Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Some ; yoonmin.

Autor: Sou-Tan

[Reviews - 11]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

sigo preguntandome porque no habia puesto esto en ay antes

Prologo

 

El pequeño sintió como si un balde de hielo bajase su espalda durante todo el camino a casa. Taehyung lo había descubierto.

¿Eso significaba que Yoongi también podía notarlo con facilidad?

Ciertamente, Jimin era demasiado obvio cuando estaban juntos. Tal vez Yoongi pensaba que al ser amigo de gais hacía que fuese imposible que un hombre se fijara en él. Era estúpido, pero tampoco tenía más teorias.

Y no sabía decir cuál de ambos era más imbécil y zopenco.

Si él y su incapacidad de disimular.

O Yoongi que no notaba que su mejor amigo estaba muerto de amor por su odioso trasero.

 

 

 

 

 

 

 

 

Cap 1.- Because of...

 

La mirada de Jimin fue de un cuaderno a otro, sus apuntes eran sólo un montón de garabatos desordenados sobre las hojas; odiaba matemática. Con toda su alma. Lo último que quería era retrasar el semestre por una sola materia, ya llevaba todas aprobadas; y ni siquiera Yoongi tenía tiempo de ayudarle porque entre su carrera, el basket y la tesis (él estaba a punto de graduarse) no podía. O más bien, Jimin no quería molestarlo con sus problemas.

Sonrió aliviado, recordando que Taehyung había dicho que conocía a un tipo bueno con eso y necesitaba un tutor. Más información no cabía en su cerebro.

Pero ese día era viernes y no pretendía mover ni un dedo para mejorar su nula habilidad para procesar números y símbolos matemáticos. Así que se tumbó en el sofá y ahí se dedicó a buscar en su celular algo que hacer.

Memoria llena.

Y una mierda. Jimin sólo quería ver sus fotos tranquilamente para despejarse el panorama de su vida; pero no, la memoria estaba llena y ahora debería borrar cosas inútiles que quería conservar hasta el día de su muerte (o cuando se olvidase de ellas por completo).

Pero incluso eso le daba pereza.

Jimin P: Hey!

Tae: Hola, mi chocolatito relleno con dulce de leche :3

Molestar a Taehyung siempre era una salida viable cuando no había nada que hacer. A veces olvidaba que era un sensible y que Taehyung tenía una habilidad nata para sacarlo se sus casillas.

Hincha pelotas. Así lo llamaba Yoongi.

Jimin P: Mi cerebro está calcinado.

Tae: ¿Que eso no era de nacimiento?

Jimin P: Bien, idiota, necesito ayuda o no hay forma de que sobreviva este año.

Tae: Es matemática, no química orgánica o física cuántica. Necesitas un tutor.

Jimin P: Una memoria fotográfica, eso estaría muy bien.

Tae: Entiendo, entiendo.

Tae: [Contacto. Kim Namjoon.]

Jimin P: Me salvaste la vida.

Tae: Parece eso nací, angelito.

Jimin P: Para con eso, comienzo a enamorarme de ti.

Tae: Tal vez eso es lo que quiero.

Jimin P: Bésame el trasero, hada mariposa.

Tae: Tal vez eso es lo que quiero.

Jimin P: Eres asqueroso.

Tae: Sé que me amas como yo te amo.

Jimin P: Como sea, hablamos luego, princeso.

Tae: Adiós. Y Jimin...

Jimin P: ¿Qué?

Tae: No pierdes nada intentando conquistarlo.

Jimin P: Lo pensaré...Y, Taehyung, no seas tan duro contigo mismo, Jungkook no es un dios o algo así.

Cerró sesión y lanzó el teléfono contra los cojines del mueble. La camiseta blanca lucía como un disfraz de fantasma sobre él. Necesitaba unas dos horas para salir y ejercitarse.

Bufó cuando se sacó la camiseta y se puso una franelilla (sin mangas). ¿Intentarlo? Por supuesto que Park Jimin lo había intentado, pero nunca había sido notado. Estaba frustrado por su estupidez.

Tomó sus cosas furiosamente. Lo único que deseaba eran las manos de Yoongi dándole calor a las suyas. Pero eso sólo sucedía en invierno cuando el mayor estaba frío como un hielo.

Nunca debes enamorarte de tu amigo heterosexual, se repetía eso mil veces al día desde que conoció a Min Yoongi. Mas ya era tarde, lo hecho estaba hecho.

Iba saliendo del departamento apresurado, dispuesto a moler a golpes ese saco en el gimnasio. Tomó las llaves, salió rápidamente con la mirada fija en el suelo y la mente volando lejos.

Ni siquiera notó a Yoongi, quien acaba de llegar con la cena, helado, y con muchas pelis de terror para asustar a Jimin.

Entonces, mientras Yoongi calentaba el pollo en el microondas y encendía la televisión, Jimin se estaba estirando y ejercitando un poco en la escaladora. Cuando el pitido del microondas se escuchó, Jimin se detuvo a tomar un sorbo de agua. Yoongi se rodeó a si mismo de dulces, helado y comida cuando la película comenzó, y tomó una posición cómoda al tiempo que Jimin hacía una serie de sentadillas. Conocía a Park como a las sábanas de su cama (su cama era algo así como su mascota), tardaba una hora y media entrenando, quince minutos en comprar un jugo y otros quince en llegar a casa.

Solo, se acurrucó en el brazo del sofá, sabiendo que en ese momento Jimin estaba teniendo una pelea mental consigo mismo porque no sabía si elegir fresa o naranja. Siempre elegía naranja.

El conjuro terminó sencillamente, y así sencillo fue también para Yoongi quedarse dormido y tan sencillo también para Jimin, que iba llegando y se encontró con un desastre y un Yoongi tendido sobre el sofá, además de muchos gritos en la tv.

-Ay no, ay no. No entres idiota. ¡Ah, que horror! - gritó, alejándose a paso lento del sofá al que se había acercado.

Volvió a casa dispuesto a comer y dormir un poco un viernes por la noche, pero no. Como todos los planes en la vida de Jimin, Yoongi tenía que arruinarlos.

El plan que tenía de seguir siendo novio de Jungkook durante toda su vida (estaba exagerando ahí). El plan de nunca enamorarse de un compañero de piso. El plan de nunca enamorarse de un amigo. El plan de nunca enamorarse de un amigo heterosexual. El plan de comer más sano, porque a Yoongi no le gustaba comer ensaladas todo el tiempo ni la comida ligera. El plan de subirle el volumen a la música los domingos cuando había que limpiar, porque Yoongi dormía a esas horas y se ponía como el demonio si lo despertaban. Y, ahora, el plan de tener una noche pacífica, porque estaba viendo esas películas de mierda que le causaban pavor.

-¡Yah! - le gritó a la tv antes de alcanzar el control y apagarla - En serio, tú de verdad vas a matarme algún día - le dijo a Yoongi, echándole la culpa de más de una cosa en su vida.

Pero Yoongi no le respondió porque estaba profundamente dormido en el sofá, en una posición un tanto inhumana y los labios manchados de helado de fresa. Jimin estaba enojado consigo mismo y quería descargar todo eso en Yoongi, pero esa imagen no podía hacer otra cosa que amansar todos sus sentidos hasta reducirlos a "estado minion".

-Vaya, alguien llegó cansado hoy.

Fue inevitable sonreír, Yoongi durmiendo no era nada comparado al Yoongi despierto dispuesto a maldecir al cielo desde que se levantaba por las mañanas. Yoongi era lindo, y eso tocaba fibras en Jimin que ni él mismo conocía.

Con un suspiro tomó los platos sucios y el bote de helado para llevarlos a la cocina, mañana los lavaría. Descubrió con satisfacción que había comida para él en el microondas, y además era su favorita. 

Se arrepintió de odiar a Yoongi por una milésima de segundo (nunca podía odiarlo por más tiempo que eso) a veces olvidaba que siempre pensaba en él cuando compraba algo o cuando hacía cosas importantes. Era un buen hyung a pesar de su humor, y a Jimin le gustaba que fuese así.

Si Yoongi no fuese un osito gruñón su vida sería mucho más aburrida.

Calentó la comida y se fue a comer en el sofá junto al mayor, quien yacía como muerto junto a él. Terminó de comer y se dijo a si mismo que no podía dejarlo dormir en el sofá.

Digo, para no escucharlo quejarse de dolor de espalda.

Y para tocarlo también, claro que sí.

Intentó pasar los brazos debajo de Yoongi, mala idea. El chico tenía los huesos pesados.

-No te atrevas a interrumpirme cuando duermo.

Yoongi le habló con una voz de ultratumba.

-¿Seguro que quieres dormir toda la noche en el sofá?

-Claro que no, pero es más fácil decirme que me levante. No soy una chica, Jiminnie.

Jimin se alejó de inmediato, odiaba la forma en la que Yoongi decía "Jiminnie", sonaba como si se estuviera burlando él y, de hecho, si lo hacía cuando usaba esa palabra.

-Te gusta que te traten como una princesa, ¿por qué de un momento a otra decidirías que quieres ser un ser humano normal? - le reprochó cruzándose de brazos.

Yoongi tardó un rato en responderle. Él se levantó del sofá y estiró su cuerpo.

-Porque no quiero estar cerca de ti cuando pareces un actor porno - declaró antes de salir de ahí.

Jimin estaba seguro de que más de una docena de neuronas acababan de morir en el proceso de intentar comprender qué-carajos-acaba-de-decir-min-yoongi.

¿Actor porno? Y un carajo.

En la pared de la sala había un espejo y pudo verse perfectamente: Franelilla, un pantalón gris de algodón y una gorra mal puesta; el sudor transparentaba la tela, el cabello húmedo se pegaba a su rostro, el sudor le hacía lucir brillante y las mejillas estaban rojas. Si, lucía como si acabara de tener sexo.

Pero Jimin se veía de esa forma la mayoría del tiempo y a Yoongi le importaba muy poco.

Ni siquiera se daba cuenta cuando Jimin andaba por todo el lugar sin camiseta y lo abrazaba o se le acercaba mucho.

Yoongi estaba raro.

Bufó, necesitaba darse un baño y sacarse todo lo "actor porno". Y una mierda, ¿Min Yoongi se había visto en un espejo? Jimin si lo había visto, y sus problemas de acampar eran una prueba de ello.

-Una noche de doramas, videos de idols, sueños húmedos con Min Yoongi, lo normal...- se dijo a si mismo en voz alta mientras entraba en su habitación a darse un baño.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: