Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

SANGRE, DESEO, AMOR Y LOCURA

Autor: ANGEL DEL SOL

[Reviews - 139]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Hola a todos, bueno al fin despues de muchos tiempo les traigo el primer capitulo de esta serie. Cabe decir que va hacer una historia un poco larga debido a que el tema y los personajes ya los e establecido, y cada uno tiene su propia historia entrelasada.

Los personajes no me corresponden, solo la trama.

Por cierto, en esta historia yo describi a los vampiros un poco diferentes a lo convencional. Ultimamente e estado leyendo noveles en donde cada quien los describe como quiere, por lo que yo le e dado un gran cambio en esta historia y espero les agrade. De igual manera lo he hecho con los personjes.

Desde ahora informo que debido a que los capitulos pueden ser muy largos y no los he escrito con anterioridad, pueda tardarme en actualizar. por lo que les pedire su paciencia en este proyecto.

Sin mas les dejo el primer capitulo y en verdad espero que les agrade esta nueva y loca idea que traigo. 

1. El inicio de la historia.

 

Era el año 2350 d.c., La humanidad había pasado por la terrible tercera guerra mundial en el año 2024 al 2025. Los países quedaron devastados después de una larga guerra de un año, trayendo consigo hambre, enfermedades y guerrillas para sobrevivir; llevando a la humanidad a su casi completa extinción. Fue ahí que a finales del año 2025 apareció por primera vez a la luz, una especie a la cual los humanos nombraban como vampiros.

 

Esta especie de origen desconocido, se encargó de levantar a la humanidad debido a que ellos son su principal fuente de vida. Tomando el poder del nuevo mundo la aclamada Familia Akashi, conocidos como la familia real del clan de los Vampiros.

 

La humanidad al sentirse pérdida debido a lo devastado del planeta acepto sin pelear, estableciendo un convenio en donde ambas especies vivirían en armonía y sin ser sometidas una por la otra. Dándose también a conocer las leyes obligatorias que rigen a su clan.

 

De igual manera, también se respondieron a algunos mitos y leyendas que envolvían a esta especia. La principal de todas, es que los seres a quienes los humanos nombraron como vampiros, no son seres inmortales. Son solo una especie que mutó hace siglos en el inicio de la vida y tuvieron que ocultarse en la oscuridad, debido a sus específicas características.

 

Una de ellas, es el solo poder alimentarse de sangre humana. Otra es el envejecer de manera mucho más lenta a diferencia de la humanidad; también se encuentra su súper fuerza y rapidez a los ojos humanos y por ultimo su belleza inigualable.

 

Los vampiros son una raza que comparte muchas similitudes con la especie humana, pueden salir al sol y este no los daña como se creí anteriormente. No tienen nada que ver con el diablo o razones oscuras, por lo que todo lo que tenga que ver con Dios, no les afecta; y por último, todo vampiro llega a una edad en donde tiene que tener una pareja.

 

El último dato de la especie, era el que más influenciaba a la raza humana, puesto que la pareja de un vampiro siempre debía ser obligatoriamente un humano. Fue debido a esto que se estableció una clausura que por nada del mundo debía romperse.

 

 

Ningún vampiro podía hacer a un humano su pareja, si esta no estaba de acuerdo.

 

 

Fue así, que con estos datos conocidos, y esta regla fuerte mente establecida; la convivencia inicio.

 

El mundo comenzó a avanzar. Con la ayuda de la especie de los vampiros y algunos de sus súbditos humanos, los países crecieron. La economía mejor, la política se estableció y las naciones se unieron nuevamente. Todo iba en mejoría, se creía que esta serie una nueva era en donde ambas especies congeniarían e unirían fuerzas para hacer un mejor planeta; pero todo empeoro en el año de 2250.

 

Tras un siglo de lucha unida por un mejor país, los humanos decidieron romper el convenio. La razón según la raza humana, fue el que los vampiros habían roto su más preciada regla. Tomar a los humanos como un simple alimento en contra de su voluntad y vender niños a familias nobles.

 

Tras aquellas declaraciones y con pruebas congruentes por parte de los gobernantes, la guerra de los humanos para su liberación, inicio.

 

La guerra duro 20 años, ambas especies se vieron afectadas debido a que los humanos conocieron la verdad sobre los vampiros. Pero todo se terminó, cuando el antiguo soberano del clan Akashi decidió retirarse.

 

Masaomi Akashi, el antiguo soberano, anunció su retiro en el año 2270. Llevándose consigo a todo su clan de nuevo a la oscuridad, regresándoles a los humanos el régimen del mundo, pero sin desaparecer por completo de este.

 

Al ya conocer su existencia, se albergaron en pequeños espacios de algunos países principales, como E.U.A., Inglaterra, España, Italia, entre otras. Mientras que la familia real se quedó en Japón, en un país al que ellos llamaron Akumachi. Sus súbditos humanos que les han servido desde que la especie existió, se fueron con ellos creando un nuevo mundo, claro que sobre el yugo de los humanos.

 

Así fue como la humanidad se independizo y estuvieron viviendo separados durante 80 años, hasta la llegada de la era gris. Dándole un duro golpe a la economía del mundo humano, orillándolos a dirigirse a los vampiros nuevamente en busca de ayuda e iniciando así, el relato de esta historia.  

 

 

f7;≠<

     

 

- Masaomi-sama, ¿está seguro de esto?- pregunto una voz preocupada. Se trataba de un vampiro de cabellera verde y penetrantes ojos negros.

 

- Claro que si Shinji. La edad de mi nieto sigue avanzando y aún no ha sentado cabeza a pesar de ser el siguiente sucesor del clan.- respondió con tristeza un vampiro de rostro un poco arrugado y cabello rojizo.

 

- Sabes que debido a mi condición, no me quedan muchas décadas por vivir. Por lo que quiero que él se prepare lo más pronto posible.- termino de hablar levantándose de la comodidad de la silla de su despacho, caminado hacia el ventanal.

 

- Pero Masaomi-sama, podemos encontrar otra  manera de hacer que nuestro clan resurja. No puede hacer que el príncipe Seijuro-sama se emparente con un humano. Además, no debe confiar nuevamente en ellos. Fueron ellos los que nos traicionaron.-

 

- Shinji.- pronuncio su nombre con voz firme al notar la histeria en la voz de su secretario, provocándole al hombre detrás de él, el dar un salto y percatarse de sus palabras.- Sabes que yo más que nadie estaría en contra de ello si tuviera otra opción.- Masaomi giro su cabeza y llevo su mirada a su secretario y mano derecha.- pero por desgracias no la hay. Ya no queda nadie.- al término de sus palabras, bajo su mirada y la llevo nuevamente al ventanal.

 

- Disculpe mi atrevimiento al hacerle recordar.- se disculpó con una marcada reverencia y en espera de alguna palabra.

 

- Por favor Shinji, has cumplir este mandato como mi última petición.-

 

El hombre de cabellera verde solo cerró sus ojos y asintió con su cabeza.

 

- Por cierto, también he decidido que es un buen momento de que la última camada sana vaya a buscar pareja.-

 

Tras aquellas palabras, el secretario abrió sus ojos asustado y los llevo a la espalda de su mandatario.

 

- Pero señor, todos aún son muy jóvenes. Las rencillas entre los humanos han estado existiendo los últimos años y si ellos no se comportan, podrían crear un revuelto que provocaría otra guerra y tal vez la extinción completa de nuestra especie. - se apresuró a hablar preocupado por el clan.

 

- Lo sé, pero es la mejor opción. Deben aprender a socializar con los humanos. Además, de esta manera ellos podrían tener la libertad de escoger a sus parejas de forma más segura… ¿o acaso no quieres que tu hijo decida con quien estar?-

 

Shinji se quedó callado, bajo su mirada y negó con melancolía.

 

- Claro que no, el deseo de todo padre es la felicidad de su hijo. Pero no quiero ponerlo en riesgo.-

 

El anciano sonrió con alegría y giro su cuerpo para observar a su secretario de frente.

 

- Necesito que tu hijo vaya, ya que me imagino que es el único que puede mantenerlos a raya a mi nieto debido a que heredo tu carácter.- sonrió con cariño.

 

- Pero señor, el amo Seijuro no escucha a nadie más que a su hermano.-

 

- Eso puede que sea verdad, pero aun así, sé que respeta mucho a tu hijo… Aunque ahora que mencionas a mi hermoso Tetsu, sería bueno incluirlo a él. Pero de eso me encargo yo, hablare personalmente con él respecto a este tema.- el anciano se acercó hacia su secretario y palmeo su espalda en un gesto de confianza.

 

-En este caso te encargo a la nueva camada. Comunicárselo a todos por favor.-

 

- Pero Kise-san, no creo que él este muy convencido de ello.-

 

- Solo dile que es una orden directa mía, y si llegara a decidirte algo… dile que venga directamente a mi.- lo dijo con una sonrisa que le provoco un escalofrió a su secretario.

 

- Comprendo Masaomi-sama. Si esas son sus órdenes, trasmitiré el comunicado lo más rápido posible. ¿Cuánto es el tiempo de espera señor?- 

 

- Dos meses.-

 

Shinji al ya obtener la razón de su llamado, se despidió con una reverencia y camino hacia la puerta para irse.

 

-Shinji.- escucho su nombre tras su espalda, deteniendo su andar y girando su cuerpo hacia Masaomi.

 

- En verdad, te lo encargo.- Shinji pudo notar la decaída y triste mirada de Masaomi-sama, y asintió de forma firme para después salir del despacho.

 

Masaomi-sama camino del centro de la habitación, nuevamente hacia aquel ventanal que le daba una hermosa vista al jardín nocturno.

 

- Esto es lo correcto, ¿verdad Setsuna?-

 

El anciano sonrió con melancolía y llevo su mirada hacia la hermosa luna llena.

 

 

f7;≠<

 

 

- Kouki…. Kouki…. KOUKI.- se escuchó un fuerte grito que provoco que un joven castaño que se encontraba plácidamente dormido en su cama, abriera sus hermosos y grandes ojos chocolate de improvisto.

 

- Kouki si no te apresuras llegaras tarde de nuevo.- otra vez aquella voz llego a sus oídos.

 

Con el cabello desordenado, los ojos pegados debido a sus largas pestañas y dando un largo bostezo debido al cansancio, miro el reloj que se encontraba en el buro de su cama.

 

- 7:15.- murmuro adormilado. Pestaño un poco más y tallo sus ojos para fijarlos nuevamente en despertador.

 

- 7:16…- se tardó en procesarlo.

 

- 7:16.- esta vez grito a todo pulmón al enterarse que tenía menos de 45 minutos para cambiarse, bañarse, desayunar e irse a la escuela.

 

Se levantó con rapidez quitando las sabanas de sus piernas y dejo el despertador en su lugar para correr al baño que estaba a un lado de su habitación. Se ducho versión rayo, se cambió con tal rapidez que flash le quedo corto y bajo las escaleras haciendo todo lo posible por no tropezarse con sus torpes pies.

 

- Amor ya es tarde, apresúrate a comer, le diré a tu padre que te lleve.- hablo una dulce mujer de cabellos rojos y ojos cafés.

 

- Mamá, ¿y mis hermanos?- pregunto el lindo castaño mientras se sentaba a tomar su desayuno.

 

- Taiga se fue temprano con tu ágüelo. Dijo que debía pasar al dojo antes de irse a la escuela… y en cuanto a Ryo, menciono que debía pasar al mercado por unos ingredientes para su taller de cocina.- explico la mujer mientras dejaba la comida en la mesa.

 

- Mastica bien amor. No quiero que vayas a atragantarte, además tu padre ira tarde hoy a la oficina, así que puede llevarte a tiempo.-

 

- No mamá, gracias pero no tengo tiempo.- se apresuró a contestar mientras daba su ultimo bocado y tomaba su mochila.- Me iré en bicicleta, le diré mas tarde a Tai-nii que me ayude a traerla.-

 

Cuando termino de hablar, camino hacia su madre y le dio un dulce beso en la mejilla. Corrió hacia la puerta y antes de llegar a ella, choco con en el pasillo con una firme pared.  

 

- Buenos días mi lindo Kou, ¿adónde con tanta prisa?- se escuchó una gruesa voz.

 

Kouki levanto la mirada y sus ojos se cruzaron con un guapo, alto y bien formado hombre de cabellera negra y dulces ojos rojos. El hombre se acercó hacia su hijo acariciándole el cabello, para después tomarlo por sus mejillas y darle un beso en la frente.

 

- Lo siento papá, pero llego tarde a la escuela.- levanto su cuello y se paró de puntitas, para poder darle un beso de despedida en la mejilla.- Nos vemos más tarde.-

 

- Ten cuidado pequeño, no quiero que por las prisas tengas algún accidente.- le grito su padre desde el pasillo.

 

- No papá, tendré cuidado.- le grito antes de salir por la puerta.

 

- Hay dios, porque me diste unos gemelos tan lindos.- soltó un suspiro de derrota, para después poner una sonrisa boba en su cara. 

 

- ¿Amor estas ahí?- pregunto su esposa al haber escuchado su voz.

 

- Si, ya voy. Solo estaba recordando lo hermoso de mi Kouki y Ryo, cuando eran pequeños.- hablaba mientras llegaba al comedor.

 

- Si, recuerdo que siempre los confundían con niñas cuando los llevamos al prescolar.- sonrió ante el recuerdo.- aunque lo más divertido siempre era ver a Taiga cuidándolos como su guardaespaldas, sin dejar que nadie se les acercara… Aquellos días eran buenos tiempos.-

 

- Si, tienes razón.- hablo con voz seca y un suspiro de cansancio.    

 

- ¿Todo bien cariño?- le pregunto su esposa al notar el decaído semblante de su marido.

 

- No del todo Hana.- respondió serio sentándose en el comedor a tomarse su café.

 

- ¿Que sucede Ryu?- pregunto preocupada la mujer al conocer el carácter positivo de su esposo. Si él se encontraba con tal semblante, significaba que algo muy malo estaba pasando.

 

- ¿Has escuchado del tratado que se quiere establecer con los vampiro?- pregunto dándole un sorbo a su café. Su esposa asintió.- Pues quieren que mi firma se encargue del papeleo del contrato.-

 

Hana abrió sus ojos con sorpresa.

 

- Y eso amor, ¿Por qué?, ¿Fue mi padre?-  pregunto preocupada la mujer.

 

Ryu solo asintió y le dio otro sorbo al café.

 

- Las naciones unidas conocen el historial de tu familia. La familia Zugure es una de las más antiguas de Japón y saben que tus antepasados se llevaron bien con el clan de vampiros. Ellos fueron a hablar con tu padre sobre si podría ser el mediador entre este nuevo tratado y él les dijo que solo ayudaría si yo me encargaba del papeleo.-

 

Hana abrió su boca con sorpresa y llevo sus manos para cubrirla desviando la mirada.

 

- ¿Pero por qué ha hecho esto?-

 

- Ayer fui hablar con él, y me menciono que es debido a la ética de mi empresa. Tú sabes que yo no discrimino a nadie por su procedencia o familia. Al parecer tu padre me dice que quiere que haga lo mismo con los vampiros.-

 

- Creo entender la razón.- intervino Hana a su esposo.- Tu sabes que mi familia cree en la inocencia de la familia real del clan, ¿verdad?-

 

- Si, me contaste de todo ello antes de casarnos.-

 

- Pues tal vez mi padre quiere tomar esta oportunidad para ayudarlos y encontrar alguna prueba de su inocencia.-

 

- ¿Tú también crees que ellos son inocentes?- pregunto Ryu con pesimismo mirando directamente a su esposa.

 

- Creo que si ellos se retiraron de manera pacífica es por algo, ¿no?- lo miro con dulzura.

 

- Creo que en eso tienes razón.- Ryu lanzo un largo suspiro y apoyo su cabeza en el respaldo de la silla.- Aunque lo que menos me gusto de esto es que tus padre propuso el que los jóvenes se inscribieran en Teiko. Menciono que si venían de forma pacífica, debían mezclarse de manera natural con los humanos, estableciendo que el mejor lugar era la escuela.-

 

- ¿En la escuela de los niños?-

 

- Si, como es una de las escuelas más grades y reconocidas. Quiere usar ese lugar como un punto neutral… En si la idea es buena, pero no me agrada que estén cerca de mis pequeños.-

 

- Lo dices por Ryo y Kouki, ¿verdad?-

 

Ryu asintió y Hana quien estaba sentado hace algunos momentos, se levantó para ir hacia su esposo.

 

- Esta bien, sabes que Taiga los cuidad a sol y sombra.- Se colocó a espaldas de Ryu y comenzó a masajear sus hombros.- Además sabes que no están solos. Confía un poco en mi padre, sé que tiene un porqué de todo esto…. Además, tener a una consuegro como vampiro sería interesante, ¿no?-

 

Ryu levanto la vista hacia su esposa y la miro con desacuerdo. Hana solo sonrió y desvió la mirada.

 

- Sabes que si alguno de ellos intenta tocar a alguno de mis tres bebes lo mato, ¿verdad?-

 

Hana solo hizo su sonrisa más grande y asintió acercándose a los labios de su esposo, para besarlo.

 

- Si, lo sé, lo sé. Yo solo bromeaba.-

 

Ryu cerró sus ojos y lanzo un largo suspiro.

 

- Dios, sé que no estas bromeando.- se quejó Ryu dejándose caer en la mesa y llorando por las ideas raras de su esposa.

 

- Ya, ya. No es para tanto. Además, ya sabias que mi familia es así. Para que te quejas.- La mujer le daba leves palmadas en la espalda para animar a su esposo.

 

Ryu le dio una mirada rápida de desagrado y después regreso a la guarida entre sus brazos, mientras que Hana seguía bromeando dándole besos en su nuca.

 

 

 f7;≠<

 

 

- Yukio.- escucho su nombre un joven de cabellera azabache entre su inconciencia. Abrió sus hermosos ojos azules y visualizo a su mejor amigo, casi hermano frente a él.

 

- Yukio, mi madre dice que bajes a comer.- hablo un pequeño niño de cabello café y ojos negros.

 

- Haru.- susurro Kasamatsu con pereza. El peli negro se levantó con cuidado con la ayuda de Haru y se sentó en el borde de la cama.

 

- ¿Estas bien?, ¿puedes caminar? o ¿quieres que te traiga la comida?- le pregunto Haru con preocupación.

 

- Estoy mucho mejor. Gracias por dejar que me quede y discúlpame por darte tantos problemas.-

 

- No te preocupes Yukio, ya sabes que mi familia estaría feliz si te quedaras aquí para siempre.- le sonrió con calidez en sus palabras.

 

Yukio correspondió la sonrisa y sus ojos se vieron amenazados con lágrimas retenidas. Haru se percató de ellos y decidió sentarse en la alfombra frente al azabache.

 

- ¿Qué fue esta vez?- pregunto el castaño como ya es costumbre al ser él, el único confidente del azabache.

 

Yukio coloco sus codos sobre sus muslos y llevo sus manos a sus ojos, en un intento de retener sus lágrimas al recordad como fue que termino ahí.

 

- Mi ágüelo me reprendió por no querer darle la mitad de mi sueldo. Dijo que mi ágüela se hizo de una gran deuda y necesitaban dinero para cubrirla. Cuando me negué me pego dejándome inconsciente, y cuando desperté y note que no había nadie en la casa, vine aquí.-

 

Termino su explicación de manera simple y concisa. Intentando mantener su orgullo y guardándose todo el dolor y la rabia para él mismo.

 

No había necesidad de más, Haru ya conocía perfectamente por lo que Yukio pasaba con su familia. Tras la repentina desaparición de su madre cuando él era pequeño, su única familia eran sus ágüelos. Los cuales lo golpeaban, maltrataban y usaban a su completa conveniencia.

 

Yukio se sostenía por el mismo, trabajaba y estudiaba para poder salir adelante. Su meta más importante era el poder cumplir la mayoría de edad y poder largarse de aquel horrible lugar al que llamaban hogar. Pero por el momento debía seguir aguantando hasta que entrara a la universidad, ya que necesitaba algún titular para seguir en el prestigiado colegia en donde había conseguido una beca.

 

Una vez que el azabache pasó su momento de debilidad, limpio el poco rastro de lágrimas que amenazo con salir y levanto su mirada con una sonrisa forzada.

 

- Huele muy bien, ¿Qué hizo esta vez Haruka-san?-

 

Haru lanzo un suspiro de derrota y contesto siguiéndole el juego a Yukio.

 

- Como le dije que estabas aquí, hizo curry.- Kasamatsu esta vez ensancho una enorme sonrisa verdadera, y Haru le siguió.- Vamos, está muy feliz de que hayas venido. Así que debes comer doble ración. ¿ok?-

 

El azabache asintió y con ayuda de Haru, ambos fueron al comedor.

 

Haru era un amigo de la infancia de Yukio. Su madre y Haruka-san, eran amigas de la infancia. Por lo que ellas se procuraban muy seguido. Toda la familia Sagara estaba al tanto de la situación de Yukio, pero por más que quisieran ayudarle, sabían lo fuerte y orgulloso que era Yukio, por lo que solo intervenían en situaciones como estas. En donde el azabache solo los dejaba ser su refugio temporal para recargar fuerzas, cuando su pobre corazón no podía cargar con tantos problemas.

 

Una vez que ambos cenaron, se fueron a bañar y después a dormir; puesto que tenían que ir a la escuela el día de mañana.

 

 

f7;≠<

      

 

- Papá, ya está la comida.- grito un joven azabache de ojos verdes.

 

- Ya voy Kazunari, solo deja mandar este correo y cenamos juntos.- le grito su padre desde su oficina.

 

Takao se quitó en mandil y lo colgó en la entrada de la cocina. Termino de acomodar la mesa y prendió el televisor de la sala que quedaba frente al comedor.

 

- Las firmas se han establecido, el día de hoy se ha llevado a cabo la junta para establecer el nuevo tratado entre los humanos y vampiros. El jefe del clan Masaomi Akashi y nuestros gobernadores, junto con la familia Zugure y la firma de abogados Kagami, han establecido un tratado de 3 años para el convivio y aceptación de los de su especie a cambio de la ayuda económica. Se menciona que la primera etapa es el establecer una zona neutral en la academia Teiko.-

 

- ¿Qué vez?- pregunto su padre en el momento en que entro a la sala. Kazunari llevo su vista a su progenitor y apunto con el control a un en mano, hacia el televisor.

 

- ¿Eso es verdad?-

 

Su padre agacho la mirada, para después tomar el control de la mano de su hijo y apagar el televisor.

 

- Padre.- le hablo Kazunari al no haber obtenido respuesta.- El tío Ryu ayudo en esto, y tu siendo su secretario ¿no le dijiste nada?-

 

El señor Takeshi camino hacia el comedor y se sentó en silencio.

 

- Sabes que mi madre estaría en contra de esto ¿verdad?- hablo esta vez en un tono más alto de voz.

 

- Kazunari.- lo nombro con voz tranquila.- yo no puedo hacer nada. Ryu-san, junto con Zugure-sama, tomaron la decisión. Sabes que mi trabajo es solo seguir órdenes.-

 

Ambos azabaches se quedaron en silencio y Kazunari camino con semblante serio a tomar su lugar.

 

- Sé que estas molesto, yo también lo estoy. Cuando me lo comentaron no estuve de acuerdo y menos al ver que sería en tu colegio. Intente convencer a Zugure-sama, pero el solo me dijo que confiara en él. Sabes que ambos le debemos mucho y también sabes que no haría nada que nos pusiera en peligro, así que no pude hacer otra cosa más que obedecerle.-  

 

Kazunari comenzó a comer no muy convencido y le dio una mirada rápida a la fotografía de su madre en el mueble de la sala.

 

- Esta bien, si él lo dice, confiere también.- susurro.

 

- Gracias por siempre ser tan comprensible Kazu. En verdad me hace muy feliz el tener un maravilloso hijo como tu.- el señor Takeshi le sonrió y el correspondió el gesto.

 

La familia Takao estaba conformada solo por dos integrantes, el padre Takeshi Takao y su Hijo Kazunari Takao. Su madre había fallecido varios años atrás, a la edad de 6 años de Kazunari exactamente. Fue víctima de una guerrilla entre ambas especies, cuando se dirigía de camino a su trabajo como mucama de un hotel. El hotel para el que trabajaba le pertenecía a la familia Zugure, por lo que al enterarse de lo sucedido, acogieron a la familia al descubrir sus bajos ingresos y le dieron una sepultura a su madre.

 

Su padre quien estaba trabajando como auxiliar de contador en una pequeña empresa, le proporcionaron una bacante en la empresa de Kagami y Ryu al notar sus buenas cualidades, lo tomo como su secretario y mano derecha años después.

 

Su padre tenía razón, la familia Zugure y la familia Kagami le habían salvado prácticamente la vida a su padre y a él, por lo que si ellos les pedían que confiaran. Ambos estarían dispuestos a hacerlo.

 

- ¿Cuándo se iniciara el tratado?- pregunto Kazunari más tranquilo.

 

- Dentro de dos semanas. Se realizara una reunión dentro de dos días en tu escuela para darles a conocer la noticia y una asamblea el día que ellos lleguen.-

 

- ¿En dónde se quedaran?-

 

- En la mansión de la familia Zugure.-

  

 

f7;≠<

 

 

El sonido de la puerta golpearse llego a los agudos oídos de un lindo peli celeste. El pequeño vampiro cerró el libro que tenía entre sus manos y camino hacia la puerta para abrirla.

 

- Ágüelo.- dijo con sorpresa al ver a la persona detrás de la puerta.

 

- Hola mi lindo Tetsu.- tomo a su nieto entre sus brazos y beso su frente.

 

- ¿Qué te trae por aquí?- le pregunto besando su mejilla y caminando nuevamente hacia su sillón empotrado en la ventana.

 

- Nada, que un viejo no puede venir a visitar a su nieto más querido.- Tetsuya sonrió con timidez y se sentó en el sillón observando a Masaomi de forma interrogativa.

 

- Esta bien, está bien. Me atrapaste. Me rindo ante tus hermosos ojos.- ambos sonrieron y Masaomi se acercó para sentarse a lado de su nieto.

 

- Tetsuya. ¿Has escuchado sobre el tratado?- le pregunto con miedo a la reacción de su nieto.

 

Al peli celeste se le opaco la mirada y bajo su cabeza fijando sus ojos en sus muslos.

 

- Si, Daiki-san y Sei-ni, me hablaron de eso hace algunos días. ¿Qué pasa con ello?-

 

Masaomi tomo entre sus manos las de Tetsuya, para después levantar su cabeza tomándolo del mentón.

 

- No crees que ya es tiempo de que busques también tu pareja.-

 

Tras aquellas palabras sus ojos se abrieron con sorpresa y su cuerpo comenzó a temblar con miedo.

 

- No… nnnno puedo. Aun no puedo salir.- se apresuró a responder desviando la mirada.

 

- Tetsu, Tetsu, mírame.- Masaomi nuevamente tomo el mentón pálido y guio sus ojos rojos a los celestes.- mi querido Tetsu, yo ya estoy muy viejo y tu hermano Seijuro encontrara pareja. Necesito saber que alguien cuidara de ti.-

 

- Pero ágüelo, yo tengo a mamá.-

 

- Lo sé, lo sé, pero debes de saber que tu madre también se siente culpable por que estés todo el tiempo encerrado aquí… Sabes que todos nosotros llegamos a una edad en donde obligatoria mente necesitamos una pareja  y tu más que nadie debido a tu procedencia. Que mejor manera de ir a buscar una, en compañía de tu hermano y todos tus compañeros.-

 

Tetsuya desvió un poco la mirada y cerró sus ojos provocando que finas lágrimas se deslizaran por sus mejillas.

 

- Pero en verdad les tengo miedo ágüelo.-

 

Masaomi asintió y limpio con sus pulgares las mejillas de Tetsuya.

 

- Lo se mi lindo fantasmita, es por eso que quiero que vayas ahora. Más adelante no creo poder darte una manera más segura de que puedas ir a buscarlo… Además de que me ayudarías mucho metiendo en cinta a Seijuro si se porta mal, ¿verdad?- 

 

Tras aquella petición, una linda sonrisa curveo los labios de Tetsuya.

 

- Entonces, ¿Qué me dices?... sé que encontraras a una maravillosa persona que te va a cuidar y atesorar como no tienes idea.-

 

- ¿Estás seguro?- pregunto frunciendo el ceño.

 

- Claro que sí, ¿quién podría resistirse ante una hermosa belleza como tú?-

 

Tetsuya sonrió nuevamente y Masaomi beso sus ojos.

 

- Entonces, ¿confías en mí?- le pregunto con su mirada fija en la celeste.

 

- Si, confiare en ti ágüelo.-

 

Masaomi sonrió con alegría y tomo el esbelto y delicado cuerpo de su nieto entre sus brazos.

 

f7;≠<

 

 

-Atsushi, ¿estás aquí?- entro a la sala de video un alto hombre de cabellos lilas y ojos negros

 

-Shiii.- se escuchó un sonido en la oscuridad de aquella habitación, provocando que el alto hombre encendiera la lámpara que estaba a su lado.

 

- Así que si estás aquí.- afirmo una vez que miro la espalda de su hijo recargada en el sillón.

 

- Padre no alces la voz, Tatsuya está dormido.- interrumpió Atsushi a su padre. Cubriendo nuevamente a su pajera con la manta, por haberse movido debido al sonido.

 

- Lo siento, no sabía que estaba dormido.- respondió en voz baja y con un gracioso gesto en su rostro, provocando que su hijo sonriera.

 

- Si Tatsuya está dormido, ¿Por qué no lo llevas a la habitación?- pregunto el señor Akira caminando para quedar frente a su hijo.

 

Atsushi acaricio su lizo cabello negro y movió su copete, dejando ver una ahora pequeña cicatriz en la parte superior de su ceja, a lo largo de su frente.

 

- Porque estábamos mirando una película, pero al terminarse se quedó dormido y yo me quede admirando su belleza.- sonrió con felicidad y beso la cicatriz con dulzura.

 

- Es hermosa, ¿verdad?-

 

- Claro Atsushi, es una hermosa marca que representa lo grande y fuerte que es.-

 

El grandote de ojos lilas ensancho más su sonrisa y continúo acariciando su cabello.

 

- ¿Para qué me buscabas?- regreso al tema después de algunos segundos de admirar el rostro de Tatsuya.  

 

- A es verdad.- recordó.- has escuchado sobre el nuevo tratado que se ha hecho, ¿verdad? - Atsushi asintió.- Lo que sucede, es que Masaomi-sama me ha pedido de favor el solicitar tu asistencia en este proyecto.-

 

Atsushi lo miro con recelo. Si mal no había escuchado, el tratado era para todas aquellas personas que iban a necesitar pareja. Pero él ya tenía a alguien maravilloso a su lado.   

 

Su padre al comprender el semblante de su hijo, se apresuró a resolver la duda.

 

- Tú no irías a buscar pareja hijo. La razón de tu asistencia es como una prueba de que los vampiros y humanos pueden llevarse bien de mutuo acuerdo, para que de esta manera los humanos se sintieran más cómodos al estar con nosotros. Masaomi-sama cree que ustedes son la mejor pareja que puede producir aquella sensación. Además de que debido a que eres el mas fuerte, si alguno de ellos se comporta mal, puedes mantenerlos a raya. Es por ello que quiere saber si podrías asistir.-

 

Atsushi despego la mirada de su padre y la llevo al rostro dormido de Tatsuya. Acomodo un poco la manta que lo cubría y volvió a besar su frente.

 

- Esta bien, lo hablare con Tatsuya y si él está de acuerdo lo hare.-

 

Akira-san dio una sonrisa nerviosa y soltó un pequeño bufido.

 

- En realidad, la persona con la que quería hablar era con Tatsuya, ya que ya sabía lo que me dirías. Pero está bien, háblenlo y cuando se decidan avísenme lo más pronto posible por favor… Por cierto, tu madre los estaba buscando, quería que Tatsuya le enseñara a ser un pastel de chocolate, sigue necia a que le digas que los de él, son mejores.-  

 

Ambos sonrieron ante el recuerdo de aquella escena, y el señor Akira se retiró de la habitación dejándolos nuevamente a solas.

 

- ¿Crees que estés listo para ver a los de tu especie Tatsuya?- susurro con tristeza el peli lila y se inclinó para besar esta vez sus labios.

 

El azabache solo se removió en su lugar y se acomodó nuevamente en los muslos de su pareja.  

 

  

Continuara..........................................

Notas finales:

Bueno, he aqui el final del capitulo. Nos vemos luego.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: