Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Russian roulette [BTS +18]

Autor: Karirin

[Reviews - 11]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Hola~ Aquí Kari, tengo este fic en proceso de escritura. Es un one-shot pero decidí publicar el prologo y ver si hay interés para publicarlo o no así que comenten si lo leerían o no por favor ( 'v')b

 

Russian roulette.

 

 

“Es fácil. Te lo explicaremos”
Comenzó su explicación el pelinegro de baja estatura.

“En ésta ruleta rusa la suerte es aún más primordial, no sólo decidirá a quien le toca el castigo sino también cual será y, si llega a ser un castigo que necesita a dos personas también elije a tu compañero en la desgracia”
Continuó encogiéndose de hombros el pelirosado.

“Son tres rondas, pueden ser sorteado por la ruleta las veces que sean. Una vez que eres elegido y tu castigo dicho, lo cumples y pasa el siguiente. Si no quieres cumplir tu castigo puedes tratar de que alguien lo haga por ti, pero cuando a esa persona le toque su turno tu deberás hacer su castigo sí o sí”
Agregó divertido uno de los pelinaranja de la sala.

“Antes de iniciar cada ronda escribimos en pedazos de papel los castigos que pueden sortearse entre los elegidos. Con cada ronda suben de nivel, si me entiendes”
Aclaró aquel moreno de labios abultados. Dejando salir una sonrisa pequeña y disimulada.

“¡Ves, nada extraño!”
Añadió rápido el pelinaranja restante, enseñando sus profundos hoyuelos en una sonrisa brillante.

“Ya basta, les digo que es una mala idea. Dejen al pequeño en paz”
Dijo apresurado el anfitrión de cabello menta en referencia a la participación del menor en la habitación en su juego.

Pero algo que no sabía él, es que Jungkook odiaba ser llamado pequeño y tratado como tal. Lo hacía sentir menospreciado y débil. Además de todo, Jungkook era un joven adulto demasiado orgulloso por lo que las palabras de su compañero de departamento solo lograron interesarlo más de lo que ya estaba.

“Estoy dentro” La determinación se veía clara en sus ojos. Cinco de los hombres en la habitación esbozaron una sonrisa que le crispo los nervios y erizó la piel, aunque nunca lo admitiría, por supuesto. El restante le dio una mirada ¿Compasiva?

“¡Te vamos avisando que no hay lugar a arrepentimientos!” advirtió alguien. “Si te echas para atrás tendrás un castigo el triple de malo”

Pero él jamás se echaría para atrás. No estaba en su naturaleza. Después de todo, Jungkook era todo un orgulloso.

 

-Repito el texto porque el mínimo requerido es 500 palabras y es corto-

 

Russian roulette.

 

“Es fácil. Te lo explicaremos”
Comenzó su explicación el pelinegro de baja estatura.

“En ésta ruleta rusa la suerte es aún más primordial, no sólo decidirá a quien le toca el castigo sino también cual será y, si llega a ser un castigo que necesita a dos personas también elije a tu compañero en la desgracia”
Continuó encogiéndose de hombros el pelirosado.

“Son tres rondas, pueden ser sorteado por la ruleta las veces que sean. Una vez que eres elegido y tu castigo dicho, lo cumples y pasa el siguiente. Si no quieres cumplir tu castigo puedes tratar de que alguien lo haga por ti, pero cuando a esa persona le toque su turno tu deberás hacer su castigo sí o sí”
Agregó divertido uno de los pelinaranja de la sala.

“Antes de iniciar cada ronda escribimos en pedazos de papel los castigos que pueden sortearse entre los elegidos. Con cada ronda suben de nivel, si me entiendes”
Aclaró aquel moreno de labios abultados. Dejando salir una sonrisa pequeña y disimulada.

“¡Ves, nada extraño!”
Añadió rápido el pelinaranja restante, enseñando sus profundos hoyuelos en una sonrisa brillante.

“Ya basta, les digo que es una mala idea. Dejen al pequeño en paz”
Dijo apresurado el anfitrión de cabello menta en referencia a la participación del menor en la habitación en su juego.

Pero algo que no sabía él, es que Jungkook odiaba ser llamado pequeño y tratado como tal. Lo hacía sentir menospreciado y débil. Además de todo, Jungkook era un joven adulto demasiado orgulloso por lo que las palabras de su compañero de departamento solo lograron interesarlo más de lo que ya estaba.

“Estoy dentro” La determinación se veía clara en sus ojos. Cinco de los hombres en la habitación esbozaron una sonrisa que le crispo los nervios y erizó la piel, aunque nunca lo admitiría, por supuesto. El restante le dio una mirada ¿Compasiva?

“¡Te vamos avisando que no hay lugar a arrepentimientos!” advirtió alguien. “Si te echas para atrás tendrás un castigo el triple de malo”

Pero él jamás se echaría para atrás. No estaba en su naturaleza. Después de todo, Jungkook era todo un orgulloso.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: