Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Rosas Rojas

Autor: RengeCris

[Reviews - 60]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Espero que si alguien lo lee, pueda darme sus opiniones, (no sean muy rudos, es la primera vez que hago esto) Hasta ahora 16 de marzo de 2016 van 28 capitulos. 

fue escrito como un regalo de cumpleaños para mi mejor amigo. felices 22 Ale!

Notas del capitulo:

Primer capitulo, es uno de los más cortos, si alguein lee esto, agradeceria sus opiniones, espero no sean muy rudas, en realidad, es la primera vez que publico algo así. 

- No quiero, me niego, no puedes obligarme, antes de tener que hacerlo me voy de la casa, ¿escuchaste?  – dando vueltas a grandes pasos en la habitación Kamijo amenazaba ante lo dicho por su padre.

- no tienes opción, tienes que casarte con el hijo de mi socio, estoy cansado de tener que sacarte de  problemas, nos quedaremos en la ruina si sigues así, no tienes opción.- replico su padre mientras abandonaba el estudio

- no lo veas como un sacrificio, es el pequeño precio que tienes que pagar si quieres seguir con tu vida de lujos, que no son cualquier cosa.- decía Hizaki, su hermano mayor, quien se encontraba sentado en el sofá rojo que hacia contraste con su vestido de encaje.

- si es tan pequeño el precio ¿por qué no lo pagas tú? -  respondió Kamijo enfadado por los reproches de su hermano. Le hacía sentir culpable pero debía disimular,  era cierto, el estilo de vida que llevaba no era un lujo que cualquier  aristócrata pudiera darse. Noches en fiestas, mujeres, alcohol y apuestas que solo le traían problemas a su padre.

- porque no puedo romper mi compromiso con Yuki, él ya está poniendo mucho de su parte. Será mejor que te acostumbres, después de todo es mejor amar al hombre que ayuda a mantener el buen nombre de la familia Yuuji, a estar con él solo porque mi padre lo dice o porque sí. Además podría ayudarte a empezar a hacerte responsable.

- pues yo no quiero, ¿no lo entiendes?, no lo conozco, con mi suerte y es uno de esos niños mimados e insoportables como los que tanto detesto.

- o puede ser la clase “niño  mimado” que te haga sentar cabeza. - dijo Hizaki al ponerse de pie para quedar a la altura de su hermano. - no vas a saberlo hasta que lo conozcas, dale una oportunidad, no pierdes absolutamente nada.

- no, no puedo. - decía irritado mientras enterraba sus dedos entre su castaña y larga  cabellera. - no es como si pudiera probar y luego botarlo como con mis demás amantes, mi padre piensa en MA-TRI-MO-NIO. Y no estoy listo para eso.

- dale una oportunidad, o mejor dicho, date una oportunidad para déjate ver que eres mejor de lo que papá piensa, pero no lo hagas solo por él, hazlo por ti, a tus 21, te hace falta tomar más enserio tu vida y tu futuro ¿no crees? - dijo Hizaki antes de dirigirse a la puerta por donde se había retirado su padre. - por cierto que Teru es buen chico, conócelo antes de juzgarlo. - al finalizar, arrojo un pequeño sobre a sus manos.

- ¿Teru? - Kamijo alcanzo el sobre y sin mirar su contenido, se recostó en el sofá y permaneció pensativo unos momentos ¿Por qué el nombre de ese chico le era tan familiar? Tal vez era alguien con quien se había topado en alguna fiesta, o un compañero del colegio, o solo le comenzaba a intrigar el nombre del “niño mimado” que pretendía que fuera su inspiración para volverse el hombre de bien que la familia Yuuji necesitaba para seguir siendo respetable. De un momento a otro, Kamijo cayó en un profundo sueño, causado por el ajetreo de la noticia y por su apretada agenda de fiestas que solían terminar hasta altas horas de la mañana. En el sueño, se pudo ver a sí mismo, con 6 años menos, en el jardín de su antigua escuela, corriendo tras un pequeño niño apenas un año menor que él, de cabellos plateados, piel blanca y brillantes ojos azules, cuando por fin estuvo cerca, lo tomo por las manos y lo atrajo hacia él, pretendiendo besarlo, cuando de pronto…

-¡no! Detente por favor.

- ¿Qué? ¿Por qué? Tranquilo, no voy a hacerte nada, solo quiero estar cerca de ti.

- ¡no es verdad! Tú solo quieres lastimarme, eres como todos los demás.  

- no, déjame enseñarte que no es así, yo, yo te amo.

La expresión de Teru no pudo ser más que de sorpresa por lo que acababa de oír, pero inmediatamente una sonrisa escapo de sus labios y acerco su rostro al de Kamijo para besarlo y antes de que esto ocurriera, despertó por el ruido de la puerta.

-¡ah! ¿Que no hay nadie del servicio aquí? – grito mientras metía el sobre en su bolsillo y  salía de la habitación para dirigirse a la puerta de entrada de la mansión aun aturdido por ese extraño sueño.

Del otro lado de la puerta esperaba Yuki, prometido de su hermano Hizaki, quien al entrar saludo a Kamijo sorprendido de que fuera él y no el ama de llaves quien le recibiera.

-Kamijo, buenos días, ¿se encuentra Hizaki en casa?

- buenos días, no lo sé, debe estar en el jardín o en su habitación, pasa estás en tu casa.

- gracias, por cierto déjame felicitarte, me ha dicho Hizaki que vas a casarte y nada más y nada menos que con el único hijo de los Yamashita, un encantador niño; por supuesto no más que Hizaki. - dijo con una sonrisa.

- ah, gracias, pero eso no va a pasar, no conozco al chiquillo ese y no tengo intenciones de conocerlo.

- ya veo, es una pena. – suspiró. - bien, con tu permiso, iré a buscar a Hizaki.

- adelante. - dijo mientras metía sus manos en los bolsillos del pantalón para encontrarse con el sobre que le había dado su hermano la noche anterior.

- ¿qué demonios es esto? - se preguntó cuándo lo saco, al abrirlo encontró la foto de el mismo niño de su sueño, solo que este se veía de mayor edad y sus ojos reflejaban tristeza.

- esto, esto no puede ser, no puede ser el, debo estar volviéndome loco. - se repetía un poco nervioso mientras se dirigía a su habitación; no podía recordar  de donde, pero estaba seguro que había conocido a ese chico antes.

Ya en su habitación, se dirigió al armario, se sentó en el suelo como un niño y saco un baúl de donde encontró varias cosas; ropa, libros antiguos y un álbum de fotos del colegio al que había acudido cuando vivió en Londres. Pasaba cada foto como si tratase de buscar algo, un rostro, una pista, algo pudiera decirle quien era Teru y por qué lo había soñado en una situación tan extraña, cuando como si se tratara de un milagro, la encontró, una fotografía donde se podía ver a un chico idéntico al de su sueño junto a Masashi, su amigo del colegio.

Notas finales:

si llegaron hasta aquí,  muchas gracias, me agradaría leer tu opinion. 

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: