Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Mi sexy chico malo (KibaNaru)

Autor: Jessie Inuzuka

[Reviews - 17]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Yo de nuevo, hasta hora todo lo que he escrito nos muestra un Kiba lindo y tierno. Pues eso cambio en este Fan fic, veremos un tierno Naruto, que protegerá a su amado, y un Kiba un tanto desesperante, denle tiempo, no tomen a mal al lindo Kiba.

Sin más espero que sea de s agrado, por favor sus comentarios son muy importantes para mí, gracias.   

-Jessie Inuzuka- 

Notas del capitulo:

Comencemos con esta historia. Bienvenidos!! 

 

El rubio caminaba por una acera tranquilamente, el día era muy bueno, el sol brillaba, en la bella ciudad de Konoha. Se encaminaba hacia su escuela preparatoria, estaba muy ansioso este sería su tercer y último año, aspiraba ingresar a una buena universidad, pese a que era un desastre al ser un chico muy interactivo, este motivo había hecho que se concentrara en sus estudios, si bien no era el más listo de la clase era un buen alumno.

Pudo ver con su vista la entrada del instituto, después de unas largas vacaciones se sentía bien regresar, justo se disponía a ingresar cuando escucho el sonido de una moto que se aparaba en el estacionamiento, decidió hacer caso omiso.

-Kiba- Dijo en voz tan baja que solo él pudo escuchar. Camino hasta su salón, puedo ver los ya familiares rostros de sus amigos, pero en especial los de sus mejores amigos Sai y Gaara.

-Hola chicos- El rubio mostro su enorme sonrisa.

-Naruto, que alegría mirarte- la clásica sonrisa de Sai.

-Hola Naru- Gaara era una persona muy seria pero con Naruto no lo era.

El trio de chicos conversaron sobre sus experiencias en tos meses de vacaciones, su charla fui interrumpida por el profesor quien había llegado.

-Clase, ya me conocen soy Iruka, comencemos-

El profesor avanzo con su clase, Gaara, Naruto y Sai presaban atención, los tres eran muy buenos estudiantes. Sin notarlo Naruto se distrajo, notaba la ausencia de alguien, alguien que ya debería estar presente ya que se encontraba ya en el instinto, sus pensamientos fueron interrumpidos por el sonido de la puerta del aula de clases que era tocada por algún extraño del otro lado. 

-Otra vez llegas tarde, no puede ser, creí que Tsunade-Sama te había dejado claro las cosas- Iruka discutía con aquella persona.

-Lo hizo y me pidió que me reportara a esta simple clase, ahora desobedezca sus órdenes- El chico decía  aquello con altanería, sin mostrar el mas mínimo respeto.

Naruto ya sabía de quien se trataba, conocía bastante bien aquella voz, ”Aquí vamos”, penso el rubio.

-Te lo advierto esta será tu ultima oportunidad-

-Sí, Si, Si, lo que usted diga-

El chico moreno entro al salón de clases, se sentó a un costado del rubio, ya que no quedaban más asientos disponibles. Indiferente saco lo que parecía un libreta y no se molestó ni siquiera mirar al rubio.

Un ligero suspiro salió del rubio, ahí estaba otra vez tan cercas pero tan lejos del chico que amaba, el chico que había amado en secreto por los últimos dos año, la razón de que sus días de clases fueran interesantes. El sexy Kiba Inuzuka, tenía fama de ser un chico malo, pero aquello lo hacía más tentador para Naruto. No había sido fácil para el en esos dos años también había sufrido mucho, ver a Kiba con otras chicas lo lastimaba, ese sentimiento de tristeza, desilusión y ese nudo en su garganta que se formaba al ver a su amado con alguien más solo él lo conocía. Sus amigos sabían de sus sentimientos ellos había sido un pilar muy importante para el rubio.

La clase por fin lego a su fin, Naruto guardaba sus cosas en su mochila y aprovechaba para dar una ligera mirada a Kiba. Antes de retirarse el profesor hiso un anuncio.

-Inuzuka, tendrás que trabajar con un mentor, y solo conozco a una persona con la paciencia para serlo, Naruto serás tú- Iruka apunto al rubio.

-¿Un mentor para qué?- Kiba sonaba molesto.

-Son órdenes de la directora-

-¿Yo por qué?-  Naruto sonaba asustado, no es fácil asimilar ese tipo de noticias.

-Ya lo ve profesor, este chico me tiene miedo- Kiba rio por lo bajo.

-Es un favor que está pidiendo la directora, ¿lo aras Naruto?-

-Supongo que si-  Naruto podía sentir como sus palmas estaban frías.

-Excelente, Kiba obedecerás a Naruto o serás expulsado- Finiquito el profesor, saliendo del aula.

Naruto no sabía que hacer o que decir, así que se levantó de su lugar y salió casi corriendo al baño, una vez hay abrió el grifo para mojar su rostro.

-No puede ser, ¿Ahora que are?- Levanto su rostro para mirar el espejo en el reflejo de este puedo mirar que del otro lado con una pierna en la pared y su chaqueta de cuero negra estaba Kiba.

-¿Tanto miedo te doy, rubio?- Soltó algunas carcajadas.

-No para nada, ¿De qué hablas?- Trato de controlarse.

-No tienes que hacerlo sabes, yo diré que no pudimos congeniar y que estuve a punto de romperte los dientes-  Kiba formo un puño con su mano derecha.

-Pero, pero, tenemos que, que  hacerlo, es una orden- Naruto estaba frio el tono rudo y actitud de Kiba en verdad podían ser intimidantes.

-¿Quieres hacerlo?, ¿Por qué?-

-Pues, pues, porque en verdad me interesa ayudarte, Kiba- Los nervios de Naruto salían de todo su ser, el ver como Kiba no mostraba ninguna expresión, lo ponía aún más nervioso.

-¿Ayudarme?, eres el primero en toda mi vida- Un ligero tono de sorpresa se notaba en la voz de  Kiba.

-Así es, eso quiero, si tú me lo permites claro-

-Interesante rubio, hagámoslo, después de todo son ordenes- Kiba se acercó hasta Naruto para poner una mano sobre su hombro.  

-Sí, así es-

-Dejare que tu planees todo, solo dime cuando y donde, soy todo tuyo- Al terminar aquella frase el moreno salió del baño, para dejar a un rubio exaltado.

-Kiba- La voz del rubio sonaba triste.

-Que aras Naruto, Kiba es lindo y sexy pero da miedo- Sai decía aquello con preocupación, los tres chicos caminaban por la acera.

-Es verdad Naru, Kiba no es un buen chico, quizá lo mejor es que renuncien a ese compromiso- Gaara no estaba del todo seguro de que Naruto fuera mentor de Kiba.

-Creo que están exagerando chicos-

-Lo dices por que a ti te gusta, pero he escuchado que es un drogadicto- La preocupación de Sai tenía fundamentos.

-Él está involucrado con gente del bajo mundo, lo sé- El pelirrojo muy en el fondo odiaba a Kiba.

Justo cuando Naruto se disponía a decir algo, fue interrumpido por el ruido de una moto que se acercaba por la calle hacia ellos.

-Rubio has decidido que vamos hacer- Kiba montaba su moto.

-No aun no lo sé quizá deberíamos reunirnos para planearlo.

-Si, dame tu número de celular te mandare un mensaje esta noche- Kiba decía aquello indiferente.

-¿Que, justo ahora?- el rubio no sabía cómo actuar.

-Si justo ahora, después no tendré tiempo-

-Al que te importa es a ti, no a Naruto- Sai exploto.

-Silencio niño blanco, estoy hablando con el rubio- La risa prepotente de Kiba se hiso notar.

-¿Que dijiste?

Antes de que la situación se pusiera más complicada Naruto intuyo que lo mejor sería acceder a darle su número a Kiba, para que pudiera irse.

-Apuntalo- Naruto dicto algunos números, los cuales Kiba anoto en su celular.

-Bien, en cuanto pueda me comunicare contigo- Sin despedirse coloco nuevamente su casco y puso en marcha su moto.

Naruto miraba como la fornida espalda de Kiba se alejaba en aquel vehículo, un ligero suspiro salió de su interior. 

-Es lindo, pero es un idiota-Sai seguía molesto.

-Es un imbécil, lo lamento por ti Naru- El pelirrojo reanudo su andar cosa que hicieron todos.

-Si pero tendré que lidiar con el- Trataba de seguirle la corriente a sus amigos.

Llego a su casa después de terminar todos sus deberes, ya de noche reposaba en la tranquilidad de su habitación, recordaba lo ocurrido hoy, un profundo sentimiento de emoción llegaba a él. Tendría la oportunidad de mirar a Kiba, de estar cerca de él, de ayudarlo. Pero al mismo tiempo tenía miedo, había dedicado mucho tiempo del año pasado a tratar de controlar su amor por Kiba, temía caer en depresión al darse cuenta de que no tendría ninguna posibilidad con el moreno.

Fue sacado de sus profundos sentimientos por el sonido de su celular, que le indicaba que había un mensaje entrante, lo tomo al ver de quien era el mensaje, una sonrisa se dibujó en su rostro.

-Rubio nos veremos mañana una hora antes de entrar a clases.

Kiba-

Naruto no podía evitar sentir emoción, recibía un mensaje del amor de su vida diciéndole que se reunieran mañana. La realidad llego y se dio cuenta de que era una cita para ponerse de acuerdo sobre sus sesiones de estudio no para mirarse como él hubiera querido, triste por aquello Naruto se dispuso a dormir.

Notas finales:

Pronto la continuacion.

Espero sus comentarios, gracias!!

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: