Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Un mes para deshacerme de tí

Autor: ALittlePhantom

[Reviews - 10]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

 

 "La historia que voy a contarte no habla de hadas y dragones, 


ni de brujos y guerreros, luchando por convicciones...


habla de un amor tan grande que logró vencer la muerte,


y en proféticas visiones vio caído al fuerte, 


intentando asesinar sus propias emociones"


 


 Esas fueron las primeras frases que escribió esa noche. Estaba ebrio y lo sabía, pero aún así las palabras se deslizaban fácilmente por el blanco papel, dándole forma a una patética historia más.


 El alcohol quizá afectara a su escritura, pero podría arreglarlo más tarde al pasarlo a la laptop. Hoy no le apetecía usarla. Escribir de la forma tradicional de alguna manera lo atraía más.


 Amaba la sensación de la lapicera entre sus dedos corriendo con gracia y elegancia, describiendo a su paso lugares maravillosos y fantásticos, sitios que jamás vio ni vería, pero que podía sentirlos tan reales como las estúpidas lágrimas que se escapaban insidiosas de sus ojos.


 Era un sentimental.


 Un jodido sentimental que vivía las historias que creaba pero que no había vivido ninguna en particular... ninguna real.


 Sus tontas historias tenían la facilidad de hacerlo romper en llanto de la nada y sin esfuerzo; y creía que era aún más idiota por seguir escribiendo cosas que le hacían doler el pecho, pero fascinado al mismo tiempo de descubrir que ellas tenían igual efecto sobre sus lectores.


 ¿Quizá debería escribir sobre el amor de una forma menos dolorosa?


 Sería lo ideal, pero no tenía idea de cómo hacerlo.


 Sentía que el amor dolía. Aunque jamás lo haya experimentado en carne propia.


 No tenía experiencias de ese tipo.


 ¿El amor unilateral contaba como uno?


 Tal vez su fascinación por expresar en sus historias sobre el amor (con terribles y desastrosos finales), sólo se deba a su propia y particular manera de amar.


 ¿Acaso sabía lo que significaba amar en realidad?


 Lo dudaba fuertemente.


 Suspiró pesada y pausadamente, quizá debería dejar todo esto por hoy. Estaba pensando demasiadas idioteces y sus ideas tendían a perderse en un mar de alcohol, haciéndolo escribir infinitas necedades.


 Toda la culpa la tenía su insufrible editor.


 Se paseó hasta el balcón mientras encendía un cigarro y aspiraba con fuerza, llenándose del exquisito y caliente veneno.


 Aún no terminaba de comprender por qué tendría que vivir con un sádico y sórdido chico que sólo escribía escenas que de imaginarlas hacían que se estremezca de pavor. Por que sí, las había leído y joder, había tenido pesadillas frecuentes con cada muerte espeluznante que describía de forma tan asquerosamente real.


 ¿Con qué tipo de persona lo haría convivir? medio lloriqueó.


 ¿Sería mentalmente estable una persona que describía con entusiasta facilidad tales escenas?


 Si dijera que no sentía algo de temor estaría mintiendo descaradamente.


 Dejó a un lado la libreta en la que escribía los esbozos de su nueva novela y buscó un pequeño cuaderno rojo sin utilizar, y escribió con letra firme y clara.


 


 Día 0:


 


 Mañana será el día en el que el señor X, al cual aún me niego a verlo como un colega, se mudará a mi infranqueable fortaleza (era eso o ir a su departamento y claramente no dejaría mi hogar por esta estupidez).


 Aún no se que tipo de persona es, pero tampoco espero nada bueno, quizá así no me sorprenda demasiado cuando llegue¿?, aunque presiento que nadie con ese tipo de mente (extremadamente desquiciada) pueda enseñarme algo mínimamente necesario o interesante. Sin embargo, he decidido utilizar esta experiencia para hacer mi propio experimento personal. 


 Estoy deseando ver su rostro cuando huya despavorido...


 Lo que me preocupa aún es que no dejo de pensar en cómo explicarle que mis célebres historias de amor, siempre truncas, fueron hechas sin alguna experiencia previa. ¿Cómo enseñar sobre amor si nunca he amado?


 Aunque no debería ser tan difícil en realidad... no creo que haya escrito todas esas cosas que narra de forma tan horrorosa ¿verdad?


 


 Cerró el cuaderno y estrujó la colilla cigarrillo en el cenicero. Las luces del alba le dieron de lleno en el rostro y dio por finalizado su día. Un agotador día. 


 Habría disfrutado ese día con más ganas si hubiera sabido lo que le depararía ese loco mes.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: