Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Uchihas conflict

Autor: ladyjeevasmichaeils

[Reviews - 118]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Ni Deidara ni Madara ni Itachi ni ninguno de los Uchiha o personajes de Naruto me pertenece T.T

Son propiedad de Masashi Kishimoto.

Notas del capitulo:

Sip, el titulo es parecido al anime Brothers conflict pero, nunca lo he visto asi que no se de que trata xD

Espero y les guste.

La mujer se miraba en el espejo mientras aplicaba un poco de labial, tenía que lucir muy bien ese día. Su amplia sonrisa daba a entender que no era un día cualquiera, luego de tanto tomo esa, para algunos quizas, dificil decisión; acomodo sus ropas, cuidando hasta el mas minusculo detalle, todo debía ser perfecto.
Fugaku.- Mikoto, estas lista?.- Pregunto el atractivo hombre de cabellos castaños obscuros entrando en la habitación.
Mikoto.- Si.- Dijo con una enorme sonrisa caminando hacia su esposo.- Estoy mas que lista.- Tomo su mano sin borrar esa sonrisa de su rostro.
El hombre sonrio y ambos salieron de la habitación.
Al salir de la enorme mansión, la cual era su hogar, subieron al auto, siendo conducido por un amable chofer, dirigiendose a aquel lugar, que cumpliria la mas grande ilusión de la mujer Uchiha.
Mikoto Uchiha siempre deseo tener una hija, mas sin embargo, su primer hijo fue un varón, Itachi, luego creyó que tendrìa suerte pero, nació otro niño, Sasuke, a los cuales ha amado mas que nada en el mundo. Luego del nacimiento de Sasuke, pensó en intentarlo pero, luego del trágico accidente donde sus padres y su hermano mayor fallecieron, ella y Fugaku decidieron hacerse cargo del hijo de Izuna, Obito y del hermano menor de Mikoto, Madara, quien entonces era un pre adolescente bastante rebelde, en esos momentos creyo que sería mejor desistir de ser madre de una niña. Una princesita a la cual comprarle un montón de cosas lindas, mimarla en exceso y cuando fuese una adolescente acompañarla de compras y darle consejos sobre chicos.
Decidida tomo la opción de adoptar, ya que al haber entrado en los cuarenta y tantos, le era casi imposible embarazarse, sin contar los posibles riesgos, Fugaku acepto la idea felizmente, al final él tambien deseaba una señorita Uchiha en la familia, apesar que no llevaría su sangre llevaría su apellido y su amor, lo cual era mas importante.
Al llegar al orfanato, una guapa mujer de cabellos rubios los recibio cordialmente en la dirección de este.
Samui.- Bien y diganme, que puedo hacer por ustedes?.-  Pregunto con suma curiosidad mirandolos fijamente
Mikoto.- Bien, quería saber si podemos conocer a los niños, vera nosostros deseamos adoptar a una niña.- Dijo algo ansiosa y sin borar su sonrisa
Samui.- Acompañeme entonces.- Se puso de pie
El matrimonio Uchiha la siguieron, Mikoto miraba a su esposo, este lucía nervioso, lo cual le dio un poco de gracia, nunca imaginó que se pondría de esa manera.
Caminaban por el lugar, lleno de niños y niñas, los cuales corrían de un lado a otro, riendo y jugando.
Mikoto.- Hace cuanto tiempo no escuchaba la risa de un niño.- Dijo con algo de nostalgía.- Ne, Fugaku.- Lo miró
Fugaku.- Si, hace bastante tiempo, desde que Sasuke era un niño.- Dijo recordando a su hijo menor, recordaba que de niño, era un niño muy lindo y risueño, pero desde que entro en la adolescencia se volvio bastante arrogante y cascarrabias.
Samui.- Sasuke?.- Pregunto mirandolos
Mikoto.- Si, es nuestro hijo menor.
Samui.- Ya veo, es hijo unico?
Mikoto.- No, tenemos otro hijo, Itachi, tiene 23 años
Samui.- Entonces, piensan adoptar un bebé?.- Los miró
Fugaku.- En realidad, aun no lo sabemos, por eso deseamos conocer a los niños.
Mikoto.- Asi es.- Dijo sonriendo
Samui.- Bueno si vamos al patio podran conocerlos casi a.....-
-Pareces una chica.- Se escucho una voz, interrumpiendo a la rubia
-Si, con ese cabello tan largo.- Dijo otra voz
La oji azul, seguida de los Uchiha, entraron a la habitación de al lado, viendo claramente como dos chicos, de alrededor 15-16 años sujetaban fuertemente a otro chico de cabellos rubios mientras otro le jalaba los mechones largos, entre insultos y burlas.
Samui.- Que ocurre aqui?.- Dijo molesta la rubia, haciendo que casi al instante soltaran al joven.- Estoy esperando respuesta.- Los miraba furiosa.
Mientras Samui regañaba a los chicos y les daba un castigo, entre ellos limpiar la cocina por una semana, Mikoto dirijio su mirada al rubio el cual estaba solo de pie, mirando el suelo, sonrio y se acerco a él.
Mikoto.- Estas bien?.- Pregunto de manera amable
-Eh.... Si.- Dijo sin mirarla.- Siempre es lo mismo.
Mikoto.- De que hablas?.- Acaricio sus cabellos de manera dulce
-Siempre me molestan, sin importar los castigos de Samui-san y quizas tengan razón en molestarme....
Mikoto.- No, nadie, tiene porque tratarte asi y menos por tu apariencia, además.- Lo tomo por el mentón, lograndon ver unos hermosos ojos azules.- Te queda muy bien el cabello largo.
-Pero, parezco una chica, eso dicen todos
Fugaku.- Eso no es cierto.- Dijo acercandose a su esposa y al chico.- Mirame a mi, yo uso el cabello largo y no parezco una chica ¿O si?.- Le dijo con una sonrisa tratando de animarlo.
-Umm... Tiene razón señor.- Le sonrio.- Son muy amables.
Fugaku.- No dejes que otras personas se burlen de ti y no tomes en cuenta sus insultos, a veces suelen ser muy crueles.- Dijo acariciando su cabeza.
-Si, señor.-Dijo sin borrar su sonrisa
Samui.- Bien, ellos estaran castigados por un tiempo, asi que puedes irte a jugar.- Le dijo la rubia de forma calida al chico
-Si.- Hizó una reverencia ante el matrimonio Uchiha y se fue de ahí
Mikoto.- Que chico tan dulce.- Dijo sonriendo y recargandose en el hombro de su esposo.
Fugaku.-Si.- Sonrio tambien.- ¿Cuantos años tiene?.- Pregunto curioso
Samui.- 16 en unos meses cumplira los 17.
Mikoto.- Ya veo, entonces nadie ha deseado adoptarlo?
Samui.- Bueno, han venido unos cuantos matrimonios con esa intención pero,.- Suspiro.- Deidara ha pasado por muchas cosas y la mayoría de las personas prefieren no cargar con problemas del pasado de los demás.- Dijo mirando al suelo.- No es facíl para un niño de 5 años ver como su madre muere en un hospital sola y luego él ser traído aqui por su propio abuelo.
Mikoto.- Que horrible.- Murmuró apenada
Samui.- Lo es, él no era como el resto, él tenía a alguien que pudo cuidarlo pero, decidio mejor dejarlo aqui, eso ha hecho que tenga un caractér muy incomprensible, antes golpeaba a los chicos que lo molestaban pero, ultimamente no hace nada, solo espera los golpes e insultos.- Se cruzo de brazos.- Se que esta deprimido por algo.
Fugaku.- Vaya.- Habló con seriedad.- Aunque es de comprenderse es un adolescente.- Dijo recordando las depresiones continuas de Obito en su pre adolescencia.
Samui.- Lo se.- Suspiro.- En fin, en el patio se encuentran los niños.- Comenzó a caminar
Mikoto.- Si.- Ambos la siguieron.
Ahi se acercaron a una niña de cabello negro y ojos color lila jugando sola con sus muñecas.
Mikoto.- Hola pequeña.- Se sentó en el pasto con ella.
-Hola.- Dijo timida
Mikoto.- Como te llamas?
-Hinata...
Mikoto.- Que lindo nombre..
Fugaku.- Podemos jugar contigo, Hinata?.- También se sentó 
Hinata.- Si.- Sonrió
La tarde cayó y ambos se marcharon despidiendose de la niña y de la directora del lugar, iban en el auto en dirección a su hogar, Fugaku miraba extrañado y confundido a su esposa, esta miraba por la ventana en silencio, él estaba seguro que ella estaría sumamente feliz y emocionada luego de ir al orfanato.
Fugaku.- Mikoto, ¿Ocurre algo?.- La morena soltó un sonoro suspiro
Mikoto.- No es nada.- El castaño la miró sin creerle nada.- Bueno, en realidad, vas a creer que soy una indecisa pero, no estoy segura de querer adoptar a Hinata-chan.- Miró a su esposo y este le sonreía
Fugaku.- Y la razón es...?
Mikoto.- Es por Deidara-kun.- Admitió.- Mientras jugabamos con Hinata-chan no podía dejar de pensar en él, en todo lo que debío haber sufrido y en este momento sientó un horrible hueco en mi pecho al habernos marchado sin verlo por ultima vez.- Finalizó mirando a su esposo bastante angustiada
Fugaku.- Te entiendo.- Se cruzó de brazos.- También me sientó de esa manera, y siendo honestos nadie querra adoptar a un adolescente con tantos problemas emocionales.
Mikoto.- Lo se.- Dijo mirando por la ventana nuevamente.
Fugaku.- Pero si tu estas dispuesta a adoptar a Deidara yo te apoyare en absolutamente todo.- Le dedicó una sonrisa la cual fue correspondida de inmediato.
Mikoto.- Por supuesto que estoy dispuesta.- Dijo feliz.- Pero, tendré que redecorar la habitación, habia comprado un montón de cosas para niña.- Dijo pensativa.
Fugaku.-Rió.- Tu encargate de eso entonces y yo hablaré con nuestro abogado
Mikoto.- Si.- Se recargó en el pecho de su esposo
Al día siguiente nuevamente el matrimonio Uchiha se encontraba en la oficina de Samui, acompañados del abogado de la familia Shikaku Nara.
Samui.- Y bien imagino que al haber sido acompañados esta vez por su abogado eso quiere decir que al final decidieron adoptar.
Mikoto.- Asi es.- Sonrio
Samui.- Ya veo, asi que Hinata-chan.....
Fugaku.- No.- La interrumpió.- Hemos decidido adoptar a Deidara.
Samui.- Deidara?.- Dijo confundida.
Shikaku.- Aqui estan todos los documentos en orden y completamente en regla.- Le entregó una carpeta.
Samui.- Eh... si.- La tomó
Mikoto.- Iré a buscar a Deidara.- Dijo bastante sonriente y poniendose de pie.
Samui.- Por supuesto, adelante
Fugaku.- También iré yo, te encargo esto Shikaku.- Palpó el hombro de su abogado
Shikaku.- No te preocupes, Fugaku.- Le sonrió.
Mikoto caminaba por el lugar con una enorme sonrisa, buscando al rubio siendo seguida por su esposo, moría de ganas de ver la reacción de el joven al decirle que a partir de ese día serían una familia.
Al verlo sentado en el jardín viendo como jugaban los niños mas pequeños su sonrisa se ensancho aun mas, se acercó sentandose a su lado.
Mikoto.- Deidara-kun.
Deidara.- Eh....- Giró el rostro y vio a Fugaku de pie frente a él.- Ocurre algo?.- Pregunto confundido
Mikoto.- Bueno, en realidad si.- Suspiro.
Fugaku.- Hemos pensado en que vengas con nosotros.- Le sonrió
Deidara.- Que!?
Mikoto.- Asi es, ehmm... Deidara-kun, nos permitirias ser tus padres?
Deidara.- Pero... ¿Porque yo?
Fugaku.- Ayer que nos marchamos, no dejamos de pensar en ti.- Se inclino a la altura del rubio.
Deidara.- Eh.... Yo.... -Agacho el rostro
Mikoto. Te prometo que seremos la familia que te mereces. Se sentó a su lado
Fugaku.- Entonces nos permitirias el honor de ser parte de nuestra familia?
Deidara.-... Si....- Murmuro mientras sus ojos se humedecian, jamás imagino que eso pasaría
La morena lo rodeo con sus brazos, abrazandolo de manera tierna.
Shikaku.- Fugaku-san.- Hablo el hombre atrayendo la atención del Uchiha. Esta todo en orden, pueden llevarse a Deidara
Mikoto.- Si.- Exclamo sonriente 
Fugaku.- Gracias por todo Shikaku
Shikaku.- No hay problema, ah por cierto lo que me pediste ayer esta listo tambien
Fugaku.- Bien.
Mikoto.- Vaymonos entonces.-Dijo sonriente. Te gustaria ir a comer a algun lugar en especial?
Deidara.- No, gracias... Yo
Fugaku.- Anda, no hay problema
Deidara.- Cualquier lugar esta bien para mi.- Sonrio
Shikaku.- Entonces me retiro.
Mikoto.- Shikaku, puedes venir.
Shikaku.- No, gracias por la invitación, nos vemos
Fugaku.- Enonces vamos
Luego de pasar casi todo el día y parte de la noche fuera, yendo a comer y platicando de todos los gustos del joven rubio, se dirigian a la mansión Uchiha, a lo que la morena se encontraba sumamente ansiosa, deseaba mostrarle al rubio todo y por supuesto presentarlo con sus nuevos "hermanos"
Mikoto.- Muero porque conozcas a los demás.- Dijo sonriente
Deidara.- A los demás?.- Pregunto curioso
Fugaku.- Si, a tus hermanos
Deidara.- ¿Hermanos?.- Pregunto emocionado
Mikoto.- Si, bueno algo asi, cuando lleguemos te lo explicaremos bien.- Dijo sin borrar su calida sonrisa.
Paso cerca de una hora de camino y ahora se alcanzaba ver la mansión Uchiha, Deidara no cabía del asombro, era suamamente elegante e imponente, con ese enorme jardin, sujeto con fuerza las manos de Mikoto y Fugaku.
Deidara.- Wow...Es hermosa.- Murmuro sonriente
Fugaku.- Que bueno que te guste.- Acaricio sus cabellos.
Al entrar a la mansión fueron recibidos por la ama de llaves, una mujer mayor de nombre Kotaru.
Kotaru.- Buenas noches, Fugaku-sama, Mikoto-sama.- Hizo una reverencia
Mikoto.- Kotaru-san, él es Deidara y a partir de ahora sera un Uchiha.- Sonrio
Fugaku.- Asi que tratalo bien.
Kotaru.- No se preocupen señores y bienvenido Deidara-sama.
Deidara.- Ehh?! No!.... No me llames asi, solo dime Deidara.- Dijo algo nerviso
Kotaru.- No puedo hacer eso, es una falta de respeto. Dijo con seriedad la mujer.
Mikoto reia en voz baja, tal parecia que se llevarian bien.
Fugaku.- Por cierto, Kotaru-san
Kotaru.- Digame, señor
Fugaku.- Y los chicos?
Kotaru.- En la sala de estar.
Mikoto.- Bien, vayamos a que los conozcas.- Tomo al rubio de la mano y practicamente lo arrastro por el lugar.
Kotaru.- Por cierto, señor, los jovenes cenaron hace un par de horas, desea que prepare algo?
Fugaku.-No es necesario, comimos fuera, gracias
Kotaru.- Parece un buen chico
Fugaku.- Lo es.- Sonrio
Kotaru.- Espero y pueda llevarse bien con todos
Fugaku.- Asi sera.
En la sala se encontraban el resto de los miembros de la familia Uchiha.
Madara, un hombre joven de 26 años, de largos cabellos negros alborotados y sonrisa encantadora, hablaba por telefono mientras revisaba una agenda.
Itachi un joven de 23 años, tambien de largos cabellos negros solo que lisos cayendo pesadamente sobre su espalda, sujetados por una coleta, ojos profundos con unas ojeras bajo sus ojos, las cuales por mas loco que sonara lo hacian ver mas atractivo. Este leía unos documentos con un rostro de seriedad.
Obito, un joven de 20 años, miraba el televisor acostado en la alfombra. Su cabello era corto y muy negro que contrastaba con su palida piel y con sus varoniles facciones.
Sasuke, un chico de 16 años, su cabello era igual, negro pero, bastante alborotado y piel sumamente blanca. Este también miraba televisión al lado de Obito.
Madara.- Demonios.- Suspiro.- Esto es increible.
Obito.- ¿Que ocurre?
Madara.- No es tu incumbencia, niño. -Rio
Obito hizo un puchero.
Itachi.- Lograste concretar la cita?.- Pregunto sin mirarlo.
Madara.- Con quien crees que hablas?.- Se puso de pie para luego sentarse al lado de Itachi.- Claro! Pero a cambio quiere que tu y yo salgamos con sus hijas.
Itachi se quito sus lentes de descanso y lo miró
Itachi.- Con Shion y Koyuki?
Madara.- SI.
Itachi.- Por supuesto que no, deja de prostituirnos para conseguir las citas.- Lo miró con el ceño fruncido
Madara.- Ese es el precio por ser tan irresistibles. Rio.- Vamos Itachi no es tan malo, despues de todo son unas niñas aburridas, las llevamos a cenar y antes de las 10 estaran en su casa, además solo acepte porque se podría decir que son bonitas si fuesen feas,  hubiera rechazado inmediatamente...
Itachi.- Pfff... Ya que 
Obito.- No se que tanto te quejas Itachi, las chicas con las que Madara y tu salen son hermosas.
Sasuke.- Volviste a pelear con Rin?
Madara.- Otra vez?! Su relación nunca va a funcionar.
Obito.- Rin no es mi novia!
Madara.- Eso es lo que quieres
Todos comenzaron a reir.
Obito.- Son unos idiotas!.- Grito claramente avergonzado
Mikoto.- Vaya, se ven muy animados.- Dijo entrando seguida de su marido.
Madara.-Algo asi, hermanita ¿Pasa algo? Luces feliz
Itachi.- Mas de lo normal
Mikoto.- Bueno, es que les tenemos una sorpresa
Obito.- ¿Sorpresa?.- Se incorporo al igual que Sasuke
Fugaku.- Si, Dei pasa por favor.
El rubio entro en la sala, a lo cual todos dirijieron su mirada al recien llegado y luego se miraron entre ellos.
Mikoto.- Él es Deidara y a partir de ahora sera un nuevo miembro de la familia.
Madara sonrió y se puso de pie caminando hacia el chico.
Madara.- Mucho gusto, Dei-chan, mi nombre es Uchiha Madara. Dijo estrechando su mano.
Deidara.- Dei-chan?.- Murmuro.- Ehh, si, hola.- Correspondio
Mikoto.- Madara es mi hermano menor.- Explico.
Deidara.- Oh ya veo!
Itachi se puso de pie y se acerco.
Itachi.- Soy Itachi, supongo que sere tu hermano mayor.- Le dio un golpe en la frente.
Deidara.- auch.- Se sobo.- Hola, Itachi
Obito.- Hola.- Corrio hacia él.- Soy Obito, espero llevarnos bien.
Deidara.- Por supuesto.- Sonrio
Obito.- Lindo.- Pensó
Sasuke.- Hola, soy Uchiha Sasuke.- Dijo de forma indiferente
Deidara.- Hola, Sasuke.
Fugaku.- Sasuke es un año menor que tu, en realidad unos meses, asi que iras al mismo instituto que él.
Deidara.- Entiendo.- Dijo animado
Mikoto.- Bien, acompañame, te llevare a tu habitación, mañana sera tu primer día en el instituto y tienes que descansar.
Deidara.- Si, buenas noches a todos.- Sonrió y salio detrás de Mikoto.
Fugaku.-Bueno, me retiro, buenas noches
Todos.- Buenas noches.
Fugaku sale.
Madara.- Vaya, interesante.- Sonrio.- Fugaku y mi hermanita recogieron a un muy lindo gatito.- Murmuro
Itachi.- ¿De que demonios hablas?
Madara.- Nada en especifico, solo que creo que ya encontre a mi alma gemela....
Obito.- Ni lo pienses, Madara.- Interrumpio
Sasuke.- Además parece que no te has dado cuenta que ira al mismo instituto que yo.- Sonrio
Madara.- Umm... No veo la competencia por ningun lado.- Dijo arrogante
Obito.- Eso crees, Deidara aceptara salir conmigo antes que contigo, depues de todo alguien con esa apariencia de angel no saldría nunca con un mujeriego como tú.- Dijo seguro
Madara.- No me hagas reir.
Sasuke.- No deberían perder el tiempo, mientras ustedes pelean yo se los arrebatare.
Madara.- Bien, si creen poder ganarme, esta bien, jugare limpio, ¿veremos quien lo conquista primero?
Obito.- Bien
Sasuke.-Bien.- Se cruzo de brazos
Madara.- ¿Que dices Itachi?.- Lo miró
Itachi.- No estoy interesado
Sasuke.- ¿De que hablas? Diras que Deidara no te parece lindo.
Itachi.- Quizás, además yo no tengo tanto tiempo libre como ustedes.- Salió
Madara.- Parece que me quitó la competencia de encima.- Pensó
Obito.- Entonces, no habra fecha limite y nada de acosarlo ni presonarlo.- Advirtió
Madara.- Si, despues de todo nunca he necesitado llegar a es punto.- Se cruzo de brazos
Sasuke.- Yo terminare ganando.- Sonrio arrogante.
******************************************************************
Mikoto.- Esta sera tu habitación, ¿Te gusta?
El rubio la miraba impresionado, era enorme y lo que mas llamaba la atención era la cama, ya que era una cama con dosel.
Mikoto.- Disculpa, la cama.- Se sentó en esta.- Cuando termine las compras la recorde y no pude cambiarla y...
Deidara. Esta bien, es linda, me agrada.- Se sentó al lado de la morena.- Supongo que es verdad que deseaban adoptar una niña.
Mikoto.- Eh? ¿Como lo sabes?
Deidara.- Samui-san me lo contó, tenía curiosidad de saber que hacían dos personas tan amables, así que le pregunte
Mikoto.- Pero, te escogimos a ti.- Acarició su rostro.- Y tu a nosotros y eso es aun mejor ¿No lo crees?
Deidara.- Si.- La abrazo
Mikoto.- Bien.- Se puso de pie.- Buenas noches, Dei
Deidara.- Buenas noches,.- Sonrió
Mikoto.- Por cierto, en el closet hay un montón de ropa que compramos para ti, una amiga, Kushina me ayudó a escogerla para ti, asi que se te vera muy bien, tambien estan tus uniformes.
Deidara.- Gracias por todo.
La mujer le sonrió y salio de la habitación.
Al entrar en la propia se encontro con su esposo.
Fugaku.- Le gusto su habitación?
Mikoto.- Si, lucía muy feliz.- Agacho el rostro.- Fugaku.- El hombre la miró.- ¿Crees que pueda hacer feliz a Deidara?
Fugaku.- Por supuesto que lo haras.- La abrazo
 
Notas finales:

Espero sus reviews 

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: