Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

UN NUEVO Y CONOCIDO MUNDO

Autor: LILITH_HIWATARI

[Reviews - 65]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Descendientes no me pertenece ni ninguno de sus personajes, solo la idea e historia. 

Notas del capitulo:

Hey chicos y chicas les traigo un nuevo fic hoy y mañana será la actualización del otro, más que nada porque me encanta presionarme y quiero ver como es recibido, este no será semanal como el otro, tardare un poco más en escribir de ante mano me disculpo y espero lo disfruten. 

Capítulo 1: Un mundo ideal.

 

«Cuando todo aquello que es imposible ha sido eliminado, lo que quede, por muy improbable que parezca, es la verdad » -  Sherlock Holmes.

 

 

Un sordo dolor en la cabeza le hizo despertarse suavemente, voces a lo lejos cada vez eran más claras, llamándole por un nombre extraño, los rayos del sol pronto fueron cubiertos por un rostro, el cual fue adquiriendo forma, tan familiar para él.

 

 

-          ¿Carlos?… ¿Carlos? – llamo preocupado el joven que le sostenía, aquel que cubría los molestos rayos de sol.

-          Lo siento mucho – a su lado un joven e cabellos dorados se disculpaba enérgicamente, puede que no se llevara bien con el chico pero definitivamente no lo había hecho apropósito, él no era tan desgraciado como parecía.

-          Ruega porque este bien o voy a matarte – gruño aquel que se inclinaba sobre  el cuerpo de aquel niño semi inconsciente, molesto por aquella situación.

-          Fue un accidente – se defendió nuevamente aquel príncipe pues el realmente no quería golpearle  con tanta fuerza, es posible que el tiro que le dio fue  intencional pero definitivamente no era el resultado que esperaba.

-          Ya basta Jay, Carlos – detuvo aquella pelea verbal aquel hombre, la autoridad en el campo - ¿hijo estas bien? – el entrenador se limitó a empujar suavemente al chico de cabellos largos para acercarse al joven y con sumo cuidado sacarle el casco  -  ¿me oyes?

-          ¿Que… ¿qué paso? – murmuro levantándose un poco solo para sentir nuevamente aquel doloroso mareo que le hizo caer nuevamente  siendo atrapado de inmediato por aquel joven preocupado.

-          El idiota de Chad te golpeo con el pud  - gruño nuevamente Jay sosteniendo con firmeza y delicadeza a aquel niño en sus brazos.

-          ¿Chad?.... ¿Boo boo? – miro el chico al fin – ¿qué haces en mi casa? – su cabeza al fin había dejado de dar vueltas por lo que podía observar con total claridad al chico que le sostenía, confundiéndole al no saber que hacia precisamente el en su casa -  ¿no estabas en París? – pregunto aún más confundido logrando sentarse sin sentir ganas de vomitar - ¿desde cuando tienes perforada la ceja? - Las miradas de todos los presentes pasaron de la confusión a la preocupación nuevamente - ¿dónde diablos estoy? -  termino al fin al notar como estaba en un gran campo al descubierto rodeado de varias caras un tanto conocidas y extrañas a la vez.

-          Tiene una conmoción cerebral – hablo el entrenador  levantándose del suelo sacudiendo sus manos para que todos aquellos chicos le dieran espacio al joven.

-          Voy a matarte Encanto – Jay resistió el impulso de lanzar al príncipe contra el suelo debido  aquel ayudaba   al chico que se levantaba con algo de dificultad, dejando una mano en su espalda baja de manera protectora.

-          Tranquilo Jay llévalo a la enfermería, esto fue un accidente – Chad había levantado sus brazos en el aire retrocediendo unos pasos realmente convencido de que Jay arrancaría su garganta, por suerte el entrenador salió a su rescate dándole una nueva prioridad a Jay quien asintiendo con la cabeza guio suavemente a Carlos por todo el campo, soltando el casco que aun sostenía fuertemente en sus manos, olvidándose de cambiarse.

 

Aquel chico nuevamente había empezado a sentir su cabeza girar, el dolor había regresado ahora que el ruido de las personas caminado a su alrededor era cada vez más alto, trato de enfocar mejor el camino en el que estaban dando se cuenta que  efectivamente no estaba en su casa, se sintió un poco confundido pero bueno últimamente se sentía muy cansado y olvidaba como había llegado a ciertos lugares, tal  ese era una de esas veces.

 

Tal vez olvido que Stewart regreso de parís y había ido a algún campo a jugar lo que sea que fuera, su cabeza daba vueltas nuevamente por lo que se dejo llevar y no quiso pensar nuevamente en aquella situación, sin embargo escucho como unas chicas gritaban su nombre a lo lejos, no ellas no le llamaban a él, de hecho le hablaban a su acompañante o así parecía pero entonces por qué le hablaban con aquel nombre que no era el suyo.

 

-          ¿Jay?...- pregunto el mirando a su amigo quien le dedico una dulce sonrisa notando entonces lo que vestía, el uniforme de Tourney - ¿porque estas vestido así? – cuestiono, ese era definitivamente el vestuario de aquella película que no empezaría hasta bueno unos meses -las grabaciones no empiezan hasta dentro de 3 meses- declaro más su rostro denotaba mucha más incertidumbre que nada, ¿y si había olvidado que las grabaciones ya estaban corriendo y el simplemente no recordaba nada? -  ¿Boo boo? – el pánico en su voz era palpable.

-          Tranquilo Carlos todo estará bien – susurro con voz dulce su amigo confundiéndole a un mas -  la enfermera lo arreglara – continuo sentándole en una camilla, notando al fin que habían entrado a un cuarto, una enfermería y que frente a él el chico aun le miraba preocupado  -  llamare a Mal  - susurro  para salir del lugar.

-          Deja de llamarme Carlos – más la voz de aquel chico le detuvo en seco, fue entonces que la enfermera entro, una mujer castaña muy amable - yo no soy el – murmuro molesto posando sus ojos firmemente en aquel que ahora parecía congelado en su lugar – ¿porque me miras así? – frunció la nariz al notar la mirada asustada del joven moreno.

-          Carlos – trago saliva aquel que estaba frente a el – ¿sabes quién soy yo? – pregunto suavemente  como si hablara con un niño pequeño, la enfermera entonces se movió junto al chico para examinar su cabeza con cuidado.

-          ¿Stewart esta es una clase de broma porque no es divertida? – y aquel nombre solo confundió mas al chico que parecía querer entrar en pánico,  mirando directamente a la enfermera en busca de ayuda.

-          Carlos – lamo suavemente la mujer, aquella que le atendía -¿sabes dónde estás? – su armoniosa voz  parecía relajar y tranquilizar al  pobre niño que miraba con confusión a los dos presentes en la habitación.

-          Dejen de llamarme así – continuo pasando su mirada de la enfermera a él joven junto a la puerta -soy Cameron… ¿recuerdan? – miro fijamente a su amigo que parecía querer decir algo - Cameron Boyce – cruzo sus brazos con molestia – y obviamente estamos en el set, en Vancouver – termino más la mirada de aquellos le hacía dudar.

-          Llamare al hada madrina – susurro la enfermera pues definitivamente aquel chico tenía algo aun cuando el leve golpe en su frente no parecía tan grave.

-          Y a Mal – hablo el joven nervioso – necesito un teléfono – más la mujer se limitó a asegurarle que lo haría y salió de la habitación dejándoles solos nuevamente.

-          ¿Boo boo que está pasando? – susurro con miedo aquel niño mirando fijamente a aquel que parecía querer entrar en pánico.

-          ¿Realmente no recuerdas dónde estás? – cuestiono Jay ignorando la forma tan rara en que lo había llamado – esto no es Vancu.. lo que sea, ni siquiera sé dónde está ese lugar – supero el joven acercándose a el suavemente – estas en Auradon Carlos, ¿recuerdas?

-          Ya te dije que mi nombre no es Carlos – rodo sus ojos aquel chico – espera ¿Auradon?.. ¿cómo en Descendientes? – y ahora sí que la mirada de Jay se veía muy confundida.

-          ¿Jay como esta Carlos? – aquella chica de cabellos morados entro a la habitación rompiendo con el silencio que aquella pregunta había causado.

-          Carlos ¿estás bien? – seguida con otra de cabellos azules la cual de inmediato corrió abrazar al chico sobre la camilla – vinimos tan rápido como nos enteramos.

-          ¿Qué fue lo que paso? – exigió aquella de cabellos morados.

-          Chad, el muy idiota golpeo a Carlos con el pud y ahora el… - la voz de aquel joven titubeo un poco pues no sabía muy bien cómo explicar aquello.

-          ¿el qué?... demonios Jay usa tus palabras – Mal estaba molesta, demasiado al descubrir que Carlos fue herido en el campo no lo pensó dos veces y corrió con Evie a la enfermería para saber que pasaba, ellos no podían dejar que nada malo le sucediese.

-          ¿Dove, Sofia, que hacen aquí? – hablo al fin el chico empujando a aquella que aún le abrazaba - ¿Por qué están vestidas así? – frunció la nariz confundido – realmente estamos en Vancouver eh… sabía que esto era una broma, no caeré esta vez – sonrió como si acabara de ganar aquel juego.

-          ¿Qué? – cuestiono confundida Evie a Jay.

-          No se Mal – se excusó el joven al notar como la mirada de aquella chica caía sobre el nuevamente – el solo ha estado hablando así desde que despertó, cree que esta en ese lugar y me llama por otro nombre – y la desesperación en su voz era obvia - ¿Qué está sucediendo Mal?

 

Mas antes de que aquella chica pudiera decir algo, aquella hada llego de inmediato sacándoles de la habitación para dedicarse a hablar con el joven confundido, ellos permanecieron en la salida, esperando fielmente cualquier indicio sobre el bienestar de Carlos, su amigo, aquel que era parte de su familia.

 

 

-          Mi nombre es Cameron Boyce ya se lo dije, usted es Melanie Paxson, no el Hada marina y obviamente esto es un set, un muy bien elaborado set en Vancouver – explico nuevamente el chico mirando con frustración como aquella hada parecía confundida por sus respuestas.

-          Escucha Carlos has recibido un golpe muy fuerte en tu cabeza y estas un poco desorientado, pero créeme nadie te hará daño aquí – hablo maternalmente aquella mujer.

-          ¿No me está escuchando? –aquel chico parecía frustrado, esto debe ser un sueño, una maldita pesadilla – yo no soy… – en ese momento algo hizo clic en su cabeza, si eso era, él estaba soñando solo un sueño, era por eso que todo se veía tan real, oh Cameron que fue lo que le dio para soñar con el mundo de Descendientes, él se encontraba aun en su cuarto, seguramente dormido sobre su tarea aquella que se había acumulado gracias a sus grabaciones y ahora tenía este loco sueño sobre ser Carlos de Vil, eso era lo más seguro, ahora solo debía dejar que las cosas siguieran su curso y despertaría – tiene razón – suspiro – creo que me golpeo muy fuerte estaba un poco confundido lo siento hada madrina – hablo actuando lo más natural que podía.

-          Está bien Carlos – aquella mujer suspiro de alivio en cuanto el chico le reconoció, no estaba muy segura pero por si acaso mantendría un ojo sobre el – ahora por que no vas a tu cuarto a descansar, las clases han acabado y si te sietes mal regresa a la enfermería.

-          Claro que si – Cameron sonrió tan adorablemente como podía levantándose de la camilla para acercarse a la puerta – ahm señora – termino para salir de inmediato antes de que cambara de idea y le obligara a pasar el reto de su sueño aprisionado.

-          Carlos – el llamado de una de sus amigas le hizo detenerse, pues ahí en el pasillo estaban esas personas.

-          Errr ¿sí?... ¿Evie? – respondió titubeante.

-          Te dije que estaba bien – suspiro aliviada la joven al verse reconocida por él.

-          ¿Ya eres tu Carlos? – cuestiono Mal, causando un escalofrió en Cameron quien jamás había sentido tanto miedo de aquella chica.

-          Si, cien por ciento De Vil – sonrió nuevamente – Mal – añadió solo esperando hasta que aquella chica simplemente se limitó a asentir con la cabeza y dar un paso atrás.

-          Sera mejor que lo lleves a dormir aun así Jay – ordeno  justo antes de que su teléfono sonara – oh diablos – murmuro ignorando a los jóvenes – Ben dice que tengas cuidado Carlos  - dijo para de inmediato salir y hacer una llamada alejándose de ellos.

-          Mal tiene razón que Jay te lleve a la habitación – se despidió la otra joven abrazándole suavemente – y  hablo de dormir – lanzo una mirada de desconfianza a Jay – hablo enserio Jay déjale descansar.

-          Entendí – aquel chico levanto las manos en un gesto inocente hasta que aquella joven se a digno a dejarlo en el pasillo – ¡no soy un desconsiderado! – grito suavemente mientras aquella se limitó a reír en burla por sus palabras – vámonos.

 

Y aquel chico tomo su mano suavemente para guiarlo por los pasillos, Cameron se dejó llevar, más que nada porque realmente no sabía dónde quedaba todo no dándole importancia a la mano que se cerraba en torno  al suya atribuyéndola al hecho de que había sufrido un accidente.

 

-          Realmente me preocupaste – susurro Jay cuando las puertas de la habitación se habían cerrado – cuando el pud te golpeo y caíste me asuste – siguió hablando sin soltar su mano, mas Cameron le ignoraba a favor de revisar aquella habitación la cual para su sorpresa era idéntica a la del set donde había grabado la película – y cuando no me reconociste, joder Carlos realmente sentí la necesidad de matar a Chad en ese momento – y para su enorme sorpresa aquel chico había acunado su rostro con delicadeza y depositado un suave beso en sus labios.

 

La atención de Cameron regreso de inmediato a aquel chico que le besaba, Boo boo le estaba besando, su amigo, uno que era un hombre, lleno de pánico empujo aquel cuerpo cálido de su lado, mirándole con horror.

 

-          ¿Carlos? – Jay le miraba confundido por su repentino cambio de actitud después de todo Carlos siempre amo las muestras de afecto, de hecho se quejaba de la falta de estas - ¿está todo bien?

-          ¿Me besaste?  - Cameron realmente no chillo como una niña ultrajada, bueno tal vez sí.

-          Siempre lo hago – el rostro de confusión del chico parecía regresar – eres mi novio ¿recuerdas?

 

 

Por dios Boo boo Stewart era su novio, y le besa, en los labios y joder las palabras de Sofía, no Evie, lo que fuera, las palabras de esa chica tenían sentido ahora, mucho sentido, pero había dos camas cierto y si ahí estaban las dos camas detrás del chico que parecía darle espacio ante su ataque de pánico, Cameron paso la mirada rápidamente entre la cama y aquel joven, santa virgen, esto era una pesadilla, una horrenda pesadilla, simplemente no.

 

Estar aquí iba a ser muy difícil si tenía que fingir ser novio de Stewart, él no era gay, ni era Carlos, ni entendía este extraño mundo, pero lo más importante él no iba a besar a Boo boo sueño o no, él estaba atrapado en esta horrenda pesadilla y quería despertar.

 

 

 

Notas finales:

 

 

Estaba leyendo un fic cuando en un capitulo Carlos despertó en lo que parecía ser otra realidad de su mundo sin embargo resulta que solo fue un engaño por Jay, el fic está bueno pero simplemente me dio una idea maravillosa y aquí esta jojojojjo.

 

Y bien que les parece esta idea para un fic eh? Buena? Mala? Déjala?

 

Tengo muchos planes para esto y definitivamente no voy a cambiar el final que ya tengo pensado sin embargo si alguien quiere que escriba situación que tenga que vivir Cameron en el mundo de Descendientes es libre de pedirla, se aceptan ideas, de lo contrario será un fic relativamente corto con tal vez 4  o 5 capítulos.

 

Dejare los nombres de los personajes y sus actores para que los ubiquen.

 

Jay : Boo boo Stewart

Carlos: Cameron Boyce.

Evie : sofia  Carson.

Mal: Dove Cameron.

Hada madrina: Melanie Paxson.

 

Y la duda queda ¿Cameron está soñando?

¿Esto es acaso un juego de su subconsciente que le dice que realmente es gay y está enamorado de su amigo Boo boo?

¿Realmente está en Auradon?

¿Cómo es que llego ahí?

¿Dónde está Carlos?

 

Estas preguntas y nuevas en el próximo capítulo no se lo pierdan.

 

Por ultimo no se mucho realmente de Cameron o Boo mas que realmente son amigos así que en futuros caps tal vez me invente un montón de cosas para sus vidas para darle sentido a todo esto así que ignórenlo y solo disfruten el fic.

 

Dejen sus galletas en los comentarios.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: