Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Mi Esclavo por vejitaprince1054

[Reviews - 13]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Todos los personajes usados en mi historia, son propiedad de Akira Toriyama creador de DBZ.

Notas del capitulo:

En este capitulo, Vegeta se va a entrenar con Wiss, lo que le permitira aumentar sus poderes y poder lograr la transformacion del super sayayin dios, pero coforme pasa el tiempo, Bills al saber de que el princpe se encuentra en su hogar se aprovechara de el, haciendole todo tipo de abusos sexuales.

 

Capitulo1: Mi nuevo entrenamiento.

Wiss había decidido entrenar a Vegeta para entrenarlo, una vez que este le diera uno de los platillos más exquisitos de la tierra, y con esto aceptara llevárselo al planeta dios de la destrucción.

Wiss: Vegeta, una vez que estemos allí, necesito que hagas todo  lo que se te ordene al pie de la letra.

Vegeta: ¿Qué Tipo de entrenamiento será?

Wiss: Jajajaj, lo veras muy pronto, iniciaras con tareas básicas, pero que al final te servirán para controlar tu energía y tu poder.

Vegeta: Bueno como digas, ya que mi propósito es superar a Kakaroto, y con este entrenamiento lo podre lograr. Haciendo su cara de malo y haciendo puño su mano.

Wiss: Veo que es lo único que te alienta a seguir, pero no debes olvidar que para poder alcanzar tu meta debes de controlar también tu ira.

Vegeta: Hmp.

El viaje tardo un par de minutos, pero al fin habían llegado al hogar del dios de la destrucción, una vez que tocaron el suelo, Vegeta quedo asombrado al ver el lugar, ya que era muy grande  el planeta era iluminado por varios soles, había también mucho vegetación, y en medio del planeta se podía observar un árbol inmenso con una construcción parecida a un castillo, en fin un lugar jamás visto por ningún mortal y que el príncipe tenía el privilegio de mirar.

Vegeta: Dime Wiss, ¿Cuándo iniciaremos el entrenamiento? , con su pose seria y de brazos cruzados.

Wiss: Veo que quieres iniciar pronto, bueno Vegeta, como te mencione anteriormente, realizaras tareas básicas para  comenzar.

Vegeta: ¿Cuáles tareas?

Wiss: Bueno, al estar en este lugar, hay muchas cosas que realizar, como mantener todo limpio, cambiar la ropa de cama del señor Bills, lavar las vasijas del pez sabio, cortar el césped todos los días.

Vegeta: ¿Pero que son estas tonterías? , ¡Yo no hare nada de eso!

Wiss: Es parte de tu entrenamiento Vegeta, y si no lo haces, no podre entrenarte como se debe y no podrás superar a Goku.

Vegeta: Agh, Esta bien, ¿con que inicimos?

Wiss: ¡Muy Bien!

Y así Vegeta siguió cada una de las tareas que tenía que realizar diariamente, y poco a poco se acostumbro a ellas, Wiss al darse cuenta de esto también inicio con la otra parte del entrenamiento ya que el príncipe había cumplido muy bien con sus responsabilidades.

Ya habían pasado varias semanas, Vegeta estaba entrenando con Wiss,  en donde aprendía como controlar su energía y como aumentar su velocidad. Mientras eso ocurría, Bills se había despertado ya que había escuchado algunos ruidos, que le parecían desconocidos,  decidiendo investigar de donde provenían  y castigar al que los hacía, ya que habían interrumpido su sueño.

Bills: ¿Pero quién hace tanto escándalo?

Mientras caminaba, encontró a Wiss con Vegeta.

Wiss: ¡Señor Bills!, ya veo que despertó.

Bills: ¡Como quieres que duerma con ese ruido! ¿Qué es lo que haces?

Wiss: Bueno Señor Bills, entreno a Vegeta, ya que él  lo pidió y yo accedí.

Bills: Hmm, Ya veo, pero no mientas Wiss, tuviste que hacer un trato, nada más y nada menos que por comida, como si no te conociera, más vale que no lo niegas ya que al dios de la destrucción no se le pude mentir.

Wiss: Bueno es cierto, pero no se preocupe Señor Bills, le he guardado parte de esa comida para que usted la disfrute.

Bills: Eso espero Wiss, Y por cierto Vegeta, ¿Cuánto tiempo llevas aquí?

Vegeta, todavía recordaba el inmenso poder del dios de la destrucción, ya que cuando era tan solo un niño, vio a Bills someter a su padre el Rey Vegeta, el príncipe al  defenderlo, no pudo ya que su cuerpo no reaccionaba debido a que Bills había usado una técnica que provocaba  paralizar el cuerpo  que  incluso también la realizo cuando visito la tierra para preguntar sobre el sayayin dios. Tenía miedo, por lo que hizo una reverencia para evitar problemas.

Vegeta: ¡Señor Bills!  llevo aquí, alrededor de un mes.

Bills: Veo que tus modales de príncipe no se te olvidan. Llevas un buen tiempo, espero que hayas aprendido  algo y espero que no quieras sustituirme como dios de la destrucción.

Vegeta: Lo único que me interesa es superar a Kakaroto.

Bill: Comprendo ¿hablas del otro sayayin de la tierra? Cambiando de tema, veo que ya eres todo un hombre, desde la última vez que te vi.

Vegeta, al escuchar eso le pareció raro, que se fijara en eso, pero no podía contradecir al dios de la destrucción. Mientras Bills, en sus pensamientos: Vaya que ha crecido, es un hombre muy atractivo y  varonil, creo que me aprovechare de este príncipe, siento su miedo, así que me obedecerá jajajaj.

Vegeta: ¡Así es Señor Bills! ha pasado mucho tiempo.

Bills: Bueno Vegeta, puedes continuar con Wiss entrenando, pero después que finalices, quiero que te presentes ante mí, tengo que hablar contigo sobre algo.

Vegeta: ¡Como ordene!

El entrenamiento continuo varias horas  más, hasta que Wiss dio por terminado ese día, y además porque ya era de noche, mientras Vegeta se dirigía a  su dormitorio para poder tomar una ducha, Wiss lo detuvo.

Wiss: ¡Vegeta! no olvides, ir donde el Señor Bills.

Vegeta: ¡Esta bien!

Vegeta  se dirigía a una de las salas, donde lo esperaba Bills, este último se encontraba parado en medio del lugar y esperando ver entrar a Vegeta.

Vegeta: Con su  permiso, Señor Bills.

Bills: Veo que me obedeciste Vegeta, pero acércate por favor.

Vegeta, entro a la habitación  e hizo una señal de reverencia, apoyando una de sus rodillas y con su cabeza agachada, en el momento en que se iba a parar, Bills lo detuvo.

Bills: ¡Espera Vegeta!  quédate un rato así, además de verte muy bien en esa postura, quiero decirte algunas  reglas que debes de seguir de mi parte. Al decir esto, Bills daba vueltas alrededor de Vegeta, como dejando claro quién mandaba.

Vegeta: ¡Escucho Señor Bills! Al decir esto, Vegeta temía por lo que le podía pedir.

Bills luego de esto se acerco frente a Vegeta, para luego agacharse y colocar una de sus garras en el mentón de Vegeta, lo que ocasiono escalofríos y miedo  al príncipe de lo que pasaría.

Bills: Eres un invitado de Wiss, pero al ser mi hogar y ser el dios de la destrucción, debes de obedecer a lo que yo te diga, mi querido príncipe.

Luego con su garra, empezó acariciar las mejías y posteriormente los labios, ocasionando sonrojo en el rostro  de  Vegeta, y Bills al darse cuenta dio una pequeña sonrisa, pensando: Hm, veo que nunca  ha hecho estas cosas que planeo hacer con él, si que disfrutare cada momento.

Vegeta: en sus pensamientos: ¿pero porque me hace esto? ¿Qué quiere de mi?, pero no puedo desobedecer, o nunca podre convertirme en súper sayayin dios y superar a Kakaroto.

Bills, se levanto y continuo  rodeando a Vegeta, hasta que le dijo que se parara. Y al hacer eso Vegeta, Bills quedo frente a él nuevamente.

Bills: Bueno Vegeta, lo que quiero que hagas es ser mi esclavo, y harás todo lo que yo te ordene.

Vegeta, con cara de asombro y con sentimientos de miedo y frustración, ya que no podía hacer nada contra él, ya que era un dios y mucho más fuerte que él, tuvo que aceptar sus órdenes.

Vegeta: ¿Puedo saber qué tipo de órdenes?

Bills: Las sabrás cuando  yo te llame, lo cual tu tendrás que estar inmediatamente para satisfacer mis necesidades.

Vegeta: ¿Necesidades?

Bills: También las sabrás cuando te llame o cuando te busque para que cumplas con la tarea, pero no comas ansias, solo te advierto que si no me obedeces te destruiré.

Vegeta, asintió ya que no le quedo de otra que hacerlo y tratar de cumplir lo que el dios de la destrucción le pediría.

Bills: Por el momento es todo, te puedes retirar. Mientras observaba el cuerpo de Vegeta, que sabía que era un deleite y que lo saborearía a su voluntad.

Vegeta: ¡Como usted diga Señor Bills! marchándose y dirigiéndose a su dormitorio. Ya acostado en su cama, pensaba que tipo de tareas o necesidades tenía que cumplir al dios de la destrucción, por lo que esa noche no pudo conciliar el sueño.

 

Y en otro lugar del castillo de Bills:

Bills: Ahh, Vegeta no aguanto las ganas de  tenerte y que obedezcas cada una de mis perversiones jajjajajaja.

 

 

Continuara…………

Notas finales:

Hola a todos, aqui esta la historia que me pedian de Bills y Vegeta espero que les guste.saludo

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: