Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

~El pago por tu fe~

Autor: AnonimoHarui

[Reviews - 127]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Hola mis amado lectores jejeje.

Si!!! Volvi para hacer de las mias!! Y es que ya habia dejado pasar mucho tiempo y pense que ustedes se olvidarian al igual que yo xD Pero bueno.

Quiero decirles que Mi amado brabucon, aun no respondo algunos comentarios, pero lo hare, asi que no se asusten xD jajaja. Hablando de eso!! :0 Quieren que suba EPILOGO de ese fic 7w7 queda en si la decision xD jajaja

Bueno, aqui estoy con el ganador de la votacion de los fics que iba a publicar jajaja, asi que KYAAAA!! Por fin lo publico :'D 

Claro, no esperen de mi que publique cada 2 dias xD ya que mi metodo es el mismo, una semana, mas tardar semana y media asi que jajajaj, bienvenidos sean a este nuevo proyecto.

Como es mi primer fic sobrenatural, perdonenme si fracasa u_u, pero se que tal vez me ayuden jejeje.

Sin mas.... a leer se ha dicho!! :D

Nos leemos abajo.

Notas del capitulo:

Hola mis amado lectores jejeje.

Si!!! Volvi para hacer de las mias!! Y es que ya habia dejado pasar mucho tiempo y pense que ustedes se olvidarian al igual que yo xD Pero bueno.

Quiero decirles que Mi amado brabucon, aun no respondo algunos comentarios, pero lo hare, asi que no se asusten xD jajaja. Hablando de eso!! :0 Quieren que suba EPILOGO de ese fic 7w7 queda en si la decision xD jajaja

Bueno, aqui estoy con el ganador de la votacion de los fics que iba a publicar jajaja, asi que KYAAAA!! Por fin lo publico :'D 

Claro, no esperen de mi que publique cada 2 dias xD ya que mi metodo es el mismo, una semana, mas tardar semana y media asi que jajajaj, bienvenidos sean a este nuevo proyecto.

Como es mi primer fic sobrenatural, perdonenme si fracasa u_u, pero se que tal vez me ayuden jejeje.

Sin mas.... a leer se ha dicho!! :D

Nos leemos abajo.

Capitulo 1. Una sonrisa que resplandece.

 

 

Ya amanecía en la bella cuidad de Hong Kong. Todo era muy tranquilo en las mañanas en la parte alta de ese hermoso lugar. Ahí las casas eran grandes, destacadas y de buena gente. Entre las pocas casas con gran terreno donde se encontraban esas mansiones lujosas, había una más simple y más “humilde” que las demás. Una bonita morada que daba la imagen de dos eras combinadas, el antiguo-moderno Japón y la era victoriana. En sí, con solo nombrar esas eras uno diría que no había gracia y que además debía ser tétrico por dentro. Error. Por fuera, había un hermoso y extenso jardín, la casa era grande, mas no como las demás, su estructura de piedra grisácea y madera de roble fuerte hacían un lindo conjunto, las variadas flores, el pastizal y el camino apedreado daba a una invitación a un sitio mágico. La casa por dentro era también bonita, había más puertas que puertas corredizas pero estas estaban bien puestas en los lugares correctos. Pisos de marera, de mármol, alfombra y liso. Una decoración cálida, normal y uno que otro detalle japonés o victoriano. Sin duda era la casa más bonita de todas las demás lujosas y despampanantes. Y lo más curioso, era que en esa pequeña mansión vivía la familia más importante. Los Namikaze. Familia muy respetada, bien vista y distinguida por varios de sus negocios y costumbres, pero más que nada… por su amabilidad.

El hijo al ver que el mañana ya llego, tiro de la sabana para cubrirse la cara y disponerse a dormir un poco más, pero la cálida y bella voz de su madre no lo permitió.

- ¡¡NAARUUTOOO!! – Entrando estruendosamente por la puerta una pelirroja exaltada, que por su acto hiso saltar de la cama al rubio.

- ¡Wuaaa! ¡¿Qué, qué?! ¿Qué pasa? – Aun asustado. La mujer andaba con un peine en la cabeza y respiraba agitada y se veía aterrada.

- ¡¡Nos quedamos dormidos!! ¡¡Son las 7:49!! – El rubio puso cara de pánico.

- ¡¡¿EEHHHH?!! – Y salto de la cama como resorte para ir a tropezones al baño. - ¡¿Cómo es que paso eso?! ¡¿Dónde está Tamara?! – Se refería a su mayordomo.

- ¡Olvide que era su día libre-ttebane! – Decía la mujer tratándose de peinar y se quitó el camisón para después salir corriendo a su cuarto.

- ¡¿Cómo que se te olvido?! ¡Y más vale que no te hayas desvestido y dejado tus prendas en mi cuarto madre-ttebayo! – Saliendo de su ducha rápida para ir a su armario pero se encontró con las prendas de su madre en el piso - ¡¡Mamá!! – Recriminándola pero siguió en lo suyo.

- ¡Otro día la regañas hijo apúrale! – Llego su padre al marco de la puerta deslizándose por el piso, también se veía agitado - ¡¿Cómo paso esto?! ¡Me va a matar Kakashi! – Que es su mano derecha. Salió corriendo tratando de anudarse la corbata.

- ¡¡Tú eres el adulto hombre!! ¡¿Qué te hizo dormir hasta tarde-ttebayo?! – Su padre se asomó con carita apenada. Naruto lo vio expectante y curioso.

- Eso es algo que los niños no deben saber – Y salió disparado otra vez. Al rubio menor se le arrebolaron las mejillas captando lo que Minato le quiso decir. - ¡¡No soy un niño pero no necesitaba saber eso pervertido!! – Y siguió en lo suyo antes de que se hiciera más tarde.

- Minato ¿Crees que esto está bien? – Mostrándole el vestido de color verde manzana pastel, combinado con bolso y sandalias con tacón cremas y su cabello recogido en un rodete elegante. A Minato le salieron corazoncitos.

- Te ves hermosa Kushina – Enamorándose más de su mujer. La chica se ruborizo y frunció el ceño.

- Baka, deja de mirarme-ttebane – Y entro a una habitación para que su marido no la vea. El hombre se desconcertó y golpeo la puerta.

- ¿Amor? Cielo, no hay porque apenarse, te amo y me pareces hermosa, por eso no puedo dejar de mirarte – Trataba de justificarse con carita en lagrimitas. Llego Naruto histérico.

- ¡¡Otro día demuestren su amor colegial!! ¡¡Ahora debemos irnos-ttebayo!! – Con eso Kushina salió del cuarto y ajusto rápido la corbata de su esposo para los tres salir disparados a la puerta principal.

- Que bien, ya Mito saco el auto. – Mito era su chofer. – ¡Bien! ¡A volar se ha dicho! –Entraron a la limosina pequeña. – Primero al instituto de mi hijo Mito por favor – El chofer rio divertido al ver como los tres estaban que se exasperaban.

- La educación primero Naruto – Arreglando un poco el uniforme de su hijo – Oh, mi niño ya está en 1mer año de preparatoria, estoy tan orgullosa-ttebane – Con carita feliz – Espero que pases la preparatoria ¿Entendiste? – Con cara amenazante.

- Si mama – Dijo divertido y aterrado el rubio menor.

- Bien… como es tu primer día, debo darte consejos antes de que te conviertas prontamente en un universitario-ttebane. – Con cara de sabiduría que paso a una burlona e irónica – Si es que llegas a la universidad – Conteniendo la risa.

- ¡¡Mamá!! -

- Bien, bien. – Se sereno y miro a su hijo con una cálida sonrisa. – Hijo, ahora que vas a ir a la preparatoria, es obvio que pronto te iras de nuestro lado – Entristeciéndose con sus palabras – Pero, sé qué harás amigos, amigos en los que se puedan confiar y serán de verdad. Sé que encontraras a alguien a quien querer y sé que te harás un buen hombre – Colocando su mano en el hombro de su hijo –Y aunque a veces no estemos ahí, tienes que seguir haciendo las cosas que Minato y yo te hemos inculcado. Así que da todo de ti y no te sobre-esfuerces – Sonriéndole dulcemente. Naruto le correspondió.

- Y también hijo – Mirando a su padre – Recuerda que los sentimientos no son debilidades. Sea lo que sea que te digan los demás, tu solo sigue tu propio camino, un buen camino, y confía en siempre hacer lo que te diga tu moral y corazón – Naruto sonrió mas, amaba a sus padres, aunque a veces se pasaban con estos consejos de la vida… consejos muy buenos que ya casi nadie daba. Por eso, sabía que cuando tuviera hijos, les diría exactamente lo que sus progenitores le dijeron con orgullo.

- Pero por ahora, solo ve bien en la escuela-ttebane – Y con eso se sintió como el auto paro antes de llegar a la preparatoria Yoshizaka (Inventado XD) – Que tengas un buen primer día amor. – Abrazándolo y haciendo que salga del auto para que aun desde adentro agitar su mano feliz y mandarle besitos voladores.

- Suerte hijo, vendremos por ti a la salida. – Y con eso ambos padres se fueron.

- Por dios, ese par – Dijo algo pesado. Sonrióy comenzó a caminar lo que le faltaba para llegar a la escuela. Recordando que era tarde, por lo que empezó a correr - ¡Como es costumbre que me dejen antes de llegar al instituto no me percate que iba atrasado-ttebayo! – Maldiciendo su costumbre de no ir en todo el camino a sus escuelas, ya que nunca le gustaba llamar la atención.

 

Ya eran las 8:30, varios alumnos estaban formados en fila dentro del salón del escenario para recibir la ceremonia anual de principio de curso. Había plática y murmullos en todo el lugar, muchos se saludaban, se hablaban de sus vacaciones y otras trivialidades, esperando a que su director le dijera el sermón del año. No era que no le tenían respeto ni nada así, lo querían, aunque esas cosas jamás dejaban de ser tediosas sean quien sea que diese el discurso.

- Oye ¿No crees que se están tardando? – Decía algo impaciente el castaño.

- Es lo más natural, después de todo, ahora estamos en la preparatoria. Y deberías comportante como tal Kiba – Kiba suspiro.

- Lo se Shino, pero es que me están comenzando a doler los pies. – Moviendo sus extremidades.

- Solo debes quedarte quieto – Le dijo la rubia.

- Es fácil decirlo Ino, pero hasta a mí me duelen – Haciendo el movimiento del Inuzuka.

- Ok, Sakura, pero deben aguantar como gente ya crecida – Volviendo su vista al frente.

- Esta tipa… - La ojijade miraba con una vena a su amiga Ino.

- Por cierto, es bueno verlos a todos juntos, me hace sentir bien – Comento el moreno.

- Es cierto Lee. Hace que el tiempo pase volando – Comento Ten-ten. Ellos estaban en otro fila.

- Es bueno verlos de nuevo. Ser de un año menos a veces trae estas cosas – Dijo Chouji feliz.

- Aunque no nos veremos en clases, si en los recesos, ah, me duele la cabeza, quiero que empiecen de una vez la ceremonia – Tomándose la frente y alzando la cabeza.

- No te quejes Shikamaru, además, debes estar agradecido, esta vez tú no tienes que hacer el discurso – Sentencio la rubia, a lo que el Nara sonrió satisfecho.

- Ese es el único lado positivo. – Feliz de estar ahí y no allá para hablar frente a todos.

- A todo esto… ¿Dónde está Naruto-kun? – Pregunto Hinata

- Seguro se quedó dormido – Contestaron todos juntos desganados. La peliazul sonrió divertida al ver como era de cierto.

Muchos empezaron a silenciarse entre ellos, la razón, el director había llegado. Sarutobi era alguien ya muy mayor, pero lleno de vitalidad, salud y además era muy amable y sabio. Al ver que el hombre subía al escenario, todos comenzaron a guardar silencio. Una vez que se acercó al micrófono comenzó a hablar.

- Hola. Sean bienvenidos a la preparatoria Yoshizaka. Lugar donde no solo es reconocedor por sus variantes matriculas, por sus varios clubes o sus enseñanzas y profesores. Es reconocido por ser un instituto respetado, lleno de costumbres que en algunos otros lugares dejaron de hacerse. Con gente buena, humilde y hasta de buenas familias. Este sitio yace en un rio lleno de ruido, donde uno puede sentirse acogedor y calmado. Este no solo es un lugar donde se les prepara para una carrera en la universidad, sino que también aquí pueden formar lazos, crear vínculos, hacer varias amistades que seránduraderas como el flujo del rio. Quizás haya altas y bajas pero esperamos que puedan confiar en sus allegados, en los maestros y en mí. Nunca se puede estar preparado para lo que puede venir, pero es mejor recibirlo con los brazos abiertos y una sonrisa aguantándolo, que caerse y rendirse por temor y dolor. Creo que muchos de ustedes….

La charla era motivadora, con la suave y consiente voz de Sarutobi, todo el mundo se sentía como se sumergía en un ambiente tranquilo y reconfortante.  Todos los alumnos escuchaban al respetado director con atención, sin faltas y con ligeras sonrisas. Incluso nuestro chico Naruto, quien había llegado justo cuando el director había dado la bienvenida. Lo que menos quería era perderse las primeras palabras de ese señor que era alabado por los que ya estuvieron en esa preparatoria y pudieron conocerlo. Su padre tenía razón, ese hombre parecía y emanada algo bueno, algo cálido y tranquilizador. Aunque sus amigos lo habían regañado, ninguno emitió mas palabras por solo escuchar a aquel señor que hablaba de cosas maravillosas y ciertas.

- A continuación. El representante del nuevo año, les dará unas palabras. Por favor, reciban a Sasuke Uchiha de primer año. – Se escucharon murmullos, y no era para menos. Sasuke era una persona muy conocida, mejor dicho su apellido. Aunque el adolecente tampoco quedaba atrás.

Vieron como un azabache de tez blanca sumamente apuesto subía con los ojos cerrados, demasiado tranquilo. Una vez frente al micrófono y alumnos, abrió sus orbes negras que a muchas embelesaron y comenzó a hablar.

- Como representante del nuevo ciclo, quiero decirles a todos que espero que a este instituto lo tomen enserio y con respeto. No por nada quisieron venir aquí y nuestro director ya ha dejado en claro que todo lo que se dice de Yoshizaka, es cierto. Seremos alumnos de esta preparatoria y debemos hacer valer su nombre y el nuestro dando lo mejor. A los que ya están aquí desde el año pasado u otros años, seguro estarán de acuerdo con la reputación de este sitio. Para los nuevos, es mejor no meterse en dificultades, problemas o pleitos, dentro o fuera de este instituto, ya sea con alumnos del mismo u otros. Hay que demostrar que en Yoshizaka somos gentes de moral y dignidad que no se mengua con provocaciones sin sentido. Como alumnos de la nueva generación hay que demostrar lo fuerte que somos sin necesidad de levantar un dedo con violencia, que podemos con los problemas más grandes y pequeños con orgullo, y que por nuestros sueños y metas, actuaremos que pasión y decisión en todo lo que haremos, hacemos y nos propongamos. Espero que tengan un buen nuevo año. Muchas gracias. –Y con eso se retiró dejando maravillados a todos.  Naruto aplaudió, como siempre, Sasuke era de pocas palabras, pero siempre daba a entender el punto con esa serenidad suya, aunque engaño a todos ya que él lo conocía como el ramen, era un cascarrabias, seguro enamoro a una que otra chica.

- Muchas Gracias señor Uchiha. Ahora sin querer retenerlos más aquí. A todos y a cada uno de ustedes, les deseo lo mejor y que tengan un gran año lectivo y puedan superar todo. Muchas gracias.

 

Se estiro una vez que habían salido del lugar. Habían estado ahí ya hace rato, por eso muchos se desesperanzaban. Una vez afuera todos se reunieron en un círculo de amistad sana, confortante y amigable.

- Que bruto eres tonto. Mira que llegar tarde el primer día a la ceremonia – Le quejo su amigo Kiba. Naruto solo bufo.

- No es mi culpa, anoche me quede hasta tarde emocionado que la hora se me paso-ttebayo – Queriéndole restar importancia.

- Esa no es excusa, deberías hacer las cosas que corresponden a un chico de instituto – Y su amiga pelirosa solo lo regañaba más.

 - Sakura-chan, no me desanimes mas-ttebayo –Mirándola con reproche.

- Pero dejando eso a un lado, Sasuke-kun estuvo grandioso, pocas palabras pero fue un gran discurso. Cada vez que lo veo me enamoro más – Con corazones flotándole en la cabeza.

- Sí, sí, sí. – Ino no le quería quebrar las ilusiones.

- Cre-eo que-e U-Uchiha-san lo hizo bien – Sonriendo amigable.

- Bueno, no es para decir “Pero por dios, que tipo, sus palabras son hermosas”, pero estuvo muy bien. – Kiba no quería hacer que el ego de ese tipo subiera.

- Jajaja. Nada cambia por lo que veo. – Lee miraba a sus amigos – Me alegro por eso, creí que todos ya eran personas irreconocibles – Abrazando por el costado a Naruto. – Más tú Naruto. Me alegro que no hayas cambiado ni un poco – Mostrándole el dedo pulgar.

- No sé si es bueno o malo. – Riendo nerviosamente.

- Hinata ¿Cómo anda Neji? – La Hyuga sonrió cálidamente.

- Está muy bien. Me dice que las personas en el extranjero son muy amables y que incluso llego a conocer a per-personas que son de nuestro país – Ten-ten se alegró.

- ¿Enserio? Qué bien ¿Cuándo vendrá?

- No lo sé – Pareciendo desanimada.

- No creo que sea tan problemático darnos una fecha – Dijo con fastidio Shikamaru.

- Pero si está ocupado, es obvio que ni él sabe cuándo podrá venir. – Chouji dio un buen punto.

- Miren quien viene – Dijo Shino llamando la atención de todos.

Se acercaba, teniendo la atención de varios, por no decir casi todos en el patio, puesta en él.

- ¡Sasuke-kun! – Sakura fue hasta donde él a abrazarlo, cosa que el azabache permitió pero no correspondido. – Fue un buen discurso, me llego, al igual que el director, la verdad sus palabras fueron precisas y bellas. – Mirando con admiración a Sasuke.

- Aja. – Miro al rubio y sonrió de lado - ¿Qué tal dobe? Me sorprende que hayas logrado entrar a Yoshizaka – Naruto le miro mal.

- Para que lo sepas, teme, mis notas no son tan malas como crees, solo que comparadas a las tuyas parecen menor, maldito arrogante-ttebayo –Afilando su mirada, cosa que Sasuke también lo hizo.

- Y ya empezaron – Dijeron todos desganados.

Después de esa cálida reunión de todos los amigos. Todos ahora estaban buscando sus horarios y buscaban sus respectivos salones, más Ten-ten y Lee ya que ellos eran un año mayor que los demás. Hinata, Ino, Shikamaru, Chouji, Shino y Kiba terminaron en otro salón, mientras que Naruto, Sakura, Sasuke fueron a otro. Era deprimente que no estuvieran juntos, más para nuestro Naruto que él era muy apegado a sus amistades, pero al menos no quedo solo y se quedó con su mejor amigo y con Sakura, su amiga casi hermana. Aun recordaba la faceta de enamoramiento que tenía con ella, menos mal que se le paso, la quería pero se dio cuenta que lo confundía con amor.

Ya terminada las búsquedas de horarios, clases y maestros, se encontraban en las aulas para el primer día que era solo adaptación y reconocimiento, ósea, conocer el instituto que era grande. Todos estaban desparramados en el salón, sentados en las mesas o sillas y hablando. Naruto estaba sentado del lado contrario de la silla apoyando sus brazos en el respaldo y bostezando.

- ¡Por dios! Que flojera-ttebayo – Recostándose en su brazos con cara desganada y cansina.

- No bosteces es de mala educación Naruto – Apartando la mirada para bostezar ya que también estaba cansada. El rubio la miro con ojitos acusadores. – No me mires, tú eres el que contagia el cansancio a la gente – Cruzándose de brazos y sentándose en la silla.

- Aun no sé porque tardan tanto. Lo mismo con la charla, estuve ahí como más de una hora para que el director saliera, que fastidio. – Enojándose de solo recordar la paciencia que tuvo que tener. – Ahora comprendo porque a Shikamaru nunca le gustaron hacer los discursos.

- Jeje, hay que reconocer que ese flojo es inteligente-ttebayo – Recordando todos sus logros perezosos.

- Pero no más que Sasuke-kun, ya que el dio el discurso de este año – Juntando sus manos feliz por el azabache que solo bufo y miro a otro lado.

- No seas penoso “Sasuke-kun” – Se burló Naruto recibiendo una mirada mala de este y un golpe en la cabeza de Sakura.

- ¡Cállate idiota! – Sonrojada al máximo por la bocota del chico.

- No empiecen – Dijo el azabache sintiéndose envejecer de solo verlos.

Por fin llego el maestro.

- Muy bien, alumnos, siéntense – Sonrió amigable y escribió su nombre – Mi nombre es Iruka Umino, seré su profesor de Biología y espero que nos llevemos bien – Mostrando su buena mirada a todos. A Naruto le agrado al solo verlo. – Con respecto a la demora, estamos algo desordenados este principio del ciclo por eso me disculpo jeje, pero yo soy puntual, así que desde la próxima semana la exijo – Poniéndose serio. Todos los alumnos se tensaron un poco por eso.

- Jeje, me cae bien-ttebayo – Dijo feliz el rubio.

El profesor hablo de varias cosas, como el horario del receso, el almuerzo, el equipo del instituto, que era enfermería, canchas de diferentes tipos y eso. Ya con esas pocas cosas tomo hasta las 12, así que todos se retiraron. La primera semana los alumnos se retiraban a las 12 del mediodía, después sería el horario normal.

- Vaya, que pesado día ¿Y para eso estuve emocionado-ttebayo? Solo recordé lo aburrido que las clases pueden ser – Cabizbajo de regresar a la realidad.

- No exageres Naruto, no es malo – Sakura actuaba tranquila. “Ay, por dios ¿Así será todos los días? Que aburrido es la escuela” lamentándose por dentro.

- Mmm… - Al moreno no parecía incomodarle.

Justo se reunieron con sus amigos a la salida. Kiba alzo la mano para lo que vieran, Naruto sonrió y corrió hasta el para tirársele encima y hacerle cerillo en las cienes de su cabeza con sus puños.

- Perro sarnoso, no creí que echaría de menos tu pulguienta presencia-ttebayo – Subido en su espalda mientras el Inuzuka trataba de tirarlo como toro.

- ¡¡Maldito zorro!! ¡¡Suéltame retrasado!! – Queriendo tirar a su jinete.

- Jeje, ahora yo – Dijo Chouji yendo contra ellos, quienes pusieron cara de terror.

- ¡¡Avalancha!! – Gritaron juntos para sentir como se caía este encima.

- Par de retrasados – Llego Shikamaru y puso su piecito en la enorme bola de humanidad en el piso – Soy el rey – Sonrió juguetón, los otros tres le miraron mal pero rieron todos juntos.

- Que chicos – Dijo Ino divertida. – Jeje.

- Se-e llevan muy bien – Feliz Hinata.

- No sé si reírme o sentir vergüenza ajena. – Dijo la pelirosa ocultando un poco su mirada de los estudiantes que pasaban por ahí y se reían.

- ¡¡La juventud arde en sus venas!! ¡Debo lanzarme también!

- ¡Ni lo intentes Lee! – Jalándole la oreja – Que cuando te emocionas demás empiezas a poner en práctica tu karate.

- Ten-ten, duele, ya entendí, ya entendí, me calmo, me calmo – La castaña lo miro desconfiada pero lo soltó.

- Ouch, esho shi dolió – Quejándose con lagrimitas.

- Jaja, me alegra que no cambiaras Ten-ten – Mirándola feliz la rubia.

- Oigan, en vez de quedarnos aquí ¿Por qué no hacemos algo? ¿Qué dices Sasuke-kun? – Mirándolo interesada por la opinión a “su” chico.

- Lo que sea. No me molesta. Porque no. – Respondió simple. La ojijade le brillaron los ojitos.

- Oigan, locos ¿Vamos a tomar algo? – Dijo Ino para que los otros en el piso reaccionaran de sus juegos.

- Me parece bien – Dijo Shikamaru sonriendo de lado mientras tenia agarrado del cuello a Naruto. Este le estiraba las mejillas a Kiba, y Kiba, mientras estrangulaba a Naruto, con su pie en la carota de Chouji lo alejaba. A los demás les salió una gota ¿Cómo terminaron así?

- Yo no puedo-ttebayo – Dijo Naruto acomodándose la ropa – Mis padres me esperan, les dije que llegaría temprano para comer – Y sonrió.

- Pero lo puedes hacer después. Ahora celebremos entre nosotros. – Trato de convencer Lee.

- No, es algo que les prometí si o si, jeje, es como una pequeña costumbre que tenemos, nos contamos el primer día de todo-ttebayo – Vio la hora y se hacía tarde. – En verdad lo siento, otro día será-ttebayo. Nos vemos a todos – Y salió corriendo. Los otros lo miraron alejarse.

- Que mal, sin él se hace aburrido – Dijo Chouji algo desanimado.

- Si es así, ni vale la pena ir a tomar algo si no estamos todos juntos – Suspirando Lee.

- Es mejor dejarlo para mañana – Propuso Ino así nadie se perdía de nada.

- Viendo que no queda de otra, pos vamos – Kiba tomo sus cosas y le dio un golpecito a Shino - ¡Vamos Hinata!

- Ah… Hai – Y fue tras ellos, al llegar Kiba le desparramo los cabellos y ella se avergonzó pero sonrió.

- Bien, nosotros también nos vamos ¿Ino, vienes con nosotros o te vas por ahí? – La chica le miro mal.

- Hmph solo porque yo también voy por donde van ustedes – Y camino junto con ellos – Nos vemos Sakura, Sasuke-kun – Apropósito lo pronuncio melosamente enojando a la pelirosa.

- No comiences – Le recrimino Shikamaru. Ella solo saco la lengua juguetona.

Ahora solo quedaron ellos, la pelirosa se sentía extasiada, se quedó sola con el chico al que amaba. Creyó que toda su suerte se había ido hoy en día. Trato de calmarse y respiro hondamente.

- Nee… Sasuke-kun ¿Vamos yendo? – Pregunto ilusionada. El otro solo se encogió de hombros y empezó a caminar. Sakura estaba que no se lo creía, podía morirse de felicidad ¡Estaba caminando con Sasuke a casa! Era un maravilloso día.

- Sabes… siempre me pregunte como hace eso – Ahora estaba más impresionada ¡¿Sasuke iniciando conversación?! Si, definitivamente murió y se fue al cielo. Pero al procesar sus palabras le pregunto confundida.

- ¿Cómo hace quién? – Mirándolo curiosa.

- Naruto. Hace que todos se unan y le aprecien – Teniendo una cara pasible y sumergida en sus pensamientos. Sakura se embeleso por eso, aunque se sentía mal que ella no era quien causa esa expresión, sino Naruto.

Podía decir lo que pensaba “Que Naruto era un bruto tonto, que hacía del payaso y que jamás maduraría en toda la palabra porque es un holgazán, problemático y muy fastidioso” pero se lo guardo, ya que antes en el pasado había dicho algo similar y Sasuke la desprecio en ese momento, se enojó mucho por hablar mal de Naruto, así que para que no ocurriera lo mismo se cayó esa parte suya, pero dijo la otra que pensaba.

- Porque es él mismo – Sasuke miro a Sakura – No digo que haya madurado, no, le falta eternidades para eso – Sonrió – Pero ha mejorado mucho y se ha vuelto alguien en quien confiar. Una persona realmente honesta en lo que dice y hace. Por eso su actitud es atrayente y tranquilizante para varios. – Y me miro sonriendo.

Sasuke parpadeo sorprendido, sonrió de lado y exhaló aire con gracia. Sakura se quería morir ¡Sasuke sonreía por ella!

- Si, creo que ese dobe siempre será un dobe – Y continuaron caminando, cosa que para Sakura, era un sueño hecho realidad.

 

**--**--**--**--**

Estaba corriendo de prisa. En verdad ansiaba contarles a sus padres su primer día, llego al punto de encuentro y espero. Se habían retrasado, cosa rara en ellos, hasta era preocupante. Paraban los minutos y aun no aparecían, Naruto se comenzaba a inquietar ¿Les habrá pasado algo? Se sentía que algo no iba bien. No sabía que era, pero algo no iba bien… tan sumergido estaba que no noto que alguien se le acerco desde atrás y lo atrapo en un abrazo y le beso la mejilla.

- ¡¿Por qué tan pensativo mi hijo-ttebane?! – Frotando su mejilla contra la de su retoño. Naruto estaba en shock, volteo lentamente y vio a su mama sonreírle amorosamente, sus ojos se cristalizaron un poco y se dio la vuelta para abrazarla fuerte - ¿Eh? ¿Naruto? Cielo, ¿Qué pasa? – Viendo raro a su hijo con ojos comprensivos.

- Nada, mama, nada-ttebayo. – Y hundió su cara en su pecho. Kushina se sonroso un poco, pero sonrió.

- Ya, ya, no sé qué paso, pero está todo bien-ttebane – Abrazándolo un poco más.

- Oye – Llego Minato con cara seria por la escena que veía, separó a Naruto de Kushina y se puso en el lugar donde estaba el antes – Estas almohadas son mías. Que te quede claro – Kushina estaba avergonzada por lo que dijo he iba a propinarle un buen golpe pero…

- Oto-san – Abrazo al mayor. Minato vio a su hijo raro, el ya casi no lo abrazaba para nada… que lo hiciera ahora, le parecía raro y más con este ambiente.

- Naruto… hijo ¿Paso algo? – Acariciando sus cabellos le pregunto dulcemente. El menor negó. Minato sabía que mentía, ya que algo claramente le preocupaba así que correspondió el abrazo. – Ya, ya. Todo va bien ¿Lo ves? – Naruto se separó de su progenitor y sonrió, sus ojos se veían que quería llorar, pero no lo hacía, a saber porque.

- No es nada… es solo… que me preocupe el que no llegaban-ttebayo – Restregándose un poco el ojo para calmarse. Los mayores le vieron preocupados y Kushina miro mal a su marido y le dio un golpe en la cabeza.

- Te dije que había que venir por él directamente en vez de irnos por la “ruta panorámica” – El menor no entendió, así que su madre le sonrió y le dijo. – Perdón Naruto. Nos entretuvimos en algo a donde queríamos llevarte. – Tomando la muñeca del ojiazul. – Vamos.

- Te gustara ¿Vamos? A prisa. Mito no está hoy para llevarnos – Su papa le rodeo la espalda con el brazo.

Naruto se sintió otra vez seguro, sintió algo malo hace algunos minutos, algo muy denso, pero ahora todo estaba bien. Estaba otra vez con su familia donde lo rodeaban con amor y cuidado. Amaba a sus padres.

**--**--**--**--**

- Jajaja – Reía de lo más feliz llevando en las manos una flores amarillas y blancas que recogió.

- ¿Te has divertido-ttebane? – Dijo la madre con la cesta entre las manos.

- ¡Hai, fue precioso-ttebayo! – Con una gran sonrisa y sus ojos brillando de vida y felicidad.

- Me alegro que así sea hijo – Secundo Minato quien llevaba una gran manta. -  Este será nuestro lugar secreto ¿Qué te parece? – Al rubio se le iluminaron los ojos.

- Me encantaría-ttebayo – Sonrió ampliamente.

- Bueno, ya basta de tanto hablar y volvamos a casa, está atardeciendo y parece que se nublara – Viendo las nubes acercándose. – Esperemos que no llueva-ttebane – Comenzando a caminar.

- A mí me gustan las nubes jeje, me hacen acordar tantas cosas, y más porque el viento sopla fresco-ttebayo – Mirando las nubes.

- Esa es la actitud Naru. Una mente en positivo muestras como eres de persona, seguro que eres popular – Felicito Minato.

- No, yo… jeje

- No se lo digas o se lo creerá cielo – Se burló la mujer. Naru hizo un puchero, justo cuando sus padres pasaron al lado de él en dirección al auto, sintió una opresión.

- ¡Mamá! – Grito. Los adultos voltearon sorprendidos.

- ¿Qué pasa amor? – Algo confundida por ese grito de terror.

- No yo… bueno…

- Naru ¿Está todo bien? – Pregunto preocupado su padre.

- No es que… bueno… ¿Conduciremos a casa? – Los adultos rieron.

- Pues claro, en eso vinimos – Sosteniendo mejor la manta.

- No… ¿No podemos llamar a Mito para que nos lleve? – El rubio mayor arqueo la ceja.

- No, porque estamos lejos y tardaría en venir, más porque si llegamos tarde después tú no te despertaras para la escuela mañana – Razonando – Anda hijo, ya vamos.

- Si Naru, la cena estará lista en casa-ttebane – Sonrió su madre.

- Pero… - Sus padres siguieron caminando, Naru se apretó la camisa esperando que ese mal presentimiento se fuera. - ¡¿Por qué no nos quedamos un rato…?!

- Ya vamos – Minato viendo que su hijo estaba raro y caprichoso lo alzo – Jeje, como los viejos tiempo. Vamos hijo, todo está bien, soy un gran conductor – Averiguando que tal vez ese era su miedo.

El menor lo miro y asintió, era verdad, su padre era siempre “mejor prevenir que lamentar, hombre precavido vale por dos, siempre la seguridad” nunca ha hecho nada indebido frente al volante. Pensó que tal vez eran paranoias suyas. Llegaron al auto y Minato lo bajo para que subiera a la parte de atrás. Kushina subió al asiento del copiloto y Minato en el volante. La pelirroja volteo a ver al chico.

- Naru-chan, ponte el cinturón amor – Su madre siempre le decía eso. Naru asintió y se lo puso respirando pausadamente para calmarse. – Vamos Mina – Le sonrió a su marido.

- Okey – Minato antes de emprender marcha le dio un tierno beso a su mujer. Naru sonrió, esos actos le daban asquito del bueno, pero hoy, lo atesoraba, amaba a sus padres y amaba que ellos se amaran y lo amaran. - ¡A casa! – Dijo feliz.

Naruto miro que el campo desaparecía, la utopista y ya estaban en las calles del centro. Sonrió, sea lo que sea que fue eso que sintió, ya había pasado y quedado atrás, lejos de ahí. Miro el cielo, aun había luz del día, pero por las nubes se tornaba opaco. Se recostó y apoyo su cabeza cerca del vidrio de la ventana, de repente estaba muy cansado. Movió sus ojos para observar a sus padres, su padre, de porte alto, imponente, apuesto y simpático, conduciendo con una ligera sonrisa escuchando a su esposa. Su madre de carácter fuerte pero dulce, ella es  cálida, muy alegre y expresiva, entonando esa muletilla. Era hermosa y sus ojos eran compasivos, los ojos de su padre eran intimidantes pero eran joyas llenas de cariño. Sonrió… había sacado mucho de los dos, y nada podía cambiar ese hecho, de que los amaba.

Pero de pronto… todo ocurrió como un sueño. El rostro de su padre se desfiguro al igual que su madre quien emitió un grito, Naruto al querer erguirse noto como luces potentes se  reflejaban por el vidrio. Minato trato de maniobrar, movió las palancas, giro el volante, apretó los frenos y Kushina aló el de emergencia. La sacudida fue brutal, pero eso no evito nada… Naruto vio como ese auto en vez de irse para un lado contrario… fue hacia ellos, con clara intención. Saco a su padre de esa calle mandándolo a estrellarse con un autobús. Todo fue bestial e inhumano. Vio a su alrededor, sentía como perdía sangre pero no le dolía… noto el piso de la calle ¿Salió del auto? no estaba seguro, lo que si sentía… era un calor que lo abrazaba… y luego todo se tornó negro.

 

 

Continuará…

 

 

Notas finales:

Dios! Enserio ya empezamos!! >w< que emocion jajaja, la verdad ando corta de tiempo asi que no puedo comentar mucho ahora en la nota final pero bue jajaj xD al menos si le di emocion.

Por favor sean tan amables de comentar, criticarme, darme con todo sin piedad :'v que yo aceptare todo con amor y lo usare constructivamente jaja xD asi que gracias si me dicen su opinion :3

Un gran abrazo a todos y recuerden!! SI O NO DE EPILOGO DE MI AMADO BRABUCON!! XD

Sin mas, me despido! jajajaja

Nos vemos n_n/

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: