Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Ni la oscuridad logrará separarnos

Autor: 1827kratSN

[Reviews - 36]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

De regreso a el fandom de Naruto traigo para ustedes una pequeña historia, drama pero también un final feliz. Conflictos que se solucionan de poco a poco. Y al final un amor incondicional

Fanfic KakaIru 

Notas del capitulo:

Hola a todos los que por aquí se atreven a leer una de mis tantas locuras

En realidad me alejé del fandom de Naruto hace algún tiempo, después de terminar un SasuNaru con tendencias a NaruSasu jajajajajja, que buenos recuerdos, decidí regresar con lo que leerán a continuación

Bueno, el asunto es que esta historia estaba guardada en mi compu desde hace meses... casi un año creo, bueno, el primer capítulo lo tenía escrito y ahora lo publico

Lo traigo a la luz ahora, porque sino jamás lo haré jajaja, bendita sea mi inspiración a  la madrugada

Bueno, para aquellos que gusten de la pareja Kakashi x Iruka, esto  les vendrá bien. 

 

 

-Vamos señor debo ponerlo a salvo – un castaño corría por un pasillo oscuro mientras arrastraba consigo a un joven más alto – ¡corra! – lo sujetaba fuerte del brazo, sus respiraciones jadeantes, sus pasos resonantes en el piso de baldosa, sin mirar atrás, se vieron ante una puerta oscura – siga usted… los demás lo esperan

-¿Y tú? –hablaba con preocupación

-yo puedo solo… necesito detenerlos – hablaba mientras alistaba su arma para la batalla que venía – la prioridad es su seguridad… por favor siga derecho y no se detenga – terminó de ordenar con el rostro serio

-cuídate – fue lo último que se oyó antes de que aquel hombre saliese corriendo

-ahora… soy su oponente – se vio rodeado por 4 desconocidos, disparó un par de veces y escuchó el sonido sordo que produce al caer un cuerpo, seguido de un par de quejidos dolorosos. Pero el tercero, al que no visualizó a tiempo,  logró herirlo con un cuchillo. La sangre brotaba de su herida de forma continua, trató de agarrar su rostro y evitar la hemorragia pero fue inútil, sentía aquel liquido descender por su nariz y mejillas. Sin importarle su propia salud, dio frente a sus adversarios. Al final solo escuchó un disparo y luego sintió algún líquido penetrar sus ojos, le ardía como si estuviera en llamas, soltó un grito de dolor, el cual  se escuchaba seguida de forcejeos cercanos, todo se volvió oscuro ya no podía distinguir nada… nada

 

 

Despertó sudoroso, la alarma que había puesto se había activado dando a entender que eran las 6 de la mañana y necesitaba empezar un nuevo día

 

-Es gracioso – se dijo a sí mismo – puedo soñar y recordar las cosas con absoluta claridad – suspiró hasta llenar sus pulmones del aire cálido que su habitación tenía – pero ahora solo veo tinieblas – de nada le servía abrir sus ojos ahora, después de todo la oscuridad  formaba parte de su vida, estiró los brazos y en un intento de superar aquella tragedia, relajó sus manos y abrió lentamente sus parpados… pero al igual que cada mañana, desde ya casi 6 meses, no podía ver nada

 

Poco a poco se abría acostumbrado a su condición o mejor dicho se había tenido que acostumbrar obligatoriamente, después de todo, no quería ser una carga para nadie y menos para la nueva mujer de su padre. Aquella pelirosa era una constante molestia en su vida y peor aún sentirse dependiente de alguien más. Iruka Umino había estado solo desde su niñez y ahora esta situación lo llenaba de frustración. Su nueva rutina era más complicada al tener que memorizar cada parte de su nueva casa, le tomó mucho tiempo pero al fin podía guiarse solo sosteniéndose de las paredes y muebles en su camino. Las tareas más simples le eran imposibles en un principio pero actualmente ya podía hacer la mayoría de ellas, una ducha, vestirse, arreglar su cuarto. Ahora estaba orgulloso de haber superado esa etapa, aunque más lento que antes, podía hacer cada cosa sin ayuda de nadie y eso lo llenaba de satisfacción. Esa era la principal razón para madrugar siempre, ocupar de su aseo personal y la limpieza integra de su habitación para que al terminar, todo lo demás quedara a disposición de la familia que ocupaba la casa, aunque la mejor definición sería “la que debería ser SU familia

 

Había tenido una vida difícil desde que su madre había muerto cuando él apenas era un niño, pero no se arrepentía de nada, lo único que ahora le molestaba era que dependía del cuidado de su padre debido al desafortunado accidente en su trabajo como guardaespaldas

 

Como era costumbre estaba listo mientras esperaba a que todos bajaran a desayunar, él se sentaba en el sillón disfrutando del ajetreo que causaban sus dos medio hermanas menores, quienes iban de aquí para allá en el segundo piso, apuradas vistiéndose para salir a la escuela. Era agradable sentirse acompañado, ya que la mayor parte de su vida había estado solo en un departamento enorme, a veces era asfixiante. Tal vez esa era la razón para tener un empleo que lo llevaba a viajar constantemente, viviendo una vida liberal y sin restricciones

 

-Buenos días oni-san, siempre me sorprende que madrugues tanto – la pequeña niña de la casa, la más joven, siempre lo había tratado como un miembro importante de la familia, era tan agradable escuchar su dulce voz. A pesar de que no podía recordar su rostro a la perfección, ya que en el pasado se había negado a mantener algún tipo de concesión con ellos, y ahora los detalles que recordaba era que su cabello castaño, el que se parecía al suyo

-Hanabi, debes ser una niña muy fuerte, tus pasos son bastante notorios – sonrió imaginándose la expresión de la pequeña

- no digas eso oni-san – se quejó la pequeña – se supone que debo ser femenina

- una niña vigorosa de siete años es mucho mejor que alguna otra cosa, eres una jovencita decidida y dinámica. Como tu hermano mayor me siento muy orgulloso – sonrió con cariño a sabiendas que la pequeña estaba sentada a su lado

- ni-chan sé que no puedes verme pero… estoy avergonzada – susurró la pequeña – me siento feliz de que ni-chan esté orgulloso de mi

- ¿puedo preguntarte algo? – había algo que  molestaba a Iruka de sobremanera, aunque al ser un invitado en aquella casa no podía quejarse de nada

- claro, dime ni-chan

- ¿por qué quieres ser femenina?

-porque mamá dice que las niñas debemos ser educada, gentiles y dulces – a pesar de ser pequeña ya se había dado cuenta de muchas cosas, pero sus pensamientos estaban siendo enredados por su progenitora

- los niños deben divertirse, no importa que hagas, si eres feliz está bien, si te gusta los deportes rudos, o si te gusta el arte, no importa que escojas siempre serás una niña dulce y gentil. Ser femenina no tiene nada que ver con lo que te guste hacer – explicó Iruka  a la niña que se hallaba a su lado en el sillón de la sala, revolvió los cabellos con cuidado – tu eres la única que decide que es lo que quieres hacer

- ¿está bien si me gusta el soccer? – preguntó algo dudosa y seguramente con la cabeza gacha

- es perfecto, si te apasiona puedes practicarlo sin problemas – el castaño de alguna forma debía hacerle entender que las exigencias de su madre eran absurdas

- pero mamá dice que las niñas no deberían practicar esas cosas, que eso es asunto de chicos

- eso era antes, ahora todos podemos escoger que nos gusta, somos libres – sonrió con calidez sintiendo la mirada de su pequeña hermana sobre él, iba a ayudar a Hanabi a superar esa horrible mentalidad que en esa casa se le imponía –  si yo estuviera sano podría enseñarte a jugar baloncesto también, o judo

-¿me enseñarás cuando vuelva tu vista? – la ilusión de la pequeña se notaba en su voz y en el brillo en la mirada, aunque el castaño no lograra verla

- será un placer

- las niñas no deberían aprender esos deportes, Hanabi – y ahí estaba la razón de las constantes molestias de Iruka – ahora apresúrate y ve a desayunar – el castaño escuchó los pasos de la pequeña alejarse y suspiró ante las palabras que le darían – deja de meterle cosas erróneas en la cabeza  a mi hija

- yo solo la estoy apoyando… Sakura-san, ella es una niña hábil y merece hacer lo que más le guste – odiaba lo manipuladora y mente cerrada de esa mujer, pero por respeto a la casa en donde se encontraba viviendo actualmente, evitaba cualquier pelea innecesaria, después de todo su padre siempre salía en defensa de su actual esposa pelirosa. Aunque si se pensaba bien, su padre también tenía esa mentalidad machista y sin sentido – eso es lo que creo

-pues yo soy la madre de Hanabi. Yo decido qué puede y qué no puede hacer – la mujer mostraba una mueca de desagrado al hablar con el que ella consideraba “la actual molestia en su perfecta vida” – deja de meterte en nuestras vidas

-lamento ser un estorbo en su vida Sakura-san, pero son mis hermanas y como tales las quiero ayudar – tenía la suficiente paciencia para enfrentar a esa mujer

- son solo medio hermanos, ni siquiera llevas el apellido de tu padre – soltó cada palabra con veneno

-con todo respeto, Sakura-san… ese asunto es personal

-baya molestia – bufó la mujer mientras se retiraba – desearía que recuperaras tu vista y te fueras

-ojalá – suspiró el castaño mientras se mantenía calmado, era obvio que esa mujer lo odiaba y que su padre solo lo recogió por pena, pero en esas condiciones no podía exigir nada y mucho menos reclamar por un mejor trato

 

La siguiente en bajar fue Hinata, ella era amable también y la quería mucho, tímida de naturaleza y siempre bajo las órdenes de su madre. El castaño sentía mucha pena por la mayor de sus hermanas, ella ya estaba encaminada a esa ruta sin retorno, una muchacha pasiva que solo buscaba la satisfacción de un buen matrimonio y nada más. Iruka adoraba escucharla mientras le deseaba una pronta recuperación, Hinata la de leves sonrisas… era muy alentador tener a esas dos pequeñas cerca, ellas eran su familia… solo ellas dos

 

 

Continuará… 

Notas finales:

Espero que lo hayan disfrutado, es un comienzo pequeñito

Aunque claro, como todavía no está escrito la continuación pueden dejarme una sugerencia de la pareja que desearían ver

Me alegraría que me dejaran un review con su opinión, crítica, regaño, lo que deseen será  bien recibido y respondido con cariño

 

Nos veremos en la próxima

Bye-bye

Besos~

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: