Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Navidad contigo KIBANARU

Autor: Jessie Inuzuka

[Reviews - 5]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Hola, después de un tiempo ausente regreso con otro trabajo KibaNaru. Aprovechando las fechas, no pude imaginar algo más tierno que la navidad. Quizá la historia al principio sea aburrida, pero denle una oportunidad el final es muy bueno.

-Jessie Inuzuka-  

Notas del capitulo:

Bien comencemos. 

Despertó, sabía que hoy era un día especial, lleno de alegría y felicidad, o al menos eso había escuchado pero que nunca había tenido el gusto de disfrutar. Luego de unos minutos de contemplar la foto de Sasuke que reposaba a un costado de su cama sobre su tocador, la alarma que llevaba ya rato esperando por fin sonó anunciándole al rubio que su día comenzaba. Siguió contemplando los exquisitos y finos rasgos del Uchiha, este día le recordaba bastante al azabache, sintió como su corazón se aceleraba y al mismo tiempo baja su intensidad, una pequeña lagrima salió de uno de sus ojos azules.

Por fin se incorporó y con todo el pesar del mundo se acercó a la ventana de su habitación, pudo mirar como la nieve caía, su departamento estaba en un 6to piso, podía mirar el tráfico y vagamente alcanzaba a mirar cómo la gente se repartía abrazos entre ellos.

Soltó un profundo y largo suspiro, por lo general él podía controlar muy bien sus sentimientos, pero estos días festivos lo ponían más melancólico de lo normal, hacían salir toda aquella tristeza que lograba reprimir todo el año, el punto más crítico durante estas noches, estar solo sentado en su comedor, consumiendo ramen instantáneo en plena noche buena, no era nada bonito.

Si bien había compartido algunas cenas de Navidad en años pasados con sus amigos muy en el fondo no llenaban las expectativas de Naruto, él quería una cena especial, sentir el amor de una persona, un sentimiento que ni la mejor comida u el mejor alcohol podía darle. Recordó una única cena que había compartido con el azabache, pero esa misma noche el chico desapareció de su vida.

Recordar a sus padres lo ponían aun peor, en verdad estas fechas decembrinas le, recordaban bastante a sus padres. Miro los alrededores de su habitación, en verdad le gustaría que alguien estuviera justo en ese momento a su lado, dándole un abrazo.

-¿Por qué no lo he hecho?-Dijo en voz baja, cuestionándose porque no había logrado suicidarse en la infinidad de oportunidades que había tenido para hacerlo.

Salió de su habitación el rubio tenía un bello y cómodo departamento, a pesar de que estaba un poco desordenado, tenía un toque juvenil, pero al mismo tiempo clásico, una bonita chimenea la cual estaba apagada sobre salía en el sala de estar, un elegante balcón en la sala acompañado de enormes ventanales que daban una hermosa panorama de la ciudad de Londres, un espacio justo  aun lado de la chimenea el cual todos los años Naruto destinaba para el árbol de Navidad, el cual nunca pudo instalar, siempre que traía uno a casa terminaba tirándolo.

El rubio preparo su ramen instantáneo, aspiro el cálido vapor de aquel instantáneo. Afortunadamente tenia estos  dos días libres, libres para poder hacer lo que hacía año con año, absolutamente nada, solo dormir y escuchar cómo se desarrollaban las tormentas de nieve y terminar ebrio por las noches en la obscuridad de su habitación, así eran las navidades del rubio. Aun así recordó a cierta persona, el solo pensar en esa personita le trajo un aliento de calidez, que solo aquel chico podía transmitirle, la persona de la que había estado enamorado los últimos dos años.

El solo recordarlo logro que por primera vez una sonrisa se formara en el rostro de Naruto, sonrisa que rápidamente murió cuando recordó que no tenía ninguna oportunidad con aquella persona, el solo imaginar que aquella persona pasaría una cálida noche en manos de alguien más, hiso que la tristeza del rubio creciera mas

-Malditasea ¿Por qué me enamore de ti?-Dijo al mismo tiempo que golpeaba la mesa.

En algún centro comercial en el centro de la ciudad una persona en especial se daba prisa, el motivo de su ajetreo es el haber dejado las compras de navidad para último momento. Precisamente la fecha hacia que los centros comerciales estuvieran convulsionados, llenos de gente tratando de hacer aquellas compras y poder regalar algo a sus seres queridos.

-Veamos ¿Qué más necesito?- Se preguntaba cargado de bolsas.

El chico busco con su mirada las bolsas para tratar de pensar que es lo que le hacía falta, sabía bien que no tendría la oportunidad de regresar, no podía darse el lujo de perder ni un minuto más de su día.

-Pero claro. Eres un tonto- Se dijo a si mismo al contemplar un árbol de navidad detrás de un cristal.

Una vez que se aseguró de tener absolutamente todo, se subió a su auto, deseando que el tráfico fuera poco. Luego de un largo tiempo llego a su destino, un moderno edificio, tomo todas las cajas y bolsas que traía en el maletero y emprendió su asenso por aquel edificio.

El rubio estaba tirado en la alfombra de su sala, su departamento el día de hoy era particularmente obscuro, sin la escasa iluminación que brindaba el día nublado. Seguía pensando en aquella persona que es tan especial para él, sus pensamientos eran tan profundos que no escucho a la primera el timbre de su departamento, finalmente salió del trance para soltar un quejido he incorporarse.

Los timbres cambiaron por golpeteos intensos a la puerta, pero aun así el rubio camino lo más lento que pudo.

-Cálmate Shikamaru, enseguida voy- llego hasta dicha puerta y la abrió, en verdad esperaba a su amigo de la coleta, pero grande fue su sorpresa al ver quien era.

-Hola Naruto- La gran sonrisa del chico dejaba ver sus tan particulares colmillos.

-Kiba ¿Qué haces aquí?- El rubio quedo paralizado, después de todo el día estar pensando en aquel chico, ahora lo tenía frente a él, luciendo un gorro de navidad sobre su hermoso cabello castaño y cargando bolsas de compras.

-Ayúdame a meter todo esto a tu departamento-

Luego de salir del shock el rubio ayudo a Kiba con todo lo que traía, incluso traía una larga caja consigo. Una vez terminado eso el castaño se acercó para dar un pequeño saludo de mano al rubio.

-¿Qué está pasando aquí?-El rubio no entendía el comportamiento del castaño.

-Ya lo veras. Naruto quiero proponerte algo- El castaño sonreía.

-¿Qué es?-

-Veras mi casa tiene una plaga y no puedo estar en ella por los próximos días así que ¿es posible que pase navidad en tu departamento?-

Un pequeño silencio se formo en el ambiente, en verdad el rubio pensaba que contestarle al moreno. Debatía mentalmente que sería lo mejor, lo que más le preocupaba es estar tan cercas del chico del que está enamorado.

Notas finales:

¿Qué hará Naruto? ¿Dejara a Kiba en la calle? Lo sabremos en el próximo capítulo. Gracias por leer y por favor comenten, su opinión es muy importante.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: