Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Meow Coffee

Autor: XXIIIYamikoXIII

[Reviews - 93]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Les traigo un nuevo fic que hace poco viene dando vueltas en mi cabeza...

Espero sea de su agrado ^^

 

Sin más que decir, ¡a leer! ~

 

 

 

 

Luego de que el timbre de la escuela sonara dando por terminada la clase, los alumnos saludaron formalmente a su profesor de arte y se retiraron de manera ordenada.

Una vez que el salón quedara vacío, el profesor se quitó sus gafas para colocarlo en su respectivo estuche y así guardarlo dentro de su portafolio. Suspiró más relajado mientras acomodaba su castaño cabello hacia atrás.

Guardó su carpeta de trabajo junto a unos pinceles recién lavados que utilizó para enseñarles a sus alumnos una técnica básica para aprender a pintar al óleo sobre lienzo por primera vez.

Al terminar de acomodar su área de trabajo, tomó su portafolio y se retiró con lentitud del salón ya que para su suerte, era viernes y descansaría hasta el martes que retomaría con sus clases como lo hacía habitualmente.

 

Iba caminando tranquilamente por el pasillo de la escuela hasta que se encontró con un pequeño grupo de profesores parados cerca de la puerta de salida. Él sabía el por qué se reunían cada viernes en aquel lugar, por lo que decidió incluirse en la conversación.

 

-¿A dónde irán esta vez?- pregunta con una sonrisa coqueta.

 

-Iremos a un bar que hay cerca de esta escuela. Según dicen, los tragos son buenos y no te explotan con los precios- comenta el profesor de literatura, Kim.

 

-¡Profesor Choi!, siempre se viste tan formal siendo que enseña arte- sonríe una de las jóvenes profesoras, suplente del profesor de educación física, con un leve sonrojo en sus mejillas.

 

-Me gusta usar traje, señorita Kang. De todas formas, eso no molesta a la hora de enseñar a mis alumnos porque uso un mameluco- ríe y no pudo evitar quedar viendo a la mujer ya que le parecía muy bonita.

 

-Son las seis de la tarde, ¿les parece si vamos a comer algo y luego ir a ese bar?- propone la profesora de matemáticas, Kwon.

 

Al ver que los demás profesionales asintieron, caminaron hacia la salida para ir a comer juntos mientras que la profesora Kang caminaba muy apegada a un tímido profesor Choi.

 

 

“Espero que esta vez pueda conquistar una bonita mujer como lo es la señorita Kang”

 

 

No pudo evitar pensar mientras le sonreía sin prestarle atención a la anécdota que contaba el profesor Kim.

 

 

**

 

-¡Otra conquista fallida!- suspira Seung ingresando a su departamento mientras arrojaba su portafolio y saco sobre el sofá.

-¿Cómo puedo tener tanta mala suerte?- frustrado, camina hacia su habitación para preparar su pijama y dejarlo sobre la cama para cuando terminara de darse una ducha ya que había bebido demasiado y apestaba a alcohol.

Una vez que se dirigió hacia el baño, no podía dejar de suspirar.

Siempre era lo mismo a la hora de conquistar. Iban a beber todos los profesores juntos pero cuando quería insinuarse a alguna bella mujer, simplemente lo rechazaban. No podía creer el por qué ya que hasta sus mismo colegas le decían que era un hombre atractivo.

-Tal vez debí acercarme más a la señorita Kang y no ir hacia esa seductora mujer de pechos grandes- susurra bajo la lluvia de la ducha.

 

 

Una vez que terminó de bañarse, secó su cuerpo y envuelto en una toalla en la zona de su cintura, fue a su habitación para vestir su pijama y así descansar de una buena vez.

 

 

**

 

 

Eran las ocho de la mañana del día sábado y como era de esperarse, Seung se había despertado sin posibilidades de volver a conciliar el sueño.

-La costumbre- susurra bajo mientras toma su celular notando que un mensaje le había llegado de la profesora Kang del cual le preguntaba si estaba disponible para salir a desayunar a un nuevo lugar que habían inaugurado cerca del centro de Seúl.

Seung Hyun sonrió y rápidamente le contestó.

 

 

“Esta vez conquistaré a una linda mujer”

 

 

Se levantó de su amplia cama de buen humor y se dirigió al baño para lavar su rostro y dientes para comenzar a prepararse para su ¿cita?

 

 

**

 

 

-¡Buenos días, profesor Choi!- saluda una sonriente joven con su cabello azabache recogido, usando un lindo vestido color celeste pastel.

 

-Deja las formalidades para cuando estemos en la escuela. Puedes decirme Seung Hyun- sonríe logrando que la  joven se sonrojara levemente.

 

-Lo siento. Entonces, ¡buenos días, Seung Hyun!- hace una leve reverencia.

 

-Muy buenos días, So Hee- se inclina también.

 

-El lugar que le comenté está a unas cuadras de aquí, ¿vamos?-

 

-De acuerdo-

 

Ambos comenzaron a caminar mientras hablaban de cosas triviales. Seung detuvo su andar, logrando que So Hee la mirara confundida.

 

-Antes de que nuestra conversación se haga extensa y entretenida, quiero decirte que luces muy bonita- sonríe coqueto.

 

-G-Gracias. Usted también luce guapo con su traje azul- comenta apenada con un leve sonrojo en sus mejillas.

 

Seung sonrió y nuevamente retomaron su andar. La joven estaba un poco avergonzada como para volver a hablar por lo que Seung Hyun decidió hacerlo primero para que So Hee se relajara como antes.

 

-Por cierto, ¿cómo se llama el lugar al cual desayunaremos?-

 

-Se llama Meow Coffee-

 

-¿Meow Coffee?- frunce el ceño.

 

-Sí, es un lugar donde las personas pueden tomar café con algún aperitivo mientras son rodeados de unos lindos gatitos. Se dice que es para las personas estresadas. De esta manera, logran liberar tensión acariciando o jugando con ellos.

Paran al oler un delicioso aroma a café.

-Es aquí, ¡se ve genial!- sonríe la joven maravillada sólo con ver la entrada colorida con dibujos de felinos.

 

Seung Hyun quedó en silencio y completamente serio logrando que So Hee se diera cuenta de su cambio.

 

-¿Se encuentra bien?- pregunta asustada.

 

-Y-Yo recordé que debo hacer algo con urgencia- se voltea retomando la caminata que habían hecho.

 

-¿Eh?, ¡espere!-

No le dio tiempo en reaccionar a la joven, que Seung se había ido corriendo a gran velocidad.

So Hee hizo un puchero suspirando hasta que sintió un suave tacto acariciar su hombro.

 

-¿Profesor Kim?-

 

-¿Profesor?, no estamos en la escuela. Dime Jae o Wookie como te gusta decirme, mi linda So Hee- sonríe y acaricia el rostro de la joven.

 

-Perdóname, Wookie- besa suavemente sus labios.

 

-¿Qué hacías aquí?-

 

-Vine aquí para desayunar con un amigo en este nuevo sitio recién inaugurado pero se fue por un asunto urgente-

 

-¿Amigo? ¿Lo conozco?- entrecierra sus ojos, sospechando.

 

-El profesor Choi- sonríe.

 

-Ah, está bien. De todas formas no estaría celoso de un hombre como él- toma la mano de su pareja para ingresar al Meow Coffee.

 

-¿Por qué no?- lo mira sin comprender.

 

-Porque puede ser atractivo pero tiene una pésima capacidad para conquistar. Sólo piensa con la cabeza que tiene entre sus piernas- bromea.

 

-¡Oye!, no le digas así. Él es un buen hombre. Es sólo que… no se ha enamorado verdaderamente. Se nota que teme a estar solo a futuro, por eso no tiene suerte. Y quería aprovechar este día para ayudarlo y presentarle a una amiga- suspira.

 

-Trata de no entrometerte mucho. Déjalo ser hombre solo, sin ayuda- la mira de reojo, no muy conforme e ingresan al Meow Coffee.

 

 

**

 

 

-¡Mierda!, estuvo cerca- agitado, ingresa a su departamento caminando rápidamente hacia la cocina por algo de agua debido a que había corrido demasiado y sentía su garganta seca.

 

Una vez que calmó su sed, fue a su habitación y se puso ropa cómoda. Regresó al living y tomó su portafolio para revisar los horarios que debía de dar clase desde el martes.

Suspiró al recordar lo que había sucedido.

-De todos los lugares para ir a desayunar, ¿por qué tuvo que escoger uno donde está lleno de gatos? ¡Con lo mal que me llevo con ellos!- gruñe y tira a un lado del sofá su carpeta de trabajo.

Frustrado, decidió prepararse un café mientras preparaba su caballete junto a sus herramientas de trabajo para pintar un poco ya que ese era su pasatiempo favorito. Más a la hora de liberar tensiones.

 

 

 

 

Eran alrededor de las cuatro de la tarde cuando un nuevo mensaje le llega a su celular. Como estaba más relajado, dejó a un lado la obra de arte que había hecho para que tomara su tiempo en secarse. Por lo que se puso de pie y caminó hacia la mesa ratona que había en frente al sofá donde allí se encontraba su celular.

Leyó el mensaje notando que era de la profesora Kang para volver a invitarlo al Meow Coffee pero esta vez sería junto a Kim y la profesora Kwon.

 

 

“¿Tal vez el destino quiera ponerme a prueba si puedo superar mi odio hacia los gatos y finalmente podré conseguir pareja?”

 

 

Pensó seriamente, tal vez era por eso su mala suerte de conquistar mujeres.

-La mayoría de las mujeres aman a los gatos, puede que mi futura novia sea una amante de esas bolas de pelos que arañan- frunce el ceño al recordar en su niñez cuando un gato callejero saltó del techo de una casa hacia él, rasguñándole todo su rostro.

 

Suspiró profundo intentando olvidar ese mal suceso, ya que gracias a eso, comenzó a llevarse mal con cualquier gato que se le aparezca en su camino.

-Debería intentarlo…-

Decidido, le responde a So Hee arreglando para que al día siguiente se vieran en la puerta de aquel lugar.

 

Luego de confirmar la salida, caminó hacia el pequeño balcón que tenía su departamento para fumar un poco y tomar aire fresco ya que la tarde era muy agradable y el atardecer que comenzaba a hacerse presente, era lindo de ver desde aquel lugar.

Eso a Seung Hyun le gustaba de ver ya que ese fenómeno natural era una verdadera obra de arte para admirar…

 

 

**

 

 

-¡Finalmente ha llegado, Seung Hyun!- So Hee se acerca a él, saludándolo formalmente.

 

-Hola a todos- saluda el profesor Choi mientras que los demás profesionales le devuelven el saludo.

 

-Tu cara luce tensa, ¿sucede algo?- pregunta la profesora Kwon.

 

-Nada- finge una sonrisa.

 

-De acuerdo, entonces entremos. ¡Muero de hambre!- comenta Kim ingresando junto a las dos mujeres y Seung Hyun caminaba completamente nervioso detrás de ellos.

 

Una vez que ingresaron, dos mujeres mayores de edad, les hicieron quitar sus zapatos para sustituirlas por unas pantuflas para que se relajaran mejor y a la vez, quitarse sus abrigos.

Los invitaron a ingresar hacia el fondo donde al parecer, So Hee había reservado ya que dijo que era el mejor lugar para jugar con los gatos porque cerca de esa mesa, se encontraban los juguetes para los felinos.

 

Seung seguía caminando detrás de ellos, en silencio y completamente tenso por temor a que un gato vuelva a repetir el sucedo que tuvo de pequeño. Pero se relajó un poco al leer un cartel que decía que no molestara a los gatos, mucho menos si estaban descansando. Ellos simplemente se acercarán cuando gusten ya que son inofensivos.

 

Por leer aquel cartel, no vio a un joven rubio que caminaba hacia él logrando chocar abruptamente.

 

-¡Auch!- se queja el desconocido, cayendo al suelo quedando sentado sobre el ruidoso piso de madera.

 

-¡Lo siento!- extiende su mano para ayudarlo y no pudo evitar sentir una gran corriente eléctrica al tocar la suave piel de aquel hombre.

 

-¡Ten más cuidado la próxima vez!- gruñe mientras se acomodaba sus prendas y luego miró a Seung Hyun.

 

El profesor quedó completamente anonadado al ver los preciosos ojos color almendra de aquel joven.

 

-¡Oye!- sacude su mano frente al rostro de un Seung soñador logrando que finalmente parpadeara.

 

-¡Disculpa!, realmente lo siento. No te he visto por leer el cartel de allí- le señala.

 

-No se preocupes, sólo no se distraiga tan seguido- suaviza su mirada y mira de pies a cabeza al castaño.

 

Seung lo seguía mirando, se sentía hipnotizado.

 

-¿Cuál es su nombre?- pregunta el rubio.

 

-Soy Choi Seung Hyun- hace una leve reverencia.

 

-Un gusto, Seung Hyun. Soy Kwon Ji Yong y seré el que atenderá sus servicios por hoy- le sonríe logrando que el castaño abriera su boca anonadado.

 

 

“Es la primera vez que veo a un hombre de facciones tan perfectas como él, realmente es una obra de arte y aún más si sonríe de esa manera tan angelical y dulce”

 

 

Pensó y miró de pies a cabeza al rubio.

-El gusto es mío, Jiyong. Realmente eres bel… ¡Auch!, ¿qué carajo?- maldice y mira la causa de su repentino dolor de tobillo.

 

Un gato, al parecer adulto, color gris y de mirada seria le había mordido su tobillo sin dejar de gruñirle completamente enojado.

 

 

“Esto será más difícil de lo que creí… ¡odio a los gatos!”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Notas finales:

¿Qué les pareció? o:

Si les agradó este primer capítulo, puedo llegar a subir el siguente mañana ya que está escrito hasta la mitad. Si no, se demorará un poco. xD

Les dejo los look del Jiyong y Seung para que imaginen mejor(?

 

Perdón si hay faltas de ortografía. >:/

 

Espero les haya gustado. ^^

 

¡Gracias por leer! ~

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: