Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Las cosas cambian por kurolovers

[Reviews - 63]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Hace ya tiempo que queria hacer un fic de harry potter, espero que les guste

Las cosas cambian.

Harry Potter.

Capítulo 1: La verdad y decisión.

Había pasado un mes desde la derrota del Señor Oscuro, Harry sentía que las cosas aún no habían terminado para el gran héroe, había perdido personas muy valiosas para él.

El azabache estaba en la casa de sus tíos ya que estaban reconstruyendo el castillo así que eran más vacaciones que otra cosa pero todos los alumnos merecían aquel pequeño descanso de todo lo sucedido anteriormente, lo que le extrañaba bastante era que no recibía ninguna carta por parte de sus amigos; trato de contactarse con ellos sin buenos resultados. Suspiro en su cama sin saber que hacer aquella noche, presencia que algo iba a pasar, toco su cicatriz de forma distraída.

-No lo comprendo....-susurro para sí mismo antes de caer dormido.

Unos meses más le llego la carta de Hogwarts, sonrió feliz al volver al lugar que consideraba su hogar, Harry esperaba encontrarse con sus mejores amigos en el tren pero no lo logro, con resignación se sentó con Luna y Neville, al llegar a su casa con Neville encontró a Ron y Hermione  los miro unos momentos había notado algo entre esos dos.

Las primeras semanas fueron normales pero siempre antes de dormir escuchaba algunas voces que lo desconcertaban ya que se les había familiar pero a la vez no. Un día estaba vagando por los pasillos hasta que volvió a escuchar una voz femenina, miro a su alrededor, Harry con curiosidad comenzó caminar por donde le indicaba la extraña voz, miraba por donde lo llevaban, se encontró con una pared al principio pensó que había sido una estupidez pero luego sintió que su magia reaccionaba haciendo que en unos segundos se apareciera una puerta en donde estaba justamente él.

-Pero qué demonios....-exclamó sorprendido, con cautela ingreso al cuarto donde habían solo cuatro retratos frente de él, al principio no había nadie, cuando la puerta se cerró aparecieron cuatro personas mirándolo a él.

-Por fin tenemos el honor de verte Harry Potter.-hablo una mujer con una suave sonrisa.

-N..no son ustedes los fundadores de Hogwarts...-dijo sorprendido.

-Así es pequeño león.-hablo un hombre feliz por su casa.

-Ya no has reconocido a todos, pero estas en peligró.-dijo serio Salazar.

-¿Qué quieres decir?.-dijo Harry serio.-Voldemort ya no vive.

-No estamos diciendo que él fuera el problema.-hablo Helga

-No lo entiendo....

-Veras pequeño, Dumbledore es el problema, él te ha engañado todo este tiempo.-le respondió Godric

-No puede ser, él me ha ayudado mucho, no podría hacerme eso.

-Solo te manipulo por completo, te hizo hacer amigos de tus 'supuestos' mejores amigos.

-Y..yo no lo puedo creerlo, me están diciendo que he sido engañado toda la vida, he sido manipulado.-se agarró sus cabellos extasiado por todo, su mundo daba vueltas, miro a los fundadores.-¿Que quieren de mí?.-pregunto serio, "Ya no confiare en nadie" pensó para sí mismo aun herido.

Salazar sonrió ladinamente-Muy Slytherin de tu parte joven serpiente.

-Iba a ser sorteado allí, si le interesa señor Salazar.-le miro antes de sonreírle-Pero eso no responde mi pregunta.

-Así que eres descendiente de dos casa.-hablaba Helga.-Interesante, eso podría ayudar bastante.

-Pero primero debemos enseñarte algunas cosas que te serán muy útiles en su momento, ¿Que dices Harry?.-el cuatro de Rowena.

El nombrado lo pensó unos momentos, si quería salir vivo de las cosas, solo podría confiar en esos cuadros, además podría por fin hacer las cosas que él quería y sabría muchas cosas por la cual siempre tuvo dudas. Miro a los otros y asistió confiado.

 

-Lo haré, quiero decidir mi propio destino y si debo desafiar nuevamente a alguien peligroso....esta vez sabré donde darle.-sonríe.-¿Cuando empezamos?.

-Mañana mismo, ven después de tus clases con tu capa para que nadie sepa esta habitación, la puerta se abrirá solo si no hay nadie, hay muchos secretos en Hogwarts, tú serás el único quien los conocerá.-hablo Salazar.

-Eres un gran descendiente Harry.-dijo con orgullo Godric.

-Gracias....solo que, muchos pensaron que también era heredero de Slytherin, pero eso porque Voldemort me paso el parsel.

-Eso no es cierto.-dijo serio Salazar, cruzándose de brazos.

-¿Eh? ¿Por qué lo dice?

-Eres heredo por sangre como en el caso de Godric, pero tu caso es especial.

-¿Especial? ¿Qué quieres decir?.-estaba confundido.

-El mismo Peverell tenía sangre mía y de Godric, por generaciones solo creyeron que era solo descendiente de Gryffindor, pero nadie había sido digno de mostrar su otra descendencia hasta hoy, mi sangre te vi digno para el don del Parsel.-le explico.

-Eso....eso me hace feliz.-suspiro.-Disfrutaba hablar con las serpientes pero pensé que ya no podría.

-Pero ahora no solo podrás con la herencia de dos fundadores si no de los cuatro.-hablo Rowena entusiasmada al ver la cara sorprendida de Harry.

-¿Qué?.-parpadeo confundido.

-Yo Rowena Ravenclaw  te nombro a ti Harry James Potter como heredero de Ravenclaw.

-Yo Helga Hufflepuff te nombro a ti Harry James Potter como heredo de Hufflepuff.

Cuando las dos mujeres terminaron de hablar dos finas fibras azules y doradas recorrieron a Harry que miraba sorprendido como dos más que salían de él mismo de color verde y rojos apegarse más a su cuerpo, pudo sentir que su núcleo mágico aceptaba la mágica unión de herencia, tomo aire sorprendido por la reacción, miró a los fundadores confundido y asombrado.

-Hogwarts es tuyo.-hablo Helga.-Ya que tienes en tu 'sangre' la nuestra, tu manipulas la magia del castillo, cuídalo  por favor.

Hizo una reverencia.-Hogwarts es mi hogar, lo cuidare hasta que muera, no los decepcionare.

-Ahora ve y descansa pequeño.-dijo Godric.-Necesitas fuerzas para lo que viene.

 

Asistió antes de despedirse de todos y salir de la puerta, camino en silencio después de ver como la puerta se cerraba, sentía una extraña sensación como si fuera una magia protegiéndolo de todos los alumnos, pensó que tal vez era la misma magia del castillo, debía pedir como controlarlo ya que abría algunas puertas por error, mucho alumnos de esas salas pensaron que era el viento o una broma de alguien, llegó a su sala común, había algunos de primero y sexto, fue a su cuarto y se recostó en su cama cansado.

 

-Hey compañero ¿Qué pasa?.-hablo Ron al verlo acostado.-Te estábamos buscando con  Hermione ¿Dónde estabas?.

Lo miro de reojo.-Solo di un paseo solo ¿Acaso no puedo?.-dijo serio.

-No claro que puedes pero debiste avisarnos.-dijo ofendido

-Lo siento Ron, pero me puedes dejar solo hoy, no tengo ánimos de pelear por esto ¿sí?

 

Sin esperar respuesta uso su varita para esconder con las cortinas y acomodarse en su cama tenía muchas cosas que pensar, desde ese día había hecho lo que los fundadores le habían dicho que hiciera, gracias a la nueva herencia que tenía, tenía la astucia de Slytherin, el valor de Gryffindor, el conocimiento de Ravenclaw   y la justicia de Hufflepuff, sentía muchas cosas que le habían otorgado los mismo fundadores, inesperadamente sus clases se les hacía fácil y entendibles, sus notas subieron, tomo el gusto por leer, cuando estaba con los fundadores; ellos le enseñaban cosas que Hogwarts había sacado y también descubrió muchas cosas.

 

Había pasado tres meses que ya no había hablado con nadie, muchos intentaron pero él los ignoraban o ya no le importaba, pero sentía que Dumbledore lo tenía vigilado, había podido controlar la magia que le daba el castillo, le maravillaba todas las cosas que había aprendido hacer y más hacer magia sin varita.

Un día que fue a Hogsmeade y luego fue a la casa de los gritos para usar la chimenea y dirigirse hacia el Callejón Diagon, camino sin ocultando su cicatriz gasta llegar a Gringotts, espero que el duende que tenía en frente, al tener su atención comenzó a hablar.

-Buenas tardes, quisiera hablar con el jefe de Gringotts por favor.-dijo cortes, estaba haciendo lo que Salazar le había pedido.

-¿Quién lo busca?.-hablo serio aunque sorprendido que aquel mago fuera muy cortes con él, caso raro de ver.

-Harry Potter.

El duende lo miro sorprendido antes de asistir e irse, al rato después le dijo que lo siguiera, camino por caminos que no conocía hasta llegar a una oficina.

-¿Que desea hablar conmigo Señor Potter?.-hablo Ragnok.

-Bueno Señor...-miro curioso al goblins.

-Ragnok.

-Bien, bueno señor Ragnok, vengo a pedir un favor.-dijo nervioso.

-¿Y ese sería?.

-Quiero ver mi herencia.

Ragnok lo merito un poco pero asistió, llamo a un goblins a buscar los papeles correspondientes. Unos minutos después tuvo lo que necesitaba y miro al mago.

-Solo debe poner tres gotas de su sangre en el pergamino.

Sin decir nada lo hizo, se cortó y dio tres gotas de sangre al papel y este comenzó a brillar unos segundos.

-Bien aquí dice que....-quedo sorprendido al leer lo que encontraba en el pergamino.

-¿Señor Ragnok?.-dijo preocupado "Espero que tengas razón Salazar" pensó para sí mismo.

-Dice que usted tiene de herencia las bodega de Potter, Black, Peverell y de los fundadores de Hogwarts, ¿Cómo es posible?.-miro impresionado al menor.

-Quiero que lo último quede en secreto, le diré como tengo en mi sangre la herencia de Ravenclaw  y Hufflepuff si mantiene el secreto.

Asistió-Lo veo justo.

-En el principio de año me encontré con los cuadros de los herederos....-empezó inseguro antes de suspirar.-Ellas me dictaron digno de su herencia.

-Ya veo...-sus ojos brillaron con codicia.-No creo que esto sea lo que me haya querido hablar ¿no?.

-No. Es algo más serio.-dijo sin vacilación.-Salazar quería que usted quedara informado de este secreto importante que cuando llegada el momento sabría el porqué.

-¿No le explico otra cosa?

-No, los fundadores creen mucho en los goblins y yo también.-aquello le sorprendió al goblins.-Solo que pronto las cosas van a cambiar y quisieran....yo quisiera su apoyo en un asunto importante cuando llegue el momento.

Asistió sin comprender mucho el asunto.-Tendrá mi apoyo señor Potter.

-Gracias.-le sonríe.-Quisiera que retiraran todo el dinero de todas las bodegas y una bolsita para sacar cuando desee y que sea anti-robo por favor.

El pequeño goblins lo mira impresionado pero asistió, llamo a uno de los suyos y le dio la orden.

-Me dirá algo más, que deba saber ahora.

-Si.-de su bolsillo saca un collar con un pequeño reloj.-No se lo quite nunca, solo puedo decir que muy pronto este futuro no existirá y no quisiera que olvidara nuestro trato y las cosas que ya sabe.

Miro el objeto entregado tratando de entender lo que le decían, ese mismo instante llegaban con un baúl negro y dos pequeñas bolsitas de color verde oscuro y la otra negra.

-Bien, todo está en el baúl, en las bolsas están conectadas en él, pero para hacerlo más seguro es mejor que ponga tres gotas de su sangre en el baúl y en las bolsas de dinero muggle y mágico.-le explicó, nuevamente le entregaba una daga para cortarse, el azabache hizo lo que le pedían, después de sanarse  la mano, encogió su baúl y tomo las bolsas para dejarlas en un lugar accesible para él.

-Me alegra hacer negocios con usted.-le hizo una reverencia al goblins antes de despedirse e irse del lugar, Ragnok miro el objeto y se lo puso, sentía que pronto algo iba a suceder.

Harry regreso nuevamente por donde había venido para irse a Hogwarts, había perdido mucho el tiempo pero había cumplido con lo penúltimo de la lista, espero otra semana para hacer el último movimiento, el día sábado después de su salida, había vuelto solo la puerta misteriosa, hablo un poco con los fundadores cuando llegó el fénix del director con algo, lo tomo antes de que el ave se fuera.

 

-¿un anillo?.-miro más el anillo que había ya visto antes.

-Ese es el anillo de la resurrección.-hablo Rowena.

-Eso adelanta más las cosas, hay que hacer los movimientos necesarios antes de que el director te quiera matar y ya lo está planeando.-dijo serio Godric.

-¿Cómo lo saben?.-dijo asustado y herido.

-Por los cuadros, ellos ya no son devotos a Dumbledore ya que tú lo eres por ser el heredero de Hogwarts y ellos te van a proteger.-dijo sin importancia la fundadora de Hufflepuff.

-Pero no nos desviemos del asunto, solo falta que tengas la varita de sauce.-le dijo Salazar.-Que tiene ese vejete

-Pero yo la tire....¿Cómo pudo tenerla?.-dijo rabioso.

-No lo sé, pero la varita no le funciona como debería.-ríe Helga  divertida

-Eso es porque yo la tuve de forma justa ¿no?.-dijo pensativo, antes de tener un sí de los cuatro mayores.

-Solo debes recuperarla y serás el dios de la muerte.

-Puedo saber ¿Por qué quieren que me convierta en eso?.-dijo curioso.

-Porque conocerás la verdad y estarás en más peligros cuando viajes al pasado y eso te asegura la vida por las dudas.-le explico Rowena de forma seria.

-Oh bien.-suspiro.-Podría ir a su oficina y hacer un Accio y huir antes de que me mate, pero al hacerlo deberé hacer el viaje en ese momento

-Cierto, por eso hay que idear un buen plan.

Harry asistió serio, sabía que lo que haría ahora sería peligroso aun así quería un futuro diferente y una vida diferente, solo esperaba que las cosas acabaran bien, cuando terminaron de organizar un plan, regreso a su sala común; habían preferido hacerlo dentro de tres días, mientras todos dormían Harry, guardaba todas sus cosas importantes en su viejo baúl junto con el baúl en miniatura de su dinero, sus libros, algunas cosas que había obtenido de los gemelos Weasley, unos recuerdos, cuando estuvo satisfecho puso hechizos de protección en su baúl para luego dormirse.

Los días pasaron lentos y tensos para él, ya que Dumbledore le había llamado por si había visto un anillo en particular, pero negó con la cabeza y se excusó, el día que había esperado, estaba nervioso y tenso, se perdió una clase pero no le importó, fue donde siempre iba y dejo su baúl y el giratiempo que se había conseguido y había modificado de forma excelente, fue hacia la oficina de Dumbledore y este se sorprendió al verlo.

-Mi muchacho ¿No deberías estar en clases?.

-Sí, pero debo hablar con usted de forma urgente director.-le dijo de forma fría, sorprendiendo al director por la actitud.

-¿Quieres un caramelo de limón?.

-No gracias, Director Dumbledore ¿Por qué lo hizo?.-fue directo al punto.

-¿A qué te refieres Harry?.-le preguntó desconcertado pero tenso.

-Utilizarme y sé que usted desea matarme ya que ya no le soy de utilidad.

Allí Harry se dio cuenta del cambio Weasley la persona que pensó que lo quería, Dumbledore le apuntaba con la varita de sauce, su varita.

-¿Cómo lo supiste maldito mocoso? Estaba todo planeado, les haría creer a todos que te volviste un señor oscuro y te mataría y yo sería rico, nadie se opondría a mi.-dijo furioso.-Pero tendré que adelantar mis planes.

Tembló un poco pero no se asustó.-Eso jamás.-levanto su mano.-Accio Varita.-rápidamente la varita de sauce fue directo a su mano.

Al tenerla no esperó a nada y se fue de la oficina y deseando que las puertas y las protecciones no dejaran salir al director de allí, sentía la magia del castillo aceptar su silencioso pedido, corría como si no hubiera mañana hacia la puerta donde estaba todo lo que él necesita, al entrar y ver que desvanecía la puerta pudo tranquilizarse un poco.

-Vamos Harry rápido, ese vejete ya ha salido de la oficina furioso.-dijo Godric gritando mientras era seguido por sus otros amigos.

-Junta las reliquias.-le exclamó Helga.-Y acepta su poder.

Harry hizo lo que le pedían y un brillante luz lo dejo ciego unos momentos antes de darse cuenta que en su brazo izquierdo se mostraba un tatuaje de tres pájaros, tenía un collar de oro con un pequeño escudo y el anillo en su dedo medio de su mano derecha, sentía un poder inmenso. Miro los nuevos accesorios y sonrió a los fundadores.

-Bien, ahora nadie podrá vencerte y menos matarte, con ayuda de Merlín podrás con lo otro Harry.-le dijo Helga, confundiendo al menor.

-Ven a visitarnos cuando puedas tener todo arreglado.-dijo Salazar cuando lo vieron tomar el giratiempo  a la vez que encogía el baúl y lo guardaba en su bolsillo.-No olvides el plan Harry.

-No lo haré Salazar.-dijo confiado antes de girar el reloj.-No los decepcionare, cambiare el futuro.

 

Les dijo antes de desaparecer y borrando toda esa historia, se sintió mareado y con nauseas, hasta que todo se detuvo, estaba confundido un poco y miro a su alrededor, veía que estaba en un lugar desconocido para él pero era un lugar muggle, con su varita transformo su ropa a la época, confundido camino y vio una tienda. Camino y pidió un periódico, ignorando lo que decía miró la fecha, sonrió un poco y suspiro estaba en la época correcta, era cuando Voldemort cursaba tercero en Hogwarts, primero que nada iría a ver a Ragnok por un favor antes de empezar todo.

Haría que el destino cambiara y se vengaría de Dumbledore, nunca sabría quien lo derrotó, sonrió mientras iba hacia el caldero chorreante.

Notas finales:

Espero que les haya gustado, me disculpo de ante mano por las demora que tendre para actualizar, espero que tengan paciencia y disfruten de la historia pero ¿Que les parecio?

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: