Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Military Heart

Autor: PaOK

[Reviews - 13]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Hola a todos. Aca deseandoles un feliz año con mucha prosperidad y esperando que la hayan pasado super bien, comiendo mucho y con sus familias.

 

De nuevo con un proyecto nuevo,, asi que vayan a leer!!

Había estado rondándole por la cabeza, aquella fuerte idea estaba ahí presionando sus pensamientos de una manera intensa. Como hacías para sacártela cuando había estado ahí por tanto tiempo? Debía ser una broma, no? alguien tan joven, que aun podía seguir su vida sin problemas pero no, él había decidido complicarse sin decirle a nadie, todo lo que tenía que ver con sus planes maquinaban dentro de su cerebro, quien apenas y dormía pensando en cómo iba a decirlo sin que nadie fuera a enloquecer.

Aquella noche después de clases, había terminado en su habitación pensando en si debía hacerlo hasta que unos golpes en la puerta llamaron su atención.

Algo nervioso se levantó a abrir —Que pasa Omma?—

—No bajaste a cenar hijo—

—No tengo hambre, es todo—

Ella le miró incrédula —No es todo, dime que tienes?— ambos se sentaron en el borde de la cama

—E-Estuve pensando en entrar al servicio—

—Que?? Estas bromeando, aun eres un niño—

—Omma tengo casi 21 años, no soy un niño y es mejor que lo haga ahora así podré salir joven—

—De eso no te preocupes Jiyong? De tu maldita apariencia, le diré a tu padre—

—Anda dile no me importa porque ya tomé mi decisión—

—Esto no se quedará así—

—Fuera de mi cuarto. Déjame solo—

Había dejado caer la noticia para asombrar a toda su familia ya que unos días después cuando su padre se enteró había estado molesto a niveles extremos aunque pasaron unos días hasta que se encontrara con su hijo para hablar del asunto ya que él y su madre no estaban juntos debido a circunstancias de fuerza mayor, Jiyong había crecido solo junto a su madre toda su vida, nada más recibía la pensión que su padre le enviaba todos los meses. Nunca estuvo en ninguno de sus momentos importantes debido a ello Jiyong siempre guardaba un resentimiento dentro de su corazón que le era difícil de remover más ahora que ya había crecido y entendía mejor las cosas, había sido llamado por su progenitor, lo que le tenía nervioso y un tanto ansioso porque aquel hombre había estado jodiendo su vida desde que estaba en la secundaria pero sin importar su opinión el de una u otra manera ya estaba decidido a entrar al servicio militar.

—Como esta eso que vas a entrar al servicio militar?—

—Yo lo he decidido señor—

—Eres un niño aun, debes ir a la universidad—

—Iré después de salir creo que lo mejor es entrar antes señor—

—No estás pensando bien Jiyong, solo estas encaprichado porque no cumplimos tus órdenes de niño malcriado—

—No es eso padre, solo quiero hacerme un hombre adulto—

—Basta— gritó —No vas a ir… Aun—

—Usted no me va a prohibir nada, lo quiera o no voy a enlistarme el próximo mes—

—Que??—

Jiyong mantuvo la mirada firme hacia su padre quien vestía un traje entero —Ya hice todo el papeleo, solo debo presentarme a la base y podré comenzar—

—Eres un desconsiderado, no piensas en tu madre?—

—Y ustedes no piensa en los deseos de su hijo? Solo le importa su maldito puesto—

—No te atrevas a subirme la voz mocoso descarado—

—Hago lo que se me da la gana, total nunca ha estado para prohibirme nada— una fuerte cachetada cayó sobre la mejilla del menor quien se había quedado inmóvil solo pudo tocar su piel mientras reprimía su enojo —Muy bien, hora de irme—

—Espera, esto no ha terminado Jiyong—

—Terminé en el momento en que entré aquí—

Salió sin voltear atrás. Estaba tan molesto que iba a pelearse con el primero que se cruzara en su camino, así que optó por correr hasta el parque donde solía ir de juerga con sus amigos, habían dejado de verse porque todos estaban por entrar a la universidad mientras él iba a cumplir su servicio militar obligatorio. Recordaba al pequeño Taehyun peleando con Seungyoon por una bolsa de frituras haciéndole pasar un ridículo frente a todas las personas, o la vez que estaban en el parque acuático tratando de seducir chicas pero se habían caído quedando todos con moretones enormes. Recuerdo tras recuerdo le habían hecho olvidar su enojo pero le importaba un comino, ese viejo podía decir lo que le diera la gana porque el haría lo contrario además él ya era mayor para decidir que estaba bien  para su vida.

Llegó a casa bien tarde, no quería lidiar con las habladurías de su madre porque no estaba de humor para seguir peleando así que solo se dirigió a la cocina por algo de comer, se dio cuenta que había dejado comida para él. Eso le hizo sentir un poco mal puesto que ella había sacrificado muchas cosas para que el tuviera una vida decente y ahí estaba el haciéndola sufrir. Comió en silencio y subió para tirarse a dormir, esperaba que aquella decisión fuera buena después de todo.

Aquel mes había pasado volando, el tema del servicio militar había pasado a segundo plano nadie decía nada porque tanto su madre como su padre sabían que Jiyong era terco y haría las cosas a su modo, solo les quedó aceptar lo que les había impuesto.

Estaban en la entrada de la base, Jiyong había rapado su cabello la noche anterior, su madre estaba con lágrimas en los ojos y su padre solo le miraba con aquel porte serio y estricto.

—Jiyong sabes que te amo, cuídate mucho por favor, sé que aun estas siendo un tonto por entrar ahora. No debiste excluirnos de tu decisión—

—Ya Omma, creo que es un poco tarde para esto—

—Pero…—

—Te quiero, cuídate mucho por favor—

—Jiyong pórtate como un hombre y deja nuestro apellido en alto—

—Lo haré padre—

El hombre se acercó a él para susurrarle —Se fuerte, veras cosas que no esperabas, defiéndete si es necesario y calla si es necesario—

—A que te refieres?—

—NOVATOS, ES HORA DE ENTRAR. MUEVANSE—

—Bueno, es hora de irme. Nos vemos—

—Vendré a verte cuando te den tiempo libre—

—Claro, me traes lo de siempre—

—Te amamos hijo— su padre rodeó a su madre por los hombros, se sorprendió ya que nunca antes había visto aquella escena

Entró junto a todo el grupo. Había hombres de todas las edades, pero predominaban hombres de mayor edad talvez de 29 años así que se sentía como de jardín de niños, afianzó el agarre de su mochila y caminó con la frente en alto, no dejaría que aquello le asustara, lo afrontaría y cuanto antes estaría afuera gozando de su juventud sin problema alguno. Vio a varios chicos de su edad caminando asustados y mirando a todas partes como si un depredador fuera a atacarlos.

Empezó a divisar la base, era enorme casi como todo el barrio de donde vivía, estaba fascinado, habían grupos haciendo ejercicio de manera sincronizada, grupos de cadetes y grupos de chicos ordenando equipo de trabajo, era más grande de lo que imaginaba, vio como era llevado hasta un campo abierto donde fueron alineados frente a una pequeña tarima, el solo miró al frente como todos los demás cuando un hombre de traje verde y buen porte subió, empezó a mirarles detalladamente poniendo nerviosos a los que estaba en la primera fila, Jiyong agradeció que estaba unas cinco filas atrás de ellos entonces no podían verle. El hombre usaba una boina negra y tenía varias medallas colgando del pecho, tenía las manos detrás de la espalda cuando elevo su voz.

—FIRMES—

—Si señor— Jiyong se había quedado mudo

—Bienvenidos a la base militar de Seúl, Mi nombre es Kang Daesung, Teniente de Primera División. Ustedes son el grupo número 24 de este año, empezaran su entrenamiento dentro de unas horas después que les den las instrucciones dependiendo del bloque en donde queden ubicados. Hay cinco bloques dentro de nuestra base: A, B, C, D, E. Esto hará que los podamos localizar con mayor facilidad, si tienen alguna queja deben informarla a este cadete que se encuentra a mi derecha, él es el encargado del grupo de los novatos, si se enferman avísenlo para que sean atendidos, si lloran por su mami nosotros nos encargaremos de hacerlos llorar más y por último acaten todas las ordenes sino estarán en serios problemas. Somos muy estrictos y no voy a tolerar a ningún rebelde dentro de mi base. Entendido— hubo un silencio ya que todos estaban nerviosos y cuestionando las cosas que acababa de decir —ENTENDIDO—

ENTENDIDO SEÑOR—

—Ahora quedan a cargo de su Jefe—

—Hola novatos, soy su jefe a cargo. Mi nombre es Choi Soonho. Les voy a llevar a sus dormitorios pero primero voy a asignarles sus grupos— empezó a llamar a muchos hombres dentro de los primeros dos grupos hasta que Jiyong escuchó su nombre —Kwon Jiyong, grupo C—

Escuchó otros nombres dentro de su grupo pero no le tomó importancia, solo quería saber dónde iba a dormir y ver si había algún chico guapo. La orientación de Jiyong estaba muy clara desde que Dongwook le había dado unas sesiones de besos que lo habían dejado colgando de una nube, había experimentado con algunos chicos dándose cuenta que las mujeres no le excitaban en lo mas mínimo así que era abiertamente homosexual pero trataba de solo decirlo a las personas cercanas, los demás no tenían por qué enterarse.

—Bien, este es su dormitorio, tienen todo lo necesario. Repórtense en el campo frente a la bandera en 20 minutos—

—Si señor— respondieron todos, el hombre salió

—Esa será mi cama. Hola soy Taewon— un chico de cabello castaño le miró

—Soy Jiyong—

—Excelente. Hora de irnos—

Salieron al lugar donde les habían citado, para hacer el juramento a la bandera y los debidos saludos hacia los símbolos patrios. Jiyong estaba sintiéndose incomodo ya que sentía un ligero peso sobre su espalda pero bueno habían muchas personas detrás suyo entonando el himno de su país así que podía ser cualquiera de ellos así que no se preocupó mucho.

Después de todo la parte cívica, les indicaron que debían ir por sus uniformes, en la oficina que se encontraba en el fondo pero su jefe no pudo acompañarlos porque le habían llamado de la oficina del teniente así que los dejó solos, Jiyong había hecho amistad con Taewon quien era mayor por cuatro años pero era muy amable y educado. Aquel camino se les había hecho corto entre tanta conversación, los demás chicos iban en silencio escuchando con atención cada palabra que decían, lo que hizo que el par se sintiera un poco incómodo aunque Jiyong recordó que no debía asustarse, a partir de ahí las cosas se pondrían duras y no había tiempo para pensar en tonterías, todos estaban ahí con el propósito de cumplir sus dos años y poner toda su energía en dar lo mejor.

El encargado de los uniformes, les entregó la ropa hecha a la medida a cada uno de ellos, ya que cuando hacían el papeleo para poder ingresar se les tomaban las medidas y demás datos personales así como algún padecimiento o discapacidad.

Jiyong entró al vestidor para darse cuenta que solo era un cuarto abierto, y todos dentro del grupo estaban empezando a desnudarse frente a él, no pudo evitar ponerse algo rojo, Taewon golpeó su hombro dándole ánimos, era el único que aún seguía con su ropa colorida mientras que los demás ya estaban afinando los últimos detalles, el jefe había regresado y no dudó en cuestionarle.

—Que pasa novato? Porque no estás listo?—

—Ehh… Yo—

—Señor es que su uniforme fue entregado de último y el espacio es algo pequeño—

—Entiendo, hazlo rápido novato—

—Claro señor, gracias—

—Apresúrate Ji— Taewon le dio una sonrisa

Jiyong se despojó de su ropa cuando todos salieron de la habitación, no era que tuviera pena de mostrar su cuerpo pero se sentía nervioso talvez era por estar por primera vez en la base y todos lucían mayores que el así que dejó sus tontos pensamientos a un lado y vistió el uniforme color verde musgo. Se llevó la boina en la mano, tratando de lucir diferente pero cuando el jefe le vio no dudó en acercarse a él para cuestionar su comportamiento.

—Dime novato, hay algo mal con el uniforme?—

—No señor, me queda bien—

—Entonces porque no lo estas usando como se debe?—

—Se refiere a la boina señor?—

—Parece que eres inteligente. Cuál es tu nombre—

—Kwon Jiyong señor—

—Bien novato Kwon, como quieres sobresalir que te parece si nos haces 50 flexiones—

Jiyong no pudo evitar escuchar las risas de los demás las cuales fueron calladas con la dura mirada del Jefe Soonho. Me tiró al piso agradeciendo que Taehyun le había llevado al gimnasio antes de entrar porque si no hubiera sido la burla del grupo llevando apenas un día, Jiyong empezó a notar las gotas de sudor en su frente cuando terminaba las 50 flexiones, levantó su rostro y miró a su jefe algo sonriente, lo cual fue un error total.

—Estas feliz novato—

—Si señor—

—Que bueno, entonces harás 100 flexiones. También haremos que tus compañeros se pongan felices. 100 FLEXIONES PARA TODOS, AHORA. Que te quede claro que aquí se acatan las órdenes, tal y como dijo el teniente, usa bien tu uniforme. Llevas la cuenta—

Después de aquel horrible inicio, Jiyong empezó a recibir malas caras por parte de su grupo pero pues nadie es perfecto, además eso no iba a impedir que se sintiera mal ya que sabía que el resto del entrenamiento se pondría duro y eso no era ni la primera parte del calentamiento. Después de aquello Soonho los llevó a correr por los alrededores explicándoles donde quedaba cada lugar, les hizo una que otra prueba escogiendo novatos al azar, para cuando cayó la tarde todos estaban muertos, sudados y hambrientos. Les habían hecho saltarse el almuerzo para conocer cuánto rendimiento tendrían así que cuando llegaron de nuevo a las habitaciones, el jefe les miró seriamente.

—Muy bien novatos, están oficialmente ingresados dentro de la base, esa fue su iniciación. Mañana empezará el entrenamiento el cual constara de un mes ya después les avisaremos que sigue por ahora dense una ducha, y bajen a cenar. Ah olvidaba una última regla— agrupó a todos y gritó —NO QUIERO PELEAS DE MUÑECAS AQUÍ, el que rompa esta regla primordial será castigado seriamente, créanme no querrán saber qué tipo de castigo tenemos para ello, ENTENDIDO!?—

—ENTENDIDO SEÑOR—

—Rompan filas— sin más salió dejando toda la habitación en silencio

—Oye ese tipo tiene un serio problema de actitud no— Taewon codeó a Jiyong

—Jajaja solo está siendo estricto, crees que nos recibiría con una fiesta de carnaval sino nadie le tomaría en serio—

—Oye tu— una voz vino desde la puerta —Tu el enano que nos hizo hacer las flexiones—

—Que quieres?—

—Si vuelves a hacer algo así, estarás en problemas—

—Uyyyy que miedo, mira como tiemblo. Te sugiero que no te metas en mi camino—

—Así que saliste agresivo, estas advertido—

—Ya basta, todos somos compañeros y nos estaremos viendo por los próximos dos años así que cálmense chicos— Taewon separó a ambos chicos metiéndose en medio de ellos —Solo fue algo inesperado—

—Basta Won, deja de defenderlo—

—Acabamos de llegar y ya quieres problemas Min?—

—Te voy a vigilar— se perdió hasta llegar a su cama

—Le conoces?—

—Es Minseo, éramos compañeros en la secundaria, después de un tiempo nos encontramos y decidimos entrar juntos pero es un buen chico—

—Ya veo. Iré a ducharme—

—Claro—

Jiyong se fue camino abajo hasta las duchas, cada grupo tenía su sector pero les habían indicado que por las mañanas debían compartir ducha con todos los soldados que estaban en la base así que cuando llegó al lugar vio que algunos chicos ya estaban dentro… desnudos… y bien desnudos… se sintió un poco tímido, de un pronto a otro no quería mostrarse de esa manera frente a nadie así que salió a tomar aire para tratar de calmarse un poco puesto que apestaba y no podía ir así al comedor, regresó resignado cuando notó una puerta justo al lado de los sanitarios, así que se acercó a ver que había, para descubrir que era un baño privado, seguramente para los jefes, no lo pensó dos veces y entró para aprovechar el tiempo antes de que llegara alguien y le fuera a castigar, se despojó de su ropa dejando que el agua cayera por su piel, aquella sensación le había relajado por completo, removió los restos de jabón y se colocó una camisa de cuello redondo de color verde y un buzo negro. Todos vestían el mismo atuendo, era como la ropa de descanso.

Cuando regresó al cuarto, ya no había nadie al parecer todos se habían ido para el comedor, se dedicó a guardar sus cosas en un pequeño armario que les habían asignado. La foto de su madre estaba ahí, empezó a sentirse un poco sentimental pero ya se le pasaría el tiempo rápido y pronto estaría afuera. Ahora que lo pensaba no era como si tuviera un vida interesante por la que quisiera volver, terminó la secundaria con notas promedio y después de graduarse tomó unos cuantos cursos de cálculo pero era todo, la universidad no tenía nada de atractivo para estudiar así que pensó en darle tiempo al tiempo, poder conocer un poco el mundo y así poder ver que rumbo tomaría su vida. La experiencia estaba en las calles no en una aula llena de libros y maestros diciéndole que hacer, fue en ese momento en que pensó en el servicio militar. Sabía que tenía que hacerlo tarde o temprano, entre más se hiciera viejo su cuerpo no lo resistiría ni su físico, sabía que era un chico atractivo, no estaba dispuesto a perder eso por la tonterías de sus padres, que acaso no se sentían orgullosos de que quisiera ayudar a la patria. Quería demostrarles que no era un inútil y soportaría todo el entrenamiento para ser un hombre hecho y derecho para la sociedad.

Llegó al comedor y la fila era enorme, todos los grupos se encontraban ahí. Vio una pila de bandejas así que se aproximó a tomar una cuando un chico le golpeó por detrás y ambos tiraron todas las bandejas haciendo un estruendo en todo el lugar, cuando volteó sobre su hombro, un chico delgado le miraba como si estuviera esperando que lo golpeara o le gritara alguna grosería pero en vez de ello Jiyong se arrodilló para ayudarle a recoger el tiradero y volver a ponerse en la fila, aquel estúpido incidente no lo iba a dejar sin cena.

—Lo siento, es que venía muy rápido porque no quería irme sin cenar—

—No hay problema—

—Pensé que ibas a golpearme—

—No fue tu culpa, tranquilo—

—Que dicha, si hubieran sido los del Grupo E estaría muerto—

—Grupo E? que pasa con ellos— Jiyong sintió curiosidad

—No sabes? Eres nuevo…— miró la insignia en su camisa —Oh, eres un novato bueno yo también aun lo soy apenas tengo poco tiempo aquí— le dio una sonrisa —Mucho gusto, Soy Lee Seunghyun pero dime Seungri—

—Soy Jiyong, si justo ingresé hoy. Que pasa con los del Grupo E?—

—Acá no podemos hablar— la cocinera les entregó la cena interrumpiendo la pregunta de Jiyong —Nos vemos Jiyong—

Aquello había dejado al menor con una gran confusión pero la dejó pasar de todos modos no era como si le importara, Taewon estaba contando chistes para hacer reír a todos, en realidad era una persona divertida, Jiyong se integraba secundando al hombre, la mayoría estaban llegado a los treinta pero también reían de las tonterías que decía, a pesar de estar dentro Jiyong no lo veía tan malo hasta que su mirada se desvió hasta la mesa del fondo, el chico de hacia un rato estaba comiendo solo y mirando a todas partes como si alguien fuera a atraparlo.

—Que le pasa?—

—No fue el chico que choco contigo Ji?—

—Si pero pensé que esperaba a alguien. Ya regreso— Jiyong atravesó el comedor con los ojos de todos encima. Por alguna razón sentía que algo raro sucedía —Oye Seungri porque estas solo, ven a comer con nosotros—

El chico miró hacia las demás mesas —Gracias pero e-estoy bien—

—No seas tonto, hazlo a cambio de no golpearte por haber tirado mi bandeja—

—M-Mejor golpéame—

—Hazme caso idiota— tomó la bandeja junto con el brazo del chico. La reacción de todos fue empezar a murmurar hacia Jiyong, quien se dedicó a ignorar todo, ya había visto mucho de eso en la secundaria a la que iba. Él era un chico popular pero no por ello despreciaba a los demás si nadie se metía en su camino él tampoco lo haría así que los hombres en su mesa le hicieron espacio, un poco tímidos hicieron que la mesa se llenara de incomodidad, Jiyong los observó por unos segundos hasta que decidió hablar haciendo que todos se integraran por lo que Seungri dejó de estar callado y reía un poco de vez en cuando. La hora de comer había terminado, cada uno lavó su bandeja para empezar a dirigirse a sus respectivos dormitorios.

—Oye Seungri quieres que te acompañe, te noto algo nervioso—

—N-No, q-que? Nervioso? Para nada—

—Y sigues actuando extraño. Cuántos años tienes?—

El chico se acercó a Jiyong para que nadie pudiera escucharlo —Solo te diré que eres mi Hyung y que no deberías hablar conmigo— dicho eso salió corriendo dejando al mayor con la palabra en la boca

—NOVATO!—

—Mierda— susurró para sí mismo —Si, Señor!—

—Que haces fuera de tu cuarto? Quieres que te lleve en mi espalda?—

—No señor, me distraje un poco—

—Sabes qué pasa si te distraes en combate?— Jiyong negó tontamente —TE MUERES!— su grito hizo que Jiyong cayera sobre su trasero —Ahora a dormir—

—C-Claro señor—

Jiyong regresó al dormitorio y encontró a todos sus compañeros sentados en círculo parecía como una sesión de espíritus por lo que se asustó hasta que pudo darse cuenta de ellos en realidad estaban jugando cartas y apostando dinero, cigarrillos y hasta licor, no entendía como habían metido esas cosas a la base pero suponía que como en todas partes hay brechas dentro del sistema así que solo se recostó en su cama en total silencio.

Estaba quedándose dormido cuando Taewon le lanzó un zapato, le había invitado a unirse pero el menor tenía miedo de que fueran a descubrirle pero un reto era un reto y él debía cumplirlo porque no quería quedar mal frente a sus compañeros así que empezó a jugar hasta altas horas de la madrugada pero había omitido un pequeño detalle cuando se quedó hablando con Seungri, el jefe Soonho había indicado que tenían que estar listos a las 5am frente a la bandera todos los días para iniciar con las respectivas actividades y ninguno de sus compañeros le aviso nada para cuando empezaron a sonar las trompetas a las 4am, todos dentro del Bloque C, cayeron de sus camas ya que se habían “dormido” a las 3am porque el juego se había puesto interesante y Jiyong se había ganado desde dinero hasta esclavos pero no contaba con aquel terrible horario, menos con el frío que hacía en aquel lugar, casi destruía sus huesos y no quería ni imaginar cómo estaría el agua del baño, fue peor cuando vio que era el único que aún seguía en el cuarto. Tomó su toalla para correr a las duchas pero aquello estaba atascado, la fila era enorme y eso le daba a entender que debía estar de pie en ese frío esperando su turno además seguía cuestionándose como dejaría su vergüenza a un lado ya que tarde o temprano debía hacerlo pero aún no estaba listo así que recordó la ducha a la que había ido anteriormente, aquella puerta bien se podía confundir con un cuarto de mantenimiento pero en realidad era amplio, bien alcanzarían cuatro o cinco personas, abrió la llave y casi tuvo una epifanía puesto que el agua era tibia, no podía creerlo.

Era como el cielo, sabia por sus profesores de la secundaria, a los que había consultado antes de entrar al servicio militar, que el agua era tan helada como la del polo norte pero no tenía idea que había agua caliente a la mejor alguien llegaría así que dejó de pensar en tonterías y apresuró el paso antes de que fuera a meterse en problemas, vistió su uniforme como le habían explicado y se dirigió al campo abierto donde estaba la bandera, habían pocos hombres formados cuando él llegó.

—Buen día novato, compensando tu falta?—

—Buenos días señor, solo llegué temprano como debe ser—

Levantó una ceja —Eres modesto o que?—

—N-No, y-yo…—

—Solo bromeó tranquilízate, sé que este ambiente es atemorizante cuando eres joven y todos a tu alrededor son mayores—

Jiyong sonrió levemente —Un poco señor—

—Vez hasta una linda sonrisa tienes novato— el hombre sonrió —Mantén posición firme y espera a tu grupo— palmeó su brazo

—Claro señor— le dio una reverencia para acomodar sus brazos detrás de su espalda

Pasaron unos minutos cuando sus compañeros empezaron a llegar —Ji como rayos te bañaste tan rápido si fuiste el último en salir, además no te vi en la ducha? No te bañaste cochinote?—

—Cállate, si me bañe aún tengo el cabello mojado—

—Sí que eres rápido bueno al menos nos queda de lección no dormirnos tan tarde—

—Cual lección? Tú eres mi esclavo Hyung así que empiezas desde hoy—

—Soy un hombre de palabra chico—

—Silencio novatos—

Después de unas palabras por parte del teniente Kang, habían empezado a dividir en partes más pequeñas a los grupos ya que todos irían a diferentes lugares dentro de la base. Jiyong había sido asignado al grupo C-3 junto con Taewon.

Jiyong aún seguía pensando en lo que había dicho aquel chico, porque actuaba como si fuera a caerle un tigre o algo parecido pero sus pensamientos se vieron interrumpidos cuando el jefe Soonho les llamó la atención.

—Que pasa Kwon, interrumpí su charla?—

—No señor, no estábamos…—

—Genial, al parecer Kwon le ha dado una hermosa bienvenida al Grupo C, 100 flexiones, AHORA— todos estaban pecho a tierra mientras Jiyong quería enterrar su cabeza —Que acaso no entienden a que vinieron aquí, mientras disfrutan en el suelo les explicaré un poco, lleva la cuenta Kwon—

—1—

—Las fuerzas militares son las encargadas de mantener la soberanía y la integridad dentro de nuestro país por lo que hemos sido reconocidos ya que participamos en asuntos internacionales además se ha tratado de luchar contra el terrorismo y buscar la paz para todos nuestros habitantes—

—20—

—En ocasiones el servicio militar tiende a verse como una pérdida de tiempo o en algunos casos le arruina la vida a los hombres que viven dentro del medio artístico pero esto se implementó para que sean hombres de bien, que su espíritu este satisfecho de servir a la patria y dar ese orgullo a sus familias—

—40—

—Como ya han de saber el Servicio consta varias etapas, primero tendrán cinco semanas de entrenamiento básico donde aprenderán a manejar armas, desenvolverse en medio de peleas cuerpo a cuerpo y por último simulaciones reales de guerra además de quien se atreva a romper las reglas como castigo se agregara una semana más a su entrenamiento básico y así sucesivamente dependiendo de que falta cometan. En resumen no saldrían en dos años—

—60—

—Hay cuatro ramas en las que serán enviados después de las cinco semanas. Ejército, Armada, fuerza Aérea e Infantería de Marina. Dependiendo de cuál será su rama así será el tiempo que vayan a permanecer aquí pero lo máximo son dos años de cumplimiento obligatorio—

—70— jadeó

—Que pasa novato? Ya no resistes?—

—S-Si puedo señor—

—Cuenta más fuerte que no escuchan en el fondo—

—80—

—Así que prepárense porque esto se va a poner bien bueno, no quiero escuchar ninguna queja, excusa o lloriqueos porque tendrán serios problemas conmigo y no creo que quieran verme enojado señoritas, quedó claro?—

—SI SEÑOR— Gritaron todos al unísono

—100—

—Bien, ahora vamos a subir aquella montaña que ven al fondo. Quiero tres filas de cinco hombres. Y tu Kwon, quiero verte al frente así será más fácil ver cuando te equivoques para que todos hagan flexiones juntos— Jiyong estaba empezando a cabrearse y tan solo llevaban unas horas de haber empezado

—Claro señor— respondió fuerte y claro.

Aquella montaña era como un pedazo del infierno sobre la tierra, según la percepción de Jiyong, ya que no iban ni por la mitad del camino y sentía que estaba que sus órganos estaban a punto de reventar pero el jefe llevaba sus ojos puestos en él y no quería que por su culpa sus compañeros sufrieran el castigo y menos quería echarse enemigos encima porque quien lo iba a salvar si entre todos le daban una paliza así que aguantó como el hombre que quería ser. Pasaron a un pequeño puesto de agua pero no tenía ni fuerzas de sostener el vaso y Taewon no le ayudaba en lo más mínimo porque no dejaba de quejarse, entre murmullos claro está. Volvieron a retomar el camino y divisaron a un grupo que iba delante de ellos, Jiyong notó que había una fuerte discusión ya que los gritos del jefe a cargo eran bastante audibles, lo que les hizo agradecer que Soonho estuviera a cargo, ese jefe se escuchaba como lo peor del mundo, pero cuando pasaron al lado Jiyong pudo ver que a quien estaban regañando era al chico Seungri, no fue tan estúpido como para pasar por alto que tenía algunos moretones en su rostro, eran leves pero si se notaban. El otro jefe solo le hizo señas a Soonho para que continuaran el camino, Jiyong se quedó de nuevo pensando en el chico, de verdad la estaba pasando mal? O era solo su imaginación? Debía hablar con él cuanto antes, era indebido involucrarse en problemas y lo eran aun peor estando dentro de la base cuando había personas de más poder que lo podía acabar y él no podría defenderse así que debía pensar en algo que fuera muy discreto.

Al llegar a la cima, los demás grupos estaban alineados así que todo el Grupo C hizo lo mismo, El teniente Kang estaba ahí con su traje lo más prolijo posible mientras todos ellos estaban sudados y hechos un desastre, sin contar con que el aire ya ni entraba en sus cuerpos exhaustos. Kang se ubicó frente a todos una vez que el último grupo llegó, al parecer les daría más instrucciones.

—Muy bien, veo que todos han llegado. No en muy buenas condiciones pero ya eso ira mejorando con el tiempo. El objetivo de este ejercicio es saber que tan buena resistencia tienen, el Grupo E llegó desde hace 20 minutos así que tienen el privilegio de tener la ducha libre con agua caliente todo el día mientras que el Grupo— miró las etiquetas en su ropa —D, tendrá que limpiar la cocina todo el día, tomaran turnos. Quiero que sepan que entre menor sea su rendimiento mayor será el castigo así que de ahora en adelante están advertidos. Jefe Sung adelante— un hombre alto se acercó al Teniente Kang

—Bien, la siguiente actividad será llegar hasta el final de la montaña pero no pueden regresar por el camino normal, deben hacerlo por la parte inclinada que tienen a su izquierda, habrá de todo tipo de obstáculo. Cada Grupo debe tomar una bandera correspondiente, podrán identificarla ya que tiene la división a la cada uno pertenece, su objetivo es llegar todos juntos. Novato Lee ven aquí—

—Ese es el muchacho?— Kang habló llamando la atención de Jiyong

—Si Teniente, este muchacho dio problemas cuanto veníamos hacia acá. Creo que está ocultando algo pero se niega a hablar—

—Los demás prepárense para empezar— Kang gritó, la curiosidad de Jiyong aumentó cuando Seungri caminó hacia los hombres de alto rango pero le fue imposible ya que Soonho los empezó a llamar —Novato, empieza a hablar o habrá problemas serios—

Taewon había empujado a Jiyong quien estaba como estatua tratando de escuchar la conversación entre Seungri y los Tenientes pero sabía que si se quedaba el seria el próximo en tener una conversación con ellos, así que cuando estuvieron en posición todos comenzaron a bajar la montaña, atravesando ramas, piedras, insectos de todo tipo pero la carrera por liderar había hecho que Jiyong sacara toda la estamina que le quedaba en el cuerpo para correr hasta el fondo tratando de buscar la bandera de su grupo, unos cuantos segundos bastaron para que el menor divisara el objetivo detrás de unas piedras, se aseguró de no chocar con los demás para tomarla y apresurarse ya que algunos hombres empezaban a llegar pero aun no llevaban su bandera y para cuando él llegó abajo un silencio lo inundó mientras sus pulmones recuperaban el aire que parecía no ser suficiente para volver su ritmo cardiaco a la normalidad, apoyó las palmas de sus manos en las rodillas para poder tomar posición, no sabía que pasaba ninguno de sus compañeros decía nada.

—Qué pasa?—

—Hombre llegamos de PRIMERO— todos palmearon su espalda esperando que el jefe llegara —No puedo creerlo—

—Cálmate o nos van a regañar—

—Oh, impresionante al parecer tenemos un nuevo líder— Kang llegó unos minutos después en un auto enorme —Que grupo fue el ganador y que dé un paso adelante el que haya tomado la bandera—

Algo temeroso Jiyong dio un paso al frente pero manteniendo su postura firme —Fui yo Señor—

—Nombre—

—Kwon Jiyong Señor—

—Muy bien Kwon, le has dado la victoria a tu grupo. Pueden ir a desayunar ya mismo. Para los demás los quiero haciendo 500 flexiones y 500 abdominales. Rompan filas—

Soonho se acercó a Jiyong mientras se dirigían al comedor —Llevas -1 punto novato, esto no es nada comparado a lo que les espera así que ajusta bien tus pantalones antes de que te orines encima—

—No lo haré señor—

—Solo bromeó, lo hiciste bien. Disfruta tu comida—

—Gracias señor— el hombre se dirigió a las oficinas que estaban camino abajo, así que Minseo se acercó a Jiyong

—Oye… Mmm… Muy bien—

—Gracias, emmm… Todo bien entre nosotros?—

—Si no hay problema, si eres amigo de Tae, yo también lo soy—

—Genial. Oye vi que tienes tatuajes—

—Sí, tengo en mis brazos y otros en la espalda. Luego te los enseño, quieres tinta o que?—

—Jajaja aún no, ya tengo suficiente por ahora—

—Tienes? Eres un rebelde Kwon— sonrió codeando al menor

—Sí, tengo muchos pero pues no se ven—

—Hey, Hey, Hey. Que están hablando ustedes dos y no me incluyen—

—De tatuajes Tae, quieres unirte?—

—No gracias, le tengo miedo a las agujas. Por cierto escucharon lo que dicen los chicos?—

—Que?— Ambos respondieron en sintonía

—Dicen que el chico con el que el Teniente estaba hablando está en problemas. Supuestamente dice que tuvo un accidente pero pues muchos especulan que alguien lo lastimó—

—Tú crees que algún jefe le haya golpeado?—

—No los culparía a ellos sino más bien los de nuestro bando— Minseo dijo seriamente —Es más que obvio que los oficiales no tienen nada que ver—

—Ahora que lo dices, la otra vez actuaba extraño—

—Crees que era por eso?—

—Tiene sentido Ji pero no deberíamos involucrarnos porque podríamos ser el próximo blanco—

—Sí, solo olvidado Ji y vamos a comer porque muero de hambre— Taewon lo empujó

—Claro, muevan esos traseros gordos si no quieren ser los últimos—

—Oye vuelve aquí renacuajo, que manera de hablarse a tus hyungs es esa?—

Los tres corrieron hacia el comedor sin darse cuenta que estaban siendo minuciosamente observados.

Tal parece que el estúpido estuvo a punto de abrir la boca—

—Claro que lo vi hombre pero es muy cobarde como para delatarnos—

—Bien creo que esta noche le haremos un pequeña visita de advertencia, que dices?—

—No haremos nada, acaso son idiotas como no se dan cuenta de que lo estarán vigilando y caeremos en un parpadeo. Dejaremos las cosas así como están, que se calme todo el ajetreo ya que parece que tenemos un nuevo candidato para ocupar el puesto junto a la mariquita de Lee—

—Jajaja ese pequeño bastardo de la cafetería, no?—

—Ese mismo. Lee no sabe que acaba de condenar a ese maldito entrometido, mira que quitarnos el puesto de mejor grupo frente a todos es algo grave—

El chico arrugó la cara mientras hablaba —Quería partirlo en dos cuando el Teniente lo hizo pasar al frente. Quién era? Ya no recuerdo su nombre?—

—Eres un estúpido Minho, como siempre, que acaso no fuiste a la secundaria? Se llama Kwon Jiyong, Grupo C, sub-división C-3—

—Muy bien Seungho. Entonces eso quiere decir que estamos lejos de ellos. Será un poco difícil movernos ahora con todo este problema de Lee, Ayshhh maldito mocoso, justo arruinó nuestros planes—

—Ahh es cierto. El plan comenzaría desde mañana, que haremos con los novatos?—

—Esperaremos hasta la próxima semana y les daremos la bienvenida a nuestro territorio—

—Eres un maldito sádico hombre, ya lo decidieron entonces— ambos rieron haciendo que el otro hombre se pusiera serio

—No por nada te han hecho repetir el entrenamiento básico cuatro veces—

—No hables en singular Minho, NOS, recuerda que hemos estado juntos repitiendo esta mierda por cuatro jodidos meses por tu culpa—

—Ayyyy ya! No me eches toda la culpa si no fui yo quien se fumó esa mierda cuando iban a revisar el cuarto—

—Pero lo bueno es que cada mes han venido unos chiquillos muy deliciosos—

—Ya vas a empezar con tus perversiones Seungho, entiende que nadie quiere escuchar como follas a esos idiotas— Minho exclamó mientras realizaban las flexiones

—De que se quejan si ustedes también lo hacen—

—Pero no lo andamos divulgando ni alardeando como tú, además a él no parece molestarle—

—Ya cállense de una buena vez que nosotros no entramos en esa categoría tan baja como ustedes—

—Jajaja ahora juegas de sofisticado cuando te tiras a medio mundo. Escuché que la secretaria de la base 1, te visitó ayer—

—Ya quisiera tener esa suerte, cuenta, cuenta— Minho le codeó

—Pues… que puedo decirles…— sonrió ampliamente —Le di duro contra la pared casi la parto en dos—

—Ahhhh ese es mi amigo, cuando sea grande quiero ser como tú— Minho reía en voz baja

—De verdad que eres un completo idiota, solo es un año mayor que nosotros—

—Pero bueno un año es un año, Apenas tenemos 23 pero tu suenas como si fueras un anciano Xin, ya relájate—

—Ya cállense, que ahí viene el jefe. Hablaremos de la bienvenida ahora en la noche, además tenemos que reunir a todo nuestro grupo—

—Me parece bien, aunque le dije que no se quedara atrás—

—No importa vamos a terminar con esto para ir a comer—

Tal parece que Jiyong no se la iba a llevar tan fácil como creía, todo iba a cambiar a partir de ahora.

 

Notas finales:

He venido con este nuevo proyecto, la verdad con toda la revuelta de que Seungie se va para el servicio (Se ahoga, se retuerce y se tira al suelo a llorar desconsoladamente porque no puedo con ello) pensé en que sería interesante desarrollar una idea como esta, hay unas cuantas historias por ahí pero voy a poner mi estilo propio en ella, justo se me ocurrió un día que estaba a punto de irme a dormir, me levanté a escribirla. Tengo varias cosillas que ponerle para que se diviertan leyendo, para las que ya saben como soy pero para las que son nuevas, deben de saber que AMO el drama (me iré con calma, un poquito) y esta vez no será la excepción. 


 


~~~~~~~~


 


Asi que les mandoun abrazo de año nuevo y que este FF sea de su agrado ^^

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: