Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

~RiD~ You can't Love Me

Autor: TidsoptimistMF

[Reviews - 11]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Hola!

Debo aclarar que este fanfiction tiene como único fin el entretener al lector y no fue hecho con intenciones de perjudicar o crear controversia alguna sobre las personas implicadas en este.

Es solo ficción, no realidad.

Espero que lo disfruten.

Notas del capitulo:

Aqui les dejo el prologo de esta historia, espero que le puedan dar una oportunidad ;)

PROLOGO

Estruendosa, burbujeante e impactante. Así era la música que llegaba hasta cada rincón de ese atestado local, golpeando las paredes, rebotando contra el yeso del muro para luego chocar contra el tumulto de cuerpos que se movían al son del golpeteo continuo de la melodía. Con los parlantes a su máxima capacidad era imposible escuchar algo más que el decadente sonido, el cual traspasaba todo a su paso y se aplacaba sólo un poco hasta donde ellos se encontraban.
Con el piso sucio a su alrededor, se adentraron en ese estrecho baño, siendo uno más de los tantos en dejar las marcas de sus zapatos en eso que parecía ser ya una pintura abstracta de barro, licor, agua y quien sabe qué sobre la superficie.

Sin embargo, ellos decidieron ignorarlo. El barullo, la suciedad y la estrechez del recinto, no significaban nada.

Ellos simplemente estaban en algo más importante, demandante y por sobre todo mucho más interesante que todo eso.

Sus cuerpos estaban casi pegados gracias al poco espacio que tenían, sus manos se recorrían sin vergüenza buscando el espacio exacto para colarse por debajo de la ropa del otro y explorar toda esa nueva piel que se exponía ante su tacto. El beso era demandante, salvaje y hasta agresivo, buscando imponerse, luchando para ver quien lograba obtener el control de la situación y hacer que el otro se doblegara.

Lo más importante de todo era saciar el hambre que los embargaba. Que los consumía hasta llevarlos al punto de la desesperación.

Era angustiante y a la vez excitante. Un torbellino de hormonas que recorrían sus cuerpos y que los enloquecían.

El cómo había iniciado todo, cómo se encontraron y terminaron en esa situación no importaba. Sólo tenían claro que en algún punto sus miradas se habían encontrado entre la multitud sudorosa y alborotada, y sin mediar casi palabra, tal vez sólo impulsados por el ambiente del local, habían terminado enredándose en un beso desenfrenado, cargado de lujuria, que los había transportado hasta ese estrecho recinto en busca de mayor privacidad para descargar todo el salvaje erotismo que había nacido con solo tocarse.

La urgencia que los llenaba era máxima. Sus manos recorrían intranquilas el cuerpo contrario, tocando y explorando todo a su paso, mientras sus labios no dejaban de besarse, sus lenguas buscaban conocerse hasta el punto que el sabor del otro pasaba a ser suyo. La forma desenfrenada, casi posesiva, en que producían el acto elevaba su lujuria hasta niveles insospechados, y el sonido que producían al degustarse mutuamente rayaba ya en lo obsceno. Todo en sí era extremadamente delicioso e incitante para que dejaran de hacerlo.

Y eso que aún no llegaban a lo mejor.

Con la respiración entrecortada se separaron, lo suficiente para que el más bajo aprovechara ese breve momento para abrir el pantalón contrario. Ágiles y decididas, sus manos hicieron a un lado el cinturón y el cierre con fiereza para dejar que sus dedos se deslizaran hasta llegar a su objetivo. Sin vergüenza, su mano se introdujo hasta tocar por sobre la tela el largo miembro ya endurecido de su amante. Sólo un jadeo fue la respuesta que pudo escuchar producto de su audaz movimiento, antes de que el otro le agarrara la cara con las manos para estamparle un nuevo beso, sumergiéndolo otra vez en ese remolino de perdición.

Hambrientos y necesitados, ambos disfrutaban de la decadencia de aquel acto. De lo irracional y del golpe de adrenalina que se inyectaba en sus propios cuerpos ante cada roce.

-Tu nombre- logró pronunciar el más alto en un impulso, separándose solo unos milímetros de los labios contrarios, mientras sus respiraciones entrecortadas se mezclaban dándole más intimidad al acto.

-¿Importa acaso?- preguntó de vuelta mientras su mano se deslizaba por debajo de la única tela que lo separaba del endurecido miembro y deslizaba su dedos por la caliente longitud, causando nuevos jadeos por parte del otro.

- Chanyeol

- Baek…hyun- soltó finalmente el más bajo, como quién no quiere la cosa y se deja llevar por el momento, dejando saber su nombre entre gemidos mientras el otro se dedicaba a esparcir mordidas a lo largo de su cuello.

Pudo ver entre medio de las caricias, cómo los ojos contrarios brillaron de complicidad al escucharlo, y antes de que Baekhyun fuera consciente de lo que pasaba, fue dado vuelta quedando de cara contra la muralla. Por reflejo, sus manos se apoyaron en el frío material, mientras las ágiles manos de Chanyeol se abrían paso, desabrochando su pantalón y bajando todo de una, con ropa interior incluida.
El frío generó un ligero cosquilleo en la piel de Baekhyun, enviándole un escalofrío que lo recorrió de la cabeza a los pies. Estuvo a punto de quejarse, cuando sintió que los labios de Chanyeol pasaban a posarse en su espalda baja, comenzando a besar la suave curvatura de su trasero hasta pegar un pequeño mordisco que puso a mil al pequeño y tembloroso cuerpo de Baekhyun. Sentir a la vez la gran mano del otro tomando su falo y masturbarlo, no mejoro la situación.

Baekhyun se obligó a controlar sus gemidos, mientras sus dedos se crispaban sobre la muralla, tratando de aferrarse a esta como si fuera un salvavidas al sentir las olas de placer que lo recorrían, mientras Chanyeol iba besando y mordiendo suavemente la zona, al tiempo que su mano llevaba un vaivén suave sobre su excitado miembro.

Nunca antes le habían hecho algo así.

Sus anteriores encuentros, igual de azarosos y del momento, jamás se habían dado el tiempo de complacerlo. Solo tomaban lo que querían y se iban, como si fuera un simple trámite. Y eso a él no  lo ofendía, ni nada por el estilo, porque Baekhyun lo veía de igual forma. Un trámite para saciar su lujuria. Pero algo en ese encuentro en particular lo hacía sentir que no era igual que los otros… y eso lo iba arreglar.

- Deja de jugar y mételo ya- le ordenó, casi gritó, al sentir cómo el otro lo mordía con un poco más de fuerza.

- Te gusta dar órdenes, ¿eh? – respondió Chanyeol en un tono irónico, incorporándose pero sin dejar de masturbar al otro. Su cuerpo se pegó instintivamente a la espalda contraria, su miembro quedando atrapado entre esas bien formadas nalgas pero sin llegar a introducirse por completo.

Con sádica diversión Chanyeol empezó a moverse pero sin dejar que su miembro se introdujera en el estrecho orificio, casi como si le impusiera un castigo al otro por haberle dicho lo que debía hacer. Quería llevarlo a la desesperación.

Y lo estaba logrando.

Baekhyun intento moverse, pero Chanyeol lo tenía tan bien sujeto y aprisionado contra su cuerpo, que hacía imposible el huir. Sus piernas temblaban producto del éxtasis, sus dedos estaban crispados contra la muralla, totalmente tensos por acumular la excitación y a la vez la rabia que lo consumía. Chanyeol se estaba burlando de él, cuando lo único que Baekhyun quería es que lo follara duro contra el muro. Necesitaba la sensación de ser penetrado ruda y salvajemente, hasta que su cuerpo no diera más, hasta que cada terminación nerviosa explotara y lo llevara a ese punto que lo hacía sentirse lleno. Lo hacía sentir con vida.

A cambio de eso, el otro lo torturaba sin darle lo que quería. Lo que codiciaba.

- ¡Maldición! ¡Hazlo de una vez!

- ¿Estás seguro?

De nuevo estaba ese tono sensualmente irónico flotando en el aire, cómo una invitación a intentar desafiarlo y fallar estrepitosamente de nuevo al ser víctima otra vez de sus tortuosos juegos. Pero Baekhyun no era de ceder tan fácilmente. Estaba por tirarle una palabrota a su sádico amante temporal cuando en eso fue empalado sin consideración por el duro y largo miembro ajeno.

- ¡Sí!¡Al fin!- fue el pensamiento que embargó la mente de Baekhyun mientras se arqueaba ante el dolor lancinante por el que tanto había esperado.

Duro, caliente y grueso, el miembro ajeno se mantuvo estático en su interior y fue en ese lapsus, en ese limbo previo a iniciar un vaivén desenfrenado y perderse en la locura del sexo otra vez, que Baekhyun lo sintió.

Leve, cómo si besara una fina seda, Chanyeol se encorvó para depositar un casto beso en su cuello, cubriendo de esa forma el diminuto cuerpo de Baekhyun, haciéndolo sentir extraño. Sus piernas temblaban, su respiración se encontraba agitada y su corazón golpeteaba con fuerza contra su pecho, pero nada de eso importaba al estar entre los grandes brazos del alto que lo rodeaban y atraían hacia su pecho, entregándole su calor, abrigándolo de la oscuridad de ese frío recinto de paredes blancas y luces de neón.

Un sentimiento ajeno lo recorrió y por primera vez, desde hace mucho tiempo, se sintió protegido.

Ciertamente era curioso el curso que podían tomar las cosas en un breve lapso de tiempo. Algo que había comenzado con dos extraños intentando bajar una calentura en el baño de un bar, había terminado reviviendo más emociones de lo que Baekhyun podría haber esperado.

Y eso definitivamente no estaba en sus planes.

- Sal. Ahora. - ordenó Baekhyun rompiendo el pequeño limbo en que se habían sumergido.

Perplejo, Chanyeol no pudo evitar parpadear algo contrariado al escuchar lo dicho por el otro.

-¿Disculpa?

- Que te salgas- volvió a decir Baekhyun mientras ladeaba la cabeza hacia un lado y lo observaba por el rabillo del ojo- No me gusta esta posición. Quiero hacerlo de frente.

La expresión contrariada de Chanyeol cambió, y una media sonrisa se dibujó en su rostro. Ciertamente la desfachatez del chico no tenía precedentes, y su tono al hablar realmente le habría molestado en más de un sentido en otra situación, hasta podría haberse tentado de volver a torturarlo para ver si aprendía de una vez a pedir las cosas de otro modo. Pero el hecho de estar en un angosto y sucio cubículo, con los pantalones hasta las rodillas y su falo incrustado hasta la base en ese estrecho trasero, hacían que esos detalles quedaran en el aire y esas palabras generaran un efecto totalmente contrario, al punto de excitarlo aún más.

- Como quieras – susurró ronco contra el oído de Baekhyun antes de retirarse y girarlo sin ninguna diplomacia.

Tomándolo de la cadera y elevándolo lo necesario, se volvió a incrustar en su interior, empalándolo contra la muralla, causando un gemido largo por parte de Baekhyun, reavivando así la llama que por un instante se había enfriado.
Hipnotizados, poseídos por el placer, sus labios volvieron a encontrarse, besándose con mayor desenfreno que al inicio, casi desesperados por obtener más y más del otro. Las piernas de Baekhyun se doblaron como pudieron alrededor de la cadera contraria mientras Chanyeol lo embestía con fiereza contra la muralla. El choque de pieles sonaba constante, casi al ritmo de la música mientras era acompañado por los gemidos de ambos: roncos como gruñidos por parte de Chanyeol y más agudos por parte del más bajo.

Baekhyun a ese punto prácticamente ya no sentía sus piernas, y agradecía de que su amante tuviera la suficiente fuerza para aferrarlo y mantener el ritmo al mismo tiempo.

Y aunque no quisiera aceptarlo en ese instante, definitivamente esa sería una noche para recordar en el futuro. Sobre todo para las noches de soledad, en que el aburrimiento y el hastío lo llevaran a necesitar de imágenes para inspirarse y satisfacerse solo.

Sintiendo que su cuerpo ya no daba más, Baekhyun cedió al placer dando un grito ahogado mientras su cuerpo prácticamente se contorsionaba y se aferraba a los hombros de su amante. Los espasmos aún lo recorrían con fuerza cuando Chanyeol se le unió, dejando que su semilla lo invadiera completamente.
Sudorosos, Chanyeol lo mantuvo firmemente unido a él, con una mano apoyada en la muralla mientras sus piernas temblaban presas de las consecuencias de aquel acto extremo.

Chanyeol podía jurar que nunca había vivido un orgasmo tan potente como ese, menos con un desconocido.

No, no un desconocido. Su nombre era Baekhyun. Mandón, insolente y testarudo Baekhyun.

Sin estar recuperado del todo, Chanyeol salió del cuerpo contrario y apenas intento alejarse, vio como este se desequilibraba, por lo que rápidamente lo sostuvo antes de que Baekhyun se desplomara en el piso.
Con cuidado lo ayudo a sentarse sobre el inodoro, bajando previamente la tapa, y sacando un poco de papel comenzó a limpiar su semilla en el otro.

- Que caballero- soltó Baekhyun con una sonrisa burlona – No creí que lo fueras.

- No quiero dejar evidencias- contesto de vuelta Chanyeol con el mismo tono sarcástico, a la par que le subía los pantalones y de paso se arreglaba los suyos propios- Fue un placer.

Chanyeol se levantó con la intención de irse, pero antes de que su mano sacara el seguro, Baekhyun lo detuvo.

-¿A dónde crees que vas?

- De vuelta al bar- respondió Chanyeol con una ceja alzada como si fuera lo más obvio del mundo, pero la extraña sonrisa de Baekhyun lo hizo dudar de sus palabras.

-Ni lo pienses, tienes que terminar lo que empezaste. Llévame a mi casa.

Chanyeol abrió la boca y su ceja izquierda se alzó ante el descaro del otro.

- ¿De que estas hablando?. Esto es sólo sexo casual, no tengo porque llevarte a tu casa…

-Vaya, vaya…hasta ahí quedo el caballero- ironizó el castaño, antes de pasarse la mano por el pelo y mirarlo con un gesto desvergonzado - Eso te pasa por meterte con un enfermo.

Instantáneamente la cara de Chanyeol palideció, casi como si le hubieran tirado un balde de agua fría en la cara. Baekhyun estuvo seguro que el alto estaba pensando lo peor y sudando frío por ello. Sonrió.

-No es del tipo psiquiátrico- aclaró con una sonrisa torcida que por un segundo parecía desmentir lo recién dicho- Tampoco es SIDA, ni alguna enfermedad de transmisión sexual del tipo, y no es contagioso- explicó, para luego agregar en un susurro- O eso creo…

- ¿Entonces qué tienes?

- No lo sé. Nadie lo sabe. Solo sé que cada día muero más.

 

Notas finales:

Espero les haya gustado!

Estoy trabajando para traer el siguiente capitulo, hasta entonces nos vemos!!

La historia también la estoy publicando en Wattpad

Byes~

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: