Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Deseo estar junto a ti

Autor: Kuroyuki

[Reviews - 10]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Título: Deseo estar junto a ti. 

Parejas: CasxDean, GabrielxSam, LuciferxBalthazar. 

Rating: k+

Capítulos: 11

Género: AU, Romance, Drama, Humor, Hurt/Confort.  

Disclaimer: Los personajes de supernatural pertenecen a Eric Kripke.

Resumen: Castiel había escuchado rumores sobre un poderoso Dios que habita en un abandonado pozo en medio del bosque. Cuando se entera que su mejor amigo, Balthazar, de quien está secretamente enamorado, está saliendo con alguien, decide pedir un deseo pero lo que encuentra dentro del pozo está muy lejos de ser un Dios y con la ayuda de ese particular rubio, intentará cumplir su mayor anhelo, aunque éste podría ser algo muy distinto a lo que creyó en un comienzo. AU. 

Capítulo 1

 

-Conocí a alguien en el club del centro y hemos estado saliendo estos últimos días, quiero que lo conozcas, Cassie- dijo el rubio con una amplia sonrisa antes de abrazarlo emocionado.

 

Esas palabras se enterraron en su pecho como afilados puñales mientras hacia su mejor esfuerzo para ocultar todo el dolor que sentía bajo su fachada inexpresiva. Conocía a Balthazar desde que eran pequeños y forjaron una estrecha amistad en todos esos años pero fue hasta hace unos meses, cuando entraron a la universidad, que se dio cuenta de sus sentimientos románticos por su mejor amigo, aunque le quedaba muy claro que no es correspondido.

 

-¿Y quién es…?- preguntó fingiendo interés.

-Su nombres es Lucifer, es un chico guapísimo, algo pervertido y malicioso pero me encanta y la mejor parte es que está en la misma universidad que nosotros, aunque él estudia medicina- le comentó sin ocultar la alegría en su rostro- Este sábado lo invité a cenar a mi departamento, así que te lo presentaré, tu opinión es muy importante para mí, Cassie.

-Balthy… sí, claro- dijo casi en un murmullo.

-Ya me voy, Gabe me espera, ¿Seguro que no quieres venir a beber con nosotros?- insistió haciendo un puchero que hizo sonreír al moreno- Me aburro sin ti, Cassie y Gabe estará corriéndole mano a su cachorrito toda la noche.

-Lo siento, estoy algo cansado, será para la próxima, diviértete, Balthy.

 

El menor se marchó hacia la parada del autobús pero la idea de estar solo en su departamento sonaba muy deprimente, así que se dedicó a vagar por la ciudad el resto de la tarde hasta que llegó al parque, en donde se quedó sentado en una de las bancas suspirando. No podía creer que la persona que quería, estuviera enamorado de otro, ahora sí que no tenía ni la más mínima posibilidad de estar a su lado como pareja.

 

-Maldición… esto apesta- susurró para sí mismo cuando unas voces llamaron su atención.

-¡¿De verdad fuiste al pozo?!- preguntó una chica que vestía un uniforme de instituto a la mujer que iba a su lado, a la cual tomaba por el brazo.

-Sí, arrojé una moneda para pedir mi deseo y adivina ¡Se cumplió! ¡Obtuve una excelente calificación en el examen de la semana pasada!- festejó abrazando a su acompañante y ambas pasaron frente al moreno riendo.

-Definitivamente yo también iré mañana a pedir mi deseo.

 

Castiel ladeó la cabeza mientras observaba como las estudiantes se marchaban hacia el este y entrecerró los ojos. Había oído los rumores sobre el pozo que se encontraba en medio del bosque, el cual se supone que cumple los deseos de quienes arrojan una moneda en su interior. Jamás creyó que fuera cierto pero estaba tan desesperado, que decidió ir, de todas formas no tenía algo que perder. Cuando llegó al bosque, se internó un par de metros hasta que logró distinguir el viejo pozo abandonado, donde según los rumores, vivía un poderoso Dios que cumplía cualquier deseo pedido desde el corazón.

 

-Bien, vamos a comprobar si es cierto- dijo parándose al borde y sacó una moneda de su bolsillo, apretándola entre sus manos- Deseo que la persona que amo corresponda mis sentimientos, por favor, Dios del pozo, cumple mi deseo- arrojó la moneda suspirando- Bien, hora de ir a casa.

-Auch- esa inesperada queja proveniente del interior lo hizo tensarse, ya que también conocía las leyendas sobre fantasmas que habitaban en esos bosques.

-¿Hay alguien ahí?- preguntó rogando por no recibir respuesta.

-¿Eh? ¡¿Aún estás ahí?! ¡Por favor ayúdame!- gritó una voz bajo la profunda oscuridad de la abertura y se asomó a mirar, sin lograr distinguir algo.

-¡¿Hola?! ¡¿Quién está ahí?!- se sobrepuso a su miedo para inclinarse un poco más.

-¡Ayúdame, por favor!

 

El moreno debía admitir que la mayoría de las personas en su situación, hubiera salido huyendo hace mucho pero podía jactarse de su gran autocontrol, así que sacó su teléfono para encender la linterna que tenía y la apuntó dentro del pozo, logrando distinguir una figura en lo más profundo. Su primer pensamiento fue creer que se trataba del gran Dios que ahí habitaba pero luego lo desechó ¿Por qué un ser todopoderoso pediría ayuda para salir? Simplemente no tenía sentido.

 

-¡Buscaré algo para subirte!- le avisó al desconocido.

-¡Gracias!- respondió la voz con ilusión. Castiel revisó los alrededores sin encontrar algo útil, así que regresó sobre sus pasos y se asomó nuevamente por la obertura.

-¡No hay algo por aquí, iré por una cuerda y regresaré!- avisó a la persona dentro del pozo.

-¡Por favor no te vayas! Por favor…- pidió la voz con un deje de desesperación.

-¡Voy a regresar!- prometió encendiendo nuevamente la linterna en su teléfono- ¡Ten esto!- lo arrojó dentro hasta que vio que la silueta al fondo lo sostenía, logrando distinguir que se trataba de un chico de cabello rubio- ¡No tengas miedo! ¡Usa mi celular para alumbrarte mientras regreso!

-¡Gracias!- la gran sonrisa que distinguió en el joven lo hizo sonrojar un poco.

 

Se apresuró en ir corriendo hacia todas las tiendas cercanas que encontró hasta que por fin dio contra una larga soga que usaría para sacar a ese chico del pozo. Después de media hora regresó al bosque, yendo al borde a arrojar la larga cuerda.

 

-¡Úsala para subir, yo te sostendré!- gritó sintiendo como tomaban el otro extremo.

-¡Gracias!

 

La luz comenzó a subir lentamente hacia él e hizo su mejor esfuerzo para no soltar la cuerda, enrollándola en su brazo. Dolía bastante pero el chico no pesaba mucho, quizás se trataba de un adolescente que por accidente cayó ahí dentro y esperaba que no estuviera herido. Una mano se asomó por el borde, esperó que se sujetara con ambas, antes de soltar la cuerda para tomarlo por las muñecas, jalándolo con fuerza y cayó sentado al suelo con el desconocido encima, quien tenía el celular en su boca, así que la luz le daba de frente en los ojos.

 

-¿Estás bien?- preguntó tomando el celular para apagar la linterna- Eso estuvo muy… cerca…

 

Su mirada se encontró con esos dos orbes esmeraldas mientras esos apetitosos labios se curvaban en una amplia sonrisa de felicidad pero lo que llamó su atención por completo, es que se encontraba desnudo y lo tenía sobre él. Se apresuró en incorporar para darse la vuelta ruborizado.

 

-¡Muchas gracias!- dijo el joven abrazándolo por la espalda al mismo tiempo que saltaba- ¡Gracias! ¡Gracias!

-Tranquilo…- pidió carraspeando con incomodidad- Mmm… de nada… oye… ¿Qué haces desnudo dentro del pozo?- preguntó quitándose la camisa que usaba para entregársela al rubio- Póntela… hace frio y puedes resfriarte…

-¿Eh? Estoy bien así- respondió con una sonrisa antes de recorrer los alrededores con su vista- Muchas gracias- volvió a darle un apretado abrazo- Llevo unos- lo pensó un poco- Cinco meses ahí dentro, pensé que nadie me ayudaría- negó despacio antes de suspirar- No sé por qué las personas me lanzaban monedas y cuando les gritaba, huían de mí…

-¿Cinco meses?- eso es imposible, ningún humano podría sobrevivir en ese tiempo dentro de un pozo, a menos que- ¿Qué eres?- comenzó a retroceder lentamente.

-Oye, no soy un fantasma o algo por el estilo- protestó con cierta indignación- Mi nombre es Dean y soy un súper genial ¡Cupido!- festejó alzando ambas manos mientras sonreía.

-¿Cupido? ¡¿Ese cupido?!- abrió la boca en señal de sorpresa- Oh Dios… espera un poco, si eres un cupido, entonces puedes cumplir mi deseo.

-¿Qué deseo?- esos orbes esmeraldas se fijaron en él con curiosidad- ¿Una unión de pareja?- preguntó antes de dar saltitos de nuevo- ¡Sí! ¡Mi primer trabajo! ¡Mi primer trabajo! ¡Mi primer trabajo!

 

El rubio dio varias vueltas alrededor del pozo sin dejar de entonar ese extraño cantico y Castiel arqueó una ceja confundido ¿Realmente ese chico es un Cupido o solo había tomado demasiado? Prefirió apartar esos pensamientos de su cabeza y su mirada se fue sin querer hacia la parte baja del supuesto querubín, sonrojándose al notar que estaba COMPLETAMENTE desnudo. Se apresuró en colocarle su camisa, la cual por suerte le quedó grande al desconocido, lo suficiente para cubrir su entrepierna.

 

-No necesito esto- volvió a insistir estudiando con curiosidad la prenda de vestir.

-Solo póntelo, no puedes andar desnudo por ahí... entonces, ¿Me ayudarás?- preguntó ilusionado con cumplir su gran anhelo.

-Claro, voy a ser tu Cupido- respondió guiñándole un ojo sin dejar de sonreír- ¿En dónde está tu— el rubio se llevó una mano a la boca- ¡Achuuu! ¡Achuuuu!- se pasó la manga por la nariz y estornudó nuevamente- Que raro… llevo varios días así… ¡Achuuuu!

-Vamos, te llevaré a mi casa, necesitas ropa y tomar algo caliente, después discutiremos sobre mi deseo.

-Sí, ¡Achuuuu! Por cierto, ¿Cómo te llamas?- el moreno llevó una mano a la espalda ajena para instarlo a caminar.

-Soy Castiel Novak.

 

No estaba muy seguro si es una buena idea llevar a ese desconocido con él pero si realmente es un Cupido como dice, entonces podría cumplir su deseo y que el hombre que ama, correspondiera sus sentimientos de la misma forma.

 

++++++++++

 

Dean no podía creer su mala suerte, cuando por fin consiguió que lo enviaran a la tierra a modo de prueba y así ganar sus alas, terminó atrapado en lo profundo de un pozo. Lo peor de todo, fue que por más que gritaba por ayuda, los humanos que iban ahí huían de él o solían arrojarle monedas, lo cual no comprendía y por un momento decidió rendirse pero esa noche fue muy diferente a las demás, la persona de turno que le arrojó dinero, no salió corriendo de ahí como los anteriores, sino que le ayudó a salir de y además pidió su colaboración como Cupido.

 

-Ten- dijo el moreno entregándole ropa limpia- Vístete, por favor.

-Muchas gracias- respondió feliz para obedecer mientras estudiaba la habitación- Tu casa es muy bonita, Castiel.

 

No tenía necesidad de usar esas extrañas prendas pero el moreno había sido muy amable con él desde que lo ayudó, así que haría lo que pedía. Cuando terminó de vestirse, aceptó la taza de chocolate caliente que le ofrecieron, dando un primer sorbo con curiosidad antes de lamerse los labios.

 

-Wow, esto es muy rico- comentó bebiendo más rápido- Delicioso.

-¿Cómo quedaste dentro del pozo, Dean? O sea, eres un Cupido… ¿No pudiste salir volando de ahí?- preguntó el humano con cautela.

-Mmm, bueno… es que… yo… no soy un Cupido del todo… aún- el moreno arqueó una ceja y se apresuró en continuar- ¡Voy a ganar mis alas muy pronto! Por eso me enviaron a la tierra, tengo que hacer una unión exitosa y me ascenderán… por ahora… soy casi como los de tu especie.

-¿Qué? ¿O sea que no tienes poderes? ¿Ni arco o flecha?- el rubio ladeó la cabeza con lo último, ya que no entendía para que iba a utilizar esas cosas un querubín- ¿Y cómo se supone que me ayudarás?

-¡Puedo hacerlo! Por favor, Castiel, dame la oportunidad, no tienes idea de cuánto tiempo he esperado por esto, adoro a los humanos y quiero convertirme en un gran Cupido, por eso necesito ganar mis alas… por favor- se arrodilló frente al moreno haciendo una reverencia- Por favor dame una oportunidad…

-Levántate- pidió el menor tomándolo por el brazo e indicándole que se sentara a su lado- Te agradezco mucho tus buenas intenciones pero no sé qué puedes hacer por mí, necesito un Cupido que pueda ser Cupido ¿Entiendes?

 

Dean se asustó bastante al oír esas palabras. Su superior le había dado una última oportunidad para conseguir sus alas o sufriría las consecuencias y su tiempo estaba por acabar. Intentó convencer a Castiel de que lo aceptara pero éste parecía muy determinado con su decisión.

 

-Por favor, te lo ruego, puedo hacerlo, puedo unirte a la persona que amas- el menor negó despacio- ¡Por favor! Tengo que cumplir con mi misión… por favor… ¿Entonces por qué me sacaste del pozo…? Debiste dejarme ahí…

-Oye, no seas tan grave- pidió el moreno suspirando con resignación y se cruzó de brazos- Bien, tú ganas, cumple mi deseo, Cupido.

-¡Sí!- festejó entusiasmado el rubio para darle un fuerte abrazo- Te prometo que te uniré a la persona que amas, dame tres meses, si no lo consigo, yo mismo llamaré a uno de mis hermanos para que te ayude.

-Bien, tienes tres meses para cumplir mi deseo- ambos estrecharon sus manos- Ahora cuéntame cómo terminaste en ese pozo, entiendo por qué no pudiste salir de ahí pero es curioso que acabaras dentro…

-Mmm, hace seis meses descendí a la tierra, al no tener poderes, nadie me tomó en serio, estuve vagando por el bosque y escuché un ruido en el pozo, fui a ver que era y unos perros comenzaron a gruñirme, uno de ellos saltó sobre mí, perdí el equilibrio y caí al pozo- explicó suspirando bajito.

-Dios… ¿Te lastimaste?- preguntó con genuina preocupación.

-Tenía un moretón feo en un costado- indicó su abdomen pensativo- Pero con el tiempo desapareció.

-No me sorprende… estuviste cinco meses ahí… debió ser horrible- el rubio le dio la razón en eso, aunque por sobretodo había sido muy solitario- Lo importante es que ahora estás fuera y como cumplirás mi deseo, pronto tendrás tus alas.

-¡Sí!- celebró sonriendo ampliamente.

-Ayúdame a preparar la cena, mañana te hablaré más sobre la persona que me gusta y te lo presentaré, ven.

 

Castiel lo llevó hasta la cocina y le ayudó en todo lo que pudo, más que nada pasándole las cosas que necesitaba. No sabía si conseguiría realizar esa unión sin poderes pero contaba con un tiempo limitado, así que daría su mejor esfuerzo para conseguirlo. 

Notas finales:

Gracias por leer! 

Saludos! :D

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: