Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Sasuke llegó a la ciudad

Autor: frizzante gatto

[Reviews - 4]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Especial de Navidad

Notas del capitulo:

Hola esperó que les agrade, un poco tarde pero aquí está un fic basado en la canción de Santa Claus llegó a la ciudad. 

Era víspera de navidad en Konoha, el frío cristalizaba los vidrios de las ventanas y mantenía a los habitantes de la villa dentro de sus casas, sentados en las orillas de sus chimeneas o tomando algún líquido, que les proporcionara un poco de calidez a su cuerpo. Si, todos se mantenían refugiados es sus moradas, todos excepto un rubio revoltoso que al parecer jamás se le irían las energías, ni aunque tuviera que trasladarse a vivir al punto más gélido de la tierra o vivir en una casa hecha de hielo, jamás se inmutaba ante el clima o cualquier suceso que le deparará la madre naturaleza. Corría feliz por toda la villa, le gustaba mucho la nieve y el invierno, le gustaba la navidad porque siempre la pasaba muy bien con Iruka-sensei comiendo montañas de ramen y de dulces que hacían entre los dos; era muy hermosa así que era una época para estar entusiasmado, y ahora que él ganaba su propio dinero realizando misiones podría recompensar a su sensei comprándole algún presente para mostrar lo agradecido que estaba por no hacer que pasará las festividades solo. Así que por eso iba en busca de un regalo por las calles emblanquecidas gritando y riendo, a su lado estaba su compañero de equipo, un pálido azabache que tenía impregnado en la cara una mueca que aparentaba ser una sonrisa; estaban platicando, bueno sólo el rubio platicaba o más bien estaba sumergido en un monologo donde decidía cuál era la mejor opción para el regalarle a Iruka y su compañero sólo se encargaba de cuidarlo pero de repente el trigueño salió corriendo; mas  al ver que sólo fue a saludar a Sakura, su otra compañera de equipo, que paseaba con su amiga Ino relajó  sus facciones, aunque no le duró mucho tiempo, porque sabía que alguien los estaba siguiendo por mucho que se esforzara en ocultar su chakra, él había sido un anbu muy bueno y podía percibirlo. Tenía que estar atento al siguiente movimiento que hiciera para así poder apreciar mejor de quién se trataba. Otro movimiento sigiloso y pudo esclarecer sus sospechas, ya no tenía dudas, entonces vio por el rabillo donde se encontraba Naruto y al ver que estaba ensimismado con su plática con las kunoichis pudo darse el lujo de mirar los ojos de su persecutor y de pasó reírse un poco de él, porque era demasiado obvio el objetivo del que estaba escondido y más obvio era si este no dejaba de ver al rubio con el ceño fruncido mientras este  les sonreía a las mujeres que charlaban con él.


-Déjalo, sólo está hablando- Dijo Sai en tono de burla.


-Tks, ¿qué vas a hacer ahora?- le contesto la sombra molesto de que lo hayan descubierto en parte y de que Naruto no dejara de hablar con la demás gente.


-¿Yo? Nada ¿Qué vas a hacer tú?


-No te interesa.


-Al contrario, deberías estar interesado en que te ayude.


-No es de tu incumbencia.


-¿Entonces cómo le vas a hacer?- después agregó- Sabes el otro día por casualidad escuche que un profesor de la academia se iba a ir a una misión en el día de Navidad- Fue entonces que captó la atención de su receptor.


-¿Qué más sabes?- dijo el otro con un tono de desespero casi imperceptible.


-Oh vaya! No es de mi interés- dijo con gracia.


-Maldita copia barata dímelo o...


-¿O qué?- interrumpió Sai


-Nada.


-Quién diría que estaría vivo para ver como el gran Sasuke Uchiha me pidiera ayuda.


-¡¿Qué?! Yo no te he pedido nada- contesto el vengador enojado.


-Ok, como soy bondadoso te diré todo lo que sé- Contesto con su sonrisa falsa que lo caracterizaba y un poco de burla, haciendo caso omiso al otro azabache


-Tks.


-Esta va a ser interesante.


-calla...


-vete


-¿Qué?


- Que te vayas, ahí viene tu noviecito- dijo en voz baja pero divertido, para darse la vuelta no sin antes poder observar al otro azabache sonrojado por su comentario.


-Hey Sai, siento haberte echo esperar - dijo animado el rubio- Pero es que me estaban ayudándome con ideas.


-No te preocupes kitsune, por ti esperaría toda la vida- contesto con un tono galante haciendo de inmediato que Naruto se sonrojara y que el vigilante que los observaba apretara sus puños por tal atrevimiento de su copia y claro que Sai sabía que el bastardo, como solía decirle a Sasuke, los estaba viendo, iba a disfrutar de los celos que tenía el Uchiha, lo tomaría como su regalo de navidad.


-Ah- dijo incomodo el zorro- Pues vamos.


Fueron a varias tiendas más hasta que encontraron un delfín de peluche que le regalaría a su maestro. Así cansados decidieron que lo mejor era ir a comer algo, de ramen por supuesto, y cuando estaban por entrar se encontraron a Iruka a fuera del pequeño restauran.


-¡Hey! Iruka- sensei- el trigueño fue el primero en hablar


-Hola Naruto- contesto el profesor- ¿Cómo has estado?


-Muy bien dattebayo! De hecho estaba pensando que este año tendríamos que preparar más ramen, pues como ya crecí...


-Es de eso mismo que te vengo a hablar- respondió el Umino


-¿También pensaba que sería buena idea hacer más ramen?- dijo el de ojos azules con alegría


-Pues no exactamente- dijo algo decaído y Naruto lo miro raro- La hokage me ha encargado llevar al señor feudal a la aldea de la roca y entonces...


-¡quiere que lo acompañe dattebayo!- grito el rubio- vamos Iruka- sensei no tiene que apenarse al decirlo


-No Naruto no es...


-Entonces ¿de qué se trata?


-Yo voy a partir el día viernes


-pero ese día es Noche buena- empezó a decir con voz angustiada


-Es de lo que quería hablar- dijo con pena- Creo que esta navidad no podremos estar juntos- terminó  por decir, tratando de evitar la mirada de Naruto, sabía que si lo veía iba a llorar. Al final de cuentas tanto para Iruka como para  Naruto, los dos eran  familia y le dolía romper la tradición de pasar las fiestas juntos.


-No te preocupes Sensei, ya no soy más un niño pequeño y puedo hacerme cargo dattebayo- trato de decir sin que se le quebrara la voz. De verdad estaba muy triste, quería pasarla bien, quería sentirse como en casa y esa era de las pocas veces que podía- entonces me voy- dijo tan rápido para poder irse corriendo de allí, quería llorar, quería que no lo viera nadie para que nadie se burlara de como aun siendo el héroe de Konoha estuviera llorando por nimiedades, quería desquitarse con lo que sea.


-Lo siento Naruto- Dijo con unas cuantas lágrimas en sus ojos cuando vio que el rubio se fue corriendo, quería alcanzarlo, pero al final qué ganaba, si no  podía dejar de lado la misión de lado


-Dejó esto para ti.


Vio que Sai le entregaba una bolsa, se apeno porque lo viera llorar, pero aun así agarro la bolsa y antes de poder preguntar el azabache contestó:


-Es un regalo.


-Ah, está bien gracias- abrió la bolsa y lloró aún más. Naruto le compró un peluche de Delfín.


-Va a estar bien- dijo el ex anbu y antes de que pudiera preguntar el otro, añadió- No va a pasar la navidad solo- cuando termino de decirlo, se esfumo.


-Gracias Naruto- dijo el Umino y también se fue.


________________________________________________


Sai tenía que hacer algo, se fue en dirección por donde había escapado Naruto- Agg! Sigo sin entender muy bien los sentimientos.


Recorrió todo el camino pensando que diría para que el trigueño  se alegra un poco, lo enocontró en un viejo columpio, se veía devastado así que se le ocurrió una idea que talvéz  no era la mejor, pero era la única opción.


-Oye Naruto-Grito para que el otro alzara la vista


-Ah!¿ Qué haces aquí?-dijo tratando de ocultar su tristeza.


-Te voy a decir un secreto, pero tienes que recordar que es muy importante que no se lo digas a nadie.


-¿Qué es?¿Qué es?- dijo emocionado.


Entonces el pelinegro se acercó al oído del ojiazul y con cuidado susurró


-Sabes Naruto, pórtate bien no debes llorar, ¿sabes por qué? Santa claus llegó a la ciudad – terminó de decir satisfecho.


-¿Qué?-dijo con confusión, no sabía a qué se refería con eso y no estaba de buenas para bromas


-De nada- respondió con una falsa sonrisa, su trabajo esta echo. Entonces dio camino para regresar no sin antes dedicarle una mirada de soslayo al vigilante que estaba detrás del rubio, sin que este se enterara, para verlo fruncir el ceño.


Al día siguiente Naruto estaba en la torre del Hokage, rogándole que ya que su Sensei iba a pasar las fiestas fuera, a él también le diera una misión, pero esta se negaba alegando que ya no había misiones que otorgar  y que además seguía siendo un gennin así que no podía acceder a darle una  misionón clasificación  "S".


-Vamos abuela debe de haber algo- "que no ve que no quiero pasar la navidad aquí solo" pensó el rubio. 


-Ya cállate Naruto-contestó la hokage.


-No lo voy a hacer hasta que...- sus gritos se vieron interrumpidos porque la asistente de la hokage entró, llevando consigo un mensaje que al instante dio a Tsunade, se vio una pequeña sonrisa en su rostro al leerlo y alzo la vista hacía el estruendoso ninja que estaba ahí.


-Bien te conseguí una misión.


-En serio, ¡genial! Abuela, ¿cuál es?


-Tendrás que vigilar al Kazakague mientras está en la villa.


-Ga-Gaara vendrá – "que emoción" pensó feliz el rubio, no era la misión de rango "S" que esperaba, pero era mejor que nada.


-Bien ahora vete,  él te está esperando- lo corrió con alivio


Al salir de la torre se veía a tres ninjas que portaban sus bandanas de la Aldea de la Arena y entonces el rubio corrió a abrazar a un pelirrojo que lo recibió con una mezcla de sorpresa, sonrojo y gusto.


-Hola Gaara, hola chicos – decía feliz el rubio.


-Hola Naruto, ¿Cómo has estado?- contestaba el pelirrojo mientras recibía miradas de burla de sus hermanos.


-Haciéndome cada vez más fuerte- dijo el rubio -¿Por qué no vamos a comer?


-Bien, pero que no sea ramen- respondió el pelirrojo.


-Pe-pero yo-


-Es broma Naruto, vayamos – dijo con una pequeña sonrisa.


-¡ Yei, vamos!


Mientras caminaban los cuatro ninjas se encontraron a un azabeche que se detuvo para saludarlo a todos, era su intención seguir animando al rubio, claro muy a su manera, así que lo alejó de los demás y al verlo confundido le volvió a susurrar al oído.


- Él todo lo apunta, él todo lo ve y sigue los pasos estés donde estés, santa claus llegó a la ciudad.


-¿Qué?- volvió a quedar más confundido, no sabía lo que le estaba diciendo Sai desde el otro día, pero no le dio mucha confianza, antes de poder pedirle una explicación esté ya no estaba, así que le quito importancia y se fue, sintiendo como desde hace días una sombra moverse – Bah – seguro es mi imaginación.


-Perdón chicos- gritaba mientras se acercaba a los de la Arena


Transcurrió él día mientras Naruto y Gaara paseaban  por la aldea, sus hermanos del último se cansaron de molestar por lo bajo a su hermano menor y se fueron a descansar. Así que dejaron a los otros dos quedarse solos. Para el pelirrojo era como un sueño, podía imaginar que era una cita con el rubio, pero el otro no tenía ni la menor idea, pero era bueno salir a distraerse, de repente volvía a recordar que Iruka no iba a estar con él en  navidad  y se podía triste, pero inmediatamente recomponía su mueca por una sonrisa y ya estaba.


-Bueno, muchas gracias por todo-decía el de ojos aguamarina al ver que habían llegado a la posada donde se estaba quedando.


-No, gracias a ti fue muy agradable pasar tiempo con amigos.


-Oye, ¿te gustaría pasar la navidad con nosotros?


-¿En serio?


-So-sólo si tú quieres- contestó el pelirrojo con nerviosismo, claro que él quería que el trigueño pasara las fechas festivas con él, si por eso había decidido llegar a Konoha en esos días.


-------------------------------------------------------------------------------------------


Mientras muy cerca de la posada


-Veo, que lo mantienes bien vigilado- decía un azabache con una falsa sonrisa y un dejo de burla en las palabras


-Tks, sólo cállate-el otro contesto molesto mientras le hacía señales a su "copia barata" para que se agachara y no los descubireran - Al final,¿ no dijiste que me ibas a ayudar?  creo que es un buen momento para que intervengas- decía mientras de soslayo miraba a Naruto y al "mapache" hablar muy animadamente y muy pagados para su gusto.


-¡Ja! tranquilo bastardo, a eso iba- dijo para retirarse e intervenir en la plática que metros adelante se llevaba a cabo, después de todo prometió ayudar y eso haría por el bien del rubio.


-Oye, ¿te gustaría pasar la navidad con nosotros?


-¿En serio?


-So-sólo si tú quieres.


-Yo... a mí me gus...


-¡Hey Naruto!- la plática se vio interrumpida por un moreno que iba llegando.


-¿Qué pasó Sai?- le contesto el rubio


-¿Puedes venir conmigo?es importante-


-Cla-claro, lo siento tanto Gaara- Decía con un leve toque de vergüenza por dejar así a su amigo.


-No hay problema- se escuchó su respuesta con un dejo de decepción


Se alejaron un poco para que el azabache pudiera hablar con el ojiazul. Como en ocasiones anteriores se acercó al kitsune y le dijo:


-Te observa cuando duermes, te mira al despertar, no intentes ocultarte de él pues siempre te verá-


-¿Qué?- repetía como ya era costumbre de cada vez que su compañero de equipo decía ese tipo de cosas.


-Que conste que te lo advertí.


-No no te entiendo y eso da repelús-decía Naruto con escalofríos.


 


- Él sabe de ti, él sabe de mí, él lo sabe todo no intentes huir, santa claus llegó a la ciudad- Le decía en tono cantarían el azabache mientras ponía su sonrisa falsa; para como de costumbre irse y dejar con más dudas al pobre rubio


_________________________________________________________


Dos días después 


 


Era noche buena, Naruto no volvió a ver a su compañero de equipo y eso lo tranquilizó, dedujo que solo era un locura de él y nada más, pero al final de cuentas iba a a pasar las fiestas solo. Gaara tuvo una emergencia y se fue de repente y nadie más +lo había visitado  a su casa, así que lo único que le quedaba era terminar de cenar su ramen instantáneo y dormir. 


Se estaba quedando completamente dormido, cuando escucho un leve sonido que provenía de su ventana, no le dio mucha importancia pensaba que era sólo el viento que golpeteaba los cristales. Pero el sonido se incrementaba, así que decidió desperezarse y revisar cuál era la fuente de los ruidos. Se acerco y todo estaba oscuro, pero una corriente de aire se colaba por la ventana, no recordaba muy bien  si se había asegurado de cerrarla, pero cuando se dio la vuelta vio una silueta que lo hizo asustarse.


-Dobe, deberías ponerle seguro -se escuchó una voz gruesa y con autosuficiencia. 


-¡Aaay!- pegó un grito el rubio- ¿Te-teme?- preguntó con duda.


-¿Esperabas a alguien más ?


-¡Temeee!- dijo con alegría y corriendo a abrazar a su ex compañero. 


El azabache se sentía como en el parasiso , estaba con su hermoso zorrito y no desaprovecharía la oportunidad. Así que prendió la luz de la recamara del rubio y mientras es otro lo invadía con muchas preguntas sobre su viaje y sobre todo tipo de cosas, él con algo de pena saco una pequeña caja.


-Ten- decía mientras le entregaba el obsequio, él otro se le quedó viendo con confusión- Es para ti Usuratonkachi- volvió de reafirmar con un leve sonrojo. 


-Gracias teme- contestó nervioso mientras abría la caja que le entregaron. Sacó un pequeño libro que en seguida empezó a hojear, lo único que pudo haceren ese momento  fue mirar con asombro al ojinegro y tratar de averiguar.


-¿Co-cómo?


El pelinegro sintió un poco de pena, pero estaba decidido, así que se acerco y le dijo en tono bajo


-Él sabe de ti, él sabe de mí ,él lo sabe todo no intentes huir, Sasuke  llegó a la ciudad- terminó de decir y aprovechando el estupor que sufría el trigueño se acerco más a sus labios y estampó los propios contra los del rubio. Empezó con un beso lleno de amor, pero iba subiendo de tono y se tuvieron que separar a falta de oxigeno. Entonces el moreno se puso más nervioso , no sabía cuál iba a ser la reacción del kitsune y que el otro no dijera nada lo ponía más  sofocado.


-Fe-feliz navidad Naruto.


-Teme, es la mejor navidad- contestó  mientras él tomaba la iniciativa para unir de nueva cuenta sus labios  


-Bien  zorrito, entonces tengamos una noche buena- finalizó Sasuke con un tono travieso.

Notas finales:

Muy bien Gracias por leer, un poco atrasado pero quedó, Ah y el regaló es un album de fotografías de Naruto 


Esperó que te haya  gustado Hinaru :3 


Disculpen las faltas de ortografía 

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: