Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

LEGO- (Chanbaek ) (Kaisoo) por K-Poper23

[Reviews - 12]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Hola 

Gracias por darle una oportunidad al fic. 

Es él primer fic de mi autoría que público, aceptó cualquier crítica constructiva.

Aunque es un Chanbaek y un Kaisoo 

El kaibaek y el chansoo son parte de la trama le pido a los que no les gustan estas parejas sean tolerantes. Y no le den la espalda al fic.

Gracias por leer

Por favor déjenme saber cuál es su opinión. 

 

Este fic lo pueden encontrar en wattpad con el mismo nombre mi usuario es el mismo, puede que actualice por ahi mas seguido pues me es mas fácil. Aquí seguiré al dia.

Gracias 

 

Notas del capitulo:

Hola

Gracias por darle una oportunidad al fic 

 

 

Prólogo 

 

 

Capítulo I- Broken


Su visión se tornó oscura.

Estaba asustado, cansado y perdido. Corría a ciegas, mientras el polvo del viento lastimaba sus ojos.

Dolía, su pecho dolía y dolía como la mierda, se sentía usado, traicionado abandonado.  El dolor en su pecho no le impidió correr mas rápido con ganas de llevarse el mundo por delante o el en el mejor de los casos que me mundo se lo llevase al él.

Había depositado tanta confianza en ellos.

Les había dado tanto…

Todo para terminar siendo  testigo de como se revolcaban a escondidas, era un secreto gritado a voces.  Solo que se empeñó en ignorar cada detalle.  Las  constantes llamadas   de su "amigo" a casa,  las sonrisas,  las miraditas extrañas,  los roces  "accidentales" . Cada acción sucedió frente a sus ojos y nunca sospechó.

Ahora todo parecía tener sentido.

*soo ¿Dónde está Jongin?  ¿Llegaste sólo?

*Amor....Invitaste a baek ¿Verdad?

Todo pasó tan rápido,  nunca imagino pasar por semejante situación. 

Siempre fue una persona decente, las mejores notas, siempre obedeciendo sus mayores,  hacia servicio comunitario,  limpiaba las playas, ayudaba a ancianitas a cruzar la calle, sacaba los perros a  pasear, colaboraba con su madre en casa, regaba el jardín del vecino, nunca infringió la Ley.

¡Dios!

Incluso hasta era católico.

Nunca faltó a las misas de los domingos, pertenecía al coro, era generoso con las ofrendas.

¡Hasta  rezaba el rosario  con el cura!

¿Porque le sucedió esto a él?

No entendía todo parecía estar bien :

Llevaba dos años de relación con jongin,  nunca notó nada extraño.  Su relación cada ves estaba mejor, se comprendían mutuamente, tratando de apoyar al otro en toda situación.  Siempre establecían una comunicación constante para estar al tanto , compartiendo cada detalle.

Hacían alarde de cuan sólida y estable era su relación, recibían elogios de todas partes.

Siempre fue un chico inseguro, temeroso de  muchas cosas,  tenia la responsabilidad de una gran empresa y en medio del estrés,  las  cuentas y preocupaciones Jongin siempre lo sostuvo.   Formando parte de su vida. Se adueñó de  su corazón en tan poco tiempo, trataba todos los días de hacer su convivencia agradable, Dando  todo por aquella relación, pues según el, Jongin era un hombre maravilloso.

¡Maldición!  - Hasta le ofreció las estrellas

Juntos construyeron su propia burbuja, donde solo importaban ellos. siempre pedia a Dios por su relación. Que fuera tan hermosa como la de sus padres. A lo largo de su vida nunca deseó algo con tanta fuerza, nunca pidió nada, lo único que quería era que su felicidad durará un poco.

Sin embargo le parecía tan lejano cumplir su sueño.

Aún  no comprende como es que todo se  fue al infierno  de un segundo a  otro si el , nunca le exigió nada a la vida, se conformaba con pequeños detalles. La sonrisa de su madre  indicándole que había hecho  un gran trabajo o aquéllas tardes que pasaba en casa de la abuela.

Toda  vida se sostuvo de   pequeños detalles.

Era un chico  fuerte, siempre superandose a si mismo.

Pero para sobrevivir, no basta ser fuerte, basta perder los escrúpulos, pasandote el dolor ajeno por culo, solo pendiente a tus intereses.

Porque  la vida es una perra sin  emociones. Baekhyun se encargó de demostrarle aquello.

ESTÚPIDO!

SIEMPRE FUISTE UN ESTÚPIDO INGENUO!

Le gritó su subconsciente.

No fue capaz de contradecirlo

Se sintió tan lamentable.

Solo quería desaparecer y largarse a llorar donde nadie mas lo señale,  porque aunque parezca desquiciado siente que todo el mundo lo señala mientras corre llorando como un idiota.
Imagina  que todos sabian el secreto, menos  él.

Todo es tan negro, no sabe en que momento se volvió tan lamentable.

La vida es una porquería,  años de confianza depositados en personas hipócritas,  que solo esperan que te distraigas, para acabar contigo como los buitres. Quien menos esperas el el mas peligroso.

Ya aprendío la lección,  no caerá otravez, ya sabe que esta rodeado de
Perros hambrientos a la espera de un hueso.

Aún escucha su corazón crujir, partiéndose a cada paso, con cada imagen que le transmite su mente, burlándose de él.

Es ilógico pero hasta su mente esta en su contra.

Sus pies se detuvieron por inercia, frente al lugar que conocía tan bien.

Miraba la imponente mansión, delante de sus ojos rojos.

Sabe que si entra no saldrá igual.
Adentro está su dueño,  el único que puede cerrar sus grietas.

Nunca pensó que se autodefiniria con el estúpido sobre nombre que le puso Park.
Pero el tiene  razón: Kyungsoo es un Muñeco.

Es un muñeco y está roto.

Se  entrego a ciegas y ahora estaba roto.

Te rompieron Kyungsoo- se dijo a sí mismo.

Ambos te rompieron.

 


**

 

 

Estaba sentado frente  a su escritorio.

Había movido la ultima ficha en su tablero de ajedrez, cada pieza estaba en la posición indicada , es el juego perfecto y otra vez todo está en sus manos.

Recibió una llamada:

-Señor, el señorito Kyungsoo  acaba de abandonar la mansión,  salió corriendo sin rumbo alguno ¿Quiere que lo mande a seguir?

- ¿como estaba?

- Salió  muy rápido señor,  parecía estar llorando.

-Dile a kim que me mantenga informado .

-Entendido,  Señor Park.

La llamada llegó a su fin, dejándole una radiante sonrisa en el rostro. Por fin todo estaba en su sitio, las jugadas daban el resultado esperado.

Kyungsoo su muñeco.

Vendrá hacia él, y gustoso lo recibirá.

-Jin! -gritó .

Al instante una jovencita apareció.

-Dile a tu madre que abra todas las puertas de esta casa, que prepare un baño para el señorito Kyungsoo y algo ligero para comer,  además de un cambio de ropa.

-Asus órdenes señor Park- se retiró asustada la muchacha.

Gracia le causo verla temblar mientras recibía sus órdenes, no culpa a la muchacha insegura, Después  de todo él  era un hombre de imponente altura y flamante apellido, su frio rostro siembra inquietud en las personas.

Cerró  los ojos un instante,  permitiéndose  visualizar lo que sucederá en unos instantes,  su muñeco entrará por la puerta y se arrojará a sus brazos. Después de tantos esfuerzos por alejarlo de Kim, nula fue la fuerza que utilizó para separarlos.  Kim Jongin se hundió sólo.

Solo tiene que secar las lágrimas de su muñeco, y confortarlo con unas frases hipócritas, por último invitarlo a dormir a su cama.

Puede que suene cruel, pero su amor por Do Kyungsoo es obsesivamente egoísta. No importa si Kyungsoo no lo quiere de la misma forma, él lo tendrá.
Kyungsoo es su muñeco .

Lo ama desesperadamente.

Quizás esta enfermo  o cegado,  no importa , solo sabe que, su corazón da un vuelco cada ves  que Kyungsoo le sonríe,  a él,  porque Kyungsoo es para él.

Su pequeño cuerpo se amolda a la perfección entre sus brazos, le encanta trazar caricias en su piel pálida, su respiración se detiene cada ves que su muñeco le llama Chan. Todo es perfección cuando Kyungsoo está y el necesita llenar las ansias que tiene de su muñeco.

Aunque le parezca imposible.

Se levantó con prisa,  saliendo del despacho hacia la sala de estar.

Quizás su estancia era un demasiado grande para una sola persona,  pero al firmar el contrato de la mansión no le preocupó en absoluto.  De hecho ese era su propósito al comprarla.  Que todos envidien la mansión Park.

Y ahora estaba, rodeado de lujosos muebles blancos,  atenuando la decoración sombría de la sala de estar con colores ligeros. Una reluciente mesita de madera,  adornando el centro.

 

Caminaba en círculos  alrededor de la mesa, revolvía su cabello de ves en cuando,  mostrando cuan ansioso estaba.

¿Por qué su muñeco tardaba tanto ?

¿Acaso no sabe quesus manos arden  por tocarlo?

¿Habrá desistido de buscarlo?

Sus pensamientos se esfumaron cuando el pequeño cuerpo se deslizó por la puerta principal.

-¡Oh Por Dios ! Muñeco  ¿Dónde  estabas?- inquirió preocupado.

El pequeño no contesto y se lanzó a llorar en  sus brazos,  ambos  cayeron al
Sofá del impacto. El Chico no dejó de llorar en ningún momento. Chanyeol se tomó un segundo para analizar la situación : Kyungsoo estaba agitando,  bañado en sudor, su ropa estaba sucia y su rostro rojo y lleno de mocos,  además del cabello alborotado. Si tomaba en cuenta la última llamada de Luhan y la hora que marcaba  su reloj de nano, podía deducir que   Kyungsoo había estado corriendo alrededor  dos horas,  claramente por la distancia entre sus casas.

-¿Porqué estás en ese estado Muñeco?  Me tenías preocupado – Kyungsoo no respondió.

Los lamentables sollozos del  chico hicieron eco en la sala. Podia sentir los pesados suspiros acompañados de una respiración agitada, su muñeco no dejaba de  ahogar gritos contra su pecho, dejando escapar cada dos por tres el nombre de Jongin,  además  de un ¿Porqué a mí?   Y varios “soy un estúpido” y la frase de oro  ¿Nunca los creí capaz?

Estaba comenzando a desesperar.  No pensó que tal descubrimiento le afectará tanto a Kyungsoo, pues tenia muchas aptitudes, se mostraba sereno ante las dificultades,  siempre lo visualizo como alguien fuerte.

-M-e en-gaña-ron chan.-soltó su muñeco demasiado bajo, por la ¡Virgen!  Que pudo escuchar la voz de su pequeño. 

A eso le  siguieron:

-Au-u-n nHo L—o creo-
- MeH'd-u-ele

No  entendía ni mierda de lo que  su muñeco  susurraba  entrecortadamente, pero por la información que tenía puede hacerse una idea.

-Muñeco si no te calmas , no podré ayudarte  tienes que contarme que sucedió – chanyeol ya lo sabia, solo quería escucharlo de sus labios,  escuchar que siempre tuvo la razón.

Kyungsoo dejó de llorar un momento, levantando la cabeza, su miradas se conectaron por un momento,  eso bastó para Chanyeol,  se quedó perplejo.

¿Dónde se quedó el brillo en los ojos de su muñeco?

La respuesta le cayó como un balde de agua fría

Su pequeño estaba roto.

Aun no creía la sombría mirada de su muñeco,   sus ojos estaban vacíos, sin vida, su pequeño estaba destrozado, sus pupilas reflejaban el dolor que albergaba su corazón.

Su muñeco se había Roto.

Se sintió miserable, se suponía que  se encargaría de crear sonrisas en su pequeño, planeaba vivir la vida de ensueño con aquel ángel bondadoso.

Todo se fue al !Carajo!

Estaba empezando a sentir  La necesidad de hacer pagar a aquellos que destruyeron a Kyungsoo.

Alguien rompió su muñeco.

-Dime quién fue Kyungsoo – pidió en un suspiro.

•El Chico temblaba bajo sus brazos, estaba desecho, Destrozado.

-Maldición!  Kyungsoo dime su nombre- estaba por alterarse, sentía tanta rabia, sea quién sea el se encargaría de hacerlo trizas, de dañarlo, picarlo en pedacitos y brindar con su muñeco mientras los perros se repartían los trozos.


Acariciaba su negra cabellera mientras esperaba una respuesta.

-¿Fue Jongin Verdad?  ¿Con quién lo encontraste? -preguntó bajo,  como si temiera que sus palabras  lo hirieran más.
El llanto de su muñeco se intensificó, supo que había acertado.

- Dime su nombre soo…- le animó con paciencia.

Kyungsoo levantó el rostro decidido. Se notaba la melancolía en su mirar.

-BYUN BAEKHYUN -– dijo como si el nombre quemara su garganta- Quiero  verlo destruido Chan…

-Rómpelo Chan, Regalame sus piezas.

-Tus Deseos Son Órdenes Muñeco.

 

 

 

 

 

 

 

 

Notas finales:

Bye

 

Gracias por leer

Por favor déjenme saber que les pareció. 

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: