distraerte - me dijo el muy idiota.
No le contesté, simplemente me había cansado. Basta. Hasta los "gatitos" saben cuando sacar las uñas y este tipo había llegado a los límites de mi paciencia... Y no era precisamente fácil hacerme llegar hasta tal punto, después de trabajar en una  guardería, la paciencia, era mi don.
Me volví a sentar en el escritorio y seguí con mi trabajo de ayudante de dibujante de cómic, sinceramente estaba h-a-r-t-o de repasar esos garabatos dignos de un genio de las proporciones y la línea clara pero era terriblemente aburrido!
Mi sueño era ser modelo y, en estos momentos no debería estar ayudando a este vago, debería estar posando para el... Me iba a pagar igual, y pagaba bien pero... Yo no quería hacer eso.
Decidido, me levanté y cogí mis cosas para salir.
- hasta mañana... - dije en voz alta, una vez hasta le grité al oído pero ese gilipollas ni tan siquiera se dignó a mirarme. Y yo odiaba eso. No me gustaba que pasara de mi. A mi nadie me ignoraba. Y esto ya alcanzaba lo personal. Se estaba metiendo conmigo pero es mejor no meterse con el ayudante del diablo.
O te puede robar el corazón.

La siguiente mañana fue... Diferente.
Él no estaba dibujando, miraba la televisión embobado. Cuando entré me gritó con emoción que hoy transmitían un especial de su personaje favorito y que además lo estaba grabando.
Suspiré con cansancio de nuevo... Me sentía estúpido, le miré valorando mis opciones pero... Realmente valía la pena enfadarse con alguien como él?

No, la respuesta era claramente que NO.

Era un imbécil, un soplagaitas, un amargado, un engreído, un... , un... , un...

- AGHHHHHHH!!!!!!!!! - me cogí la cabeza mientras contaba hasta diez y mi rostro volvía a su color original.

Él me miró, no sabía qué había detrás de esas gafas negras sexis pero no esperaba otra cosa que una intensa mirada que me recorría como si fuera un lobo hambriento y yo... Yo era su presa.

- o-curre algo? - tosí para disimular el tartamudeo. Pero él y su eterna "amabilidad" y "hospitalidad" me mandaron a tomar por culo sin palabras.

- Quiero que te pruebes algo. -  Unas palabras casi inaudibles pero por suerte yo no era sordo.
Me giré sorprendiéndome al ver interés en sus gestos, su cuerpo emitía seguridad por todas y cada una de sus células.

- De acuerdo. - Dije con una sonrisa que se borró al momento. - Es una broma... Por favor dime que es una broma...

- Bueno sino quieres, - se giró y señaló una pila de hojas - ahí tienes trabajo.

Nunca había deseado tanto que las miradas pudieran matar.

- Donde esta el baño?

Él sonrió mientras tiraba el traje bruscamente encima de la tapa y entraba refunfuñando como un niño pequeño.

Miré atentamente el traje... Tenía un nuevo enemigo... Yo NUNCA abandonaba un trabajo así que me quite la ropa y puse ese estúpido disfraz de colegiala.

Salí sin mirarme al espejo, no quería tener un recuerdo de mi vestido de esa manera.

Mis manos se pellizcaron inquietas al tener su atenta mirada en mi.

-  Necesito que te pongas así mirando a la pared... - me paso un dibujo con un boceto... Tiene que ser una broma. - ocurre algo?

- No, nada... - súper avergonzado me senté de rodillas dándole la espalda y me apoyé en los antebrazos.
Estaba a cuatro.
Que posición tan humillante.

- E-tto... - me giré sonrojado y con los ojos húmedos - ...así está bien?

Él no respondió pero me quedé más tranquilo al oír el sonido del lápiz. Al cabo de unos segundos sentí como su pie se acercaba a mi trasero que se veía claramente con los finos boxers y esa mierda de falda.

Me estremecí al sentir sus dedos posarse en mis partes nobles..

No pude evitar que un pequeño gemido se me escapara al sentir ese intruso mover su pie de arriba abajo, provocándome.

- B-basta! - me giré para verle a los ojos pero los míos estaban demasiado húmedos como para poder verle - por f-favor...

Él no me hizo caso y siguió tocándome hasta que sentí su dedo introducirse en mi entrada. No pude evitar gritarle que parara.

- por qué? Parece que te gusta... - siguió metiendo y sacando su dedo, me sentí cada vez peor... - no soy gay pero he  oído que algunos modelos sí así que...

- entonces porque haces esto?!? - le grité molesto.

- Diversión? - en ese momento mi corazón se rompió en dos.

Tan siquiera le pedí que parara, simplemente me fui al baño, me quité ese maldito disfraz y me puse mi ropa mientras lloraba en silencio. Al salir le miré a los ojos, furioso.

- Nunca deberías hacer este tipo de cosas sólo por diversión!!! Estas cosas las haces con alguien a quien amas o por lo menos sientes un mínimo de cariño o respeto!!! - él intentó cogerme del brazo pero le aparte de un tirón y volví a gritarle - no me toques!!!

- Dices eso pero tú por qué lo has hecho? - me quedé helado en mi puesto. Él aún no sabía que yo conocía su verdadera identidad... Desde pequeño siempre le había visto en televisión y soñado con estar con él, a su lado, en la pasarela... Me advirtieron que pasaría esto que Madara era un idiota pero no quise creerles porque...

- Y-yo... - empecé a tartamudear la misma palabra cientos de veces hasta que él me interrumpió.

- Me odias, verdad? - se había quitado las gafas y tan siquiera notó que no me había sorprendido, en qué estaría pensando tanto?

- Y-yo no....

- Oh, vamos! No me negarás que odias venir aquí, siempre entras de mal humor o bufando, nunca te esfuerzas en los trabajos que te pongo y casi nunca los terminas a tiempo! - me señaló la puerta con indiferencia - Largo! Ya no interferiré más!

Sentí como algo en  se rompía muy profundamente, casi a nivel básico.

Le miré a los ojos e intenté hablar pero el nudo que se me formó en la garganta me dejó mudo...

Cogí mis cosas y salí corriendo de ahí, ignorando el hermoso dibujo de mi rostro, sonriente, que había dibujado el mejor diseñador del  país. Creo que nunca me había visto sonreír para él.

Corrí lejos de ahí, hasta llegar a la oficina donde me abracé a mi representante, Jiraya, que me consoló toda la noche y hasta me invitó a irme de copas.

A la mañana siguiente tenía más de treinta ofertas de trabajo. En un año y un par de meses ya era modelo internacional, mi nombre, Minato, ya salía en portadas de revistas por todo el mundo.

Nunca volví a ver a Madara, a pesar de haber sido uno de sus modelos. Me hubiera gustado que supiera, esa mañana, años atrás, que si hubiese tenido el valor suficiente, me hubiera parado en la puerta para ver sus hermosos ojos y decirle:

- te amo, por eso lo he hecho.

Quizá... Eso hubiera cambiado las cosas.

Por qué...






Jamás podré olvidarle.

Notas finales:

ESPERO QUE LES HAYA GUSTADO 

 

K.<3

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: