Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

FEMBOY por XXIIIYamikoXIII

[Reviews - 128]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Bueno, aquí otra vez y con nuevo fic... espero les agrade la idea. D:

 

 

 

 

En la azotea de una de las escuelas privadas en Seúl, se encontraba un joven de cabello azabache besando a una joven castaña de manera hambrienta.

Tenía poco tiempo antes de que la campana de la escuela sonara indicando que el recreo había terminado y así, todos los alumnos retomarían sus clases, por lo que abrazó a la joven mientras aprovechaba que ella se dejaba hacer lo que quisiera, escabullía sus manos debajo de su corta pollera.

Pero su intento por satisfacerse manoseando a aquella joven dos años menos que él, se vieron esfumadas cuando sus colegas ingresaron de la manera más violenta a la azotea.

 

-¡Ahí viene la directora Park, T.O.P!- grita desesperado uno de sus amigos.

 

-Suele subir las escaleras muy rápido. Déjala y escóndete- ordena su segundo cómplice mientras lo jala del brazo guiándolo para que ambos se escabulleran detrás de unas cajas.

 

-¿Qué está sucedien…- no pudo terminar de preguntar la joven que la directora se hizo presente logrando que se sintiera completamente nerviosa.

 

-Me han informado que una alumna trajo a la fuerza a un alumno un grado menor que ella. ¿Es usted señorita Kim?- pregunta la profesional con el ceño fruncido.

 

-¿Eh? Yo no…-

 

-Sí, fue ella señora directora. Me obligó a venir aquí y se abalanzó sobre mí pidiendo que tuviéramos sexo- miente el chico de notorias ojeras y primer cómplice de T.O.P mientras fingía llorar.

 

-Espero que no me mienta, alumno Lee-

 

-¿Cómo podría mentirle? Mire, hasta me mordió y rompió mi camisa- le muestra la mordida que una de sus amigas le había hecho jugando al igual que su rota camisa que él mismo se encargó de romper mientras esperaba que la directora apareciera.

 

-¡Oh por Dios! Esto es una situación muy grave, señorita. Venga conmigo a dirección que llamaré a sus padres- enojada, la jala con ella para retirarse del lugar.

 

-¡Pero yo no he hecho nada! Me ha traído aquí Choi Seung Hyun- dice desesperada.

 

-¿El alumno de último grado? Imposible. Desde que repitió el último grado, él es un buen alumno y hace unos momentos estaba en la biblioteca. Ser mentirosa complica su sanción señorita Kim. Ahora, vámonos-

Jala del brazo a la joven que comenzaba a llorar mientras volvía a mirar al joven de dieciséis años.

-Vaya a la enfermería, alumno Lee-

 

-Iré enseguida, no se preocupe. Gracias por salvarme, Directora Park- sonríe tomándose de su camisa rota mientras fingía que temblaba del miedo.

 

La profesional se retiró y finalmente T.O.P junto a su segundo cómplice salieron de su escondite.

 

-Estuvo cerca. Gracias Seungri y Daesung- sonríe con una cierta mueca de maldad al cumplir su objetivo y palmea la espalda del chico de ojeras mientras que chocaba puños con su segundo cómplice, Daesung.

 

-No es nada, hyung. Algún día quiero jugar como lo haces tú- ríe divertido.

 

-Mejor no te arriesgues. Eres muy pequeño y con poca experiencia. Daesung podría hacerlo bien- sonríe de lado Seung Hyun.

 

-¡Dae hyung tiene mi misma edad, sólo es más grande por unos meses! Él tampoco podría lograrlo entonces- hace un puchero.

 

-Yo paso. No me gusta jugar como lo hace Seung hyung, prefiero ser amable con las mujeres. Aunque en algunos casos, es comprensible su jugada hacia las jóvenes, por lo que sólo lo apoyo ya que es mi amigo y lo aprecio- sonríe.

 

-Gracias Dae-

 

Seungri iba a decir algo pero la segunda campana se escuchó y si para cuando terminara no estaban en clases, ahí sí tendrían problemas.

 

-Vámonos. Luego pensaremos nuestra próxima víctima- sonríe de lado el pelinegro mientras bajaba las escaleras seguido de Daesung y Seungri que aún seguía refunfuñando.

 

 

**

 

 

Luego de dos extensas horas de aburrimiento en la clase de matemáticas, Seung que se había dormido a la mitad de la clase, se despertó segundos antes de que la campana sonara dando por finalizado las clases escolares del día.

Bostezó y mientras esperaba a que todos se retiraran ya que no conocía ni simpatizaba con ningún alumno de su misma clase. Con pesadez se levantó, tomó su mochila llevándosela a su hombro de manera cool y caminó hacia la puerta pero no contaba con que el pelirrojo que estaba frente a él siendo el anteúltimo en salir, resbalara hacia atrás cayendo sobre su pecho.

Pero a Seung le molestaba ese chico, por lo que lo tomó de sus hombros empujándolo hacia al frente nuevamente.

 

-Ten más cuidado, Kwon Ji Yong- gruñe.

 

-Yo l-lo siento…- levemente sonrojado, hace una reverencia disculpándose.

 

 

“Su cara afeminada me molesta”

 

 

-Piérdete. No te quiero ver, pelirrojo cara de niña-  

 

Jiyong asustado por la mirada llena de odio que le dedicó el pelinegro, huyó corriendo hacia la salida de la escuela.

 

Seung suspiró sonriendo satisfecho por haber tratado mal a aquel chico un año menor que él, que le molestaba su presencia. De sólo estar en la misma clase le molestaba. No sabía el por qué, pero lo odiaba. Su forma amable de ser, su delicado cuerpo, su timidez, todo detestaba de aquel pelirrojo.

 

Caminó con lentitud hacia la salida hasta que sintió un cuerpo más liviano colgarse de su espalda.

-No me molestes, Seungri-

 

-Es divertido hacerlo, hyung- sonríe.

 

-Lo harás enojar y te golpeará tanto que no pienso defenderte, Seungri- interviene Dae mientras caminaban los tres hacia la salida.

 

-Eres malo, Dae hyung- finge tristeza logrando que el castaño Daesung y Seung sonrieran divertidos.

 

Al salir, un grupo de cuatro chicas los detuvieron.

-Disculpen pero queríamos invitarlos con nosotras a un bar hoy en la noche. Como mañana es sábado, hemos decidido ir a divertirnos y nos gustaría que fueran con nosotras-

 

-¿Ustedes son de mi clase?- pregunta con dudas el pelinegro.

 

-Sí, todas tenemos dieciocho por lo que podríamos ir, ¿qué opinan?- sonríe la única joven que se atrevió a hablarles.

 

-Yo con gusto acept…- Seungri fue interrumpido.

 

-Nosotros no podemos, tenemos dieciséis- sonríe amable el castaño logrando que las jóvenes se sonrojaran ante aquella bella sonrisa angelical.

 

-Pero… mi primo trabaja allí y puede hacerlos entrar a ustedes…- dice tímida.

 

-Vamos, Dae no seas aguafiestas. Iremos, hermosas señoritas- sonríe coqueto Seung mientras palmeaba con fuerza la espalda del castaño quien se contuvo de gritar ante el dolor que sintió en su cuerpo.

 

-¡Eso! Hazle caso a hyung!- interviene Seungri completamente emocionado por la idea.

 

Seung masajeó el cuello de Dae apretándolo con fuerza hasta que finalmente el castaño suspiró derrotado.

 

-Está bien, iremos los tres-

 

-¡Genial! Entonces nos veremos a las diez de la noche en aquella esquina ya que son sólo un par de cuadras hasta el bar- señala la joven.

 

-De acuerdo. A esa hora estaremos, bonita- Seung mira de manera coqueta a la joven logrando sonrojarla aún más.

 

-E-Está bien a-adiós- sonríe sonrojada mientras se retira con sus amigas de manera rápida ante lo avergonzada que estaban las cuatro.

 

El pelinegro rió divertido.

 

-¿Otra nueva víctima?- pregunta el castaño mientras lograba quitar la mano de Seung que apretaba su cuello.

 

-Sí. Es bonita por lo que puedo jugar un poco con ella cuando esté ebria. Las mujeres jóvenes son muy débiles al alcohol-

 

-No intentes embarazarla, T.O.P hyung- bromea Seungri.

 

-Eso no sucederá, pequeño panda-

 

-¿Cómo estás tan seguro? Si llegan a intimar y ella queda embarazada aunque te hayas protegido tendrás que hacerte cargo y luego soportar el castigo de tu madre que te desheredará de su fortuna- comenta preocupado Dae ya que Seung Hyun era uno de los pocos alumnos que poseían mucho dinero.

 

-Porque tengo mis técnicas de tener sexo. Además, no tengo relaciones con cualquiera. Con todas las jóvenes que he jugado, pocas se atrevieron a chupármela ya que son “tímidas y reservadas”- marca las comillas con sus dedos ante lo último que dijo.

 

-¿Y si alguna accede a tener sexo?- pregunta Dae suspirando.

 

-Primero corroboraré que sea linda físicamente, de lo contrario, le diré que no me atrae. O sea, la verdad. Y si se enoja por no ser atractiva para lograr que tenga una erección, que se largue de mi vista- se encoje de hombros sin preocupación.

 

Daesung negó y un energético Seungri comenzó a caminar rumbo hacia su casa.

 

-¡Vamos a nuestras casas a prepararnos para una noche loca!-

 

-Tú beberás poco- comenta Dae.

 

-Tiene razón, eres menor y sólo beberás una bebida- dice divertido Seung al notar la cara de frustración de Ri.

 

-¿Por qué? ¡Dae hyung también es menor! ¡No es justo!- hace un puchero.

 

-Porque debes de controlarme por si bebo de más y arruino mi juego, pequeño- acaricia los oscuros cabellos del menor.

 

-¿Y Dae hyung?-

 

-Él es mayor que tú por meses, por ende, puede beber-

 

Riendo de las quejas de Seungri, caminaron hacia sus respectivas casas ya que para su suerte quedaban  yendo por el mismo camino.     

 

 

**

 

 

Una vez que los tres se encontraron con las cuatro bellas jóvenes, las cuales vestían de manera muy sensual, caminaron hacia el bar.

 

Sólo tardaron unos cinco minutos en llegar y diez en ingresar por la fila que había para poder entrar, llamando la atención del pelinegro ya que es extraño que en un bar concurrieran tantas personas por la zona en donde estaban.

 

Cuando finalmente ingresaron, notó que Seungri no paraba de hablar con tres de las jóvenes mientras que una se llevaba muy bien con Daesung.

Sonriendo de lado, miró hacia la barra donde un llamativo cartel dorado se hizo presente. Leyéndolo con lentitud ya que las luces de colores no lo dejaban leer con facilidad, notó que aquel cartel hablaba sobre un show de baile en el piso de arriba del bar y que era privado. Pero no era cualquier baile, si no uno sensual con bellas mujeres. El cartel aclaraba que el show consistía en lograr conquistar a las bailarinas y así, ellas aceptarían beber un trago o algo más. Aunque en la parte final de la lectura, aclaraba que la joven cuyo nombre artístico era “La señorita G” era la más complicada ya que jamás logró ser conquistada, ni siquiera para beber un simple trago.

 

-Eso lo veremos- susurró divertido el pelinegro ya que por alguna extraña razón, aquel juego llamaba su atención.

 

-¿Me hablaste, Choi?- pregunta la joven que se había animado a invitarlos.

 

-No me llames por mi apellido, dime T.O.P- sonríe coqueto mientras pedía un trago.

 

-De acuerdo, T.O.P. Tú puedes llamarme Minnie- sonríe tímida.

 

-¿Minnie?-

 

-Sí, así me llaman mis padres y amigos cercanos. Me llamo Min  pero siempre me apodaron así-

 

 

“Qué infantil y aburrida”

 

 

-Bueno, Minnie. Ve con los demás que beberé mi trago e iré al baño. Estaré con ustedes pronto- sonríe de lado mientras toma la mano de la joven y la besa suavemente.

 

-De acuerdo, T.O.P. No te tardes- sonríe mientras camina hacia donde los demás estaban sentados bebiendo de sus tragos.

 

 

Seung Hyun sonrió divertido mientras caminaba hacia las escaleras dirigiéndose hacia aquel lugar privado. Una vez que terminó de beber su trago y subir las largas escaleras, un hombre corpulento lo detuvo ya que debía pagar para ingresar.

El pelinegro sin problemas, le entregó una gran suma de dinero que requerían para entrar y finalmente se le fue concedido el ingresar.

 

Miró a su alrededor y el lugar estaba muy bien decorado con unas tenues luces rojas que lo hacían ver sensual. Luego notó una mesa disponible para una persona y rápidamente se sentó a esperar por aquella mujer que no era fácil de conquistar.

Pidió un trago fuerte y de pronto, el telón se abrió mientras que una música con ritmo sensual se escuchaba por el lugar logrando que una mujer rubia y vestido rojo se hiciera presente meneando sus curvas ante la música y mirada de los hombres.

Bajó del escenario sin dejar de bailar y pasaba por cada uno, como observando quién era buen partido para aceptar ser conquistada.

 

 

“Es fea y nada sensual. Puro plástico”

 

 

Suspiró mientras seguía bebiendo, ignorándola. Y así la joven terminaba su show y la mayoría de los presentes en ese lugar, proponían desde dinero hasta un paseo en un yate privado para pasar con aquella rubia que era halagada de manera dulce y otras perversas.

 

Una vez que la joven escogió al hombre, se apagaron las luces y la música se hizo presente nuevamente.

Por alguna extraña razón, Seung se sintió ansioso con aquella música y al volver a aparecer las tenues luces rojas, una castaña con vestido negro ajustado a su cuerpo, comenzó a bailar sonriendo de manera coqueta.

 

 

“¡Es hermosa!”

 

 

El pelinegro abrió más sus ojos admirando cada parte del cuerpo de aquella castaña. Principalmente sus piernas, eran tan sensuales y más aquel tatuaje en forma de cruz la hacían ver única.

 

-Siempre tan sensual la señorita G. Pero es tan complicada de conquistar- comenta un hombre con su amigo en la mesa de atrás de Seung logrando que éste lo escuche.

 

 

“Sabía que era ella. Las personas difíciles de conquistar son las más atractivas y llamativas”

 

 

Pensó el pelinegro mientras que notó a la castaña bajar del escenario y bailar por cada mesa siendo halagada y aplaudida por todos.

Seung sintió unas terribles ganas de besar a aquella mujer y tocar cada parte de su cuerpo.

Estaba tan sumido en sus pensamientos que no notó a la castaña bailándole sin mirarlo ya que disfrutaba de la múscia.

 

-Eres preciosa- su voz salió ronca logrando que la joven lo mirara y quedara completamente sorprendida y con un leve sonrojo en sus mejillas, terminó su baile regresando al escenario.

 

 

“Ese rostro me es familiar pero no conozco a ninguna mujer tan hermosa como ella”

 

 

Pensó unos momentos el pelinegro mientras comenzaban a halagar a la joven y ofrecerle muchas más cosas que a la rubia anterior.

 

-Siento que la señorita G es compatible conmigo ya que me he sentido atraído por ella y es la primera vez que me sucede. Por lo que quiero que esta bella señorita beba un trago conmigo, sólo para hablar unos minutos. No pido más que eso- de pie, habla fuerte el pelinegro logrando que todos los demás hombres rieran ya que era imposible que la joven aceptara.

 

Luego de unos largos minutos de risa, la joven miró a Seung de manera coqueta.

-Acepto- sonrió divertida mientras un silencio atroz se hizo en todo el lugar.

 

 

“Que comience el juego”

 

 

Sonrió victorioso Seung Hyun…

 

 

 

 

 

 

 

Notas finales:

¿Qué les pareció? o:

 

¿Gusta o no gusta la idea? Me gustaría saberlo para seguir o no escribiendo esta historia. ^^

P.D: Creo que ya aclaré que Seung Hyun es un mujeriego (por si odian su forma de ser) lol

 

Pido disculpas si hay faltas de ortografía >:/

 

Espero les haya gustado. ^^

 

¡Gracias por leer! ~

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: