Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Amor Paralelo...

Autor: yue_kori

[Reviews - 26]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Hola a todos, se que me desapareci mucho tiempo pero heme aquí con el prometido Akakuroaka, se que lo prometi hacia muuuuucho tiempo y por fin aqui lo traigo.

Notas del capitulo:

Hola a todos! se que había prometido subirlo junto al Midotaka pero recientemente me dieron malas noticias concierne a la salud de mi perro y todas mis ganas de escribir se fueron, pero ya tenía escrito este capitulo y lo tenía que haber subido hacía bastante tiempo, así que aquí lo tienen! Sin más 

Esta historia se desarrolla en un AU, espero lo disfruten, ademas me gustaria agradecerle a Asuna Yuki por ayudarme con la idea XD Sin mása leer!

Capitulo 1  




Encuentro I 
 
Suspiro por enésima vez en el día. 
 
-Anímate Kuroko, verás que pronto conseguirás un trabajo a tiempo completo, solo lamento que no sea con nosotros. -lo animaba un castaño de 1.93 de estatura, mucho más alto que él, con ojos amables y una sonrisa radiante, su nombre Kiyoshi Teppei.- 


-Eso espero Kiyoshi-sempai, lamento mucho los inconvenientes, se que no tienen la necesidad de contratarme como maestro a medio tiempo.- dijo Kuroko Tetsuya con una apenas visible expresión su cabello y ojos celestes combinaban con su tez blanca como la porcelana, con una estatura de 1.68 m y poca presencia.  
 
Kuroko Tetsuya se había graduado de la universidad de Tokyo con excepcionales calificaciones, había estudiado para ser maestro de preescolar ya que amaba a los niños, su sueño es trabajar en el prestigioso "Chisana Kiseki" (Pequeños Milagros) había logrado hacer sus prácticas ahí, pero conseguir un trabajo fijo, eso era algo completamente diferente. Aquella guardería pertenecía al A.G Enterprices, la empresa más poderosa de Japón y una de las más importantes a nivel mundial, era dueña de Telecomunicaciones así como accionista en varias cadenas televisivas y periódicos, involucrada también en el mundo financiero y muchos rumoraban también tenía conexiones en el bajo mundo. Siendo así y perteneciendo a dicha empresa no era ninguna sorpresa encontrar a los hijos de las personas más importantes e influyentes en Japón, era prácticamente imposible encontrar una plaza disponible. 
 
.-suspiro cansado.- 
-Kuroko-sensei, Kuroko-sensei. 
 
.-volteo a donde lo llamaban y se agachó a la altura del pequeño que se le acercaba. -¿Qué pasa Mamoru-kun?  
.-sonrojándose un poco. -¿Cuándo sea grande... Kuroko-sensei será mi esposa? 
 
.-sonriendo levemente ante la propuesta del niño. -Hagamos una cosa Mamoru-kun, mmm que te parece si cuando crezcas me preguntas de nuevo. -dijo sonriendo mientras tocaba la nariz del pequeño niño.-  
 
-Mmm... Esta bien, pero no lo olvidé, es una promesa Kuroko-sensei. -estirando el meñique para sellar aquella promesa.-  
 
.- entrelazando su dedo con el del pequeño. -No lo olvidare ¿por qué no mejor vas a jugar con los demás? 
 
-Esta bien. -corriendo en dirección a los demás niños.- 
 
-Parece que Kuroko-sensei es muy popular. -dijo el castaño en tono algo juguetón.-  
 
-No se burlé por favor Kiyoshi-sempai, además no soy el único popular por aquí. -al terminar de decir esto sonrió levemente y volteo en dirección al otro profesor del preescolar, un hombre de la misma edad que el castaño, un poco más bajo de cabello negro y lentes, con un carácter algo serio pero también se solía preocupar por todos y aunque no lo admitiera se sabia que sentía una gran atracción por cierto castaño.-  
 
-¿Hyuga-sensei? No lo creo... .- sonrió ampliamente mientras se sonrojaba levemente y pequeñas flores parecían salir en su espalda .- 
-No lo niegue Kiyoshi-sempai .-dijo sonriendo levemente y dirigiendo su mirada al reloj que llevaba en su muñeca.- Sempai, ya es hora de la siesta.- 
 
.- viendo su reloj. -Tienes razón, una vez que terminemos de dormir a los niños te puedes retirar, no queremos que los niños se pongan a llorar de nuevo.-  
 
Flash Back. 
 
.-se escuchaban los llantos de unos niños y reclamos de otros. -No, Kuroko-sensei no se puede ir. -un niño pequeño cruzaba los brazos mientras decía molesto. -Aún no ha jugado conmigo. 
 
-¡Cierto! Conmigo tampoco. -decía otro niño con lágrimas en los ojos y aferrando de a la pierna del maestro.- 
 
-Niños tranquilos, Kuroko-sensei debe irse o llagara tarde -intentaba calmarlos el castaño.-  
 
-Además mañana también va a venir, no es como si no lo fueran a ver de nuevo, así que niños controlen se. -decía con firmeza un pelinegro que acababa de salir de la cocina mientras cruzaba sus brazos.- 
 
-Hyuga-sensei no les hables así a los niños. -le susurraba Kiyoshi.- 
 
-Niños, -comenzó a hablar Kuroko de manera tranquila y poniéndose a la altura de los niños. -Hyuga-sensei tiene razón, mañana regresare y los estaré recibiendo en la puerta. -separo delicadamente al niño que se aferraba a su pierna y acaricio la cabeza de los demás niños como un gesto de cariño. -Ahora me tengo que ir o si no llegare tarde y ¿cuál es una de las reglas de la guardería? .-pregunto mientras se ponía de pie.-  
 
.-al unísono. - ¡La puntualidad ante todo! 
 
Fin del Flash Back. 
 
-Si que eres popular Kuroko-sensei, creo que comienzo a sentir envidia. -decía el castaño mientras derramaba lágrimas de cocodrilo.-  
 
-No exagere. -sonrojándose levemente y yendo con su sempai. - 
Ambos condujeron a los niños a la habitación de la siesta y mientras Kiyoshi tendía los futones Kuroko les daba un ligero refrigerio, una vez todo listo comenzaron a acostarlos y a arrullarlos. Después de 20 minutos y al estar completamente seguros que no despertarían ambos salieron de aquella habitación. 
 
-Ahora que esta todo listo te puedes retirar Kuroko.  
 
-Pero Kiyoshi-sempai ¿no quiere que le ayudé a levantar el salón? -dijo algo preocupado viendo el salón de juegos.- 
 
-Lo que no quiero es que llegues tarde a tu otro trabajo. -caminando en dirección al salón mencionado. -Además no me haría mal pasar algún tiempo a solas con Hyuga-sensei... -dijo el castaño en un tono pícaro.-  
 
-¡Oh! -sonrojando se levemente por la declaración del castaño.-  Entonces me retiro, gracias, buen trabajo hasta mañana. -y haciendo una ligera reverencia se marchó del lugar, debía llegar a su segundo trabajo.- 
 
Su segundo trabajo, no podía decir que no le gustaba, trabajaba en una gran librería en la sección de Literatura, su segundo amor... Los libros en general eran su segundo amor, el primero los niños pequeños y el basket. Ahí también tenía buenos amigos, al llegar fue recibido por uno algo efusivo... 
 
-Tet-chan. -un pelinegro con ojos en un tono de azul platinado lo abrazaba efusivamente, un poco mas alto que él y a pesar de tener personalidades distintas compartían ciertos gustos, su nombre Takao Kazunari.- 
 
-Takao-kun te eh dicho que no me llames de ese modo por favor. -decía mientras intentaba quitárselo de encima y ponerse su correspondiente uniforme, un delantal color azul obscuro junto con una placa con su apellido.- 
 
-Y yo te eh dicho que lo haré cuando tú dejes de llamarme tan formalmente. -separándose del celeste y haciendo un mohín. -¿Qué tal esta Ki-chan? ¿Viajando o con su novio? -en tono divertido.-  
 
-Se podría decir que ambas, ya que Kasamatsu-san es su manager, hoy en la mañana me mando un mensaje informándome que iría a Okinawa por una sesión de fotos. -dijo el celeste mientras terminaba de guardar sus cosas y mostraba el mensaje.-  
 
De: Kise-kun 
Asunto: Viaje.a288;x07;∇x06;a289; 
 
¡Kurokocchi! Buenos días ¿Cómo amaneciste? Yo bien, con Kasamatsu-sempai a mi lado (y78;▽y78;), por cierto me consiguió una sesión de fotos en Okinawa y llegare hasta el sábado en la noche …>_<…  pero te traeré recuerdos, nos vemos el domingo *(^o^)/*  
---------Fin del mensaje-------- 
 
-¿Te habías quedado de ver con Ki-chan? -.dijo mientras se quitaba su uniforme, y preparaba sus cosas para irse.- 
 
-No, pero el siempre se auto-invita. -guardando su celular en su mochila para acto seguido meterla en el locker.- 
 
-Tan típico de él-dijo sonriendo mientras sacaba su celular y revisaba los mensajes.-  
 
-¿Te ha pasado algo bueno Takao-kun? Hoy estas sonriendo demasiado -mientras terminaba de alistar todas sus cosas.-  
 
-sonrojandose y visiblemente nervioso. -¿Pe.. pero qué dices Tet-chan? Yo soy alegre por naturaleza. 
 
-Eso es cierto pero... -viendo como su amigo escondía su celular. -en cuento revisaste tu celular tu cara cambió... ¡Eh! ¡No me digas que..!  -con tono sorprendido mientras escondía su cara tras sus manos.-  
 
-¡Si! ¡Tengo un novio nuevo pero no le digas a nadie! -dijo de manera apresurada mientras juntaba las manos.- 
 
-Mira si me has dicho algo interesante. -regresando a su cara de poker. -Y bien ¿quién es el desafortunado? 
 
-Creo que te equivocaste Tet-chan, es afortunado no desafortunado ¿acaso no me conoces? -en tono que denotaba gran orgullo.-  
 
-Es por eso que lo digo. -haciendo burla a su amigo.- ¿entonces? ¿Quién es? -sentándose en una banca que se encontraba en el área de descanso.-   
 
-sonrojandose y tartamudeando. -Es alto, cabello y ojos verdes, usa lentes y siempre lleva los dedos de su mano derecha vendados, de hecho era un cliente habitual, me llamo la atención cuando me di cuenta que siempre iba a la caja registradora en donde estaba sin importar cuanta gente había, -poniéndose cada vez más rojo. -hace unos días le pregunte que si yo le gustaba....  
 
-------  Flash Back ------ 
 
-cobrando algunos libros. -Disculpa.... -llamando la atención del peliverde. -¿Acaso te gusto? 
 
-sonrojandose de sobremanera y acomodando sus lentes. -¿Pe... Pero qué demonios dices-nanodayo?  
 
-¿Nanodayo? Qué gracioso. -comenzando a reírse. -Me llamo Takao Kazunari, no tienes que fingir a mi también me gustas, mi turno esta a punto de acabar si gustas me puedes esperar en la entrada. -mientras extendía una bolsa con libros. -Su total es de 5'000 yens.  
 
-dando el dinero un tanto sorprendido.- 
 
-Muchas gracias por su compra, regrese pronto. -mientras sonreía.-  
 
------ Fin del Flash Back --------- 
 
-¿Y si te espero? -pregunto con curiosidad impregnada en su voz.-  
 
-¡Si! Aunque Shin-chan comenzó a actuar todo tsundere. -sonriendo de manera adorable.-  
 
-¿Shin-chan? ¿Además por qué tanto misterio? -mirándolo con cara de poker.-  
 
-Es que su nombré es... -volteando tras oír la puerta abrirse.-  
 
-volteando de la misma manera. -Gerente, nos asusto. -dirigiéndose a una chica de cabello castaño, un pocos más baja que ellos, su nombre Aída Riko, ella era un año mayor que ellos y para fortuna de Kuroko era amiga de la infancia de sus sempais en la guardería.- 
 
-¡Kuroko! Pense que aún no estabas, no te vi llegar. -algo sorprendida, para después recuperar su compostura.-  
 
-No se preocupe -poniéndose de pie y disponiendo se a salir. -Acabo de llegar, además ya estoy acostumbrado, -dirigiéndose al pelinegro. -nos vemos Takao-kun disfruta tu cita. 
 
El celeste se dirigió a su sección tranquilamente, normalmente casi nadie lo notaba así que no llevaba prisa, su trabajo consistía en acomodar los nuevos libros, revisar de cual necesitaban más y en muchas ocasiones ayudar a los clientes que buscaban algún libro en especial.... 
 
Unas horas después de haber comenzado su turno estaba un poco agitado y fastidiado, en dos horas por lo menos 10 personas se habían acercado a él preguntando sobre la saga de crepúsculo, otros por los libros de Los Juegos del Hambre, y otros un poco apenados por los de 50 Sombras de Grey, no era que no los considerara buenos libros, al contrario agradecía a aquellos autores que lograban mover a las masas y animarlos a leer cosas nuevas; de hecho él podía presumir de haber leído todos esos libros, el problema era que sus gustos se inclinaban más a los clásicos... Cervantes y su maravilloso Quijote, al capitán Ahab y su lucha contra "Mobie-Dick", Carlos Fuentes y su enigmática Aura, García Márquez con su "Crónica de una muerte anunciada." o simplemente Octavio paz son su "Laberinto de la Soledad"  
 
-suspiro pesadamente, comenzaba a ponerse de mal humor. -Quizás simplemente mis gustos son "anticuados" -se dijo a si mismo mientras comenzaba a acomodar los libros que estaban fuera de lugar llegados.-  
 
-Disculpa...  
 
-Escucho una voz suave pero que denotaba autoridad. -¿Si? -respondió algo molesto y sin voltearlo a ver.- 
-algo molesto, no le gustaba que lo ignoraran. -Disculpa, me podrías.... 
-interrumpiendolo.- Si buscas la saga de crepúsculo, los juegos del hambre o insurgente no están aquí. -volteando algo enojado pero con cara de poker. -Todos esos libros están por aquella sección. -señalando un pasillo que se encontraba algo alejado.-  
-cruzado de brazos con cara que mostraba cierta molestia. -No busco ninguno de los libros que has mencionado, pero gracias. -viéndolo de arriba a abajo.- 
 
Al ver a aquella persona se quedo estático, aquel muchacho era tan alto como el, quizás unos centímetros más alto, de cabello rojo sangre y ojos igualmente rojos con un cierto brillo que le paralizaba, vestía pantalón de mezclilla  negra que se le ajustaba al cuerpo de manera soberbia, una camisa azul marino con una chaqueta color vino que le hacía resaltar de buena manera. Cruzado de brazos ahí, viéndolo de manera algo molesta y con razón, sabía que había cometido un gran error al contestarle de aquella manera, pero en ese momento, en esa situación algo le decía que no debía retroceder... 
 
-Si ese es el caso ¿en qué le puedo ayudar? -sin mostrar ninguna emoción en su cara ni en su voz.- 
 
-En realidad no se sí me puedas ayudar, -lo vio con una mirada llena de desaprobación, pero ya un poco más tranquilo. -estoy buscando un libro para un amigo mío, pero sinceramente no sabría que comprarle ¿tú que me recomendarías? -sonrió de manera algo engreída para fijarse en su nombre. -Kuroko-kun 
 
Sabía que el tono que había usado no era exactamente el mejor para hablarle a un cliente, pero esa mirada llena de desaprobación junto con el tono burlón que adornaba su voz. 
 
-Eso depende mucho del tipo de persona y gustos que tenga su amigo, si es un niño puedo guiarlo a la sección infantil. -respondió con cierto aire de molestia, esto se estaba convirtiendo en una batalla de haber quien puede más.- 
 
-esa indirecta por parte de aquel empleado le había dolido, pero no iba perder en este juego, no, él nunca perdía. -Tienes razón, no es un niño, -dijo mientras la imagen de cierto gigante pelilila aparecía en su mente. -a ese es más sencillo complacerlo. -sentenció en voz baja con intención de que no le escucharán, cosa que no logró. -Este amigo mío acaba de recibir se de doctor, de echo es residente, quisiera regalarle algo que pueda desestresarlo en su tiempo libre ¿crees poder recomendarme algún libro así? -en su voz se podía sentir cierta incredulidad pues estaba seguro que aquel muchacho de apariencia "sencilla" y modales dudosos no podría con aquella sencilla tarea.-  
 
-Bien, déjeme pensar por un momento. -en su cabeza pasaban títulos y títulos incontables libros que habían pasado por sus manos, si bien esto era un juego para aquel extraño pelirrojo, para él se había convertido en algo serio, los libros no eran para tomarse a la ligera.- 
 
-Se quedo observando a aquel celeste mientras ponía cara de suma concentración, quizás y solo quizás lo había subestimado, fue entonces que pudo ver a más detalle aquella delgada silueta, no era robusto pero no estaba mal, su piel era blanca como la porcelana, ¿sería igual de suave al tacto? Su cabello y ojos tenían el tono de un cielo despejado y sus labios rosados invitaban a la tentación, admitía que no estaba mal, si no fuera por esa actitud, pero bueno tal vez no le había hablado en buen momento, quizás si volvían a empezar... 
 
-Yo creo, 
 
-la voz del celeste lo saco de sus pensamientos. -¿Si? -respondió en tono conciliador.-  
 
-Creo que el mejor libro para su amigo sería "Rayuela" de Julio Cortázar, -una pequeña sonrisa adornó su rostro al recordar la primera vez que él había leído ese libro. -seguro que su amigo se distrae, es un libro único y la manera en que el autor escribe es... -viendo al pelirrojo y avergonzandose  momentáneamente para después recobrar su compostura. -disculpe, creo que me eh emocionado.  
 
-No se preocupe, eso muestra lo interesante que es el libro, ¿me podría mostrar en donde lo encuentro? -una sonrisa conciliadora y un tono amable y gracioso que acompañaba a su voz fue lo que mejoró el ambiente.-  
 
-aquella demostración por parte del pelirrojo había sido... hermosa, por así decirlo, quizás no era tan soberbio como pensó en un inicio. -Claro, por aquí por favor.  
 
-siguió al peliceleste, por fin la atmósfera que les rodeaba había cambiado, era su oportunidad para poder entablar una pequeña charla. -¿Hace cuanto trabajas aquí? -sonó un poco más rudo de lo que pretendía.-  
 
-se rio levemente, era claro que no sabía que hacer. -Hace aproximadamente tres años y medio, este trabajo me ayudo a sobrevivir mis días de universidad.  
-¿Es por eso que sabes tanto de libros? O ¿acaso estudiaste alguna carrera ligada a la literatura? -su curiosidad era real, por alguna razón quería saber más acerca de esta persona.-  
-Jejeje -una amable sonrisa adornó su rostro, algo no muy común en él . -Si y no, leer es uno de mis pasatiempos, amo la literatura, es por eso que conozco muchos libros y no, no estudie algo relacionado a la literatura señor cliente curioso. -lo último lo dijo con un pequeño tono de burla mientas sonreía levemente.- 
 
-Ja, es verdad soy un cliente algo curioso, pero mejor llámame Aka... - shi, se detuvo antes de decir la ultima silaba, quizás si decía aquel imponente apellido todo cambiaria, eso era lo que siempre pasaba y aunque normalmente eso no le molestase por alguna razón quería que en esta ocasión todo fuera diferente .- Akaai. - termino por decir en tono algo nervioso. - 
 
-Si así gusta señor Akaai, hemos llegado, en esta parte -señalando un estante que decía en letras grandes literatura iberoamericana.- podrá encontrar lo que busca.  
 
-Me parece excelente Kuroko. -en este punto y sin más tiempo para hablar se ánimo a hacer algo que nunca había hecho.- 
 
-Me gus... -se vio interrumpido por una voz femenina.-  
 
-¿Kuroko-kun en dónde estas? -pasando frente al pasillo en donde se encontraban.-  
-Esa es mi llamada, me retiro -haciendo una pequeña reverencia. -espero que su amigo disfrute del libro, -por último agrego. -espero verlo de nuevo por aquí.  
 
Akashi miro sorprendido al celeste que una vez pronunciadas esas palabras se retiró sumamente apenado, una reacción tierna pensó el pelirrojo y mientras se dirigía a la caja a pagar un pensamiento paso por su cabeza. 
 
-¿Cómo es posible que aquella mujer no lo haya visto? Es verdad no tiene una fuerte presencia, pero sin duda llamaba la atención, con aquel celeste cabello y ojos tan claros como el cielo, aquella piel de porcelana y figura delgada... - 
 
Perdido en sus pensamientos pagó el libro y salió de aquella tienda, entro a un auto que se encontraba estacionado cerca el cual al entrar el pelirrojo inmediatamente arranco, el chofer al ver por el retrovisor pudo apreciar como su jefe tomaba su celular y escribía ciertas cosas mientras una sonrisa amable adornaba su semblante, volvió su vista al camino, mientras cierto pelirrojo guardaba su celular y decía para sí. 




- Te conquistare, ten lo por seguro. 




    

Notas finales:

Espero les haya gustado y lo hayan disfrutado, para aquellos que hayan leido mis trabajos anteriores y esperen el Midotaka, pronto lo traere solo que no había tenido el humor para poder hacerlo.

Se aceptan comentarios, sugerenccias y criticas constructivas. Las actualizaciones seran semanales, así que los veo hasta el prox jueves, esperenlo con ansias porque va a haber algunas sorpresitas. XD

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: