Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Lo que él decide.

Autor: Adri6

[Reviews - 17]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Los personajes pertencen a DC COMIC

 

Era habitual que Superman pasara la mayor parte del tiempo en la mansión Wayne, lo hacía por varias razones y ninguna de ellas por realizar una visita social. Desde que descubrió a Bruce en los brazos de ese maniático, desde que los descubrió en la cama, juro que nunca mas ellos volverían a estar juntos. El seria la muralla que los separara hasta el día de que uno de los dos muera.

Aceptando los bocadillos que Alfred le ofrecía, Kal trataba de disimular lo que en sus oídos era el cesante sonido de vidrio quebrándose contra el suelo, Bruce tenia ataques de ira cuando no le dejaban salir ni siquiera de su habitación.

“estoy preocupado por el joven amo” –acoto mientras tomaba la bandeja entre sus manos

Superman le miro y en una mueca recordó la peor escena de su vida, aquel sucio delincuente tocando a Bruce, aquel sujeto patético dentro del cuerpo de Bruce. Aquel día estaba de visita pero escucho unos quejidos y eso llamo su atención, reconocía perfectamente el sonido del corazón de Batman, pero esta vez estaba muy agitado, hasta ahí, no tenia porque intervenir, sabía que sucedía y prefería darle su privacidad, a punto de irse escucho un nombre que desato lo peor de sí mismo, “Joker”. Sintió como el cuerpo entro en un calor generalizado por la rabia, ¡¿cómo era posible que se deje tocar por ese?! --se pregunto y no espero ni un segundo, fue hasta allá y cuando estaba a punto de entrar al cuarto escucho lo más terrible de todo: “te amo”.

Ambos lo habían dicho al mismo tiempo, ambos lo habían expresado en el clímax… Superman se quedo levitando sobre el piso por unos centímetros que marcaban la diferencia entre el cielo y el infierno. Batman era alguien que no debía ser de nadie más que de él, siempre lo había pensado y en aquel instante tuvo la afirmación de aquel pensamiento. Empuño sus manos y con el ceño fruncido fue que los interrumpió.

Escucharlos era una cosa, verlos otra. El Joker estaba entre las piernas de un Bruce que respirara aun agitado. Ambos le miraron algo asustados por tener testigos de lo que era su mayor secreto de todos los tiempos.

“¿Qué haces aquí?” –dijo Bruce cubriéndose con la sabana

“¿Qué hago aquí?” –Se acerco lentamente y casi acompañándolos en la cama volvió a preguntar— “no, eso te lo pregunto yo a ti… ¡¿qué demonios estás haciendo?!

El Joker se puso de pie y enfrento al héroe, no le gusta que le hablara de esa forma a Bruce, pero Superman no tenía ganas de jugar al chico bueno, al contrario, siendo bueno no ha obtenido nada, ha dejado pasar muchas oportunidades y ahora, resultaba que a Batman le gustan los chicos malos, si es así, entonces sería muy malo. Lo tomo del cuello y elevándolo por sobre el suelo, le dijo: “eres basura de la calle… ¡¿cómo te atreviste a tocar a Bruce?!

El aludido también se levanto de la cama y se acerco a su compañero, razonando con él estaba seguro que todo terminaría bien. Con calma fue que trato de persuadirlo pero no funciono. Kal seguía aprisionando al Joker entre sus manos, no le importaba que Bruce le suplicara al borde de las lagrimas, eso en vez de hacerlo entrar en razón le hacía perder la cabeza. ¿En qué momento?... ¿desde cuándo? Se preguntaba una y otra vez, no entendía la locura había presenciado sus ojos claros, no entendía el porqué… y creo que nadie en este mundo podía contestar aquello.

El Joker se removía pero era inútil, los segundos pasaban y el oxigeno de su cuerpo le era cada vez más escaso, perdiendo un poco la conciencia, sus manos cayeron junto a su cuerpo, aquello alarmo aun mas a Bruce. Su traje estaba abajo, junto con la Kriptonita, ahora si Joker vivía eso dependía exclusivamente de Kal.

“¡basta!... lo vas a matar… por favor… suéltalo” –dijo casi temblando, sentía un miedo tan grande que se comparaba al que sintió de niño con sus padres.

Superman observo la angustia en el rostro de su compañero de la Liga, aquellos ojos azules que solían ser tan fríos, hoy estaban brillantes y llenos de sentimientos. “Aquellos ojos azules están equivocados, confundidos… perdidos” –pensó Kal mientras que por fin deshizo su agarre y su enemigo cayó al suelo casi sin razón.

“¡Joker!” –Bruce se agacho a su lado y con ternura trataba de hacerlo reaccionar, cuando este abrió los ojos, el príncipe de Gotham sonrió como nunca lo había visto Kal.

Desde allí, Superman entendió que debía hacer algo, no era posible que un sujeto como él tenga a Bruce, el tiempo siempre ha logrado hacer maravillas cuando se trata del amor enfermizo, un amor sin razón de ser está destinado a evaporarse… un amor como que ellos sienten es una flor en el desierto…. un milagro horrible, una aberración. Estaba decidió a salvar a Bruce, le mantendría a salvo hasta que entienda que comete un error.

Tomando el brazo de Bruce, Kal lo levanto del suelo, obligándolo a que lo mirara a la cara susurro con poca paciencia: “no tienes permitido involucrarte con ese... si quieres que alguien te ame, entonces lo hare yo… soy mil veces mejor que cualquiera y sobre todo de él”

“¡Suéltalo!” –trato de incorporarse Joker quien aun estando mareado, se puso de pie torpemente

Superman le dirigió una mirada a su rival, aquel ser que se maquilla la cara y se pinta el cabello de ese horrible color no puede exigirle nada, no tiene permitido tan siquiera pensar que tiene algún derecho sobre Bruce, no tiene nada, absolutamente nada. Dejo libre a Bruce y volvió a encarar al Joker, quien esta vez le miraba furioso.

“¿Kal?” –pregunto Bruce mientras veía que ambos hombres estaban muy cerca-- “vete por favor, déjanos en paz” –suplico mientras sentía miedo de que todo terminara con su amor herido.

“Está bien… me iré” –dijo el héroe mientras volteo el rostro para mirar cuan aliviado estaba su compañero al escuchar eso-- “me iré pero él también” –dicho eso volvió a ejercer fuerza sobre aquel cuello y elevándose por los aires, salió por la ventana.

Bruce corrió desesperadamente hacia el balcón y al no ver nada, supo que tenía solo segundos, tomo una bata para cubrirse mientras trataba a toda costa de llegar a la Batcave, todo dependía de eso, cuando la puerta se abrió, busco con la mirada su traje, en el tenia Kriptonita y podía usarla para mantener a raya aquel dios. Se movió rápido pero cuando estaba a punto de alcanzarla alguien lo detuvo, miro a su lado y vio que Kal le sostenía el brazo.

“No” –susurro Bruce afligido

“Si” –se acerco y tomo aquella cintura entre sus brazos— “necesitas que alguien despeje tu mente, estas confundido… necesitas de mi para salir de la pesadilla que estas, necesitas de mi para recuperar tu balance… estoy dispuesto a todo, cualquier precio es poco por recuperar al Bruce que solías ser”

“¿Qué le hiciste?” –comenzó a llorar sin siquiera notarlo

“¿te preocupas mas por él más que por ti mismo?… estas mal, muy mal” --hizo un gesto negativo con la cabeza

Fin de Flashback.



“Estoy preocupado por el joven amo” –acoto Alfred mientras tomaba la bandeja entre sus manos

“… sí, yo también” –sus ojos celestes observaron el techo, podía ver claramente como Bruce rompía cada cristal a su alcance, pero que finalmente, cuando se vio cansado y dolido, sus descalzos pies caminaron por la habitación en un suelo cubierto de vidrio por doquier.

Al mirar a su alrededor, no tenia forma de huir, habían clausurado las ventana, la puerta, todo. Era una cárcel de lujo, una cárcel de cinco estrellas. Kal había convencido a Alfred de que el Joker le había dado algo que lo hizo perder el juicio, por eso ni siquiera le hablaba cuando le entregaba sagradamente las comidas.

Todo estaba en su contra, por más que usara su intelecto para pensar en alguna solución, sus pensamientos se concentraban en él, en su amor, “¿qué será de ti?” –se preguntaba a diario. Continuo caminando hasta que sus manos tomaron los barrotes de acero de la ventana, observando el mundo exterior sintió que solo podía mantenerse con vida con la esperanza de que algún día lo podría volver a ver. El silencio de sus labios hacia que el sonido de los vidrios al moverse debajo de su piel se escucharan más fuertes, se arrodillo en el suelo sin importarle nada, el dolor físico era poco comparado con lo que Kal le estaba haciendo, Alfred es su cómplice… ambos le tratan como loco pero no lo era, no lo estaba… de eso estaba seguro.
Notas finales:

gracias por leer!!

besos!!

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: