Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

DONCEL (KIBANARU)

Autor: Jessie Inuzuka

[Reviews - 10]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

En este fanfic veremos a KibaNaru como pocas veces se ha visto, como Kiba puede llegar a ser muy tierno. Se necesita de mucha imaginación para leer esto, espero que sea de su agrado.

-Jessie Inuzuka- 

Notas del capitulo:

Hay Kiba que has hecho?? JAJAJAJAJA

Comencemos

El rubio tenía su respiración agitada, sus pupilas dilatas, su cuerpo sudoroso y era víctima de lo que para él era el mejor de los placeres. La razón de aquello, su novio había decidido ir a visitarlo esa noche a su departamento, y así comenzar con lo que sería una larga y apasiónate sesión de sexo.

Arqueo su espalda recargo su cabeza sobre la almohada abrió sus brazo para dar un abrazo a su novio y así poder darse un largo beso, el moreno trabajaba muy duro en  los suyo, daba profundas estocadas e rubio pasaba sus manos por la espalda del chico y sin más una última envestida que dio en el punto del rubio los llevo al clímax la espalada del castaño era lastimada por las uñas del rubio que dejan marcas por la fornida espalda, el chico se corrió dentro de Naruto, este pudo sentir el cálido calor del fluido dentro de su ser.

Cansados quedaron rendidos mirándose uno al otro el rubio fue el primero en hablar.

-Baya Kiba que suerte la tuya- La voz del chico era quebradiza.

-Es ya lo sé, pero puedes decirme ¿porque?- Kiba cuestiono su suerte.

-Si yo fuera una chica con estas descargas tuyas, ya habrías sido padre varias veces- El rubio soltó en risa, al ver como el castaño se ponía pálido.

-¿Padre? No gracias, no pienses esa cosas y mejor bésame-

Los dos chicos compartieron el último beso de la noche, para quedar dormidos.

Está feliz pareja Kiba y Naruto habían iniciado su relación hace algunos meses, era una relación de lo más peculiar el moreno más codiciado de Konoha y el héroe de la aldea, eran novios, habían decepcionado a muchas chicas pero aquello los tenía sin cuidado.

Naruto se sentía afortunado de que el moreno se había fijado en él, la verdad tenía muchas ofertas, pero él fue el gran vencedor, por su parte Kiba había luchado mucho por conquistar al rubio, ya que con esto de que salvo a la aldea ahora era muy popular. Pero al final su amor había florecido.

Eran la pareja más popular de toda Konoha, llevaban una relación muy estable.

Kiba despertó antes que el rubio, se levantó con el cuidado de no despertarlo, se vistió, le dio un beso en la frente a su novio que seguía dormido y salió por la ventana del rubio, se dirigió hasta su casa, fue recibido por su fiel compañero Akamaru, quien le cubría las espaldas cuando Kiba salía a visitar a su novio, su andar fue interrumpido por su madre.

-Buenos días Kiba, me imagino de dónde vienes, tienes un momento- Tsume pregunto. 

-Claro madre-

-Toma asiento por favor Kiba-

El moreno tomo asiento, miró fijamente a su madre, al parecer esa estaba más seria de lo normal, por un momento pensó que estaba molesta por que se había ausentado toda la noche.

-Kiba serás el heredero del clan Inuzuka- Dijo sin más la mujer.

-Creí que Hana lo seria, después de todo ella es la mayor- Kiba tenía una cara de asombro.

-Así estaba planeado, pero ella tomara otro rumbo en su vida y no podrá hacerlo, así que solo quedas tu-

-Pero soy muy joven- El moreno se asustó.

-No lo asumirás ahora, no pondremos a un joven idiota al mando- Su madre comenzó a reír.

-Menos mal-

-Lo seras cuando seas un hombre y no un mocoso-

Al castaño le agrada la idea sería la cabeza de todo el clan Inuzuka, cuando su novio sea Hokage podrá ser su mano derecha. Aquello vino a su mente y se dio cuenta de una cosa, necesitaría tener descendencia  para poder heredar el clan, pero él ya tenía planes de vida con Naruto.

-Madre hay un pequeño problema-

-¿Cual?- su madre cuestiono.

-Yo tengo planes de vida con Naruto por lo que no podre tener hijos-

Su madre guardo silencio, aquello era algo que ni siquiera ella había pensado, amaba a su pequeño yerno, pero era cierto.

-Kiba tu- Interrumpió sus palabras creando un silencio.

El castaño se puso nerviosos, comenzaba a temer que tuviera que dejar al rubio por seguir la voluntad de su madre, no lo haría.

-Tu sabrás que hacer, si es tu deseo seguir adelante con Naruto, bien puedes entregarle el mando a alguien más en el futuro-

-Gracias madre, ¿estas segura?-

-Si, después de todo lo importante es que tú seas feliz, y amo demasiado a Naru, así que están de suerte-  La mujer se levantó de su lugar y emprendió el camino hacia otro lado.

Kiba se dirigió hacia su habitación, se recostó un rato, en unas horas le asignarían una misión que lo llevaría lejos de la aldea por días, así que quería descansar un poco más. Aunque claro la noche anterior el rubio le había ayudado a sacar todo su estrés.

Naruto despertó, se encaminó hacia su sanitario, se sentía muy mareado, sin aviso se acercó a su sanitario y no pudo contener sus náuseas y termino vomitando.

Después de aquella escena, se vistió y se alisto, tenía que salir en una misión con Kakashi-sensei, Sai y Sakura, así que no tenía tiempo que perder. 

Kiba salió de la residencia de la Hokage, con su equipo de misión salieron de la aldea a cumplir con su deber.

El otro equipo se dirigía a un sendero su misión sería la de vigilancia, así que formaron pareja, Sai con Naruto y Kakashi con Sakura, el tiempo trascurría, durante toda la vigilancia no hubo novedad el equipo de remplazo llego, así que se dirigían a la aldea.

Estando ya cercas Naruto comenzó a sentir profundos ascos y nauseas, su vista se volvió borrosa y perdió el conocimiento, antes de que cayera al suelo, Naruto fue interceptado por Sai quien en un rápido moviente ya tenía al rubio en su espalda, por la cercanía con la aldea lo llevaron rápidamente al hospital de la villa.

Tsunade estaba en su oficina, recibió el informe de Sakura quien le dijo lo ocurrido. 

-Entiendo voy para allá- Se levantó de su silla y comenzó a caminar. 

-¿Ira a ver a Naruto al hospital?-

-Iré a revisarlo personalmente- Contesto, después de todo quien estaba en el hospital era el héroe de la aldea.

Tsunade llego al hospital, Sai cuidaba de Naruto quien comenzaba a despertar.

-Creo que te has sobre pasado Naruto-

-Abuela Tsunade, ¿que está pasando?-El rubio se sentía muy desorientado.

Tsunade ordeno varias pruebas para el rubio, una vez que tenía los resultados en sus manos, su frente se arrugo y sus ojos se abrieron como fondo de botella, para tornarse blancos por la impresión.

No se lo creía corrobora que esos exámenes correspondieran a Naruto, y así lo fue efectivamente aquello era real.

-Y una mierda, ese maldito mocos, si tan solo lo hubiera sabido antes lo habría hecho trisas esta mañana- Tsunade gritaba aquello mientras con su puño derecho de un solo golpe  destruía la camilla contigua.

-¿Qué pasa con usted abuela? está loca- Naruto grito al asustarse por la reacción de la Hokage.

-Lo voy a destrozar cuando lo mire- Tsunade seguía cabreada.

-¿A quién?- Naruto seguía confundido.

-A tu querido noviecito- Tsunade tronaba sus dedos mientras decía aquello.

-¿Por qué?- Oficialmente Naruto no entendía nada de aquello.

-Escucha, Naruto, lo que estoy por decirte es importante y delicado, así que presta mucha atención. 

El rubio asintió con la cabeza y trato de concentrarse en lo que le diría.

-Naruto, eres un doncel, en toda mi carrera de medico ninja eres el primero que veo-

-¿Que es un doncel?-

-Es una condición muy pero muy rara que se presenta en los hombres, la cualidad de estos chicos es la capacidad de poder concebir un bebe- Tsunade trataba de ir despacio para el rubio.

-Debe ser muy bonito eso, pero a que quiere llegar con esto??- El inocente rubio no se daba cuenta.

-Que estas embarazado, Naruto no lo entiendes, veo que no has perdido el tiempo con kiba-

El rubio simplemente atino a reír un poco, no podía dar crédito a aquellas palabras si no fuese porque se las decía la mejor ninja médico, jamás lo hubiese crecido.

-QUE MIERDA, KIBA QUE HAS HECHO??- Grito al darse cuenta de que aquello era real.

Hora Tsunade reía al, ver los nervios del rubio.

-Felicites Naruto, Kiba y tu serán padres, justo cuando creí que había visto todo en mi vida- La rubia seguía asombrada.

-Y ahora qué voy hacer abuela, ¿como se lo diré??-

-Puedo decírselo yo, me servirá para darle una lección- Una retorcida sonrisa se formó en su rostro.

-No, se lo diré yo, ¿cuando podre irme del hospital?-

-En unos días más, por ahora mandare un mensaje de emergencia para que Kiba regrese a la aldea-

-Gracias abuela-

-Que graciosa es la vida Naruto, ahora seré abuela en verdad-  A pesar de que Naruto no era nada suyo biológicamente, sentía que Naruto era como su hijo. Por ello sus deseos de vengarse de Kiba eran personales.

La mujer se retiró de la habitación, dejando a un pensativo rubio quien no podía más que pronunciar la palabra padre.

-Padre, seré padre. No seremos padres, Kiba- Comenzó acariciar su aun plana barriga.

El equipo Kurenai, seguía en su misión, estaban a punto de entra en acción, pero un anbu se apareció de repente.

-Inizuka, kiba- Dijo el anbu, sin rodeo.

-Si, soy yo que pasa-

-La Hokage ordena que regreses inmediatamente a la aldea- El anbu desapareció.

-Ve Kiba- Su capitana le ordeno.

-Pero y la misión- Cuestiono el castaño.

-Es una orden de la Hokage debe ser muy importante, nosotros nos aremos cargo-

Sin más el castaño emprendió el viaje de regreso a la aldea, le tomaría varias horas, por lo que esperaba llegar, por la noche.

Naruto veía el techo de la habitación seguía buscando las palabras adecuadas, para decirle aquella noticia al castaño, le daba miedo como pudiera tomarlo, pero llevar la semilla de Kiba dentro de el lo llenaba de emoción y alegría.

Kiba llego a las puertas de la aldea, efectivamente el sol ya se había escondido hace varias horas, se dirigió a la oficina de la Hokage lo más pronto posible. Toco la puerta de la oficina principal una voz del otro lado le indico que entrara y así lo hiso.

-Me mandó llamar Tsunade-Sama-

-Así es, por favor acércate- El castaño llego hasta el frente del escritorio.

Tsunade se levantó de su silla, cerro su mano formando un puño, y sin avisar le propino un puñetazo con todas sus fuerzas, directo al rostro de Kiba, aquello provoco que el castaño saliera volando por los aires y se estampara contra la pared del otro lado de la oficina.

-Tsunade-Sama, que fue eso- El castaño rápidamente se recuperó y cuestiono.

-Es solo una pequeña lección, pequeño mocoso calenturiento- La mujer reía.

-Que??- Kiba no comprendía lo que sucedía.

-Por andar de caliente, por tu culpa uno de mis mejoreS ninjas está en el hospital-

-Qué, Naruto??-

-Si así es, él está en el hospital de la aldea-

-¿Pero como, cuando, él está bien?- El castaño preguntaba nervios y asustado, comenzando a perder el control.

-Descuida le está bien, muy bien de hecho, te dará una gran noticia así que ve con el-

-Gracias Tsunade-sama- El castaño se disponía a retirarse, pero fue interrumpido los la Hokage.

-Felicidades Kiba-  La mujer decía aquello con una sonrisa en su rostro.

-¿Ok??- kiba salió de la oficina directo al hospital.

Notas finales:

Pobre Kiba, el solo queria divertirse!! 

Sus comentarios y opiniones son bien recibidas. Gracias por leer!!

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: