Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

No llames amor tu hipocresía.

Autor: Adri6

[Reviews - 69]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

ES UN FANFIC DE DRAMA, EN DONDE ELLOS SERAN SUS PEORES ENEMIGOS... NO ESPEREN ROMANCE, Y SI LO HAY, SERA MUY POCO.

Bruce llevaba sentado en la mesa más de una hora, se suponía que Clark cenaría con él, pero al parecer algo lo ha entretenido lo suficiente para que no pudiera contestar el teléfono y menos llamar para justificar su ausencia. Mientras estaba solo en la mesa, tenia que morderse los labios para contener aquellas palabras que cada noche luchan por salir de sus labios. Tras un suspiro lleno de decepción le dice a Alfred, que puede servirle.

Bruce: ¿podrías acompañarme?
Alfred: por su puesto señor –Sonrió pero Bruce lo no vio. El silencio reinaba en el comedor y en toda la mansión, Alfred se esforzaba por ser una buena compañía pero jamás no podía reemplazar al Sr. Kent y eso lo sabía de sobra.

Alfred viajaba continuamente de la mesa hasta el teléfono y viceversa, todos los recados los anotaba en una libreta y prometía que cuando el Sr. Wayne lo recibiera, él mismo llamaría para corresponder su atención. Pasaron casi dos horas y ambos ya deseaban que el día acabara, Bruce estaba cansado y como si fuese poco, una migraña lo atacaba sin piedad, siempre le sucedía cuando pensaba demasiado, y no es excepción en esta oportunidad.

Cuando Clark apareció, lo hizo con su traje de héroe. Su tan distintivo uniforme estaba sucio y algo gastado. Noto que en la mesa había toda clase de delicatesen, siempre las habían pero hoy Alfred exagero en cantidad y en diversidad. Observo sin entender porque el mayordomo le dirigía una mirada triste a modo de bienvenida.

Clark: ¿Por qué tan serios? –Pregunto al ver sus rostros.
Bruce: déjanos solos, Alfred

Este se retiro en silencio. Bruce jugaba con un tenedor entre sus dedos al tiempo que sus ojos azules estaban concentrados en el diseño del fino mantel. Tenía unos pequeñas rosas bordadas, que su madre siempre alabo, diciendo que no había nada que se le comparara. .

Bruce: siéntate, tenemos que hablar

Hace tanto tiempo que Bruce venia pensándolo que nunca pensó que en realidad llegaría el momento, ¿por qué?, porque en nuestra infinita ingenuidad, por no decir estupidez, uno siempre espera que ocurran milagros que lo cambien todo, pero de ese modo, lo único que se logra es que el tiempo siga pasando y nada cambie. Sintió la mirada de su pareja pero no se la correspondió, lo conocía tan bien que no necesitaba ver su rostro para saber cómo lucia en este mismo momento.

Bruce: ¿sabes de qué quiero hablar contigo?
Clark: no soy adivino, Bruce –se sentó frente a él
Bruce: no hay que adivinar, es obvio –dejo el tenedor en paz y suspiro
Clark: discúlpame, pero no soy muy perceptivo como tu

Clark estaba cansado, había salvado a Metrópolis de una explosión nuclear y lo único que quería era dormir, Bruce retrasaba aquel descanso y eso lo ponía de mal humor. ¿Ahora qué quiere? se preguntaba impaciente porque hablara de una buena vez.

Bruce: … bien –susurro-- … al continuar juntos, estamos perdiendo la oportunidad de encontrar a alguien que nos haga felices, aun estamos a tiempo de rehacer nuestras vidas… es por eso que comenzare con los tramites del divorcio

Clark abrió los ojos de par en par, sabía que las cosas estaban mal pero no al extremo de separarse, de pronto sintió como su corazón latía con fuerza pero no supo identificar si era por la emoción de terminar por fin con esto o por la tristeza de escucharlo hablar del fracaso. Ambos se quedaron en silencio por largos minutos sin siquiera dirigirse la mirada.

Clark: ¿quieres rehacer tu vida? –pregunto en un tono bajo
Bruce: tú tienes más posibilidades de eso
Clark: … ¿eso crees?
Bruce: todos te aman
Clark: ¿y tú?

Para Bruce, era una pregunta difícil de responder, la alegría que sentía al ver a Clark se había ido ya hace tanto, que ya no le importaba si estaba o no. Ambos fueron felices, y eso es lo malo de aquella frase, “fueron”. Exactamente no podía afirmar o negar que sentía o no sentía, pero estaba más que claro que no podían continuar juntos.

Bruce: ¿tú me amas?

Clark se mantuvo en silencio, no encontraba la palabra exacta para responderle, pensó por unos minutos en su historia, fue bonita pero…

Bruce: ya no sabemos qué decir Clark –levanto la mirada y noto aquel rostro lleno de dudas— se acabo
Clark: …
Bruce: iniciare los tramites –se puso de pie y le dio la espalda
Clark: ¿Por qué está toda esta comida en la mesa?... –miro con fastidio todos los finos platos servidos
Bruce: porque es mi cumpleaños… por eso
Clark: … --agacho la mirada y Bruce se alejo en silencio.

Notas finales:

GRACIAS POR LEER, NOS VEMOS EN EL PROXIMO CAPITULO...

 

CARIÑOS

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: