Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Amor Paralelo...

Autor: yue_kori

[Reviews - 27]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Hola a todos aquí el segundo capitulo, espero lo disfruten.

Todos los persinajes utilizados  en este fic son propiedadde Tadatoshi Fujimaki, yo solo los ocupo para mis historias.

 

Encuentro... (II) 

 

Kuroko quedo sorprendido ante sus propias palabras, el por qué las había dicho en realidad no lo sabía, camino detrás de su gerente hasta llegar al almacén. 
 
-Kuroko-kun, se que en realidad esta tarea no te corresponde pero me podrías ayudar a separar estos libros. -señalo varias cajas apiladas en una mesa.- 
 
-Claro encargada. -dijo sin expresión alguna en su rostro, sentándose en una silla que ahí se encontraba y comenzó a sacar los libros aún pensando en aquellas palabras. Así paso el día, pensando, reflexionando, imaginando... 
 
De eso ya habían pasado dos días, el viernes había llegado y por alguna razón no podía quitarse de la cabeza  a aquel hombre de ojos y cabellos carmesí, a pesar de eso no le dijo nada a nadie y afortunadamente Kise no se encontraba cerca, él siempre lograba darse cuenta del más mínimo cambió en su actitud afortunadamente. Afortunadamente ese era el día en que más clases tenía cuando iba a la universidad por lo tanto en ambos empleos le habían dado ese día de descanso, ahora que había terminado su carrera ese era su día libre de preocupaciones y para poder relajarse, sin embargo ese día. 

-suspiro con pesadez mientras paseaba a Nigou, un pequeño Husky Siberiano. -Nigou, te voy a quitar la correa, no corras como la vez pasada por favor. -agachando se y quitando la correa de su perro.- lo tenía hacia poco más de tres meses, ese día si que había sido una gran sorpresa.- 

 
------------ Flash Back ------------- 
 
-¡Tetsu, sorpresa! -le felicitaba un moreno alto, su cabello y ojos azul como el cielo de la noche hacían resaltar esa sonrisa algo engreída, con un cuerpo bien trabajado debido al deporte y al trabajo que ejercía, su nombre Aomine Daiki.- 
 
-¡Hazte a un lado Ahomine! -empujo al moreno, aquel hombre con cabello rojo y raíces negras era tan alto como el moreno con el que ahora se encontraba discutiendo, de piel bronceada y cejas algo peculiares, Kagami Taiga.- 
 
Aquellos eran sus mejores amigos, no era que Kise no lo fuera, al contrario a el lo sentía como si fuera de la familia, una hermana, es decir un hermano molesto. Con Aomine y Kagami sentía una conexión especial ya que a ambos los podía considerar su luz, mientras jugaron basket muchas cosas pasaron peleas, separaciones y reconciliaciones, él sospechaba que tanto el moreno como el pelirrojo tenían sentimientos uno por el otro pero debido a su gran orgullo ninguno se había confesado, de hecho hacia poco se había reunido con Kise para planear como harían que se confesaran su amor.  
 
.-suspiro la fiesta comenzaría en una hora y ellos no eran de los que llegarán temprano. -Si mal no recuerdo la fiesta no comenzara si no en un rato, ¿qué los trae por mi casa tan temprano?  
 
-Vamos Tetsu, solo queríamos darte una sorpresa. -contesto nervioso y desviando la mirada.-  
 
-Si Kuroko, además queríamos darte tu regalo de cumpleaños. -salió del apartamento y entro con una gran caja de cartón adornada con un moño azul.- Cuando lo vimos, no pudimos evitarlo nos recordó tanto a ti.-dejando la caja en el piso  
 
En ese momento un ruido parecido a un quejido se escucho proveniente de la caja sorprendiendo a Kuroko quien sin pensarlo 2 veces se agacho y quitó la tapa para encontrarse con un hermoso perro. 
 
-Nigou, así le llamamos. -comento el moreno sonriendo de lado a lado.-  
 
-Lo adoptamos a tu nombre, sus ojos fueron demasiado como para ignorarlo.- dijo agachando se para acariciar al perro.-  
 
Debía admitirlo los ojos de aquel perro eran muy similares a los suyos, si no es que idénticos y era tan adorable, pero... 
 
-Esperen... ¿Lo llamaron? 
 
-Nigou, es que... -el moreno fue interrumpido.-  
 
-No me refiero a eso, es decir es verdad que sus ojos sin idénticos a los míos .-aquello salió de su boca sin poder evitarlo.- pero ¿por qué en plural?  
 
Los respectivos sujetos se pusieron nerviosos y al pelirrojo le acompaño el mismo tono carmesí en su rostro.  
 
-Pues verás Tetsu .-comenzó el moreno mientras rascaba su cabeza.- ¿recuerdas que hace poco se detuvo a un incendiario? 
 
-Si ¿por qué? .-pensando por un momento.- Esperen no me digan que ustedes... 
 
-Si, los dos estuvimos involucrados en el caso. -respondió el tigre interrumpiendo la pregunta del celeste, ambos ahí presentes sabían lo que les esperaba.-  
 
-¡¿Y por qué no me lo dijeron?! .-poniendose de pie notablemente molesto y alzando la voz mientras apretaba los puños.-  
 
-No podíamos Tetsu y lo sabes, era una investigación en curso de la cual no se podía hablar .-él moreno en un intento de tranquilizarlo. 
 
-Entiendo tu posición Aomine-kun, pero Kagami-kune pudo haber dicho algo. -en tono molesto y triste.-  
 
-Kuroko .- dijo en torno calmado y conciliador. -yo no podía hablar porque era parte de la investigación y aunque hubiera podido no lo hubiera hecho.  
 
-con una mirada llena de dolor. -Pero... ¿Por qué acaso... acaso no me tienen confianza?  
 
-Claro que no Tetsu/Kuroko .- al unísono.- 

-Eres nuestro mejor amigo.- el moreno mientras paseaba su mano entre los a ellos celestes.-  

-Y sabemos cuanto te preocuparía todo este asunto, nosotros lo menos que queremos sería preocuparte.- envolviendo al celeste en sus cálido abrazo.- 

-Comprendo todo eso, pero ¿qué tiene que ver con esto?.- señalando a Nigou.-  

-Pues verás.... -el moreno rascando su cabeza.- lo encontramos en uno de los edificios que aquel desgraciado incendio. 

-Ahomine lo recogió y lo llevo al camión de bomberos en pánico, ahí le dimos un poco de oxígeno y después lo llevamos al veterinario, ahí dijeron que lo mejor sería que se quedara en observación, solo por su las dudas. -sonriendo.-  

 -Entiendo eso, pero porque siento que aún no me dicen todo. -mirándolos fijamente.-  
 
-Bueno... -el moreno evito la celeste mirada.-  

-Kuroko primero quiero que tengas esto en cuenta, ya paso todo. 

-.... .- viéndolos con duda.-  

-En el transcurso de esos días aquel bastardo cometió un gran error y quedo atrapado en un incendio que el mismo comenzó, la estación de Bakagami fue la primera en llegar y él fue el primero en entrar. -señalándolo.-  
 
-Bueno en mi defensa nunca imaginamos que el incendiario siguiera ahí... .-fulminando con la mirada al moreno.- bueno ese bastardo se aprovechó de eso y me tomo de rehén.  -lo último dicho en voz baja y de manera rápida mientras cerraba los ojos.-  
 
-poniéndose de pie sin voltear a verlos -¿Rehén? ¿Cómo que rehén? -dijo en un tono neutro que causaba escalofríos.- 
 
Ambos pelirrojo y moreno esperaban una furica reacción por parte del celeste sin embargo aquella "tranquila" reacción les ponía la piel de gallina. 
 
-Si, rehén... -viendo atentamente las reacciones del celeste.- pero la unidad de Aomine llego pronto así que no fue tan... 
 
-interrumpiéndolo con ese tono que causaba escalofríos.- ¿Peligroso? ¿Me estas intentando decir que no fue peligroso Kagami-kun? 
 
-Yo... no... -nervioso y asustado.-  
 
-Aomine-kun, podrías acabar de contar la historia... Por favor .- volteo a verlo con esa cara impasible que le caracteriza, pero aquellos tranquilos ojos azules reflejaban tantas emociones.-  
 
-Tetsu... No.... -sintiendo un escalofrío recorrer su espalda. -cuando llegamos y nos enteramos de lo ocurrido no negare que entre en pánico, ver a Kagami siendo amenazado por una basura como esa... -agachando la mirada y cerrando con fuerza sus puños.- algo que jamás había sentido se apoderó de mi. 
 
-.... -viendo fijamente al moreno.-  
 
-Fue en ese momento que me di cuenta... 
 
-¿?. -noto como el tigre se sonrojaba de sobre manera, de alguna manera sospechaba que no necesitaría armar ningún plan con Kise después de todo y por fin se relajo.- 

-Me di  cuenta de cuanto miedo tenía de perderlo, de cuanto lo amo.  

 
-Esperen... -interrumpiendo a Aomine.- Me estas diciendo que empezaron a salir a raíz de ese incidente?-  
 
-ambos avergonzados y sin poder mirar al más bajo a la cara. -Si. 

-¿Qué acaso eso no paso hace cerca de dos meses? -pregunto sorprendido.- 

-Es qu{e no encontrábamos el momento indicado.... -balbuceaba el de cejas extrañas.- 

 -Y sabíamos que esto podía ser una sorpresa... así queríamos que...  
 
-¿Sorpresa? ¿Qué sorpresa? De hecho estábamos desesperados porque no confesaban sus sentimientos, es obvio que se quieren... 
 
-¡Ku... Kuroko bastardo! ¿¡De qué diablos hablas!? -completamente rojo.-  
 
-De que Kise-kun y yo estábamos planeando como poder juntarlos, pero al parecer se nos adelantaron, y bien este perrito... 
 
-Tetsu maldito pareces más interesado por el perro que por nosotros. -un tanto molesto- 
 
-No digas tonterías Aomine-kun -con cara de poker y acariciando al perro.- además el que el que no nos hayan dicho de su relación por casi por dos meses -soltó un leve suspiro.- ¿entonces? 
 
-Maldición. -bufando molesto.-  
 
-Cálmate Ahomine, bueno cuando ese muchacho salió del veterinario  no había quien lo reclama, -viendo al perro.- quizás solo era un perro callejero en el lugar y momento equivocado -entrecerrando los ojos y evitando la mirada.- o quizás su dueño fue una de las víctimas.  
 
-poniendo su mano en el hombro del pelirrojo. -Y cuando lo iban a llevar a la perrera, bueno simplemente no pudimos dejarlo. 
 
-Es cierto, -viendo a ambos muchachos. -no importa cual fuese la razón lo portante es que ahora esta conmigo y lo cuidare mucho, gracias a los dos. -sonriendo levemente y tomando al perro del suelo.-  
 
-Ahora festejemos que Bakagami y Ahomine son pareja -dirigiéndose a la cocina con el perro en brazos.- es hora de avisarle a Kise-kun ¿no crees Nigou?  
 
-Wroof. -moviendo la cola.-  
 
 
--------- Fin del flash Back--------- 
 
-Si que esa fiesta fue divertida ¿no Nigou? -agachando se y quitándole la correa al perro.-  
 
-¡Wroof! -saliendo corriendo.-  
 
-extrañado. -¡¿Nigou!? -gritando. -¡No espera! ¡Vuelve aquí! -corriendo tras de él.-  
 
Si bien la velocidad del perro y la distancia recorrida no fue tanta la resistencia del celeste no era la mejor. Una vez pudo ubicar el pequeño cuerpo de su perro girando en dirección a un sendero solitario aumentó la velocidad para poder alcanzarlo.  
 
-¡Nigou espera! -perdiéndole de vista y corriendo un poco más.- 
 
-Wroof , Wroof.  
 
Fue en ese momento que una sensación extraña recorrió su cuerpo y aumento su paso, quizás era solo su imaginación pero sentía que algo iba a pasar, una vez entro en ese sendero pudo ver a su perro ladrando a un gran perro totalmente negro el cual de cierta manera le recordaba a un collie, pero al verlo más detenidamente pudo percatarse de la  imponente imagen que este proyectaba. 

-Nigou, ven acá. 

Ordeno aquel celeste a su cachorro, pero una voz le hizo dar un respingo junto a una extraña sensación que no sabría describir. 
 
- ¿Ese es tu perro acaso?  
 
Esa voz le era tan familiar y al mismo tiempo tan ajena, levantó su vista al hombre ahí parado y para su sorpresa se encontró a aquel que en aquel momento reinaba sus pensamientos, si aquel hombre pelirrojo de la librería, Akaai si mal no recordaba, pero al verlo fijamente noto algo raro, sus ojos, esos ojos escarlata que ahora eran dorados, un dorado que podría jurar le electrizaban y por alguna razón le producían cierto sentimiento de ¿intimidación? ¿imponencia? Era simplemente algo que no podría describir. Quizás no eran la misma persona, además su voz era algo más profunda y fría, si la de Akaai transmitía cierta calidez al igual que sus ojos color fuego cuando le miraban. 
Aquel pelirrojo hablo nuevamente, esta vez con un tono aún más impositivo, lo cual lo saco de sus pensamientos de manera rápida. 
 
-Si ese es el caso te sugiero entrenar lo mejor, además este sendero no es muy concurrido dejarlo sin correa es muy arriesgado. -término por decir dedicándole una mirada desaprobadora y con un ligero aire de superioridad.-  
 
Algo molesto por las palabras de aquel desconocido respondió. -Lamento si mi perro causo alguna molestia sin embargo el ya ha sido entrenado y es realmente extraño que salga corriendo de esa manera. -recogió a su perro y dio media vuelta dispuesto a marcharse del lugar, definitivamente ese no era Akaai y ahora que lo había confirmado no tenía nada que hacer en ese lugar, pero nuevamente aquella profunda voz le hablo. 
 
-El que el perro salga corriendo es muestra de que no ha sido bien entrenado o bien el dueño no ha sido lo suficientemente firme al educarlo.- una sonrisa algo lasciva se formó en su rostro y antes de que el celeste volteara sentencio. -Y de ser ese el caso debería ser disciplinado. 
 
Esa frase le hizo parar en seco y al terminar de escuchar lo que decía aquella persona no pudo evitar sentir un escalofrío recorrer su cuerpo, sus instintos gritaban que lo ignorara y se fuera de ahí, pero no  pudo evitarlo y volteo, era como si mente y corazón  desearan enfrentarse a ese pelirrojo engreído  mientras su cuerpo e instintos gritaba lo contrario, pero simplemente no podía dejarlo así ¿o si? 
 
-Lo lamento pero no estoy a favor del castigo físico extraño-san, además no me agrada mucho tu manera de criticar el como educó a mi perro. -dijo de manera firme y sin expresar ningún tipo de sentimiento en su voz, si esa era una de sus especialidades, pudo ver como dueño de aquel imponente perro se le quedaba viendo con extrañeza para que después una sonrisa se asomara en su, ahora que se daba cuenta, hermoso rostro.  
 
-Hablador-kun, -dijo con vos divertida.- lamento informarte que hay muchas más formas para castigar a alguien además del dolor físico. -se acercó lentamente al que ahora veía como una presa.- aunque debo admitir que el castigo físico es bueno de vez en cuando para demostrar quien tiene el control, ¿no lo crees hablador-kun? -llego a donde el celeste se encontraba parado estático, escuchando como en aquella última frase ese tono frío que dominaba aquella voz se había transformado en un tono suave, algo más seductor. 
 
Al verlo tan cercar de él intento en vano mover su cuerpo, había caída bajo el control de esa seductora voz y aquellos ojos dorados, sus piernas no le respondían, solo sintió el calor corporal de alguien más cerca suyo, sintió un cálido aliento cerca de su oído el cual hizo acelerar a su corazón, hacia mucho que no experimentaba algo así.  
 
-Yo... yo.. no. -recurriendo a toda su fuerza de voluntad y apelando a su razón obligo a su pequeño cuerpo a separarse de aquel con ojos dorados. -Lo lamento, no sabría responderle. -recupero su cara de poker y vio retroceder a aquel extraño.  
 
-Además no soy hablador -kun, mi nombre es Kuroko Tetsuya  

-sonrió casi de manera triunfante.- Tetsuya, un gusto, mi nombre es Seijurou, te voy a dar un consejo... -retrocedió y se paro a un lado de su perro.- puedes quitarle su juguete favorito, encerrarlo en un cuarto sin mimos ni cariño son algunos ejemplos de castigos no físicos que funcionan muy bien. 

-Si, tienes razón, podría ser bueno intentarlo.- dio la razón a aquellas ideas ya que no estaban de todo equivocadas, además de que esta era la primera vez que él tenía a un perro.- 

-Siempre tengo la razón Tetsuya... -fijo su mirada dorada en aquel delgado y bien torneado cuerpo.- 

-Bueno agradezco Seijurou-san le agradezco sus amables consejos, -hizo una ligera reverencia y se dispuso a marcharse de aquel lugar.- Nigou, vámonos. -hizo una discreta señal para poder retirarse, sin embargo fue detenido nuevamente.- 

-¿Nigou? Disculpa la pregunta, pero ese nombre es un tanto extraño, ¿acaso es tu segundo perro o algo así? 

-No exactamente, es por sus ojos. -volteo por un simple reflejo.- 

-Mmmm ya veo, - fijándose detenidamente en los ojos de aquel pequeño cachorro para después posar su vista en el humano que se encontraba frente a él.- Ciertamente los ojos de ambos son de un hermoso color cielo.- 

Aquel comentario no lo esperaba, no estaba acostumbrado a los halagos, ni siquiera estaba acostumbrado a que lo notasen por lo que no atino si no a ocultar su rostro  levemente sonrojado. 

-No diga cosas tan a la ligera por favor Seijuro-san. -sin voltearlo a ver.- 

-¿Es qué acaso dije algo imprudente? -rio un poco ante aquella inocente reacción.- 

-No es solo que... gracias. 

-Por cierto me di cuenta de como mirabas a mi Sebastian ¿es que acaso deseas acariciarlo? -dijo en tono divertido.-  

-¿Sebastian? -pregunto confundido- 

-Si, mi perro. -llevo una de sus manos a su boca en un intento fallido por ocultar una traviesa risa que se escapo de sus labios.- 

-¿Puedo..? -disimulo un toque de emoción en su voz - 

-Adelante. -hizo un ademan con la mano reafirmando el permiso concedido, algo realmente raro en él.- 

Así es, para él aquel perro era prácticamente su familia, le había sido dado poco tiempo después de la muerte de sus padres, al parecer había sido un ultimo regalo el cual habían ordenado algunos días antes de fallecer, sin embargo este grandioso regalo llego un poco demasiado tarde y mientras evocaba aquellas memorias una tenue voz la saco de sus pensamientos. 

-Disculpa puedo preguntar que raza es .- se agacho a la altura del perro para poder acariciarle. -me recuerda a un collie, pero nunca había visto uno totalmente negro. -intensifico las caricias mientras el perro restregaba su cabeza en las blancas manos.- 

-Es un ovejero belga, no un collie, -dijo anonadado al ver aquella escena.- lo he tenido desde hace ya bastante tiempo y me sorprende la manera en que se deja acariciar por ti. 

-¿Acaso no es siempre así? -dijo en un tono neutral sin dejar de mimar al gran perro.- 

-No, su personalidad es algo difícil y normalmente no estaría cómodo con - extraños, no pudo finalizar con la frase ya que su celular comenzó a  sonare interrumpió aquel momento.- Lo lamento debo contestar.-tomo su celular y se alejo un poco.- 

-Claro, adelante.-se puso de pie mientras veía como aquel pelirrojo se alejaba, para después retomar su posición.- 

Así pasaron algunos minutos los cual el celeste realmente disfruto pues era un amante de los perros, se centro tanto en aquel hermoso negro pelaje, tan suave al tacto y aquellos ojos color dorado idénticos a los de su amo que no se percato de la presencia del mismo.- 

-Lo lamento pero nos tenemos que retirar. -guardo su celular y puso la correa a su perro.- 

-poniéndose de pie. -No, yo soy el que se disculpa por haberte entretenido tanto tiempo.  

-No te preocupes. -comenzó a caminar hacia el lado contrario del que el celeste había llegado.- 

-Bien vamos Nigou.  

-Wroof 

Retomo el camino por el cual había llegado, sin embargo ciertas palabras le hicieron detenerse.- 

-detuvo su andar y volteo por unos momentos solo para decir. -Nos veremos de nuevo Tetsuya. -y sin esperar respuesta alguna por parte del celeste retomo su camino.- 

Al voltear solo vio la espalda de aquel pelirrojo alejarse.  Al llegar a su casa no pudo sacar de su cabeza aquellas palabras, no sabía ni entendía que le estaba ocurriendo, ambos pelirrojos tanto el que había conocido en la librería así como el del parque habían provocado  sensaciones que hacía mucho tiempo no sentía, se sentó en el sillón analizando su situación, quizás aquellas personas eran hermanos, debían serlo, es decir los dos eran prácticamente iguales excepto por aquellos ojos y su tono de voz, aunque algo dentro de él decía que había algo más ahí, fue entonces que un sonido familiar lo hizo reaccionar. 

-Woof Woof. 

-saliendo de sus pensamientos.-Lo lamento Nigou, en este momento te sirvo agua. -se puso de pie y se dirigió a la cocina, ahí sirvió aguan en un vaso para después vaciarla en el traste de su querido perro, fue entonces que otro sonido le distrajo.- 

-Ring, Ring, Ring.- 

-saco su celular de la bolsa de su pantalón y al ver la pantalla soltó un sonoro suspiro.- Si, Kise, ¿qué se te ofrece? 

-Kurokocchi que frío eres, moo~ y yo que te extraño tanto. -dijo con voz chillona.-

-Pense que estabas trabajando, no me digas que te escapaste de Kasamatsu-san. -afirmo más que preguntar con su típica voz neutral.- 

-Pero que dices Kurokocchi, Kasamatsu –sempai me ama, además te llame para saber que llevarte de recuerdo. 

-Kise-kun, eso no contesto mi pregunta. -se sentó de nueva cuenta en su sillón y un quedo suspiro escapo de sus labios.- 

-¿Kurokocchi paso algo? -cierto tono de preocupación tiño la alegre voz del rubio al otro lado de la línea.- 

-No... no es nada. -una pequeña pausa en esa oración delato su pensamientos.- 

-Vamos  Kurokocchi cuenta le a tu mejor amigo que es lo que ocurre ¿o es que acaso no confías en mi? -la tristeza se podía palpar en aquellas palabras.- 

Medito por un momento, sabía que eso podría suceder, Kise era aquel que podía notar el más mínimo cambio en su persona, nunca se le pasaba nada y a pesar de la manera en que lo trataba sentía un gran cariño por  él, además quizás su hiperactivo amigo pudiera asesorarlo en esta extraña situación. 

-Bueno, en realidad... ¿Crees que pueda haber 2 personas iguales sin un parentesco? 

-Dos personas iguales.... ¡Waa!  

-¿Kise-kun?¿Bueno? 

-¡Maldición Kise te quito la mirada de encima por un minuto y te desapareces! -se escuchaba otra voz realmente molesta.- 

-Kasamatsu-sempai no yo... 

-tut tut tut tut.- 

La comunicación se había cortado, el celeste no se sorprendió ni asusto de esto debido a que era algo normal y tenía una idea de que  había pasado y por un momento se sintió aliviado, no sabía que pensar sobre aquellos enigmáticos pelirrojos así que solo se rindió, suspiro y se dejo caer en el sillón mientras su pequeño Husky lo veía confundido y ladeaba la cabeza.  

-¿Qué hare Nigou? 

-mmm.. Wroof. 

 

Mientras tanto lejos de ahí en una gran apartamento de pisos de un tono gris claro al igual que algunas paredes, mientras que otras eran de un color gris mas obscuro, el techo de un blanco inmaculado lo cual daba un aire de elegancia y sobriedad, los muebles blancos y negros simplemente eran el complemento perfecto. Ahí se encontraba un pelirrojo sentado frente a su escritorio con la computadora encendida y una taza de café en la mano, una gran sonrisa adornaba su rostro y hacia relucir aquellos ojos dorados. 

-Bien, bien, bien, al parecer no tardaremos mucho en encontrarnos de nuevo Tetsuya. -su sonrisa se ensancho y dirigió una de sus manos a la pantalla de la computadora frente a el.- 

-Ring Ring.- 

-aquel sonido lo saco de su mundo y contesto algo molesto. -¿Si? 

-Señor, solo para confirmar que recibió la información. 

-Oh es cierto, no te preocupes la información llego, hasta luego. -colgó el celular y retomo su lectura.- 


Nombre: Kuroko Tetsuya. 

Fecha de nacimiento: 31 de enero de 1992. 

Dirección: Calle xxxxx No. xxxx 

Teléfono Celular: 657 8989 89. 

Datos bancarios: A. C BANK. No. De cuenta: xxx456270 

Profesion: Maestro de preescolar (medio tiempo) Chisana Kiseki. / Emperor Books. A.C Enterprices. 

Formación: Universidad de Tokio. (mención honorifica) 

Padre: Kuroko Hiroshi. (Finado) 

Madre: Kuroko Tetsuna. (Finada) 

Aficiones Politicas: Desconocidas.

Aficiones Religiosas: Desconocidas. 

Orientación Sexual: Desconocida. 

Relaciones Sentimentales: Ninguna en la actualidad. 


-.alzo su mirada y cerro los ojos. -Esto será mucho más fácil de lo que pensé. 

-Si.  

Respondió una segunda voz.... 



 

 

Notas finales:

Bueno espero les haya  gustado,,nos vemos la proxima semana.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: