Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

De las distintas formas de conocerte

Autor: nyachan

[Reviews - 8]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Hola, se me ocurrio esta historia y quise escribirla 

Viewfinder no me pertence tristemente, Es de la Grandiosa Yamane Ayano

Notas del capitulo:

Hola,espero les guste este One-shot 

¡Lo mate! ¡Lo mate! ¡Lo mate! ¡Lo mate!... Tenía que matarlo

 

Despierto de un sobresalto, bañado en sudor con la respiración agitada, cuando intento llevar mis manos hacia mi rostro, escucho el tintineo de un sonido metálico al chocar con otro mientras algo detiene a mi brazo derecho, volteo para el causante que me impide moverlo  encontrándome con unas esposas entorno a mi mano mientras la otra esposa estas alrededor del tubo de la camilla de algún hospital, ¿Qué hago aquí?... Claro ya recordé pero ¿Por qué un hospital? No recuerdo haber tenido una herida de gravedad, lo último que recuerdo es su rostro bañado en sangre mientras yo no podía parar de golpearlo, cada vez que veía que con cada golpe dejaba de gritar un poco, mi ansias por hacerlo callar por completo aumentaban, cada golpeo iba con más fuerza, por uno momento quise detenerme pero al momento que lanzo un gruñido de odio puro hacia mí, con toda mi fuerza le di el golpe de gracia, mientras caí inconsciente pude observar sus ojos sin ningún brillo, por fin esos ojos dejaban de mirarme con una lujuria que me enfermaba, nunca pensé que me sentiría tan feliz de ver esos ojos azules sin vida, solo parecían un profundo océano, que mientras más los miraba más oscuros se hacían, escucho un ruido desde la puerta, mientras volteo escucho el rechinar de la puerta, lo primero que veo son un simples tenis blancos, mientras subo mi miraba veo unas piernas femeninas cubiertas con unas medias blancas, cuando llego lo suficientemente alto, veo una especie de vestido blanco pero no es un vestido bonito, cuando llego al rostro de esa mujer, veo una expresión de miedo que enmarca una más las arrugas de su cara, cuando ve que no aparto mi mirada de ella empieza a temblar como si yo fuera un monstro del que hay que huir sin pensarlo un momento, pero aun así la anciana toma valor y acerca aun con miedo a mí, cuando está a una distancia perfecta, perfecta para poder verme mejor y también para poder escapar si es necesario.

Takaba-kun ¿Cómo se siente?-me dice la anciana intentando mostrar seguridad   

Bien, pero ¿Por qué estoy en un hospital? Que yo recuerde no tenía ninguna herida –le contesto tranquilamente, veo como se agita al verme tan relajado

Es cierto no tenía ninguna herida pero cuando fue encontrado en su casa tenía un grave problema de deshidratación y apenas estaba mostrando signos de desnutrición, eso fue lo que causo su desmayo, ha estado 3 días dormido-me dice al parecer más segura, porque se acercó a checar mis signos vitales.

¿3 días? –pregunto sorprendido, ella solo asiente mientras apunta algunas cosas en unas hojas, después de unos minutos

Usted se encuentra en perfecto estado, esos días que estuvo dormido lo ayudaron mucho y como ya se encuentra bien, hay algunas personas que deben hablar con usted- me dice mientras se acerca a la puerta

¿Qué personas?-le pregunto

Unos policías que lo harán pagar por su horrendo crimen- dice molesta y sale del cuarto dando un portazo

¿Unos policías? ¿Por qué? Supongo que deben tan bien querer mi versión de los hechos, supongo que tienen que corroborarla junto con la de mi madre,  esa enfermera debería primero investigar antes de andar acusando a otras personas.

Sin siquiera tocar a la puerta a mi cuarto entran 2 hombres altos con traje barato, los dos caucásicos, ambos con ojos negros pero uno es más obeso que el otro, los dos con una expresión neutral pero determinante

Takaba-kun, Soy el detective Takeo Natsuki, este es mi compañero Tanaka Kenta-me dice el detective más gordo

¿Sabes porque estamos aquí muchacho?-me dice Tanaka, yo solo asiento

¿Entonces cómo te declaras Inocente o Culpable del Asesinato de tu padre?-me pregunta

Culpable- digo sin titubear

Eso es todo lo que necesitamos, el día de mañana serás trasladado al Penal de Máxima seguridad-me dice Takeo

Pero ¿Por qué?-le pregunto confundido

Usted mismo acaba de confesar que mato a su padre-me responde

Pero fue en defensa propia-le contesto enojado

No hay ninguna prueba de que usted haya tenido algún altercado con su padre que pusiera su vida en peligro-me contesta serio

Pero él nos golpeaba a mi madre y a mí, eso mi madre, ella puede decirles- le digo

Cuando llegamos a su casa, las únicas personas que se encontraban ahí, era el cuerpo de su padre muerto rodeado de sangre y usted a su lado inconsciente, no había rastro de su madre, lo único que encontramos fue una nota que suponemos es de ella  que decía “El muchacho lo mato”-me dice

Pero eso no es posible mi madre no puedo haber hecho eso, ella no me haría eso…Yo les estoy diciendo la verdad-les contesto con unas lágrimas queriendo salir de mis ojos

Todo ya está dicho, usted confeso, encontramos el arma homicida, el único culpable es usted, además no hay nadie que pueda comprobar lo contrario, como le dije antes el día de mañana será trasladado, unos oficiales vendrán por usted-me dice saliendo junto con su compañero de mi cuarto.

Apenas salen suelto un grito de frustración mientras las lágrimas se desbordan de mis ojos, como mi madre puedo hacerme eso, lo hice para poder liberarnos a los dos,  ella dijo que siempre me apoyaría, que me cuidaría, durante años me protegió de mi padre, pero un día todo cambio hasta mi madre se puso en mi contra, cuando tuve la edad suficiente para razonar mejor las cosas y entendí la situación en la que se encontraba,  mi padre todas las noches sin falta llegaba borracho, lo que lo hacía aún más agresivo, todas las noches violaba a mi madre mientras la golpeaba, cuando fui creciendo vi que mi padre gradualmente perdía el interés en mi madre para dirigírmelo a mí, por las noches se metía a mi cuarto, a veces tocaba mis piernas pero nunca pudo llegar más lejos porque mi madre siempre entraba para detener todo, en ese momento pensé que mi madre lo hacía por mí, pero mientras me hacía más grande, me di cuenta que mi madre me tomaba un odio, al principio no entendía porque, pero un día cuando mi padre se fue sobre mí, pasando sus ásperas y sucias manos por  mi cuerpo, y con su lengua recorría mi cuello, por más que yo intentaba zafarme no podía, mi padre era extremadamente fuerte y yo apenas estaba en la adolescencia, yo solo gritaba que me dejara mientras lloraba, con sus manos arranco toda mi ropa, dejando mi delgado  e inocente cuerpo al descubierto, con su lengua recorría todo mi cuerpo, yo solo movía mis brazos y piernas intentando zafarme, con sus dientes mordía mis tetillas causándome mucho dolor, yo gritaba que me dejara en paz, llamaba a mi madre para que me ayudara pero ella nunca venia, recuerdo claramente cuando abrió mis piernas, también recuerdo su erecto miembro, tenía un olor asqueroso, alcohol y un olor a podrido, recuerdo el peor dolor de mi vida cuando sin piedad y con toda su fuerza introdujo su miembro a mi ano, se movía dentro de mí, podía sentir como si me fueran a partir en dos, me embestida con una gran fuerza, sin importarle mis gritos de dolor, ese día me violo durante toda la noche, solo recuerdo como me embestía durante horas mientras me decía que era una delicia, me lo repetía una y otra vez, cuando finalmente salió de mi podía sentir como su semen a chorros  se salía de mi con una gran cantidad de sangre, quede ahí en medio de la sala semiconsciente, pensando que iba a morir, cuando mi madre llego a la casa, en vez de preocuparse por mi lo único que recibí fue un grito diciéndome ¡NO TE ACERQUES A MI HOMBRE!, fue en ese momento cuando me di cuenta que había perdido también a mi madre, que tendría que saber cuidarme, yo solo con todo el dolor del mundo me fui hacia el baño para borrar todo residuo de mi padre en mí, creo que desafortunadamente sobreviví, si hubiera muerto, todo habría sido más fácil, mi padre no logro tenerme nunca más, aprendí a defenderme de él,  aprovechar el hecho de que siempre estaba borracho, así tuve que soportar 22 años de mi vida, pero  ese día cuando llegue a casa, mi padre estaba completamente sobrio y con toda su fuerza, se acerca a mí con sus ojos llenos de lujuria, mientras vuelve a decirme que soy una delicia, que el mejor sexo que ha tenido en su vida ha sido conmigo, se lanza sobre mí, pero el simplemente es más fuerte, aun así le doy pelea no voy a dejar que nadie se aproveche de mí, logre zafarme de su ataque, recuerdo que corrí hasta la cocina ahí estaba mi madre, por más que le pedía que me ayudara, ella me ignoraba, mi padre entro furioso a la cocina, se fue directo hacia mi madre y empezó a golpear, yo busque algo en los cajones de la cocina para detenerlo, para mi suerte, había un gran martillo que tomo, corrí hacia mi padre mientras le daba en la cabeza con el martillo, el cayó al suelo, mi madre salió corriendo de la cocina, mi padre volvió a levantarse y yo solo lo golpe una y otra vez hasta matarlo, no iba a dejar que me tocara otra vez, ni a mi madre, era lo único que podía hacer para estar completamente libre, él tenía que dejar de existir, no me arrepiento de haberlo matado pero si de haber confiado por un momento en mi madre, pensé que cuando la salve en la cocina de morir a mano de mi padre, me apoyaría pero me equivoque, incluso me hundió mas, ahora me voy a pudrir en la cárcel por culpa de mi padre, aun muerto consigue joderme la vida.

Mientras pasaba mi último día de libertad, intento idear un plan para escapar pero es inútil, estoy esposado además la misma enfermera vino a decir que afuera de la puerta había dos policías y que afuera del hospital había mas, cualquiera plan que ideara iba hacer descubierto por ellos, mejor me resigne y acepte mi destino, he tenido una vida miserable y eso es lo que seguiré teniendo una patética y miserable vida.

En este momento me encuentro entrando a lo será mi hogar hasta que me muera, ya que mi sentencia es cadena perpetua, apenas entro puedo ver lo antigua que es esta prisión, está realmente descuidada, hasta parece que en cualquier momento se va a derrumbar, soy escoltado por dos policías hasta la puerta para entra al comedor de los prisioneros

Con esa cara y ese cuerpo la vas a tener realmente difícil ahí adentro-me dice uno de los policías mientras con su mirada recorre todo mi cuerpo, reconozco esa mirada es parecía a la de mi padre.

Apenas entramos al comedor, que está repleto de hombres, de distintos tamaños, hay desde hombres llenos de pelo con una expresión de enojo que parece nunca desaparecer hasta los más normales que tienen un cuerpo normal y sin un aura de te voy a matar pero todos me están mirando intensamente, todos recorren mi cuerpo con su mirada haciéndome sentir incomodo, me remuevo un poco intentando alejarme lo más posible de todos pero un oficial me toma del brazo deteniéndome, mientras se acerca a mis manos que se encuentran juntas por las esposas.

Este es el nuevo, es Takaba Akihito, está en la celda 6-K-dice el otro policía mientras su compañero me quita las esposas, escucho los murmullos de todos esos hombres mientras no dejan de mirarme, muchas de las miradas son idénticas a las de mi padre, algunas otras son de odio, y muy pocas son indiferentes, solo me doy cuenta que estoy solo con estos hombres cuando escucho la puerta atrás de mi cerrarse, realmente estoy asustado, tengo mucho miedo, este aumenta cuando veo un grupo de 10 hombres pararse de su lugar y dirigirse a mí, retroceso mientras ellos se acercan pero ya no tengo a donde escapar, tampoco tengo algo con que defenderme, siento un terror muy intenso cuando estoy atrapado contra la pared mientras esos hombres me rodean, uno de ellos se me acerca, es alto de un torso extremadamente amplio, su overol naranja estará abierto de arriba dejando ver su pecho lleno de pelo, mientras se acerca hacia se relame los labios, cuando está cerca de mi percibo su nauseabundo olor,  con una de sus grandes manos toca mi mejilla, pasándola por mi rostro, el contacto es asqueroso, su mano está llena de callos, se siente muy áspera,  yo solo me encojo en mi lugar

Takaba, eres realmente una delicia-me dice ese hombre con una voz bañada en lujuria, solo con escuchar la palabra delicia, la imagen de mi padre vuelve a mi memoria

¡NO ME DIGAS ASI!-le grito molesto mientras lo empujo

Oh oh tenemos a un salvaje aquí-dice ese hombre riendo con burla mientras los otros imitan la acción como monos

Vas a tener que aprender a comportarte, pero ya aprenderás, cuando te tenga debajo de mi gritando de placer, mientras pides que te folle más fuerte, y haga que lo único en lo que puedas pensar sea en mí, Kato Kenshi-me dice mientras pasa sus manos por mi cuello, lo empujo con mis manos pero las toma y las pone sobre mi estiradas, las aprieta con fuerza haciendo imposible que me zafe, acerca su rostro al mío, muevo el mío de un lado al otro pero con su otra mano retiene mi rostro con fuerza, cuando está a centímetros de mi boca, que hasta siento su asqueroso aliento cierro mis ojos sin poder hacer nada más.

Kato-dice una masculina y tranquila voz que al instante hace que se detenga mi atacante, este se aleja de mí rápidamente, yo abro lentamente mis ojos mientras suelto un suspiro.

Cuando mis ojos están abiertos, puedo ver que los hombres que me rodeaban ahora están un poco lejos de donde se encontraban y Kato se encuentra parado ahí pero luego enfoco mi mirada en una nueva persona que se encuentra al lado de Kato, es un hombre que nunca pensé podría encontrarme aquí, es muy alto, con un cabello castaño oscuro perfectamente peinado solo con unos mechones que están sobre su rostro, unos fríos ojos color ámbar que no dejan ver ninguna emoción, unos rasgos muy masculinos, extrañamente el trae un overol negro que también está abierto de la parte superior pero a diferencia de Kato, este hombre tiene el torso amplio y marcado, una piel blanca pero un poco broceada por el sol, pero me pregunto  ¿cómo logra verse tan impecable estando en este basurero de lugar?, da unos pasos hacia mi dirección, su andar detona mucha elegancia, eso no es común y menos en estos lugares, cuando está un poco cerca de mí, se da la vuelta no sin antes mostrarme una sutil sonrisa

Kato, creo que has olvidado quien manda aquí ¿Acaso quieres que te lo recuerde?-le dice ese hombre con una profunda voz, puedo ver como Kato se tensa, mientras muestra una expresión de miedo cuando escucha la pregunta

Claro que no, solo pensé que este chico no le interesaría- contesta Kato nervioso

Bueno, no estés pensando, no eres bueno en eso- le contesta el hombre con voz neutral

Sí, no volverá a pasar-dice haciendo una reverencia hacia el otro hombre, Kato es un tremendo cobarde, apenas unos minutos se mostraba todo valiente y seguro con sus amigos, ahora esta con la cabeza agachada mientras pide disculpas, el hombre que lo detuvo con solo hablarle lo asusto, el hombre hace una seña con la mano y al instante todos los hombres que estaban a mi alrededor se alejan lo más posible, Kato corre despavorido, son realmente unos cobardes.

El hombre de ojos ámbar regresa hacia mí, queda a centímetros de mi rostro, puedo ver una sonrisa de satisfacción cuando ve como me encojo en mi lugar, con su mano acaricia mi mejilla, esta mano aunque fría es realmente suave, con solo esa caricia por mi mejilla siento una corriente eléctrica recorrer mi cuerpo, acerca su rostro al mío, solo queda a unos cuantos milímetros de mis labios, puedo ver como los demás hombres están viendo expectantes para ver qué pasa

Eres muy lindo, Takaba-me dice con una voz ronca poniéndome los pelos de punta, su aliento choca conmigo, solo puedo percibir un olor a tabaco, con su otra mano rodea mi cadera acercándome más el, siento su cuerpo caliente restregarse al mío, tengo mis manos libres pero no hago nada por apartarlo, simplemente mis brazos no responden, por alguna extraña razón no encuentro su contacto desagradable pero aun así no puedo dejar hacer lo que quiera conmigo, con estoy por decirle algo él me interrumpe apresando mis labios con los suyos en un intenso beso, sus labios se sienten tan calientes sobre los míos, mis brazos por fin reacción, por la sorpresa intento apartarlo, por más que lo empujo no logro hacer que se detenga, siento la falta de aire, entre besos intento decirle que se detenga, pero él toma mis brazos, los pone sobre mí, impidiendo que continúe empujándolo, en unas de mis quejas aprovecha para adentrar su lengua, con ella recorre toda mi húmeda cavidad, yo me muevo pero solo consigo restregarme más a su cuerpo, cuando su lengua se encuentra con la mía, por alguna extraña razón suelto un gemido que se pierde en su boca, sin pensarlo mucho empiezo a responder a ese beso, cuando su lengua se roza con la mía, suelto un gemido que estoy seguro que se escuchó, el agarre que tenía sobre mis manos se esfuma, ahora con mis manos libre podría empujarlo pero en vez de hacer eso, rodeo su cuello con mis brazos, lo acerco más a mí, haciendo el beso todavía más profundo, mientras más siento su sabor más gemidos y suspiros suelto, sus manos se pasean por mi espalda mientras va bajando hasta llegar a mi trasero, cuando hace presión suelto un sonoro gemido, con sus manos me jala hacia arriba por acto reflejo con mis piernas rodeo su cadera, con solo unos besos me está haciendo sentir cosas que nunca pensé que podría llegar a sentir, no puedo razonar muy bien menos cuando siento su saliva mezclase con la mía, su sabor se me está haciendo una adicción, no me importa la saliva que está saliendo por la comisura de mi boca, ni los gritos de los hombres que se escuchan, solo puedo responder a esos besos con la misma intensidad, cuando la necesidad de aire de hace presente ese hombre se aleja un poco de mí, lo único que puedo hacer es respirar agitadamente mientras dejo caer mi cabeza en su hombro

Cuando logren causar esto con un beso, tal vez puedan mandar aquí- dice ese hombre con superioridad mientras pasa con su mano acaricia mi espalda

El emprende su camino conmigo en brazos escondo mi rostro en su cuello, no quiero que nadie vea lo sonrojado que me encuentro, me siento tan decepcionado de mí mismo, respondiendo al beso de ese hombre como si no hubiera mañana, además estaba gimiendo, no tengo ni idea que me paso ahí, sube las escaleras, no tengo idea a donde me lleva, camina tranquilamente, muevo un poco mi rostro para verlo, luce tranquilo, no muestra muchas emociones, cuando llegamos al final del pasillo me baja, desde aquí arriba puedo ver todo el comedor, ahora me doy cuenta que por todo el pasillo hay celdas, cuando el hombre se acerca a mi retrocedo, él se ríe un poco.

¿Quién eres?-le pregunto nervioso

Asami Ryuichi –me contesta con una voz ronca

¿Qué quieres? ¿Qué me vas hacer?-le pregunto asustado

Nada que tú no quieras- me responde tranquilo

Yo no quiero nada de ti-le contesto firme

Si sabes lo que te conviene, te entregaras a mí voluntariamente-me contesta

¿O qué? ¿Me violaras?- le pregunto molesto

Yo no, pero todos esos hombres si- me contesta serio mientras con su mano hace un gesto para mostrarme a todo los hombres viendo en nuestra dirección

¿Si no acepto harás que ellos me hagan eso?-le pregunto asqueado

No, Ellos nunca tocarían algo que fuera mío, pero esa es tu decisión, si decides no entregarte a mí, deberías ir preparándote para ellos te follen durante horas todos los días hasta que se cansen de ti- me dice muy serio, dándome a entender que lo que dice es completamente cierto

Yo nunca voy hacer tuyo- le contesto temblando

Tú decides, eres follado por más 50 hombres asquerosos todas las noches o por uno que te puede hacer conocer un placer inigualable… Tienes hasta la media noche para decidir, en el momento que decidas ser mío, en ese momento nadie se va a atrever a ponerte un dedo encima- me dice muy seguro, me da un beso en la frente y se va.

Solo me quedo ahí sin saber qué hacer, porque siempre me tienen que pasar estas cosas a mí, busco a Asami con la mirada pero no lo encuentro por ningún lugar, con algo de temor bajo al comedor, cuando ya estoy abajo no se hacia dónde ir, esto es realmente incomodo, todos me ven checando cada uno de mis movimientos pero ninguno se me acerca

Eh Takaba, ven aquí- escucho una alegre voz detrás de mí, volteo con rapidez para encontrarme con un muchacho creo que de mi misma edad o un poco más grande, es delgado, piel pálida, cabello negro, con una mirada tranquila sin ninguna pizca de lujuria y odio hacia mí, camino lentamente hacia él, cuando estoy a su lado, me hace una seña para que me siente a su lado, yo lo hago más relajado al ver que ese muchacho tiene un aura de calidez

Vaya que causaste un gran alboroto Takaba, por cierto soy Kou- me dice ese chico riendo, yo solo asiento, pero pienso como puede estar tan tranquilo, que no se da cuenta que está en prisión, casi todos los hombres de aquí te miran como si en cualquier momento fueran a saltar sobre ti, y el tranquilamente se está riendo, un hombre grande pasa por mi lado sin quitar su mirada de mí, me encojo para que no me toque pero solo pasa por mi lado

No tienes que preocuparte mientras seas de Asami nadie te tocara- me dice el chico intentando tranquilizarme pero eso solo me altera mas

No soy de Asami-le contesto molesto en un susurro

¿Eh?... Pues por tu bien, no lo digas-me dice preocupado

¿Por qué? ¿Quién diablos es Asami?- le pregunto curioso

Solo te diré que él es realmente poderoso tanto aquí como afuera- me contesta en un tono bajo

Si es tan poderoso, ¿Por qué esta aquí?-le pregunto

Por decisión propia, todos aquí le tienen miedo y respeto-me contesta Kou, ¿Quién diablos está en prisión por decisión propia?

¿Tu como sabes eso?-le pregunto

Porque soy uno de los protegidos de Asami- me contesta

¿Te acuestas con él?-le pregunto, por alguna extraña razón siento un presión en el pecho

Claro que no, soy su conocido, gracias a eso, a nadie se le ha ocurrido tocarme ningún pelo, si Asami te ofreció ser de él, es mejor que aceptes, no todos tienen esa posibilidad- me dice muy seguro

¿Cómo eso podría ser lo mejor?-le pregunto extrañado

He visto chicos como tú, apenas entran y todos se van contra él, cuando te digo que les hacen de todo es enserio,  en las noches solo puedes escuchar sus gritos de dolor pero ni que se te ocurra meterte porque acabas igual, los violan tantas veces y tantos a la vez que algunos han acabo muertos, si no quieres pasar por eso mejor vete con Asami, a su lado tu estancia aquí será más tranquila y sin ningún problema – me dice muy serio causándome un escalofrió

Pero yo no quiero ser de el-le contesto

Podrás decir lo que quieras pero todos vimos como respondiste a su beso-me dice burlón causando que mi cara arda de la vergüenza

Después de eso solo decido cambiar el tema, Kou me cuenta que está aquí por drogas pero que está seguro que para finales de año saldrá libre, él se impresiona cuando le digo que yo tengo cadena perpetua, me pregunta mi crimen pero le digo que prefiero no contarlo.

Conforme pasa el día, voy pensando más en la proposición de Asami, además también pienso en lo que me dijo Kou, realmente no quiero ser violado hasta morir, pero tampoco quiero decir que soy de Asami, mi orgullo no me deja doblegarme pero tengo que pensarlo bien, si se lo que me conviene, quería hablar con Asami pero no se encuentra por ningún lado, cuando le pregunte a Kou me dijo que seguramente debe estar en la oficia del director de la prisión fumando, creo que ya entendí él es realmente poderoso, además me doy cuenta que nadie se me acerca, todos pasan por mi lado, algunos me miran muy sutilmente pero la mayoría ni me mira, eso quiere decir que así será si acepto a Asami.

Cuando ya es de noche, nos mandan a bañarnos, ahí siento miradas de reojo, increíblemente no me he encontrado con Asami en ningún momento es como si fuera un fantasma en este lugar, cuando me estoy secando sorpresivamente soy rodeado por uno gran grupo de hombres, todos me miran con lujuria, intento irme por algún lado pero choco con uno y con otro, me acorralan contra la pared, yo intento taparme con la toalla pero esta no cubre mucho, solo siento un montón de manos tocando mis brazos y mis piernas, causándome mucho miedo y asco, solo me muevo pero me siguen tocando, siento unas manos tocar mis muslos, al instante me tenso

No… basta… deténgase-les digo con unas lágrimas acumuladas, pero cuando una mano roza mi flácido miembro

NO… no me toquen… ¡SOY DE ASAMI!, si me tocan le diré-les grito desesperado, al instante todas las manos se alejan de mí, aprovecho para envolver la toalla a mi cuerpo y salgo corriendo del baño, cuando estoy en el comedor intento encontrar a Asami pero no sé dónde está, ni cuál es su celda, me acerco a Kou que se encuentra fuera de su celda donde puedo encontrar a Asami, este me dice que su celda se encuentra al otro extremo de la prisión, corro con todas mis fuerzas hasta llegar al final del pasillo, puedo ver que esta celda es el triple de grande que todas las demás, esa es la celda de Asami, apenas entro a la celda me encuentro con Asami recostado en una gran cama, ¿Cómo diablos tiene una cama de ese tipo aquí? Pero eso no importa en este momento, veo que él ni hace ningún movimiento cuando me ve, así que desesperado salto sobre el quedando con mis piernas a su costado mientras lo miro el solo me observa sin decir nada

Soy tuyo, no dejes que nadie me toque-le digo escondiendo mi cabeza en su desnudo pecho, permanezco así durante unos segundos pero él no hace ningún movimiento, levanto un poco mi rostro para encontrarme con una mirada tranquila pero pude notar un deje de alegría en ella, mueve su cuerpo acostándose de lado, me baja de el para que me acueste en esa suave cama, solo me envuelve con sus brazos, atrapándome en un cálido abrazo, ¿Qué está pasando?

¿No me vas hacer nada?-le pregunto en un susurro

No, es tu primer día, solo descansa- me dice tranquilamente, yo dejo salir un suspiro, la verdad no estaba preparado para eso y realmente estoy cansando, pero me molesta que sea amable, así no podre odiarlo, cualquiera ya estaría sobre mi sin importarle mi opinión, pero el no, ¿Por qué?

Solo asiento dejándome envolver por la calidez de sus fuertes brazos, él me acerca más a él provocando que mi rostro quede en su cuello, solo percibo su aroma, un ligero olor a tabaco con un toque de jabón pero siento otro olor que no logro descifrar que es, es una agradable olor, me pregunto que será ese olor, tal vez es su esencial personal, el olor de Asami simplemente, rodeado de esa esencia y calidez caigo en un profundo sueño.

Despierto totalmente relajado nunca había dormido tan tranquilo, cuando estaba en mi casa siempre dormía atento  de que mi padre no entrara a mi cuarto, así que nunca pude dormir sin tener miedo pero supongo que mientras este con Asami sé que nadie me va a tocar y menos se atreverían a meterse a la celda de Asami, por alguna razón que desconozco le tienen miedo, no tengo idea de quien sea fuera de la prisión para que lo respeten tanto, solo espero no me haga nada a mí, cuando lo busco por la celda no está, lo peor es que como ayer me vine corriendo a su celda no tome mi overol, ahora estoy aquí sin ropa aunque tengo la toalla, no creo que pase nada si voy a mi celda por ropa, me asomo un poco por la celda, desde aquí puedo ver el comedor pero no veo a Asami por ningún lado, ¿Dónde rayos se mete?, iba a salir así pero me da un poco de miedo, capaz que me encuentre con un loco que no le importe nada y me ataque, cuando veo mejor la celda, por alguna extraña razón no parece una celda normal, en primera tiene una cama, es tres veces más grande que una celda normal, hay una mesita de noche, al otro lado hay un mueble con cajones, me acerco a él rápidamente apenas lo abro me encuentro con muchos overoles negros, tomo uno sin importarme nada, me lo pongo, como era de esperarse me queda grande pero cubre mi cuerpo es lo que me importa, ahora si salgo de la celda, cuando voy bajando las escaleras veo que todos dirigen su mirada así mí, los ignoro por completo sigo mi camino hasta llegar al lado de Kou, este tiene un mirada entre sorprendido y divertido que me avergüenza, se lo que debe estar pensando, no contesto ninguna de sus preguntas, de repente siento como una mano se posa sobre mi hombro que provoca que me tense de inmediato, pero cuando siento como se desliza hasta mi desnudo cuello reconozco el tacto de esa suave y fría mano, me relajo sin molestar en quitar mi mano, sé que es Asami

Oh oh veo que alguien tomo confianza muy rápido- dice Asami con tono burlón, mientras me hace a un lado para sentarse, solo le dedico una mirada molesto

Pero te queda bien, resalta el azul de tus ojos-me dice con voz seductora sobre mi oído, mi cara arder con solo escuchar sus palabras, debo estar muy sonrojado, el me confunde.

No respondo a su comentario, mientras estamos ahí nos dan un intento de comida, no está mal, es más de lo que comía en mi casa, estar en prisión es realmente aburrido, me volveré loco en unos años, en algún momento del día nos sacan a lo que es el patio del lugar, no esta tan deteriorado como esperaba hasta tiene pasto, cuenta con dos canchas de básquetbol, pensé que lo jugar era algo de las películas, supongo que me equivoque, Asami me lleva con él, se pone un poco alejado de todos, aunque desde aquí se puede ver todo, sin importarle se sienta en el piso recargado en la pared, me jala de un brazos haciendo que me siente entre sus piernas abiertas y me recargue en su pecho, puedo sentir su acompasada respiración, saca una cajetilla de cigarros de su bolsillo, toma un cigarro de la misma cajetilla saca un encendedor, y tranquilamente le da vida a su cigarro mientras lo pone tranquilo sobre sus labios, le da una calada después suelta el humo de una forma muy sensual a mi parecer, lo observo durante todo lo que dura el cigarro, cuando este llega a su final lo avienta algo lejos, en ningún momento dejo de verlo, él se da cuenta de mi mirada.

¿Qué pasa?-me pregunta viéndome directamente

Nada-le contesto negando con la cabeza, la verdad es que le tengo muchas preguntas, en verdad quiero saber quién es, por qué esta aquí, si en verdad es por decisión propia, porque es amable conmigo, porque no me ha hecho nada, digo no es que quiera pero es que simplemente no lo entiendo, el me mira pensante pero luego toma la decisión, con sus brazos me levanta para sentarme en su regazo de frente a él, pone sus manos sobre mi nuca y me acerca a su rostro

No-susurro cuando estoy a milímetros de sus labios

No te resistas, sabes que lo quieres-me dice rozando sus labios sobre los míos.

Cuando siento su aliento mezclarse con el mío olvido todo, no lo pienso más  y cierro la distancia entre nosotros, paso mis brazos por su cuello para acercarnos más mientras el envuelve mi espalda en un fuerte abrazo, escucho los suspiros que suelto al sentir sus labios sobre los míos, buscando más de él, muerdo su labio inferior el abre su boca en respuesta, adentro mi lengua a su húmeda cavidad la suya acude al esperado encuentro, cuando se rozan entre ellas no puedo evitar soltar gemidos, con solo unos besos me está llevando al cielo, nos estamos besando con mucha intensidad, con sus manos abre la parte superior del overol, acaricia todo mi torso con sus manos dejando un camino calor por donde pasan, cuando rozan mis tetillas suelto un sonoro gemido mientras me arqueo, con la punta de sus dedos acaricia mis pezones hace ligeros movimientos en círculos sobre ellos, suelto unos sonoros gemidos que se pierden en su boca, alejo mi boca un poco de él recuperando el aire, el ataca mi cuello al instante hecho mi cabeza hacia atrás dándole completo acceso a mi cuello, con su lengua recorre toda su extensión mientras succiona y da ligeras mordidas, deja mi cuello para pasar a mis tetillas erectas, pasa su lengua por ellas, las llena de saliva mordiéndolas con suavidad mientras yo suelto unos gemidos que van en aumento, adentra su mano hasta llegar a mi erecto miembro, apenas siento su mano en mi miembro suelto un grito de placer, empieza a bajar y subir por toda la longitud de miembro, hace ligera presión, me restriego contra él mientras suelto gemidos que estoy seguro alguien escucha el aumenta los movimientos

Ah… Asami…ah si…ah-digo perdido en el placer, sin previo aviso me vengo violentamente manchando parte de mi pecho y a Asami de mi semen, con la respiración agitada me dejo caer sobre Asami, nunca había sentido nada así, eso fue realmente increíble, nada más reacciono cuando Asami se pone de mi conmigo en brazos, solo paso mis piernas por su cadera para sostenerme mejor, solo puedo ver como pasamos entre los demás reos, nos adentramos al comedor, cuando estás ahí me baja, solo me da un beso en la frente para después irse, veo cómo sale muy fácilmente de lo que es la cárcel, está en la entra, no tengo ni idea de que hará, como no tengo mucho que hacer me voy a la celda de Asami, siento que es el único lugar seguro, solo me recuesto un rato, estoy un rato pensando moviéndome de un lado a otro en la cama un momento después sin planearlo me quedo dormido.

Un rato después siento la cama hundirse un poco como estoy por abrir mis ojos siento una cálida caricia en mi mejilla que reconozco al instante, así que solo dejo que continúe repartiendo caricias por mi rostro, luego me jala hacia el envolviendo en un protector abrazo que yo correspondo pasando uno de mis brazos por su cadera para pegarlo más a mi

Asami-susurro antes de caer de vuelta en la inconsciencia del sueño mientras siento como un beso es depositado en mí frente.

 

Así sin darme cuenta pasan 3 semanas, básicamente todos los días son lo mismo, pero bueno en este lugar no hay mucho que hacer, Asami consigo overoles negros de mi talla, ahora yo también los uso, lo cual me hace sentir superior por un momento, me reasignaron a la celda de Asami, de por sí ya dormía ahí todos los días, ahora se hizo oficial, debo decir que la vida aquí no es tan mala, me he empezado a llevar con otros presos, que son amigos de Kou y también son los protegidos de Asami, en el momento en que lo supe, por alguna extraña razón me enoje al pensar que se acostaba con todos esos, pero todos me dijeron lo mismo, Asami no ha tocado a ningún preso que se encuentra ahí, que el único caso que se ha dado en el que Asami se quedara con un chico nuevo soy yo, por eso recibía algunas miradas de odio de otros presos, ellos no tuvieron la oportunidad que yo tuve, eso sin yo quererlo me alegro de sobremanera, es claro que ya todos saben que soy de Asami, a veces cuando estamos en el comedor hace que me siente sobre sus piernas, yo lo hago sin quejarme, la verdad es que disfrutó estar así, otra cosa que cambio es que Asami ya casi no desaparece durante el día, pasa casi todo el día conmigo pero hay algo que me molesta, se no debería quejarme sobre eso pero en verdad no lo entiendo, ¿Por qué demonios Asami no me lo ha hecho? Nunca pasamos de los mismo, sin importar donde estamos nos besamos, aunque estemos rodeados de los demás no nos importa, después con su mano me lleva al cielo pero no pasa de ahí, siempre es lo mismo, sé que no debería pero lo deseo, quiero que me haga realmente suyo, no tengo idea como paso pero me hizo desearlo intensamente,  quiero sentir sus manos pasear por todo mi cuerpo, que su lengua explore cada rincón, quiero que me llene por completo, sentirlo en mi interior, a veces me enojo por estar deseándolo tanto pero es su culpa si no me hubiera dando a probar un pizca de lo que puede provocar en mi cuerpo yo no estaría deseándolo de esta manera, desde aquí lo veo entrar a su celda, observo a mi alrededor pero todos están en el patio, no creo que regresen en un buen tiempo, sin pensarlo mucho solo corro hasta la celda de Asami, cuando entro lo encuentro recostado en la cama fumando, salto sobre él, apenas me acerco le quito el cigarro de la boca para lanzar hacia algún lugar de la celda

Hazme tuyo, Asami-le digo seductor mientras paso mi lengua por su cuello

¿Estás seguro de lo que estas pidiendo? En el momento que te haga mío, estarás a mi lado para siempre- me dice serio mientras levanta mi rostro para que lo mire directamente

Completamente seguro, hazme tuyo para siempre-le digo mientras lo veo intensamente intentando trasmitirle como me siento.

Veo como emboza una bella y seductora sonrisa que tengo la dicha de ver mientras nos cambia de posiciones para recostarme en la cama él se acomoda entre mis piernas, se acerca a mi lentamente por alguna extraña razón suelto una risa tonta anticipando lo que viene, cuando sus labios finalmente se unen con los míos no puedo evitar soltar un gemido de gusto, sus labios son tan suaves se sienten tan calientes mientras se mueven sobre los míos, paso mis brazos por su cuello pegándolo más a mí, le respondo con la misma necesidad cuando su lengua se encuentra con la mía realmente me siento en casa, se aleja un poco de mí, con sus manos quita mi overol dejándome completamente desnudo, veo su mirada recorrer mi cuerpo con deseo, en vez de molestarme que me vea así, realmente me hace muy feliz que me desee, se va directamente a mi cuello me arqueo al sentir su lengua pasear por toda la extensión de   el mientras da unas leves mordidas provocando que suelte uno suspiros en respuesta, empieza abajar dejando un camino e saliva, cuando llega a mis tetillas, atrapa una de ella pasando su lengua por mi pezón haciendo círculos mientras con una de sus manos atiende la otra repite la acción con la otra

Ah…asami…ah-gimo cuando siento que da una leve mordida a mi tetilla

Sigue bajando pasa su lengua por mi abdomen cuando llega a mi ombligo adentra su lengua para simular embestidas, siento sus manos recorrer mis piernas hasta llegar a mi trasero los aprieta suelto un sonoro gemido, abre mis piernas, pasa por al lado de erecto miembro pero ni lo toca solo se dedica a besar mis muslo mientras sus manos acarician mis glúteos

AH mmm-suelto un gran gemido cuando una de sus manos toma mi miembro mientras con su otra mano acaricia mis testículos, los acaricia con su mano en mi miembro mientras baja y sube a una velocidad torturante pero placentera muevo mi cadera para aumentar el ritmo

Mmm Asami… ah ya-le digo suplicante con una lagrimas acumuladas

Asami sube hasta mi miembro pasa su lengua por toda su longitud hasta llenarlo de saliva, sin pensarlo más lo introduce a su boca

AAh…Si…ah-grito cuando siento su lengua hacer presión por todo mi miembro mientras sube y baja,  pongo mis manos sobre su cabello mientras muevo mis caderas a su ritmo, siento esto tan irreal, se siente demasiado bien su boca es realmente una experta en esto, cuando escucha mis gemido aumenta el ritmo llevándome al cielo, solo puedo gemir mientras me retuerzo en las sabanas

Ah...AH…Si…me vengo-me vengo violentamente en la boca de Asami este se lo traga sin ningún problema, Asami aprovecha el momento que estoy perdido en el placer para quitarse su overol dejando a vista su amplio y marcado torso el cual no dudo en pasar mis manos por el sintiendo lo caliente que se encuentra, toma tres de sus dedos para introducirlos a su boca, es un imagen realmente excitante, yo solo muevo mis caderas restregando contra él, saca los dedos su boca y los dirige a mi entrada, introduce un dedo suelto un quejido, duele pero más que doler es una sensación rara, más no desagradable, hace círculos con ese dedo, cuando ve que no hay sonido de dolor introduce otro dedo, este si provoca un poco más de dolor hace movimientos dentro de mí que se asemejan a una tijeras abriéndose y cerrándose, casi no lo duele, me acostumbro provocando que suelte suspiros él lo nota he introduce un tercer dedo, gimo sonoramente más de placer que de dolor, hace más movimientos acostumbrando mi entrada para algo más grande, siento como sus dedos roza algo dentro de mí que me hace gritar de placer

AH ah ahí...Asami ah-digo gimiendo, Asami sigue rozando ese punto volviéndome loco, es una sensación increíble nunca imagine que podía sentirme así, cuando estoy a punto de venir Asami saca sus dedos, suelto un bufido en señal de frustración, dirige su palpitante y erecto miembro a mi entrada, se introduce completamente a mí de una estocada, dejo escapar un gemido de placer y dolor.

Asami espera a que me acostumbre dejo salir una pequeñas lagrimas que Asami remueve con sus dedos mientras me besa para hacerme olvidar el dolor, muevo mis caderas, Asami al instante empieza a embestirme con fuerza con mis piernas rodeo su cadera haciendo imposible que salga de mi

Ah Asa…ah mi...si-solo puedo gemir mientras Asami me embiste con fuerza

Akihito… se bien dentro de ti Ah- dice entre ligeros jadeos Asami

Acerca su mano a mi goteante miembro, empieza a acariciarlo aumentando el placer al doble

Ah Asami ah... es demasiado Ah- prácticamente grito de placer mientras siento lo rico de las embestidas

AAAHHH-me vengo sin previo aviso manchando mi abdomen de mi semen, unas estocadas más y Asami se viene dentro de mí llenándome, aun con la respiración agitada y sin sacar su miembro aun erecto de mí, Asami nos pone una posición un poco vergonzosa, estoy tumbado sobre mi espalda, una de mis piernas esta flexionada sobre el pecho de Asami, mientras este de rodillas, me penetrada con intensidad, entrando y saliendo de mi con mucha fuerza, con su mano empieza a masturbarme, aunque es muy vergonzoso se siente sumamente bien

Ah…si… Asami…así…más -esto solo logra descontrolarlo más, haciendo que entre más profundo en mí, dando en mi próstata

AAAHHH…SI…AHÍ…SI…ASI-en este momento solo puedo dejar que haga conmigo lo que quiera, resta llevándome a un placer que desconozco, sigue tocando ese punto, siento como estoy a punto de venirme

Asami….AAHHH-me vengo quedando exhausto, perdido en mi placer, puedo escuchar como Asami suelta una gran gruñido mientras se viene en mí, llenándome completamente de su semen, cae sobre mí, nos abrazamos mientras calmamos nuestras respiraciones

No tengo idea que paso después, solo recuerdo sentir unas cálidas caricias pasearse por mi cuerpo, como se pasaban por mi espalda causándome sueño mientras sentida unos tiernos besos ser depositados sobre mi rostro

Asami-susurro mientras semiconsciente me subo al cuerpo a mi lado para dejarme caer sobre el sintiendo el amplio pecho de Asami, escondo mi rostro en su cuello mientras aspiro su embriagante esencia, este me rodea con sus brazos, así realmente feliz me quedo dormido.

 

Después de ese día, realmente todo entre nosotros cambio, casi todos los días lo hacíamos, ya fuera que él lo buscara o el que buscara sus caricias fuera yo, al final no importaba mientras estuviéramos juntos, todos se habían dado cuenta en el cambio, Kou llego a decirme que nunca había visto a Asami sonreír y reír como lo hacía conmigo, eso me hizo realmente feliz, será tonto decir que este lugar encontré la verdadera felicidad, en verdad no puedo creerlo, algunos chicos me acorralaron una vez para preguntarme como había atrapado a Asami, pero realmente no supe que responder al final creo que el que atrapo al otro fue Asami, me fui volviendo adicto a él, su aroma, sus besos, esa mirada que al principio no transmitía nada pero ahora transmite una gran calidez al menos hacia mí, su forma de hacérmelo, no sé si se algo bueno pero no creo que pueda estar mucho tiempo sin él, me he hecho realmente dependiente de él.

En este momento estamos sentados en el suelo un poco cerca de la puerta para salir de la prisión, estoy sentado sobre las piernas de Asami mientras este pasa una de sus manos por entre los mechones de mi cabello, estoy recargado en su pecho, realmente no estamos haciendo nada pero esto es suficiente para mí, un ruido proveniente de la puerta hace que dirija mi mirada hacia allá pero sin quitar mi cabeza del pecho de Asami, este ni se inmuta un momento solo sigue pasando su anos por mi cabello pero ahora con su otra mano acaricia mi cuello causando un poco de cosquillas, desde aquí veo a los policías entrar con un muchacho más o menos de mi edad entrar, es alto, cabello rubio, es normal a mi parecer, pero tal vez otros opinan diferente cuando veo como las miradas se dirigen a él, veo su cara de incomodidad, recuerdo esa sensación

Este es Sudou, está en la celda F-2-grita uno de los policías

Apenas salen veo cómo se van contra el muchacho pero él es rápido y se mueve mientras mueve su cabeza como buscando algo parece un poco desesperado, iba a decirle algo a Asami pero me detuve al escuchar a ese chico hablar

Asami-escucho como dice en un susurro cuando con la mirada encuentra a Asami, al instante me tenso esperando lo peor pero Asami en ningún momento deja de pasar su mano por mi cabello

El chico se acerca a nosotros  apenas está enfrente, puedo ver cómo me veo, es una mirada de odio profundo, no entiendo por qué me odia, pero realmente no lo quiero cerca de Asami

Asami-vuelve a pronunciar ese chico, puedo ver como todos los demás ven interesados para ver que está pasando, la mano que está en mi cabello se detiene, eso me causa un gran miedo que provoca que tome la otra mano de Asami apretándola.

Asami dirige a su mirada al chico, veo una clara cara de no tener idea de quien ese chico, calmándome un poco, luego dirige su mirada a Kou, este en respuesta solo forma una X con sus manos, Asami al instante asiente

No te conozco, lárgate-le dice Asami sin verlo, puedo ver la cara de miedo del chico

Pe-pero-dice el chico nervioso

Lárgate- dice Asami con una voz que asustaría a cualquiera

Antes de que el chico diga algo es llevado por otros reos, realmente pensé en pedir ayuda por el pero después de eso, no me importa que le pase, si realmente es conocido de Asami y este no quiso ayudarlo fue por algo, pero ahora mis dudas sobre Asami han vuelto ¿Quién es?

Me paro, puedo ver algo de confusión en la mirada de Asami pero luego le hago una seña para que me siga él lo hace sin decirme nada, a esta hora no hay nadie afuera, pero como es Asami nos dejan salir cuando queramos, así camino hasta quedar atrás del edificio de la prisión donde rara vez hay alguien, Asami está por decirme algo pero lo detengo lanzándome a su labios en un hambriento beso el me responde de inmediato, siento su lengua entrar a mi húmeda cavidad explorándola toda, llevo mi lengua a su encuentro con la contraria, las rozamos una y otra vez, siento ese sabor tan adictivo que tiene su boca me impide separarme de él, siento como introduce sus manos dentro de mi overol, roza mis tetillas, suelto ligeros suspiros al sentir sus caricias, con mis manos empiezo a quitarle el suyo,  observo su torso perfectamente marcado, paso mis manos sobre él, sintiendo como se contrae al sentir mis caricias, el quita completamente el mío tambien, siento como mi miembro es acariciado lo que causa que suelte un gemido, Asami se sienta en el pasto yo sigo su acción, con mis manos acaricio su miembro totalmente erecto con mis manos empiezo sobre su miembro hago movimientos hacia arriba y abajo, me bajo para que mi rostro quede frente de su miembro, lo observo, no puedo creer que todo eso entre en mí, paso mi lengua por toda su longitud, escucho como suspira, introduzco todo su miembro a mi boca, subo y bajo, siento las manos de Asami en mi cabello marcando el ritmo, le doy pequeñas mordidas

Ah…Akihito- me dice en medio de un gruñido, esto solo me motiva, siento como se contrae esta punto de venirse, me concentro más en la punto, siento como mi boca se llena de un líquido que llena mi boca, me lo trago todo, siento como me jala hacia arriba, mis labios son apresados por los suyos en un necesitado beso , siento sus manos en mis glúteos, los separa un poco, introduce un dedo en mí, lo que me causa un poco de dolor, unos momentos después introduce dos dedos más, con ellos simula embestidas, lo que causa que saque unos gemidos muy fuerte, mientras roza mi próstata

¡AAAHH!... Ahí… Si- gimo, moviendo más mis caderas, restregando mi miembro contra el suyo, mueve los dedos más rápido

Ah  Ah… si… dios… si…le digo viniéndome sobre su abdomen

Vaya, solo con dedos, estas realmente sensible hoy- me dice sacando sus dedos de mi

Dirige su miembro a mi entra, lo ayudo, cuando lo siento rozando en mi entrada comienzo a bajar, sintiendo como entra en mí, pone sus manos en mi cadera y las hace bajar totalmente, causando una embestida muy profunda

¡AAAHHH!... Sí… ah ah-empiezo a subir y bajar, entra en mí hasta el fondo, se siente tan rico, las embestidas se vuelven más rápidas, estamos descontrolados, siento como roza mi punto con su miembro

¡OOHH!! SII… AHÍ… se siente asombroso… Asa…mi AH -Asami me embiste más fuerte, se siente maravilloso, me vengo dejando salir una gran cantidad de mi semen que llega hasta el rostro de Asami manchándolo al tiempo que siento como él se viene dentro de mí, me dejo caer sobre el tratando de calmar mi respiración

Asami se pone de pie mientras me carga con su miembro aun dentro de mí, sigue erecto, se acera a la pared, me recarga en ella, empieza a embestirme sacándome unos sonoros gemidos, con mis piernas rodeo su cadera

Ah… Asami… Más- grito, moviendo mis caderas para una penetración más profunda, con sus brazos toma mis caderas, me hace subir y bajar, siento como con la punta de su miembro roza mi próstata, se siente delicioso.

AAH!... SI…AHÍ... AAAHHH…-me vengo, esparciendo todo mi semen por nuestros cuerpos llenos de sudor, Asami sigue embistiéndome, unas estocadas más y se viene dentro de mí, estoy totalmente lleno del semen de Asami, bajo mis piernas mientras sale de mí, no tengo fuerza en las piernas, así que caigo de rodilla puedo ver el semen que se desliza por mis muslos

Me toma en sus brazos para sentarme sobre él, con mi mano acaricio su pecho siento su ya más relajada respiración

Asami ¿Quién eres?-le pregunto viéndolo directamente, el suelta un suspiro al instante

Sabía que tenía que contarte, ¿alguna vez has escuchado de “Muteki  Ryu”?-me pregunta Asami, todos han escuchado hablar del “Dragón invencible”

Claro, es el jefe de la mafia japonesa-le contesto, el asiente

Bueno, yo soy el-me dice tranquilamente

¿EH?-le digo confundido

Que Muteki Ryu soy yo-me dice desesperado

¿Es enserio? Bueno eso explica porque todos te tiene miedo-digo contestándome a mí mismo- ¿Por qué diablos estas en prisión? ¿Enserio es por decisión propia?-le pregunto recordando lo que me digo Kou, el asiente

¿Por qué?-le pregunto confundido

Mi trabajo es realmente agotador, vengo aquí a descansar –me dice relajado

La gente normal va a descansar a una playa no a una prisión-le digo

No tengo tiempo para eso, desde aquí puedo manejar todo pero sin necesidad de estar presente-me explica

Analizo lo de lo que acabo de enterarme mientras pienso ¿Cómo demonios viene a enredarme con el jefe de la mafia japonesa?, aunque quisiera no podría salirme de esto, Asami interrumpe mis pensamientos

¿Por qué estás aquí? ¿Qué hiciste?-me pregunta Asami, supongo que lo justo es responderle

Mate a mi padre-le contesto viéndolo directamente

¿Por qué?-me pregunta mientras estira su brazo hasta su overol para saca un cigarro

Porque el bastardo se lo merecía, toma mi vida soporte sus golpes, incluso una vez abuso de mi pero cuando vi que quería volver hacerlo, no lo soporte y lo mate, ya no podía más-le digo entre lágrimas, pude sentir como se tensó cuando escucho que mi padre abuso de mí, con su mano quita mis lagrimas

¿Y tu madre?-me pregunta unos segundos después

Al principio me defendía pero luego me odio, porque pensaba que le iba a quitar a su hombre, cuando todo paso, mi padre casi mata a mi mama pero yo lo detuvo, la salve de que la matara, por eso pensé que ella me iba apoyar, que iba a decir la verdad, pero lo único que hizo fue dejar un nota diciendo  “el muchacho lo mato”, para después largarse y yo quedar condenado hasta que la muerte-le digo realmente molesto

Solo necesitan encontrar a tu madre y saldrás libre-me dice Asami pensativo

No tengo ni la más mínima idea de donde esta-le contesto

Solo es cuestión de buscarla-me contesta tranquilo

No creo que la policía la esté buscando-le digo deprimido

Pues créeme la van a empezar a buscar-me dice en un tono que no logro descifrar pero parece seguro.

Después de esa platica nos vestimos completamente y regresamos al comedor, Asami desaparece un momento, creo que fue a la oficina del director de este lugar, supongo que hasta el director le tiene miedo, mientras eso pasa por Kou me entero que el chicho que entro en la tarde Sudou era un trabajador de Asami pero el chico lo traiciono, que tonto pensar que Asami lo salvaría luego de su traición además lo note en su mirada él quería más que protección quería estar cerca de Asami, pero eso nada más yo puedo.

Después de ese día pasan dos meses más, con esos ya llevo  8 meses en este lugar, no debería decirlo además de que no es lo más normal pero en prisión realmente soy feliz, realmente no sé cómo paso pero amo a Asami, no era mi intención hacerlo, solo simplemente caí en el amor, tampoco sé si Asami siente lo mismo, digo puedo decir que siente algo por mí pero no puedo asegurar que sea amor, mientras estoy en el comedor un policía me llama, lo sigo hasta que llegamos a la oficina del director, un hombre viejo y sin pelo

Takaba, toma asiento-me dice muy educado, yo hago lo que me dice

Solo te llame para informarte que estamos buscando a tu madre para aclarar todo lo relación al asesinato de tu padre-me dice

Pe-pero ¿Por qué? ¿Por qué ahora?-le pregunto extrañado

Me puse a analizar tu caso, había unas cosas que no concordaban, además los policías que te  trajeron tu confesión me informaron que dijiste que tu padre te golpea junto con tu madre, así ella puede darnos respuestas para por der esclarecer tu caso-me dice explicando lo necesario, yo solo le doy las gracias muy feliz, salgo prácticamente corriendo hacia la celda de Asami, cuando entro a ella me encuentro con un Asami aún más atractivo, esta portando una traje de tres piezas negro, se ve realmente elegante más aun cuanto suelta el humo de su cigarro

¿Qué pasa? ¿Por qué estas vestido así?-le pregunto temeroso mientras me acerco a él, toma mi rostro entre sus manos me da un superficial beso

Ya me tengo que ir-me dice con una sonrisa triste

Pe-pero ¿Por qué?-le pregunto mientras lagrimas se acumulan en mis ojos

Tengo asuntos que resolver-me explica mientras tira su cigarro al suelo

¿Te volveré a ver?-le pregunto esperanzado

No lo sé-me responde, me temía eso, tenía miedo de que fuera para el solo algo que paso aquí, no tiene por qué importarle, me aguanto las lágrimas mientras asiento, sale de la celda voy detrás de él, puedo ver como todos nos observan, cuando Asami llega a la puerta se da una vuelta hacia mí, se acerca hasta mi rostro, al momento en que siento sus labios hacer presión en mis labios enredo mis brazos a su cuello el con sus brazos en reda mi cadera pegándome más a él, nos estamos besando muy lentamente disfrutando el momento, intento capturar este momento en mi memoria para que junto con los demás que tengo de él me hagan compañía ahora que el no este, suelto una lagrima mientras siento como se va separando de mí, me da un tierno y cálido beso en la frente

Adiós, Akihito-dice en un susurro saliendo del lugar.

Asami-susurro cuando veo la puerta cerrada, mientras unas lágrimas caen por mi rostro sin poder detenerlas un segundo más, me voy corriendo a la celda sin importarme que los demás reos me vean llorar, me arrojo a la cama mientras aspiro el embriagante olor de Asami que se encuentra por todo este lugar, me duele demasiado ¿Acaso no podía decirme un “hasta luego”? eso me iba a dar una esperanza pero solo recibí un adiós, eso es como si nunca nos fuéramos a ver otra vez, ¿Por qué me hizo esto? Me acostumbro a él, hizo que lo necesitara para poder sentirme completo, sin el no creo que pueda soportar mucho tiempo aquí, me volveré loco, él era mi escape de aquí, con el aquí era como estar lejos de todos, me sentía protegido a su lado pero él me abandono aquí a mi suerte.

Han pasado 2 semanas casi no salgo de celda, afortunadamente me dejaron en la celda de Asami pero esta está perdiendo poco a poco el olor de Asami, aunque dejo el ultimo overol que uso este sigue teniendo un fuerte olor a él, es lo que uso para poder dormir un poco, Kou a veces viene a decir que tengo que salir pero aparte de que no quiero porque todo me recordara a Asami, me da miedo que los otros me hagan algo, sin Asami aquí ya no hay nada que los detenga.

Un día arrastras Kou me saca de la celda, mientras bajo todos me observan pero para mi alegría no veo ninguna mirada lujuriosa o con dobles intenciones, solo veo un poco de lastima en ellas

No te preocupes Takaba, nadie te hará nada-me dice Kou sabiendo que todavía tengo ese miedo

¿Cómo lo sabes? Asami se fue, me dejo a mi suerte aquí-le contesto entre enojado y triste

No sé si deba decírtelo pero Asami se aseguró de que ninguno te tocara-me dice

¿Cómo que se aseguró? ¿Qué hizo?-le pregunto confundido

Pues el día que te llamo el director, en ese momento Asami aprovecho y desde arriba nos pidió a todos que pusieran mucha atención a lo que iba a decir, cuando yo lo vi con traje supe que él ya tenía que irse de aquí, así que ya me esperaba lo que dijo que fue “Me voy a ir, pero eso no se significa que los cosas cambien aquí”, después dirigió la mirada a los que podían tener la minina idea de desobedecer lo que él decía “Esto va para todos… El que se atreva a tocarle aunque sea un cabello, es mejor que se dé por muerto”, lo dijo realmente molesto-me dice Kou con una sonrisa

El saber que hizo eso me da un esperanza, realmente espero poder volver a verlo, intentare soportar los días que me queden aquí de la mejor manera.

Sorpresivamente dos meses después soy llamado nuevamente a la oficina del director, este me da la noticia que realmente nunca espere escuchar, habían encontrado a mi madre y esta había confesado que mi padre nos golpeaba y que ese día  la iba a golpear a ella pero que yo la defendí y por eso ocurrió todo, ahora soy libre, mañana voy a salir de este lugar, estoy realmente feliz de que todo se aclarara pero afuera de aquí no tengo nada, no pienso volver con mi madre, no tengo un hogar al cual volver, las únicas personas que podía considerar amigos están aquí, Kou se puso realmente feliz cuando supo que saldría libre, me ofreció quedarme en su departamento, me dijo donde deja la llave, que cuando el salga de ahí podremos vivir juntos, parece una buena idea,  tendré que conseguir un trabajo, me siento un poco feliz de poder empezar otra vez

Estoy a punto de salir, para mi sorpresa la mayoría de los reos vinieron a despedirme, todos me desearon buenos deseos y que fuera muy feliz, que algún día vaya a visitarlos, me alegra saber que terminamos en buenos términos, conocí personas realmente interesantes aquí adentro, suelto un suspiro mientras camino lentamente hasta la puerta apenas salgo del lugar la luz del sol me ciega un poco, voy avanzando algo triste con la cabeza agachada pero un ruido hace que levante mi mirada para encontrarme con una persona que realmente tenía la esperanza de ver aquí, tenía el sueño de verlo esperando por mi aquí afuera, ese sueño se cumplió, cuando su mirada ámbar se encuentra con la mía puedo ver como emboza una bella sonrisa de mis ojos salen lágrimas de felicidad mientras corro hacia el puedo ver como abre los brazos para recibir apenas me encuentro entre ellos rodeado en un fuerte y cálido abrazo me siento en casa, lo extrañaba demasiado, no sé cómo pude soportar estar tanto tiempo sin el

Asami-digo emocionado para lanzarme a sus labios, esos que tanto extrañaba, apenas siento su adictivo sabor suelto un sonoro gemido de gusto, con mis brazos rodeo su cuello mientras en acaricia mis espalda con sus cálidas y suaves manos, extrañaba tanto esta calidez, me separo un poco de el con la respiración agitada

Entiéndelo, estaremos juntos para siempre-me dice antes de sellar esa promesa con una cálido beso

 

Las almas gemelas están destinadas a encontrarse aun en los lugares menos pensados 

Notas finales:

Espero les gustara

Gracias por leer, nos vemos

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: