Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

A Crazy Night...

Autor: yue_kori

[Reviews - 7]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Hola todos, tiempo sin leerlos bueno como anteriormente se menciono este fic participa en la segunda semana del albúm fotográfico para el grupo Kagakuro is love.

 

Aclaro que todos y cada  uno de los personajes que aquí aparecen son propiedad de Tadatoshi fujimaki-sensei yo solo los uso para mis historias.

 

 

Notas del capitulo:

Bien,Hola atodos como ya lo había mencionado este ficentra en la convocatoria de albúm fotográfico del grupo Kagakuro is love, espero lo disfruten y perdonen cualquier cosa mal escrita, esmi primer lemon, así que sin mása leer....

 

-¡Ahh! Mgggh n... no.. 

Se escuchaban los sonoros gemidos viniendo de aquella habitación, donde dos cuerpos chocaban y sudor se derramaba. 

-¿No? ¿No que mi pequeño conejo? -dijo mientras movía fuertemente su pelvis dando una profunda estocada.- 

-Mnggh... No.. Ah! No má..s.. -sintiendo las profundas embestidas que le proporcionaba su pareja.- 

-No digas eso mi querido conejo, mngg –soltó un profundo y ronco gemido mientras pegaba su cuerpo al de su pareja mientras llevaba una de sus manos a la delicada tez de este y susurrar a su oído.- no fuiste tú él que dijo que si los conejos se sienten solos mueren. - acerco sus labios a los ajenos arrebatando en un profundo beso la respiración de su pareja junto con los gemidos que este comenzaba a soltar al sentir sus movimientos iniciar nuevamente.- 

-Mghh... -cada uno de sus gemidos era ahogado en aquél apasionado beso que le daba su amante.- -¡Ahh! Mgggh n... no.. 

-¿No? ¿No que mi pequeño conejo? -dijo mientras movía fuertemente su pelvis dando una profunda estocada.- 

-Mnggh... No.. Ah! No má..s.. -sintiendo las profundas embestidas que le proporcionaba su pareja.- 

-No digas eso mi querido conejo, mngg –soltó un profundo y ronco gemido mientras pegaba su cuerpo al de su pareja mientras llevaba una de sus manos a la delicada tez de este y susurrar a su oído.- no fuiste tú él que dijo que si los conejos se sienten solos mueren. - acerco sus labios a los ajenos arrebatando en un profundo beso la respiración de su pareja junto con los gemidos que este comenzaba a soltar al sentir sus movimientos iniciar nuevamente.- 

-Mghh... -cada uno de sus gemidos era ahogado en aquél apasionado beso que le daba su amante.- 

-¡Ahh! Mgggh n... no.. 

-¿No? ¿No que mi pequeño conejo? -dijo mientras movía fuertemente su pelvis dando una profunda estocada.- 

-Mnggh... No.. Ah! No má..s.. -sintiendo las profundas embestidas que le proporcionaba su pareja.- 

-No digas eso mi querido conejo, mngg –soltó un profundo y ronco gemido mientras pegaba su cuerpo al de su pareja mientras llevaba una de sus manos a la delicada tez de este y susurrar a su oído.- no fuiste tú él que dijo que si los conejos se sienten solos mueren. - acerco sus labios a los ajenos arrebatando en un profundo beso la respiración de su pareja junto con los gemidos que este comenzaba a soltar al sentir sus movimientos iniciar nuevamente.- 

-Mghh... -cada uno de sus gemidos era ahogado en aquél apasionado beso que le daba su amante.-  


Era cierto que había dicho aquellas palabras, también era cierto que él se le había ofrecido luciendo de aquella manera, pero ¿en realidad podía culparlo por aquello? No, él no era el único culpable de aquella situación, sus amigos que lo habían convencido de tan descabellada idea, su pareja por no haberle prestado la debida atención, sí, él no era el culpable de aquella situación. Pero en realidad como había llegado a aquello, que es su pequeña cabeza le había hecho aceptar todo aquello, todo era culpa de sus amigos... todo era culpa del estúpido de Kagami-kun. 

 

-------------------------- Flash Back.----------------------- 

-¡Haaa! -suspiro un pequeño celeste sentado en el sillón de la sala del apartamento que compartía con su pareja Kagami Taiga un sexy bombero a su parecer.-  

Estaban en esa época del año en donde no tenía mucho que hacer, siendo maestro de preescolar y debido a las vacaciones de verano a lo único que se dedicaba era a limpiar o leer  y debido a un reciente incremento en los incendios no había podido estar con sus pareja tanto o en la forma que él hubiera querido, sabía que no era culpa de su novio pero en ese momento la falta de atención por parte de su novio le hacia sentir mal, solo...  

 

-se dejo caer en el sillón mientras sus hermosos ojos celestes se llenaban de lagrimas amenazando con salir-¿ Y si quizás ya no me quiere? - este doloroso pensamiento abandono los finos labios del celeste sin que este se diera cuenta y una traicionera lagrima rodo por su mejilla.- 

-Ding Dong, Ding Dong Ding Dong.- 

-¡Tet-chan! / Kurokocchi ¿estas ahí? 

-limpio rápidamente aquella lagrima traicionera y puso su cara de poker, lo ultimo que quería era preocupar a sus amigos.-Un momento por favor. - se puso de pie y se dirigió a la puerta.- 

-¡Kurokocchi! -un rubio alto abalanzándose sobre el celeste.- 


-Kise-kun  suéltame por favor, me asfixias.  

-Si Ki-chan suéltalo es mi turno de abrazarlo. -salto de detrás de el un pelinegro con ojos plateados.- 

-No digas eso Takao-kun – separándose de su rubio amigo.- ¿y bien que los trae por aquí? 

- Moo no digas eso.-haciendo un mohín.- 

-Si Tet-chan, nosotros hemos venido porque pensamos que podrías necesitar compañía. -adentrándose por completo al apartamento del celeste.- 

-Vamos Kurokocchi, nosotros podemos entender como te sientes, y es mejor tener compañía ¿no lo crees? 

-Kise-kun, Takao-kun, - en ese momento se sintió tan aliviado y en tanta confianza que algunas de las lagrimas que aun guardaban sus ojos comenzaron  a deslizar por sus mejillas.- 

-Ya, ya, sabíamos que podrías sentirte de esta manera, después de todo Aominecchi y Midorimacchi están igual de ocupados que Kagamicchi. -abrazo al pequeño celeste que escondía la cara en la cara de su amigo. 

-Tranquilo Tet-chan -acaricio la espalda del más pequeño intentando parar su llanto.- esto pronto pasara y para cuando eso ocurra les daremos una sorpresa inolvidable a esos tontos, no es así Ki-chan. 

-Así es, Takaocchi tiene razón, esa es la otra razón por la cual vinimos, queremos compartir nuestro plan contigo. -dijo mientras una picara sonrisa aparecía en la cara de su rubio amigo.- 

-despego su rostro del bien formado pecho de su amigo y con una mirada sinceramente curiosa pregunto. -¿De qué se trata esa sorpresa?- 

-No impacientes Tet-chan, es mejor que ahora nos sentemos y nos pongamos al día ¿no crees? -cerro uno de sus ojos a manera divertida . 

Tenían razón, necesitaban compañía, Aomine-kun al ser policía tenía casi los mismos turnos extremistas que tenía Kagami-kun, agregándole que había ocasiones en las que Kise tenía sesiones fotográficas que duraban días o semanas, por lo que en algunas ocasiones era más difícil para aquellos dos y Midorima-kun al ser doctor seguro que algunas veces lo tenia peor que aquellos dos, seguro que para Takao se volvía más difícil en algunas ocasiones , y ahí estaba él quejándose por su situación. 


-Claro, en donde están mis modales –deshizo por completo el abrazo que tenía con su amigo y puso en orden su persona. ¿qué gustan para tomar?Ttengo te de cebada, te negro y café, creo que también tenemos algunas gaseosas -poniendo uno de sus dedos en su barbilla intentando recordar qué era lo que les podía ofrecer para tomar.-   

-No te preocupes, puedes servirnos lo que sea pero si es algo frío estaría mejor, no crees Ki chan. sentándose en una mesa del comedor.- 

-Takaocchi tiene razón Kurokocchi, además traemos un pequeño postre para disfrutar nuestra charla. 

-el pelinegro alzo una bolsa blanca de plástico la cual contenía una caja con la etiqueta de una pastelería un tanto famosa, como no se había dado cuenta de ese detalle hasta ahora? 

-Bien, en ese caso creo que serviré algo de té. -sonrió casi imperceptiblemente y  se dirigió a la cocina mientras sus amigos tomaban asiento.-

 

Si eso necesitaba desahogarse con alguien que entendiera lo que sentía y que mejor que ellos, una vez regreso a la cocina los pasteles estaban presentados en la mesa, dispuso las tazas de té frente a cada uno de sus amigos, cada uno conto lo que sentían, lo que recientemente habían hecho, recuerdos de sus novios y un tema en especial predomino aquella charla, la insatisfacción y frustración sexual que comenzaban a sentir debido a la ausencia de sus hombre, tanto Takao como Kuroko tenían casi el mismo  tiempo de abstinencia forzada, 3 semanas y 4 días, sin embargo lo sentían con Kise quien debido a un trabajo había estado separado de Amine por 2 semanas y justo cuando regreso se presento toda esta situación, ellos llevaban poco más de un mes sin sexo y conociendo a su moreno amigo sentía pena por sus subordinados y personas que enfrentaran su ira en una situación asi, que Dios se apiadara de las almas de quien se cruzara en su camino.  


Así se la pasaron platicando por un buen rato hasta que surgió aquella "maravillosa" idea por parte de Takao. 

-Esto requiere medidas extremas amigos míos –choco su puño contra la mesa llamando la atención de aquellos dos.- eh hecho algunas averiguaciones y cobrado algunos favores, pero al parecer nuestros queridos novios van salir de sus guardias pasado mañana y van a estar libres por 3 o 4 días debido a toda la carga de trabajo que experimentaro,y esa es nuestra oportunidad para poner fin a esta terrible etapa de abstinencia que nos persigue, sobre todo a ti Ki-chan -guiño un ojo en dirección al rubio,.- es por eso que tome la libertad de comprarles un pequeño regalo para que disfruten con sus novios. -de la misma bolsa blanca donde traía los pastelillos saco tres paquetes de plástico, uno se lo dio a Kuroko, el otro al rubio y el último se lo quedo él.- 

-¿Qué es esto Takao-kun? -recibiendo el paquete dado 

-Bueno es algo que te aseguro tu tigre disfrutara, al igual que su pantera. -lanzó una mirada entre picara y traviesa a sus amigos mientras estos abrían su correspondiente paquete.- 

-el primero en abrir su paquete fue el rubio quien al ver su contenido sonrió de manera traviesa. -Takaocchi, Takaocchi ¿cómo se te ocurrió  tan magnifica idea? -saco el contenido y lo enseño, se podía apreciar una falda de tonalidad azul marino realmente corta, unas medias junto con un liguero de encaje de la misma tonalidad, también había una playera de manga corta azul celeste con una placa de plástico junto con unas esposas y un gorra de policía.- 

-Verdad que es genial Ki-chan, el mío es este.. -mostro un pequeño vestido con botones al frente muy ajustado en una  tonalidad muy sutil de rosa, unas medias con ligero de encaje blanco y una cofia de enfermera.- verdad que es muy sexy –lanzo una ultima sonrisa.- 

-¿Pero qué es esto? -alzó la voz un tanto sorprendido por lo que sus ojos veían, su disfraz no podía ser eso ¿o si?- 


El grito del pequeño celeste saco tanto al rubio como al pelinegro de su mundo de ensoñaciones.  

 

-No te gusto Tet-chan¿¿No te gusto Tet-chan? Acaso debí haber elegido el de bombero sexy?, pero tan solo imaginarte en eso me pareció más lindo.- un puchero apareció en la cara del pelinegro.- 

-N... no es eso Takao-kun, es solo que... ¿no crees que es un poco revelador?-dijo mientras su cara se tenía de un ligero rojo.- 

 

Y tenía razón de entre los tres trajes el suyo era el que mostraba más, pero debía admitirlo , también era el más lindo, consistía en un pequeño Short blanco realmente pegado con una cola de conejo, unas medias a media pierna con terminación de encaje, unas orejas de conejo blancas con los detalles azules y una zanahoria de juguete.  


Si bien podía imaginarse en esa ropa, era algo demasiado vergonzoso para usar, aunque.. asía tiempo que no tenia nada de intimidad con su pareja y quizás este cambio de rutina podría revivir aquella llama que él sentía se había ido apagando a lo  largo de esos años viviendo  juntos, pero usar ese pequeño traje, ¿en realidad podía hacerlo? 


-Kurokocchi se lo que estas pensado. 

-el comentario de su rubio amigo lo saco de sus pensamientos.-  

-No pienses en el traje que vas a usar, piensa mejor que es una forma de mostrarle tu amor a Kagamicchi, además te aseguro que tú también lo disfrutaras. -esto ultimo lo dijo más con un tono divertido que serio. 

-Bueno... si lo pones de esa manera, creo... creo que puedo intentarlo. -finalizo con un gran sonrojo en el rostro.-

 

Ese día termino de esa manera, Kagami tubo que pasar la noche en la estación debido un estado de alerta así que esa noche no se preocupo por el traje, después lidiaría con ello. Al día siguiente tuvo tiempo para pensar en los pros y contras de usar aquel descarado traje, era cierto que su vida sexual era buena, pero también debía admitir que nunca habían probado nada como eso, además alguna vez su pareja le había propuesto un juego así sin embargo debido a cosas no habían tenido la oportunidad de intentarlo, si ese era el caso entonces esta era una oportunidad que se aseguraría de aprovechar y lo disfrutaría, si que lo disfrutaría. 

Limpio la casa y la habitación, cambio las sabanas de la cama por unas negras de seda que solo utilizaban en ocasione especia, compro algunas velas eh inundo la habitación en una atmosfera llena de sensualidad, se dio un largo baño de burbujas para dejar suave su piel y de paso relajarse, una vez que salió del baño y al ver el reloj se dio cuenta que eran casi las 7 pm y se supondría Kagami llegaría a las 8, fue a la cocina y saco una botella de vino tinto de una pequeña cava que tenían, se dirigió a su habitación con la botella de vino y dos copas, saco el escaso disfraz de  conejo y se lo puso, al mirarse en  el espejo no pudo evitar sonrojarse de sobremanera pues en realidad era más revelador de lo que imaginaba, en un momento de desesperación y vergüenza abrió la botella se sirvió una copa de vino y lo bebió de un solo trago, fue en ese momento que escucho la puerta principal abrirse, se sirvió un poco más de vino y lo bebió, era ahora o nunca, respiro profundamente y se armo de valor. 


Entro al apartamento, estaba exhausto y a pesar de haber cenado algo en la estación tenía hambre, se quito los zapatos y con la mirada comenzó a buscar a su novio.- 

-Kuroko llegue a casa. -miro por la cocina y reviso si había algo de comer en la nevera. -Oe Kuroko. 

-Ka... Kagami-kun, ven un momento al cuarto por favor.-llamo por su tigre con voz un poco avergonzada.- 

-¿Qué pasa? Acaso Nigou se atoro de nuevo en el baño, es por eso que no lo eh visto?. -se dirigió a la habitación que compartía con su pareja y abrió la puerta, entro a la habitación y al levantar la mirada quedo pasmado, en shock. -pe..pero que.. 

-Nigou esta durmiendo en la habitación de invitados esta noche, no quería ninguna interrupción, después de todo la cena de hoy será.. conejo servido en la cama... o es que acaso no tienes hambre... -todo aquello lo dijo con una voz seductora y una mirada fija en el tigre llena de deseo, el alcohol había hecho efecto en el ya que tenía muy baja tolerancia al alcohol.- 

-trago seco, su novio, su Tetsu se encontraba ahí, tendido en la cama con un traje de ¿conejo?- Yo... 

-¿Es que acaso le comieron la lengua al gatito? -gateo en la cama con dirección al estupefacto pelirrojo que se encontraba aun parado en la entrada de la habitación. -Taiga sabias que... - se levanto lentamente de la cama y camino en dirección a su novio.- si un conejo se siente solo este muere. - paso una de sus manos por la espalda de su tigre sintiéndolo estremecer por esa sutil caricia.-  

-Kuroko yo... -vio como aquel pequeño cuerpo modelaba frente a el, ese pequeño short blanco hacia lucir esas piernas tan largas y delgadas, aquel pon pon que fungía como  cola solo hacia resaltar ese pequeño redondo trasero que amaba, un pequeño tinte rosado en las mejillas de su autoproclamado conejo solo incitaban al pecado, sintió aquella tersa mano delinear los músculos de su espalda y fue en ese momento que perdió la razón, tomo la otra mano y lo jalo con fuerza hasta  quedar frente a él, hundió su mano en el celeste cabello de su pareja, se agacho lo suficiente como para probar aquellos carnosos labios y los junto con los suyos, comenzó aquel beso con movimientos lentos mientras su otra mano recorría lentamente la pequeña u suave espalda de su novio, metió su lengua en la boca ajena saboreando cierto toque de alcohol  y comenzó a jugar con la del oponente quien no se quedaba atrás, después de unos segundos el aire comenzó a hacerse escaso y se vio obligado a separarse.-No te quejes si mañana no te puedes mover, mi querido conejo. 

-Ha, ha,  -su respiración era agitada debido aquel profundo beso, sintió como las manos de su tigre recorrían sin descaro su pequeño trasero, masajeándolo, apretándolo, haciéndolo gemir.- Mmmmm.... Kaga...Kagami-kun la cama, a la cama...- jalo con cierta desesperación  con dirección  a la cama hasta que choco con la misma y callo de espaldas llevándose consigo a su tigre. -Ah 

-la escena ante sus ojos era una de las mas sexys, su pequeño celeste se encontraba agitado con sus labios húmedos, las orejas que adornaban su cabeza solo lo hacían ver más adorable y el fondo negro que daban las sabanas negras solo hacían resaltar el blanco cuerpo que se encontraba debajo de él. -Kuroko, Kuroko.... -comenzó a besar el cuello del mas bajo del mas bajo, mordiendo , chupando y dejando una que otra roja marca.- 

-Mmmm Kagami-kun... más.. Más rapido..-comenzó a quitar la playera de su pareja con desesperación. -por favor... te necesito.. 

-No te apresures Tetsuya -susurro al sensible oído con voz ronca. -la comida se disfruta lentamente -bajo sus labios a aquellos botones rozados que gritaban por atención, comenzó a morderlos y a acariciarlos con sus dedos, lo sabía, su querido Tesuya una vez que se perdía en el placer era insaciable, pero eso era algo que solo él debería saber. -  

-Por favor Kagami-kun, rápido, yo.... yo quiero más... -arqueo su espalda al sentir como aquella experta boca y aquellos expertos dedos comenzaban a juguetear con sus pezones. -Mmmm, Ahg.. Yo...me correré... por favor quiero correrme... -gimoteo con lagrimas en sus ojos.- 

-Espera,no debes correrte, no aún.-sonrió de manera sensual mientras bajaba su mano acariciando el abdomen bien definido del peliceleste hasta llegas a su ya despierto miembro, lo acaricio por sobre el short de manera lenta y tortuosa. 

-Es injusto Kaga..mi-kun, eres cruel... mmngh. - cerro fuertemente sus puños y ojos aferrándose a aquellas suaves sabanas que causaban una suave fricción en su espalda.- 

-¡Oh! Pero ¿qué es esto? -de este la fina felpa que adornaba el short había un cierre escondido , bajo el cierre para dejar libre aquel pequeño y ya mojado miembro, bajo aún más su cara hasta llegar a la altura de aquel antojable miembro y sin miramiento ni espera lo introdujo en su boca iniciando un vaivén. 

-Al sentir su miembro introducido en la caliente y húmeda boca de su pareja no pudo evitar gritar del placer. -¡Ahh! Mmmm  No, yo... Mmmmmgh,….. 

-intensifico los movimientos de su boca y sintió palpitar el miembro de su novio, sabía, esa era la señal, pronto se correría, acelero los movimientos de su boca y se ayudo con una de sus manos. -Vamos conejo, córrete para mi.  

-sentía su fin llegar pronto, su miembro palpitaba cada vez más y al parecer su querido y sexy bombero lo sabia pues había acelerado los movimientos de su boca y comenzado un suave vaivén con su mano, tanto placer dejaba su mente en blanco. -Mn... Aah... -respiraba agitadamente e intentaba contener aquellos vergonzosos sonidos que amenazaban con salir de su garganta, pero al escuchar aquella ronca voz, incitándole a liberarse, ordenándole a dejarse llevar ,no pudo contenerse más. -¡Ahhh! Kag.. Kagami-kun... 

-sintió como la semilla de su pareja llenaba su boca, pero poco le importo, saco su ya erecto y dolorido miembro mientras ponía en cuanto a su lindo conejo, sintió un pequeño cierre debajo de la cola de conejo del short y lo bajo rápidamente, abrió su boca dejando salir la semilla de su pequeño celeste esparciéndola en su mano para después comenzar a jugar con la entrada ya húmeda de su celeste. -Por lo que veo estas tan ansiosa como yo... -susurro de manera lujuriosa al oído de su pareja, sabía cuanto le gustaba que hiciese eso, lamio con lujuria el blanco y delgado cuello para después morderlo suavemente.- 

-¡Kagami-kun....! -grito de placer al sentir los colmillos de su tigre clavándosele en el cuello, lo había descubierto hacia algún tiempo, a su tigre le gustaba .morder cuando estaba sumamente excitado, normalmente no lo dejaría y se enojaría por este acto pero hoy... pero hoy era una ocasión especial. -más... por... por favor más.... -rogo aferrándose a las sabanas negras de seda.- 

-Tus deseos son ordenes amor... -al finalizar esta frase puso manos a la obra, si bien estaba excitado y quería hundirse en el cálido interior de su pareja no quería lastimarlo, así que con mucho cuidado y con ayuda del semen anteriormente untado comenzó a introducir uno de sus dedos simulando suaves estocadas, a los pocos segundos y con cuidado introdujo un segundo dedo haciendo movimientos de tijeras dilatando la pequeña y apretada entrada de su amado celeste. -Tan caliente y apretado.... - con su mano libre comenzó a masturbar su miembro que gritaba por atención, después de algunos movientes más inserto un ultimo digito quería asegurarse ya que su miembro era un tanto grande y lo menos que quería era hacerle daño, comenzó a simular estocadas para ir preparándolo para lo que le esperaba.- 

-Entra... por favor... yo....mmmmgh  yo... quiero.. quiero sentirtehhen mi.. Ahh.. -no podía pensar en nada más que el placer que le estaba dando su novio, el calor  que inundaba la habitación le hacia sentir cada vez más, el calor lo hacia ser más sensible, eso y quizás la abstinencia forzada en la cual se había obligado a participar. -¡Ya hazlo! Mmmm 

-saco los tres dedos que aún se encontraban en el interior de su novio  y empezó a introducir su gran miembro de manera lenta y tortuosa, sentía como las paredes anales de su amado conejo lo aprisionaban, era tan cálido y tan apretado. -Dios Kuroko! Estas tan.... mmmm apretado.... tan caliente... -termino de introducir su miembro esperando a que su pareja se acostumbrara a su intrusión.- 

-¡Ah! Tan... tan grande.. -pudo sentir como el miembro de su tigre se abría paso dentro de él, ya no era doloroso como lo fue al inicio de su relación, no. ahora todo aquel dolor se había convertido en placer, al sentir que se había introducido completamente comenzó a mover sus caderas para indicarle que podía comenzar a moverse, los suaves gemidos comenzaban a abandonar sus labios haciendo aquella escena cada vez más erótica, más sexy. -Mue.. vete Taiga.... 

-You're so sexy my little bunny... so tight... -comenzó las estocadas lentas pero profundas, fuertes, como le gustaba a su novio, sabía muy bien que había comenzado a hablar en ingles pero no podía evitarlo, a pesar de haber vivido ya tanos años en Japón cuando estaba así, tan excitado, su mente se ponía en blanco  y no podía pensar, además recientemente se había dado cuenta que eso excitaba de sobremanera a su querido Tetsuya. -I'm gonna fuck you so hard... -comenzó a moverse con fuerza llegando al punto dulce de su conejo.- 

-Yes... Mmmmg... so deep... Ahhh... -sintió como tocaba ese punto dulce y a pesar de haberse corrido hace poco sintió como estaba apunto de llegar al éxtasis. -máas... yo.. Yo.. me corro.. 

-Córrete... mmm..-ordeno a su oído con voz ronca mientras aumentaba el ritmo y fuerza de aquellas estocadas, lo llevaría al clímax. -Yo también pronto me correré...  -movió con fuerza sus caderas un par de veces más y sintió como su miembro era succionado con fuerza, llevo una de sus manos al miembro de sus pareja para  sentir como la semilla de su pareja salía como demostración de su satisfacción.- 

-su tigre golpeaba ese  punto dentro de él que le hacia sentirse en el paraíso, era solo cuestión de tiempo y después de un par de estocadas este llego al clímax de manera estrepitosa. -ahhh! Taiga....!  

-sus caderas no paraban de moverse, aquella pequeña entrada le estaba apretando tan deliciosamente, dio un par más de fuertes penetraciones y termino por derramar su semilla dentro de su novio. -Oh! Mmm... -saco su miembro y pudo ver como su esencia manchaba aquel pequeño short, todo era tan erótico, la vista era tan apetecible que su miembro comenzó a levantarse nuevamente, oh si esta sería una larga noche..... 


 La mañana siguiente llego y un agotado conejo despertó entre sabanas negras y totalmente desnudo, al buscar con la mirada no pudo divisar a su pelirrojo tigre pero no lo vio, intento incorporarse pues se encontraba boca abajo, pero al intentar moverse un horrible dolor en la espalda baja lo hizo derrumbarse de nueva cuenta en su colchón. 


 -Kagami-kun ¿estas en el baño? -pregunto en dirección a la puerta cerrada, pero no recibió respuesta, comenzó a ponerse nervioso y pese al dolor que sentía en su parte baja pudo incorporarse en la cama, fue cuando se disponía a ponerse de pie que escucho el crujir de la puerta junto a dos tipos de pisada distinta acercarse a la habitación, volteo en dirección a la puerta la cual se abrió dejando ver a un ansioso Nigou el cual salto a la cama dando lengüetazos a su querido amo. -Nigou para por favor, duele...-intentando separar al pequeño perro con una sonrisa en su cara, pues aunque no le dijeron en voz alta a él le fascinaban esas muestras de afecto por parte de su mascota.- 

-Nigou haz caso Kuroko, hoy no se levantara de la cama. -termino de decir aquel pelirrojo mientras entraba en aquella habitación con una bandeja con el desayuno.- 

-¿Y de quién es la culpa de eso? - pregunto sin verle a la cara pues aún se encontraba algo avergonzado por todo aquello que hicieran la noche anterior.- 

-Pues siendo honestos diría que de los dos....mi pequeño conejo... -dejo las pequeña mesita sobre el regazo de su dolorido y desvió la mirada al decir la ultima palabra mientras su cara se tornaba del mismo color que su cabello.- 

-¡No me digas así! -grito de manera avergonzada mientras quería esconderse debajo de la sabanas. -todo fue culpa de Takao- kun y Kise-kun... -susurro para si, sin éxito alguno.- 

-Oh  entonces me encargare de darles las gracias como corresponde..- dijo en tono divertido mientras una gran sonrisa se formaba en su rostro. -Ahora comencemos a comer antes de que se enfrié y después te ayudare con un baño. -finalizo rascando su mejilla mientras un ligero sonrojo adornaba sus mejillas.- 

-Gracias Kagami-kun... -tomo un sorbo de su  malteada de vainilla cuando un pensamiento salió de sus labios sin que se diera cuenta. -¿Y como les habrá ido a aquellos dos?  

-¿Eh? ¿Dijiste algo? -vio fijamente a su novio con curiosidad. 

-No, nada, esto esta delicioso. -dio un bocado a los deliciosos hot cakes que desprendían un delicioso olor.- 

-Kuroko... -miro directo a los ojos de su pareja para sonreír y decir.- Te amo.. 

-agacho su mirada pues en ese momento no podía creer aquello, su corazón comenzó a latir frenéticamente y su cara se torno de un rojo escarlata, pero sabía que debía responder a aquella declaración. -Yo también te amo Kagami-kun. -sonrio de manera dulce, si esa unica expreción que soloera para él.-

Fin...

Notas finales:

Espero les haya gustado, se aceptan criticas constructivas y opiniones así como recomendaciones.

Para aquellos que han leido mis obras pasadas y esperan ese akakuroakaprometido, juro solemnemente que pronto lo subir, sin más hasta la proxima.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: